FLUENCIA TRANSCULTURAL

El nuevo libro de la vida

Hay un poderoso deseo inconsciente en el ser humano que le lleva a tratar las cosas en singular. Desea inconteniblemente encontrarse con una y solo una verdad, hacer una y solo una especialidad, vivir en un lugar y solo en uno, tener una pareja y solo una, creer en una historia y solo en una. El  problema del singular está arraigado en las formas expresivas. Es así que se habla de ciencia, pensamiento, religión, amor, sentido, razón cuando en realidad subyace la presunción de que existen pensamientos, ciencias, religiones, amores, sentidos y razones. La primera reivindicación en los debates es el de pluralizar el concepto con el que se trabaja extendiendo el abanico discursivo a otros elementos de la realidad tratada que han sido excluidos, marginados o lesionados conceptualmente. Teniendo esto como premisa, la denominación del libro de la vida tiene algo más de eufemístico y de eufórico que no de convicción ni posibilidades reales. El libro de la vida es una forma poética de recurrir a la noción genérica del saber humano, del saber destilado por todos los humanos, del conocimiento intrínseco de la humanidad destilado a partir de sus experiencias y su continua producción de anécdotas. Sería o es el libro que contiene todo lo esencial, seria el libro de la ética, el libro de las verdades imbatibles, de los axiomas fundamentales, de las sentencias universales. Las experiencias de tener un referente único al que acudir han generado condiciones para e l dogmatismo. Cuando una sociedad o un pueblo tienen un único libro se puede apostar, tarde o temprano, que esto solo es motivo suficiente para generar problemas. En uno de los boulevards principales de Niamey hay un cartelón en medio de los carriles que reza: allah, unic dieu, Mohamed, notre profet, le coran notre livre. No, no hay un solo libro, ni un solo destino místico, ni un solo guía espiritual para expresar el pensamiento y los contenidos de la naturaleza del mundo, pero en cambio sí hay un interés muy poderoso por parte del poder que quiere controlar una sociedad unificando en sus presupuestos a las masas que hay bajo su dominio. No es porque si que la leyenda vertebrante de los pueblos se resuma a una frase simple que pueda recordar todo el mundo y decirla de carrerilla. El libro de la vida es algo mucho más complejo, es el libro de los libros, la enciclopedia multivinculada internamente y en permanente expansión. Hoy día la sutilidad de la escritura no pasa por detenerse a explicar cada palabra usada, cada nombre citado o cada concepto mencionado, sino vincular cada una de estas cosas de las que no se sabe lo que es o de las que se necesita saber mas al capitulo que hable expresamente de ello.

Las posibilidades internáuticas están incidiendo en nuevas formas de escritura y de elaboración. Determinan tanto la manera expresiva concreta como la misma metodología. La elaboración deja de ser un proyecto individual para convertirse en un proyecto colectivo aunque no sea exactamente un plan de grupo que se reúna para ponerse de acuerdo en el mismo. Autores desconocidos y que no tenemos porque conocernos nunca ni siquiera conocer nuestros nombres formamos parte de un gran proyecto tácito de escribir ese gran libro para todos, cuyo formato ya no pasa por las páginas de papel ni por un tamaño determinado. Se trata de un fondo de recursos en distintos registros literarios en permanente crecimiento. Es la plataforma que permite juntar tanto los nombres más destacados de la historia de la ciencia y del pensamiento como los nombres absolutamente desconocidos o nuevos que también forman parte del saber aunque no hayan recibido los honores al respecto.

La posibilidad de construir un saber más que unificado unitario respetando sus márgenes de heterogeneidad es como acabar con los baluartes territoriales de la privacidad y especialmente de lso derechos de autor que explotan el saber no por el valor del saber en si  mismo sino para sus beneficios. Uno de los grandes déficits humanitarios es su error capital de la venganza y de los distintos odios reactivados para desmarcarse los unos de los otros. Alberoni en su lectura de Nietsche encuentra como éste atribuye la infelicidad humana al espíritu de venganza y esta es el odio del propio pasado. Que el tiempo no pueda caminar hacia atrás es el gran agravio dice Zaratustra: aquello que fue es la gran señal que la voluntad no puede mover.

El gran campo de la edición internáutica en el que tantos estamos esperanzados como la sede gráfica de una nueva conciencia universal: la ciberconsciencia, deja atrás los tiempos en los que la gente debía exiliarse por motivos de sus elaboraciones non gratas a los poderes constituidos. Marx fue a París, huido de Alemania porque fue perseguido por sus ideas. En Paris contactó con Friedrich Engels también huido. La historia del pensamiento humano es un proceso continuo de desplazamientos y movimientos no elegidos determinados por las circunstancias. Otros prefirieron no continuar huyendo como el suicida W. Benjamin que puso fin a sus días en Port Bou.

Aunque no se puede afirmar que internet esté consolidado totalmente como la gran democracia electrónica a escala internacional (hay países como China que persiguen a sus autores por supuestos delitos de opinión y otros países que no permiten las conexiones a la gran telaraña de los datos) es la alta tecnología por la que podemos y debemos apostar todos quienes confiemos en el potencial del ser humano para ser algo más brillante y mas humano de lo que viene siendo.

Este gran libro no se escribe sin errores y sin la necesidad permanente de la corrección y la readaptación de los datos (noticias e impresiones de los actos de vida y los acontecimientos de los países y de las gentes). Desde la colaboración tácita individual de cada cual con su crónica no hay siempre una suficiente visión de conjunto. Un nuevo tipo de síntoma se ha generado junto a las dinámicas creativas: el de esperar ser leído y no leer.

Cabe esperar que la instrumentación de las webs y del conjunto de las plataformas digitales irá permitiendo interconectar blogs en sus puntos temáticos y no solo como promociones recíprocas. Eso hará de internet el gran instrumento auxiliar para la vida intelectual y la vida práctica, en particular cuando cada persona, viajero, ejecutivo, escritor, lector o polemista pueda consultar y contrastar cualquier cosas desde su terminal portátil.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: