FLUENCIA TRANSCULTURAL

Cita con el Autoanálisis

 

En 1993 escribí y terminé el que,hasta ahora, es el último de mis diarios personales.Un diario donde los enredos pasionales y los relatorios vivenciales vehiculizaron partes de mi narcisismo en un discurso sin protocolo, argumento ni fin que me dieron meridiana idea de que no es suficiente con contar las cosas, ni siquiera críticamente. Desde entonces me he resistido a la vuelta a otro diario, por el temor fantasmático a caer en una misma clase de discurso narrativo de una vida, la mía, haciéndose.a pesar de un orgullo confeso 

Las ganas de  contar la subjetividad se han ido dando fragmentariamente de distintas maneras.Incluso casi cada exploración retrospectiva era tanto como abrir una escotilla que daba directamente a la mismidad, unas veces en forma de relatos en tercera persona y con profusión de licencias sarcásticas y  otras, en forma de autoobservaciones de mezclas de lo relativo al agente como sujeto y a los factores como circunstancias.

En 1995 estaba convencido de iniciar un psicoanálisis sistemático tan pronto me lo pudiera permitir económicamente y como premisa para a mi vez  estar en condiciones de poder ser analista.

Para  mediados de 1997 con la lasitud otorgada por el verano me autoprogramé un autoanálisis, como una cita de rigor semanal conmnigo mismo,donde lo convocado no fuera la narratología sino el contacto con los esquemas esenciales que sostienen mis conductas y mi pensamiento.

Pero ¿que es un autoanálisis y que garantías de fiabilidad tiene? ¿Es que alguien puede ser agente de su propia verdad? ¿y es acaso sustituible  depositar los objetos informados en un otro profesional por hacerlo en una otredad virtual: la de una página en una pantalla?

Reconozco no tener las respuestas a la vez que admito el valor del criterio de la extroversión esencial de una interioridad, que a cada año existido conozco más, pero de la que no sé dar cuenta siempre ante productos conductuales disgustantes.

Fundamentalmente  una persona es lo que piensa y ésto incluye lo que piensa de ella misma tanto como lo que piensa de sus entornos. Lo que cambia la vida son las nociones sobre la vida. Si a algo le debo mi existencia es a mis sistemas implicados en el pensamiento y en los resultados de fortalecimiento que me han  proporcionado puntualmente. En la base de las solución de cada crisis he hallado una idea regeneratriz que me ha devuelto a la actividad. Ahora mi programa de vida no me deja tiempo para las crisis.En el fondo las debo añorar. El análisis me arrinconará contra las cuerdas pero espero que no me haga perder de vista  el universo en el que me sigo moviendo.Estoy seguro de ello. Por otra parte no me amparo a ninguna ansiedad para acometerlo.tampoco a un estado de shock o a un problema vivencial específico. francamente ante un otro analista no sabría que contarle salvo que estaría movido por dos parámetros: el de las confusiones concretas que mi propio trabajo de conducción psicológica me trae de consultantes y el de la extroversión de temas antiguos y  modernos por el hecho de extrovertirlos y por la importancia de tener en frente una figura humana con una capacidad de escucha para ellos.

Evidentemente el ordenador-almacén, insensible y frío sin más sonoridad que la de los pitidos de la tarjeta de sonido y la del tecleado más o menos rápido no puede reconfortar a nadie. Ni siquiera a mí que he hecho ostentación  no pocas veces de mi soledad y de los instrumentos que la han acompañado: la escritura mecanografiada de una literatura secreta.

Pero el autoanálisis como a todo análisis le toca escapar de las florituras  y de las ornamentaciones.Puesto que su medida de valor queda patentada en los conceptos que transporta la palabra y no en la palabra misma. Por lo tanto los criterios ventilarán al sujeto aspectado,donde deseos y reales conviven por momentos caóticamente y por otros en una danza orquestada de paces realizadas.

El AA no es una actividad para un tiempo-etapa  sino posiblemente para un proceso entero de vida.Tiene fases de término lo que tiene terminación es su recurso cognitivo para el autoconocimiento y el avance consciente. El aumento de realidad personal guarda relación directo con el aumento de conciencia existencia.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: