FLUENCIA TRANSCULTURAL

Del problema a la solución.

Del problema a la solución. Lo que va de aquí y ahora a las soluciones de mañana y en todas partes. JesRICART ¿qué es lo que nos separa de un mundo mejor? no paramos de preguntarnos. ¿Es que no tenemos los medios, no existe la voluntad, no hay personas creativas, no existe la inteligencia? Tenemos todo eso y lo tenemos en abundancia, lo tenemos a pesar de tener facgtores en contra (la alienación y la estulticia estan demasiado extendidas) Los recursos materiales existen, el planeta todavia sigue girando y la humanidad sigue disfrutando de él (aunque no falte la gente que lo estropea todo lo que puede), hay bibliotecas enteras de análisis y discurso intelectivo que han propuesto soluciones a lo largo de los siglos y que han contribuido a la conciencia general; hay enormes espacios que se pueden habitar todavía  y otros que necesitan urgentemente ser descongestionados. ¿por qué tanto caos, despìlfarro, agravios, miserias de unos y enriquecimiento de otros? ¿Por qué esa tendencia sistemática al sometimiento de los más débiles y la persecución y represión de los disidentes y díscolos? Los factores antagonbistas principales de la historia humana no han variado a través de los siglos. Se nos ha hecho creer que cada modelo social superaba al anterior pero eso es una mera mentira disfrazada con unos cuantos datos antropológicos de relleno para sacarse de la chistera conejos que no existen. Los más crédulos piensan que el siglo XX,el del gran desarrollo de todo que concentró en cien años avances tecno que no se hicieron en los 3000 anterior, iba a proporcionar los medios para una sociedad ideal. En lugar de eso, ha sido el siglo que ha enseñado la mayor capacidad autodestructiva del ser humano de si mismo. El principal derrotado han sido sus valores y sus ideales. Las cosas se han esropeado hasta el punto de confundir la legislación con lo correcto y la expulsión de la gente de sus techos y sus trabajos como la ley de vida. Seconfunde la lógica perversa del sistema de lacodicia con ley de vida. No hay mas ley de vida que a existencia en torno a un patrón de autenticidad y de reparto empático y solidario de los bienes y recursos. ¿Por qué al ser humano le cuestra tanto tratar a otro ser humano como su hermano si ambos son hijos de la misma naturaleza? ¿Por qué a menudo siente más simpatia con seres vivos de otras especies o se ocupa mas de ellos (tanto de las plantas como de los animales domésticos) que de sus vecinos? Son muchas las cosas a cambiar para poder hablar de un verdadero cambio humano. No hay ni habrá cambio del sistema social sin un cambio de la psique humana. No se alumbrará un nuevo mundo sin que las mentes humanas no tengan mayores luces.Eso no será al revés, aunque evidentemente habrá que darles un empujoncito a los rezagados y desde criterios un tanto directivos (la palabra es impositivos) desde una nueva maquinatira organizativa de lo social habrá que pautar formas de conducta de respeto básico de las gentes con las gentes. A lo largo de los tiempos han sido estados unicéntricos quienes han impuesto nuevos hábitos. No haré elogios de Pedro el Grande pero como zar tuvo que decirle/imponerle a sus conciudadanos que no escupieran en el suelo o que se asearan, claro que eso de cortar las prodigiosas barbas rusas cambió la estética de todo un país (algo en lo que los barbudos no podríamos estar de acuerdo)pero al mismo tiempo preservó la salud pública de escondrijos para una fauna microorganismica poco remondeable.

Las velocidades mentales son distintas como lo son las físicas y las valorativas.las gentes tenemos distintos cuadros de necesidades y si no encontramos una fórmula de tolerancia pacífica de todas ellas las probabilidades para la coexistencia universal decrecen de año en año.  La solución, sin embargo, a toda clase de problemas existe desde tiempos lejanos, se llama amor. No hay una estrategia ni un programa revolucionario que pueda superar ese concepto en la máxima radicalidad que contiene.El amor lleva incluido todo lo demás: la justicia relacionaria, el respeto, la libertad de permitir maneras de ser diferentes, el acceso a los lugares, a los recursos y al poder. Ese es un amor cuya definición es de corte clásico que evidentemente n otiene nada que ver con el amor al uso manejado por sectas religiosas o por parejas carcelarias. No hay ningun otro slogan que haya podido ser enarbolado como el de ese concepto. Amar significa librarnos los unos a los otros de controles, expolios y explotaciones, tambien quedar fuera de rabias y odios. Las luchas por la justicia social distan mucho de ser movimientos humanistico-amorosos ya que pasan por donde, por otra parte, no pueden dejar de pasar: por la venganza. Llevar ante los tribunales (en si mismos no tan competentes aunque vengan haciendo fallos a favor de clientes desfraudados por sus banqueros) a delincuentes económicos no deja de ser una expresión de la venganza ciudadana. Quienes mas dinero tienen también se pelean entre ellos para quedarse con la mayor parte de la tajada.

Para que de los futuros posibles no participemos en la construcción de uno que  sean una repetición -o peor aún, una degradación-de los presentes atestiguados y de los pasados conocidos toca valorar criticamente cada fragmento de lucha, cada unidad de acción, cada actitud reinvindicativa. El movimiento contra los deshaucios por legítimo que sea no deja de ser un movimiento de consolidación de la propiedad privada, uno de los baluartes del sistema contra el que nos hemso levantado. En el capítulos de la soluciones frente a uso de los recursos (las casas y alojamientos entre ellos) el objetivoestratégico no es el de contri buir al patrimonio privado de la ciudadania que se ha endeudado por obtenerlo  sino el reacondicionamiento de una sociedad de usuarios y posesionarios de espacios sin tener que tener la titularidad en  propiedad de ellos. La nueva economia que se avecina va a necesitar reposicionar a gente con disposicion de tiempo libre para trabajar para trasladarse a zonas de mayor potencia que las mas deprimidas, la propiedad particular en estas hará de lastre para desplazarse a aquellas. La capacidad de desplazamiento está muy determinada por flexibilizar el principio de libertad  según el cual se liquide con ese atrasado concepto maniaco obsesivo de echar raíces. ¿quiere decir eso que no hay que luchar contra los deshaucios? Por supuesto que sí que hay que apoyarlos pero no de una manera incondicional ni desligada a la reflexión autocrítica de su significado. Ayudar a que la gente tenga su propiedad en un país no libra a otras partes depauperadas del mundo a que sigan estando viviendo en chozas de barro (¿alguien puede demostrar que vivir en un piso en Manhattan sea cualitativamente mejor que vivir en una chiza en el Sahel?

Una solucion unica para todos en todas partes no existe pero sí tenemos ese criterio o principio fundamental mágico que puede hacer que exista. En cuanto la gente deje de hacer del amor una cuestion de intimidad particular para convertirlo en su bandera ideológica todo lo demás vendrá rodado. Ni siquiera una nueva legislación y una nueva constitución magna evitaran los problemas interrelacionarios entre humanos y en particular lo que se refiere a posesión de los empleos, del capital y de los medios de producción sino la nyueva psique humana no se basa en el amor compartido, en la deferencia mutua y en la capacidad de comunicación de los sentimientos personales: 3 bastiones sin los cuales hablar de revolución será estar haciendo demagogia.

La contención de furias populares despues de muchos agravios reci bidos por estados autocráticos y por planes econbomicos desorganizados cuando estalla tiende a extender la rabia de una manera irracional. La irracionalidad no es una buena aliada para nadie y mucho menos para planificar un futuro. La cultura de la violencia está demasiado extendida como para funcionar mentalmente con un registro pacifista, sinérgico y cooperante. Nuestro linaje histórico es el de la violencia armada en distintos planos y ciertamente no han faltado razones objetivas para una parte de ella pero en cuanto alguien decide arrebatar por la fuerza lo que le pertenece a otro es todo el mundo el que está perdiendo la oportunidad mágica de la felicidad social compartida. Horia que recrea la vida en el exilio de Ovidio refiere a Sedida la cual cuestionandole la gloria del imperio romano le dice que un pueblo que respeta sus leyes y que no tiene hambre no deberia tener necesidad de guerrear con otros pueblos y que en todo caso no convierte la guerra ni la conquista en norma de vida.[1]. Ese es el problema que la gente en general, propietaria o no de los medios de producción, empresaria o empleada, rica o pobre, deshauciada o con mucho patrimonio se ha acostumbrado a vivir en sociedad guerreando con sus semejantes. Un movimiento colectibo unitario, gremial o secotrialmente afectado por una misma clase de presiones o pérdidas, no puede olvidar jamñas que está compuesto de individuos cada uno con sus particularismos y sus ambiciones particulares. Si la lucha social no sirve para renovar las mentes de la gente aunque gane en el sengtido de recuperar bienes arrebatados la historia estará perdiendo ya que la sociedad volverá a reproducir la misma clase de sistema o uno peor ya que no habrá superado la ambición y el egoísmo como dos de sus principales lacras.



[1] Vintila HORIA Dios ha nacido en el exilio. p.123 Planeta, Barcelona 1999.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: