FLUENCIA TRANSCULTURAL

Cura analitica y cambio de valores

La cura analítica por el cambio de valores.

Para las intoxicaciones físicas se acude a antídotos o pócimas que neutralicen los venenos, para las intoxicaciones mentales con ideas autolesivas para la estructura psíquica hay como alternativa no farmacológica el recurso a la psicoterapia verbal y dentro de ésta a la cura analítica. Ésta consiste en examinar los valores interiorizados que han predispuesto mentalmente a una persona para sufrir percances en su comportamiento y trastornos de equilibrio en su personalidad. El antídoto a una conducta psico-corporal con balances negativos  pasa por una evaluación de los valores heredados, practicados y mantenidos y su selección desde el punto de vista de la salud mental. Según cómo se piensa y lo que se cree se generan posiciones proclives a la desarmonía e indirectamente al sufrimiento psíquico. La forma de pensar está directamente implicada en la forma de enfermar. La forma de ser  -cuando es ocupada por valores en el fondo no admisibles- por la persona la  predispone  para el conflicto interno y  la crisis.

El tratamiento analítico pone al descubierto qué ideas están detrás de los conflictos. La explicación de este mecanismo es que la manera de pensar predispone a la culpa o a la fluidez, a la  rigidez o a la flexibilidad, a la obligación de actuar o a la libertad de hacerlo. Los procesos de estréss y de apresuramiento  caótico de todas las funciones corporales se destacan en los horarios desbordantes y las agendas heroicas pero empiezan antes en las maneras de plantearse la vida, el trabajo y las relaciones. Es así que el trabajo analítico es una autentica indagación detectivesca para hallar las causas ideológicas y la asunción de valores (o contravalores según se mire) que prefiguran los estados de culpa, los cuadros depresivos, la ansiedad, el malestar y en definitiva la infelicidad.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: