FLUENCIA TRANSCULTURAL

Revivencias del dolor.

 

Se suele decir que no hay mal que mil años dure  y que se sabe más por la experiencia de viejo que de diablo. La fraseología popular encierra una cultura de fondo admirable aunque no precisa en qué contextos se aplican con total certeza sus aforismos. En realidad el tiempo en sí mismo  no es un factor de cura de nada, es tan sólo el indicador que cuenta el avance de un proceso cuya responsabilidad está en otra parte del organismo, en el propio cuerpo o en la mente. Por lo que hace a la experiencia, ésta sí es la fuente de conocimiento y por lo tanto el antídoto definitivo a cualquier drama siempre y cuando el tiempo transcurrido haya servido para procesarla y aprender de ella. De no ser así, hay revivencias del dolor y reproducciones de un mismo tipo de dramas, sea cual sea el tiempo que haya pasado,si no fueron cambiados los modelos de encajamiento de los mismos en sus versiones primeras. Franz Alexander con Thomas French (1946) destacaron la revivencia emocional de aquellas problemáticas evocadas y no afrontadas en el pasado en la situación de examen analítico, lo cual era indicativo de una relación terapéutica favorecedora. El espacio clínico del análisis lo que hace es repasar situaciones  tanto las que son recordadas por inducción o hipnosis, como las que sin serlo predeterminan un mismo tipo de reacciones que antes, para establecer la conexión entre la actualidad y el pasado en la psique del sujeto y averiguar porque sigue respondiendo a unos mismos factores con unas mismas respuestas, cuando debería darse  la opción de dar respuestas más sabias de haber vivido procesos de autoenseñanza suficientes en el campo de conflicto. Revivir el dolor no es deseable para nadie y sucede cuando sus vivencias previas no fueron resueltas en su momento por el mismo tipo de información o tema que vuelve a disparar una situación emocional lesiva. El dolor revivido reaparece una y otra vez mientras no sea reciclado y transformado en experiencia útil para que uno pueda vivir en paz consigo mismo tras madurar el duelo de sus pérdidas, de todas sus pérdidas y crisis, sean las que sean.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: