FLUENCIA TRANSCULTURAL

La amistad tras los 40.

Escrito por jesusricartmorera 12-06-2007 en General. Comentarios (0)

1. La palabra. Amistad es  el concepto que nos acompaña siempre:en los momentos más eufóricos y en los más down  de nuestra vida. Suele no dejarse de citar nunca como un dato estable, sin el cual  parece que la vida  tiene una  carencia importante.

 

2. La referencia constante.Es un referente por el que queremos sentirnos acompañados y bien  suministrados. Hasta convertirse en un indicador de aceptabilidad social. Parece que a  más amistades, más  empatía.A mas amigos más suerte. A más   gente amiga más recursos personales.

 

3. Un debate arriesgado.Sin embargo,cualquiera que fuere la situación personal en  cuanto a relaciones amistosas,debatirlo como tema es un ejercicio complicado, en tanto que la propia categoría del amigo, o de la amiga (amigoa) es difícil de esclarecer. Sí, se citan los parámetros, más o menos consensuados de: confianza, ayuda, sinceridad, acompañamiento, co-diversión y afinidad.Aunque el grado con que se valora cada uno de ellos puede ser distinto. Diferencias sutiles de interpretación de la relación compartida pueden dar al traste con la misma relación e incluso generar apreciaciones distintas de la misma: mientras una parte considera que es una relación interesante o útil, la otra puede estar entendiendo que es una amistad única, fundamental e indestructible.

 

4. Un mayor concurso de variables.A diferencia de otras relaciones afectuosas como las que establecen entre sí los amantes o los compañeros conyugados, la de la amistad admite más variables de estudio. Mientras esas quedan definidas y decididas por unas prácticas de intimidad muy observables, aquella admite -podemos osar decir- tantas definiciones como amigos fácticos o potenciales hayan. Por eso  el valor definitivo de la persona amiga   cuesta completarlo con afirmaciones categóricas.

 

5.Motivación de sostén.Dentro de los parámetros para crear amistades se deja de citar el del interés. Interés en ser acompañado, en ser escuchado, en compartir visitas y salidas, y en suma en hacer lo que uno individualmente no suele hacer, sea por que no se atreve, no le apetece, o le inseguriza[1] . La figura amiga viene a completar así una carencia.  Ese interés concreta el  móvil motor para contraer relaciones-.es la motivación curricular que está en la base de toda la conducta, pero cuya transmisión como concepto es el último en ser revelado, porque parece que se opone a los otros.

 

6. Orígenes amistosos. El momento biográfico de los grupos y cuadrillas de amistades es fundamentalmente en la pubertad y se sigue manteniendo en la adolescencia,para tener un fin que coincide con el de otras opciones personales de relación y afectos. Las parejas y matrimonios vienen a acotar los campos de amistades e incluso a reemplazarlos por entero[2] . Las experiencias así de amistades hasta los 23/25a.han dado o han cumplido su función, dejando un saldo afectivo impagado[3] .

 

7.La amistad o un  viaje repetido a la isla desierta.Esa amistad diseñada en los años de descubrir y consolidar relaciones, no vuelve a ser necesitada como un marco de rescate, hasta que rupturas conyugales o  convivenciales posteriores , no lo vuelve a poner como una cuestión de primera necesidad.Eso coincide con la edad mediana o para cifrar de alguna forma, a partir de cumplir los 40 años.Número muy cargado de simbolismo y significación. es entonces que con la práctica y conocimiento de lo que es la amistad, es decir la redituada de los años jóvenes se desea reconstruir pero en el seno de relaciones adultas. Las actitudes resultan más serias pero los conceptos no han avanzado. Por eso grupos de mediana edad se comportan con sus restos de infantilización y con la misma clase de dificultades que ya se experimentaran en la adolescencia. si antes se chocó con el hecho de la imperdurabilidad de la mayoría de las relaciones amistosas como fortines de una verdadera amistad, ahora con las intolerancias añadidas por la edad, resulta menos fácil el objetivo de consolidar nuevos amigos encontrando,eso sí, un campo desertiza de respuestas en lo afectivo aunque un repoblamiento de iniciativas para salidas de diversos tipos.

 

8.Resultado: proliferación de contactos.Ciertamente se llenan las agendas de nuevos nombres y datos y posibilidades de salir con un grupo o con otro, con tal o con cual, pero una cierta desidia ocupa el lugar de la energía afectuosa,esperando a que otros sean los que tomen la iniciativa sin dejar por eso el discurso apenado sobre la soledad o el aislamiento.Sobre una red de relaciones superficiales se genera un diagrama de flujos, y da una mayor entrada  de posibilidades para elegir con quien estar  más, con quien. menos y con quien no estar.

 

9.La vida en Redes. En tanto que sujetos sociales e incluso cibernautas, el mundo que se nos ha diseñado en tanto que consumidores y que nutrimos en tanto que cómplices, es el de estar sumido en varios marcos relación, y en relaciones de relaciones. Esa esfera de redes nos proporciona vínculos para toda clase de necesidades: desde las afectuosas a las sexuales. Otra cuestión es encontrar reunidos todos los roles en una misma persona selecta. La amistad sigue también ese proceso de fragmentación.

 

10.Flirt vs. amistad.  En la mediana edad (la que puede ir desde los 35/40 hasta los 55/60[4] ) remite a unos propósitos en un tiempo biográfico para el que no hay siempre unas ideas claras ni unos propósitos únicos.A menudo los grupos de relación en estas coordenadas son grupos propiciatorios de flirts[5]  y sus nuevos adscritos van descaradamente a la caza.Eso no es reprochable,pero es distinto a la construcción de amistades.

 

11.La afectividad ajena vigilada. La amistad en ese contexto  suele estar emparentado con la desconyugación.Es difícil mantener en paralelo amigas y mujer, o amigos y  marido. Puesto que todo el mundo sabe que una cierta amistad puede propiciar un afecto compromisario mayor, el partner  monta guardia ante amistades que vayan a más y puede llegar a impedirlas desde el chantaje emocional o desde el sabotaje inconsciente.

 

12.La amistad como ideario. finalmente y como conclusión la amistad queda como una quimera, cuya práctica es realizable en tanto que episódica y puntual y fragmentaria. Una relación pues a part time y no para todos los temas.con ello algunos de sus parámetros constitutivos quedan eliminados,dando lugar a una amistad sobrevivencial, pragmática, posible,por lo tanto deficitaria. La otra, la sublime, la entregada para todo, queda como ideario y como quimera, cumpliendo una función alumbradora pero no una meta asignable[6] .La amistad ideal es un imposible y sus aplicaciones prácticas son un recorrido para alcanzar ese concepto.La amistad idealizada a su vez un obstáculo para sumergirnos en la vitalidad de  un mundo relacionado y un comportamiento explorador por las redes que se nos ofrecen.

 



[1]  ¿quien va un domingo por la tarde-o incluso otros días- solo/a a alguna  convocatoria lúdica?.

[2] No siempre es así y hay culturas-como la vasca- en que las tradiciones de las cuadrillas mantienen su espacio y paralelidad no impugnada por otros compromisos.

[3] ¿quién no se ha quedado con las ganas de  continuar con amistades que quedaron atrás en el tiempo o instalados en la perplejidad por no sentirse correspondido con antiguos amigoas?

[4] Las cifras son relativas  y el concepto de mediana edad  también. antiguamente empezaba antes y en otras culturas también empieza antes.Aquí nos podemos adolescentizar la juventud hasta los cuarenta y creer en una cierta invariabilidad física de éstos hasta los 60. pero hay quien piensa que la media edad empieza a partir de los 30 -preguntarlo ya es un indicador de sentirse en ella- y la vejez a partir de los 50.

[5] Además del fenómeno de las agencias matrimoniales,con direcciones supuestamente psicotécnicas y fiables que facilitan las medias naranjas complementarias, también hay todo un” mercado negro” en paralelo, de alcahuetería ordinaria,que consiste en organizar cenas y salidas al baile.Por supuesto quienes lo organizan sacan también sus dividendos como los profesionales.Los celestinajes han existido en todas las épocas y la nuestra no ha inventado nada nuevo. Pero a diferencia de otros tiempos (piénsese en la historia de Cyrano de Bergerac o en el libro de Rojas)los gestores de relaciones actuales dejan mucho que desear por mezclar en un todo dos pretensiones distintas:la de la amistad en general y la de la relación bipersonal en particular.

[6] Ciertamente se podrán cambiar los términos y encontrar un fuerte choque de esta conclusión´ con  quien vive y cree en una amistad a full time  y para todo.generalmente el análisis desmenuzado de su aplicación práctica revela tabúes, lagunas y espacios en los que uno no entra en el otro ni el otro es dejado entrar en uno.Son amistades de mutuo socorro y acompañamiento dominical o más frecuente,pero  donde la sinceridad, ese caballo de batalla tan imprudentemente  citado tantas veces,se dosifica y maneja parcialmente.

Cómplice de mi gata.

Escrito por jesusricartmorera 11-06-2007 en General. Comentarios (0)

Tenemos un pequeño patio de unos 20 metros cuadrados que en un recuento contenía medio centenar de plantas. En su interior viven varias especies y los pájaros venían a informarme de la vida con sus cantos y sus juegos de alas. En otoño incorporamos a la unidad familiar una siamesa de ojos azules y mirada sugerente. No pudimos decirle que no. Desde que vive con nosotros es alguien con nombre propio. La llamamos Milena y emite un pequeño gruñido o hace ademán de mover su cabeza cuando lo mencionamos. Cuando está muy harta de nuestras carantoñas o está metida en plena actividad onírica, nos oye pero no hace caso, y como mínima expresión mueve las orejas en señal de estar ahí trabajando en sus fantasías o en lo que sea.

Es un animal que no araña, ronronea, duerme con nosotros en la cama y se pasa la mayor parte de su tiempo haciendo la vaga. El esquema perfecto del sujeto feliz. Está con nosotros desde octubre pasado.

Milena es otro miembro de nuestro pequeño grupo. Si le pasara algo lo lamentaríamos. Vivir con una gata te hace aprender cosas. Estará clasificada como animal doméstico. Pero en realidad sabemos que es una persona con cuatro patas. Tal vez sea una princesa que un sortilegio convirtió en animal o una reencarnación de alguien que no alcanzó el nirvana.

Milena, aunque sólo le falta hablar es un felino. Y pronto ha aprendido las artes de la caza. Cuando atrapa un animal entre sus colmillos emite un ruido especial, estentóreo, y viene con la presa en la boca para mostrárnosla. Al principio la amonesté y le di un par de tortas. Empresa inútil. Después la encerraba en el cuarto de baño cada vez que venia con el producto de su crimen. Teníamos que tomar medidas severas para que las lagartijas atrapadas sin cola, pero aún vivas, no se metieran por cualquier rincón del salón bajo los muebles.

Milena, cuando viene con su presa en verano, ya va directamente al cuarto de baño. La dejo encerrada ahí con su víctima a modo de castigo, pero al cabo de unas horas he de dejarla. Me pregunto si debería aumentar la dosis de tiempo como privación de su movimiento. Se ha cargado pájaros, lagartijas, serpientes, ratoncitos y un dragón. Antes de que ella llegara estábamos contentos con una familia de dragones que estaba ubicada en el bidón del compost. El dragón siempre me ha parecido muy simpático, no en vano mi signo del horóscopo chino lo sea; sus manos con ventosas o algo parecido perfectamente adaptadas para trepar por las paredes y techos simbolizan lo que seria un imposible para otros animales como nosotros los humanos: vencer la gravedad con el solo esfuerzo muscular.

Ahora me encuentro con una serie de cadáveres. Cada uno de ellos, es la privación de una vida en libertad. No tengo nada en contra de ninguno de ellos, ni siquiera contra el ratón. Tienen derecho a vivir sus vidas en medio de nuestras plantas. Los reptiles son cazadores de insectos, a los cuales por ser eso insectos y no verles los ojos a simple vista me parecen más animales, más distantes y no experimento la compasión que si lo hago para los de un cierto tamaño a los que les veo sus ojos. Eso me hace pensar que la compasión es un sentimiento que está ligado al tamaño de la cosa compadecida, lo cual no deja de ser una ironía de la psicología.

Todos ellos hacían su vida y respetaban la nuestra. Sólo hemos tenido molestias con los ratoncitos que en verano, al dejar las puertas abiertas que dan al patio, entraban y anidaban en la galería o en la cocina. Tuvimos que tomar medidas poniendo platitos de veneno coloreado de azul turquesa repartidos estratégicamente debajo de los muebles. No sé la efectividad que pudo tener eso: nunca encontramos ningún cadáver de ratón, pero si uno cazado por Milena a los pocos días de estar en casa. ¡mira qué bien! Pensamos, la gata hace de gata, pero una vez muerto el animal no se lo comió y la cosa no pasó de ahí. Con la llegada de la primavera la flora y la fauna minúsculas de nuestros dominios se revitalizaron y desde entonces raro es el día que Milena no clava sus dientes a algún bicho. ¿cómo hacerle entender que a unos sí y a otros no? O incluso ¿cómo hacerle entender que no debe matar a ningún animal ni maltratarlos? Si alguien sabe la manera de educarla al respecto, que nos lo diga.

Lo peor es que una vez fallecida su víctima no siempre se la come. Mejor dicho, no lo hace casi nunca. Lo ha hecho por su cuenta con algunos pájaros. Estos que han aprendido la lección han dejado de visitarnos. En cuanto a las lagartijas para que sus muertes no sean inútiles he optado por trocearlas y mezclarla con el pienso y carne de lata que pongo en su platito. Y ahí es donde me convierto en un cómplice. Tengo clavado entre mis sienes el ruido de las tijeras de cocina cortando los cuerpos de las lagartijas y en alguna ocasión haciéndolo cuando todavía estaba viva aunque herida de muerte para no prolongarle su agonía. Me estoy convirtiendo en un carnicero.

Luego mezclada con el resto de la comida Milena va engullendo los trozos. He pensado que, tal vez, si no se trata de carne no tan gustosa como la otra, eso la haga desistir de sus matanzas. Pero por el contrario el hecho de prepararle el plato de esta manera para que se dé la gran comilona la estoy reforzando en su calidad de depredadora.

Recuerdo algo de lo que estudié de Thorndike con sus experimentos con gatos pero nada al respecto en cómo reeducarlos para convertirlos en animales pacíficos. ¿He de golpearla severamente cada vez que venga con otro animal desgarrando muriéndose entre sus dientes? ¿He de chillarle para decirle no y no, hasta que se dé por enterada? ¿He de dejar de darle el suministro diario de comida y que se las arregle sola para que viva sólo de la caza si es eso lo que quiere? Y por último ¿Hemos de deshacernos de la gata para no asistir a ese terrible espectáculo?

Cuando ese suceso pasa una sola vez se puede atribuir a una serie de factores que han contribuido a la mala suerte, sí, la mala suerte de la victima que ha sido pillada desprevenida ante el cazador. Pero cuando se trata de un evento casi cotidiano no se puede mirar hacia otro lado o justificarlo como que es algo propio de la naturaleza. En la naturaleza humana también está el matar y nos oponemos absoluta y radicalmente a ello. ¿se puede corregir la naturaleza animal? Evidentemente lo que para nuestra interpretación es una muerte cruel para la gata es solo comida o un juguete que se mueve. Lo más terrible es que en lugar de dar una primera y decisiva dentellada para hacer perecer a su víctima la tiene durante un rato jugando con ella hasta que la vence por agotamiento. Y al mismo tiempo Milena es la gata más dulce de las que he tenido. No estamos preparados para tamaña contradicción. La dulzura y la crueldad compartiendo el mismo cuerpo. Experimento el fracaso como entrenador o educador de gatos. Tal vez si Milena hubiera estado en nuestra vida desde haber sido un bebé no se ocuparía de esos menesteres. Pero me temo que un animal cuando crece y se ve superior frente a otros su propia investigación le lleva a hacer destrucciones aunque su intención no se animalicida.

Una parte de mis gatos y gatas han tenido nombres que empiezan por M Michigan, Mishima, otros se llamaron Negre, Rondinaire. Milena es un encanto pero al tenerla el pequeño universo de nuestro patio está cambiando aceleradamente al haberse convertido en su dueña y señora.

Desig de diferència.

Escrito por jesusricartmorera 11-06-2007 en General. Comentarios (0)

Non solum, protagonitzada per Sergi López  amb coautoria de Jorge Picó i dirigida per aquest. Un sol actor pobla d´innombrables personatges l´escenari. El que en un pricipi sembla impossible va quedant superat: no es té la sensacio de´assitir a un monòleg sino a un diàleg continu entre diverses personalitats que comparteixen un espai però són d´una característica curiosa, totes se semblen, totes son elles, totes son el mateix. ¿El mateix? No les diferents veus i veuetes diuen que no, reclamen la seva diferencia, encara que l´aspecte extern sigui semblant.  El desig de la diferencia es baralla amb l´imperi de l´estandarització. Tan se val l´argument, l´actuació s´auto-recrea, es reinventa a cada pas, deixa sentir totes les veus amagades al fosar de les represions. Ben mirat ningú està sol. Pot parlar amb els fantasmes que l´habiten, amb els personatges dels seus somnis, amb els que recorda de les noveles llegides, amb els seus avantpassats, amb els seus coneguts als temps de l´escola, amb ell mateix...Només cal creure-s´ho.

L´individu no existeix, és una noció de mentida a conveniencia dels administradors que compten conjunts poblacionals o nòmines o agrupacions. Un mateix subjecte viu diferents rols, fa diverses coses, es mou per moltes bandes, pot tenir uns quants noms, nicks, àlies o referències. Un individu és indefinible. No se´l pot tractar com un conjunt d´organs i pensaments ficats dins d´un perímetre epidèrmic que li fagi de sac o contenidor. Un individu és un univers i com a tal té planetes, estels, satèlits, cometes, galaxies,..té tantes coses que es fan indestriables. No té temps d´avorrir-se. És un continuum genial, una productora pulsional d´experiments i experiències. No cal quie sigui hiperactiu per fer-ho. El moviment continu en el cas de l´actor de la representació i talment en el de cada actor en els carrers ifluxes de la vida porta a representar una pila de personatges. Afortunadament l´administració pública ha creat el concepte de persona o raó social i cada subjecte enregistrat en els fulls de control dels arxius d´un estat és considerat com un sol contribuent només. Diem-ho ensecret i que no se sàpiga la veritat plural de cada èsser, tan bon punt com els governs se n´assebentin creixeran cosiderablement les taxes i els arbitris. De moment no hi ha cap moció de llei que proposi pagar per cada personalitat, personartge, gest, rol, actuació, nom, idea, disseny, tesi i teoria que un subjecte tingui a bé generar. Molt em temo que hen fet tard. Avui es cobra per tot i també es cobra pel que està encara per fer.Posiblemente elspares del futur, nousengendradors de víctimes potencials que vinguin a compartir l´espai terrè hauran de pagar pels fills no nascuts abans de concèbre´ls. Tot sigui per la follia existencial! De moment, la pluralitat de personatges en un sol conglomerat de nom-cognoms permet no estar sol La solitut és una ficció. Només fent reconte dels microorganismes sapòfits que habiten els budells, les mucoses i la pell humanes un indiviu intel.ligent sap que no pot romandre sol. Es pot entretindre en garlar amb uns i amb uns altres. Si això no li va bé, es pot inventar tants personatges com li vinguin degust. No cal que se citi amb ningú per anar a fer un vol, anar a un espectacle o anar a un tiberi. No és sospitós que a les hores socials, tothom vagi acompanyat? Tant méscuriós quan els espais defarándula demanen generalment silenci.Si a un concert s´hi va escoltar, també a un cinema, a un teatre ...per què és necessari anar-hi acompanyat? Per comentar el tema a lasortida?No,estàdemostrat queel comentar idel quesñ acaba de vdeure o escoltar no dura més enllà d´un parell de minuts si es que es té a bé dedicar-los. No,lagent va acompanyada per lluïr un concepte: el de que no està sola. Però no hemdit que un individu mai està sol? Si canvia le seu xip, sap que a la sortida del seu espectacle pot parlar tot elque vulgui amb els rols que porta ficats a dins. Pocs intrèpits fan això de parlar sols pel carrer, però sempren´hi ha algú que alliçona magistralment fent-ho. Bé, darrerament, els mòbils permeten que la gent maig sempre estigui engantxada a una conversa sigui de la mena que sigui. Tenir algú amb qui parlar o per qui estar acompanyat forma part de l´estatus.

Amb Non Solum descobrim que no ens cal ningú per estar acompanyats. El problema de fer interaccions amb els propis personatges és fer una diferencia clara entre tots ells. Quan tots s´assemblen com clons i a més comparteixen el mateix nom la cosa es complica. Cada semblant li discueix a l´altre l´autenticitat del jo. El desig de la diferencia es fa volcànic.  Ningú pot sofrir ser una copia de ningú. En prou feines un se sent còmode si veu que algú altre a la platja porta un banyador idèntic al seu o es topa a la discoteca amb algú que porta la mateixa camisa. Bé, això és un dir de que ningú ho accepti. De fet, quan un poder imposa el tratjo-Mao o el caqui-verdós-merdós de l´exèrcit de terra, el soldat acepta que tota la seva diferencia quedi en l´etiqueta cosida que porta el seu nom, i avegades ni això. Les forces de l´estandarització són robustes. Aparentment, tothom és molt semblant encara que pels carrers serpentejin bigarrades cues multicolors de personal altern. Una mescla de despropòsits conrea la cultura actual: d´una banda, el reclam de la diferencia (“jo sóc jo i ningú més”, diu cada nou-vingut amb veu huracanada); de l´altra, la comoditat de passar desepercebut, de ser un mes a la vorágine de la massa, de no destacar-se en res, de ser discret, anodí, panxacontenta, ordinari, superflu i excedent. Si el sistema no esfixa en tu no hi ha res del que temer. Ara,tan bon punt algú deixa de ser un neci engolit per l´estandarització  corra el perillde rebre clatellades. Des que sabem que no estem sols qualsevol en el seu retir espiritual se´n du una pila de personatges amb els que podra ver-la petar. Després de moltes hores dexerramecaprobablement perderà l´oremus de qui es qui. Això no té massa importancia. És que hi ha algú que faci valdre realment el seu pensament –estri que representa el seu jo més veritable- fins les seves darreres conseqüències peti qui peti?

Vistes Zero

Escrito por jesusricartmorera 11-06-2007 en General. Comentarios (0)

La finestra  que no dona enlloc

Muntatge d´escena fixe i representació d´una sola tirada, tal com acostuma a predominar en el teatre no-clàssic. Una parella gran està asseguda al terra de la cuina amb els focs i forn de la cuina de butà oberts per ensumar el gas i morir expressament. Són els inquilins per cinquanta anys  d´un apartament vell que els fan fora per rentabilitzar l´espai i vendre´l. Abans d´abandonar-lo prefereixen morir. Una altra parella arriba a prendre possessió prácticament del lloc d´acord amb l´administrador. Es tracta d´una parella peculiar, ell és de caràcter violent i insegur amb tots els tics del masclista, ella és inocent i de bon talant que per edat podría ser la seva filla. Des del primer moment la finestra resta  tancada. És un objecte de referència i de mirada. La finestra dona a un cementiri i -d´acord amb la representació- dona al pati de butaques que ocupa el públic. L´escenari conté dues escenes en paral.lel tota l´estona: la de la parella suicida i la de la parella que es ve a instal.lar. Se suposa que els uns estàn a la cuina i els altres al saló o més precissament els uns han estat suicidant-se poc abans de que arribessin els altres.   Això no queda aclarit ni fa cap falta. És la coexistencia de dos discursos diferents sota el mateix sostre amb dos tipus de protagonistes diferents amb interessos divergents. Els uns han estat fets fora implícitament pels altres, és a dir per un mercat emergent en contra d´un altre obsolet. Mentre la parella que acaba d´arribar es remira i repensa la conveniència de quedàr-se´l comprant-lo, hi una petita desfilada de gent que els hi truca a la porta. Un àrab que també el pretenía i no té on anar-se´hi instal-lar; el veí de replà, un fatxenda,  que té les claus de l´apartament i que entra imposant el seu poder per la via directa del xantatge i tracta de violar a la mossa allà mateix amb la vacil.lació del seu company; una puta a domicili que s´equivoca  de porta i juguen una estona a la possibilitat d´un econtre a manera de trio per una altra ocasió. Amb aquestes visites la mossa fa de nena i d´absolutament voluntariosa tractant d´ajudar a l´àrab i a la puta i se´n fa creus de que el seu noi no l´hagi defensada del veí intrús. El seu company, materialista confès,   està disposat a sacrificar-la o vendre-la a canvi de poder-se quedar amb aquella propietat sucumbint al xantatge o pressió que li fa el veí. El desenllanç final es el de l´asfixia per inhal.lació de gas i la mort de les dues parelles per separat però barrejades escènicament. A l´últim moment entra el veí desaprenssiu i viola a la mossa ja cadàver.

És una historia sobre el territori que el seu creador presenta com un vodevil però que té més de drama, des del principi fins al final. Concurreixen dos discursos principals: el de l´ànima venuda per un tros d´espai dins la ciutat en el cas del company de la mossa i la renuncia a continuar amb la lluita a fora si aquest espai és arrebatat per la industria especulativa dels immobles en el cas dels desnonats.

En quant a la interpretació  es denota un excés d´estridència verbal en el cas del que he qualificat com masclista però també en la mossa. Quan el texte de suport d´una escenificaicó és prou potent no cal anar a la sobreescenificació que aquí es desplega. La historia no presenta tant un argument desenvolupat com una concurrencia de circumstancies: una emergent i una altra degradada amb una pila d´intervencions terceres dels aprofitats. Es la presentació déstats emocionals. La parella gran prefereix morir abans de perdre les seva ubicació que té el poder de les senyes identitat i la parella que s´instal.la representa que el territori privat té més importancia que res incloent la persona, la cosa està per damunt del vincle personal. Saul Bellow  li feia dir al seu personage Herzog que l ínstint territorial és superior al sexual.

La parella de desnonat no vol perdre laseva casa abans de fer-ho prefereix perdre la seva vida. L´actualitat urbanisgtica presenta de quan en quan casos de persones no disposades a abandonar les cases on hi porten visquent dotzenes d´anys[1] per permutes per nous habitatges encara que sigui més moderns o millors. Aquesta opció, perfectament respectable i accepable, demora processos de modernització -que així s´anomenen- per ficar-hi nous blocs d´apartaments. De cara als especuladors de terrenys aquesta gent gràn posa un fre aldesenvolupament, de cara als propis veíns qui es nega a lapermuta saboteja els guanys que els altres estan disposats a acceptar.

La reflexió sobre l´habitatge no està encara conclosa. L´emmagatzament de persones és u ncriteri que està pel damunt d´una psicología social de l´hàbitat que procuri les condicions per la realització existencial dels habitants d´una zona poblacional. La lluita rabiosa pel territori ha estat de sempre  i no tenir espai privat és tant com no tenir espai vital.

A La Finestra tancada[2], la directora,Carme Portaceli, va més enllà que l´autor al detectar el deliri d´un món  que al traslladar-lo a un escenari pot ser interpretar d´una bogeria major de la realitat de la que ha sortit. Abans potser era inenarrable, avui té categoria de normalitat, el pis-presó representa la vida presó tal com es viu. La comedia o vodevil que en veu l´Agusti Vila, potser se li ha escapat de les mans dient més del que pretenia dir. El més fort és que l´adaptació d´aquesta tesi a altres àmbits socials és que pesa més l´afirmació d´un domini que l´ètica enel tracte humà.



[1] Un cas és el de les cases Barates de 9 barris rere el parc tecnológic a la vora de Lluchmajor de Barcelona.

[2] A la sala petita del Teatre Lliure.

Trece Rosas

Escrito por jesusricartmorera 11-06-2007 en General. Comentarios (0)

El documento histórico a escena.

13 rosas.Teatro del llamado de vanguardia o de sensibilización que se llamaba antes. Escena minimalista. Acompañamiento musical con un violín, una campana y un instrumento de teclas y aire, 5 actrices.  Es la historia de un grupo de mujeres jóvenes, casi niñas  que son encarceladas tras el asalto de las tropas franquistas en Madrid durante la guerra civil. Son finalmente juzgadas y todas ellas menos una que no es mayor de edad son condenadas a ser fusiladas por la acusación de rebelión militar. Es la historia de unas chicas que cometieron el delito de defender su ciudad y su pueblo contra las tropas golpistas y acusadas por el delito que éstas y solo éstas cometieron, el de alzarse contra la república legítimamente constituida.  La que no es asesinada contra la pared es la encargada de mantener la voz de las que le arrebataron. La historia gira en torno a la sensibilidad. Hay gente que aprende en la vida a matar y otra gente que aprende a morir. Un bello discurso sobre como seguiría siendo la vida después de ellas.

El tiempo de la escenificación es cadencioso al principio. Superávit de movimiento para tan poco texto. Recitado en clave poética. Esa lentitud deliberada crea una situación tensa en el espectador. La escena transfiere a la platea un estado de ánimos: el de la incertidumbre.

Teatro político en cada uno de sus minutos. Un documento histórico llevado a escena en el que aparece la idea general de los celadores, la cárcel, el tribunal militar, las cartas de los familiares de las presas y la carta final pidiendo clemencia al generalísimo. No hay más nombre histórico que ese y el de los nombres de las presas fusiladas. No hay nombres de los responsables, no hay solicitud de justicia, tan solo la exposición triste de un hecho imperdonable, entre otros muchos de aquél lamentable contexto histórico.

Un tipo de teatro que hiere la sensibilidad del espectador incluso 66 años después de los acontecimientos relatados. Ante esta obra y otras de este tipo cabe preguntarse por la función del producto cultural que cumple una función de concienciación. ¿De qué sirve la conciencia para activar al sujeto que la tiene? ¿Lo lleva a la acción? Tras la escenificación o paralelamente a ella, alguien mueve los hilos para reaveriguar los hechos. ¿Queda alguien en vida para pedir perdón? Sirve la memoria histórica para que los neófitos de aquella saga de asesinos reconsideren las implicaciones de sus visiones de la España fascista?

La acción teatral no responde a esto, tiene suficiente con exponerla y con trasladar el sentido de la impotencia de los protagonistas reales a la sociedad del espectáculo.