FLUENCIA TRANSCULTURAL

Profilaxis ante el españolismo

Profilaxis ante el españolismo.

Nos metemos (y aunque no queramos, nos meten) en una prodigiosa inmersión de vocablos para los que no hay definiciones previas consensuadas. A ver, no es que no las haya (siguen existiendo los diccionarios y sus definiciones) lo que no hay es una voluntad comunicativa de referirse a ellos por lo que son siendo que se usan unas mismas palabras atribuyéndoles significados diferentes.

 Eso permite todo tipo de manipulaciones del lenguaje y consiguiente toda clase de traducciones políticas. La demanda de independencia de todo (de los lobbys, de los tiranos, del petróleo, de terratenientes, del chocolate,  de los alimentos hechos con pesticidas, de las autopistas de pago y de un largo etcétera) en una coyuntura propagandística en que en Europa quien está en la cresta temática del independentismo es Catalunya, es jugar en la pista de las palabras con malas artes por no decir con una tentativa explicita de confusión.

Hasta ahora nadie ha definido exactamente el significado de una Catalunya independiente. Lo más aproximado es el concepto de Republica de Catalunya lo cual suena muy bien pero tendría que ser definido el tipo de estado a querer asi como el futuro de las relaciones con otros países (incluido España). Pero antes, durante y después de las decisiones políticas ya existe y seguirá existiendo una economía en marcha que supone numerosas transacciones y relaciones de mercado que es en primera y última instancia lo que configura los panoramas de la realidad.,

La discusión por una Catalunya independiente no nos libra(rá) de seguir con una lucha por un estado no centralista dentro de la misma Catalunya resultante y por la prevención de todo chauvinismo el cual es difícil que se dé dado el tradicional aperturismo  cultural de las gentes catalanas y  a sus negocios más allá de sus fronteras. No nos librará de seguir denunciando los lobbies y los dirigismos de clase y las injusticias. Una Catalunya independiente de ser posible (en mi opinión sin, como mínimo,  3 de cada 4 votantes que participaran a favor no será viable)

)  contribuiría a la historia de Europa mucho más de lo que ahora se puede prever. Sin duda reactualizaría los derechos nacionales pero tambien otro modo de entender las sinergias y cooperaciones entre estados que a la larga podrían ir a un Federalismo europeo. 

El concepto de independencia es anterior a su uso en política. Es un concepto económico y también es un concepto psicológico. La evolucion del individuo pasa y le lleva inevitablemente a su independencia. La independencia es un planteamiento de vida del otro en general y del otro inmediato en particular, también lo es de un solo espacio, de una sola realidad, de un solo cultivo o de una sola financiación. Independencia es sinónimo de libertad no solo en términos de separación de quien te domina sino también de separación de una teoría de la dependencia y de la prosternación ante quien manda. A los hijos que se van de sus casas a partir de cierta edad para ver mundo, emanciparse de sus hogares de origen y crecer como personas no les tratamos como si fueran unos segregados, casi unos apestados: nos puede doler pero es ley de vida aceptamos esto como necesario. ¿Dónde está el problema de la separación para los españoles? No hay problema salvo el económico. ¿Acaso se tienen que reducir las interacciones culturales? ¿los viajes transfronterizas? La Catalunya independiente no necesitará poner puestos fronterizos en las vías principales con España, tampoco con Francia (donde por cierto todavía hay un retén de la Guardia Civil con la pasta que cuesta mantenerlo inconsecuente con la firma del pacto del territorio Shengen). ¿Una Catalunya independiente prohibirá acaso las relaciones con los no catalanes de origen y de residencia?  Por supuesto que no, ¿obligará a sus residentes a que pasen con cum laude el aprendizaje de la historia de la nación, o a aprender catalán como condición sine qua non para continuar residiendo? El único problema de que Catalunya sea independiente lo es para España y para una visión imperialista del españolismo tradicional al que se le atribuye históricamente aun con reminiscencias actuales de lo no español. Y el problema es para España porque sus números no le cuadrarán. Por eso amenaza con lo de la perdida de las pensiones y fantasmadas parecidas o tienen a un loro (la insoportable Sánchez Camacho) que cada vez que abre la boca es para citar a Artur Mas y practicar el odio ideológico. Por cierto ¿por qué nadie demanda a esa individuo por ejercitarlo, ahora que está tipificado como delito en el código penal?

El nacionalismo catalán está de suerte y los que nacimos en Catalunya y que por décadas, es decir durante toda la vida hemos soportados las injurias españolistas también, ya que gracias a estas (lo ultimo lo de Bono haciendo comparaciones con el alzamiento nazi alemán) el catalanismo está más fortalecido que nunca, tanto que quienes no militamos ni pensamos hacerlo bajo su bandera iremos, excepcionalmente iremos, a las urnas para votar a favor de  ella. Y no porque nos creamos que una Catalunya independiente será la panacea social de entrada sino porque nos libraremos de ese tan inveterado y enmohecido factor de humillación. A partir de tener un estado independiente cualquier injuria y mentira contra nuestra nación será un conflicto diplomático que podrá acabar automáticamente en Estrasburgo.  Somos el “ellos” para tanto españolismo, pues bien, no hay nada más que decir. Si tenemos tan poco que ver distintas nacionalidades ¿para qué continuar soportando la trola de la unidad patria? Todas las patrias tienen algo de mentira, (aunque en el siglo XX nos emocionara lo de “patria o muerte”) incluida la catalana, pero mucho más la española que convinieron en formar los dominantes hace unos cuantos siglos sin contar con los distintos  pueblos que compartían toda su extensión.

Comparativamente, el nacionalismo españolista es feroz y amenazante, acude a la mentira y a la total falta de buena praxis para una buena vecindad,  contribuye a que hiervan los ánimos e incrementa el ultraje histórico que otras naciones bajo su dominio han tenido que sufrir.  La profilaxis ante el españolismo pasa por separarse de su dominio lo cual no quiere ni querrá decir cruz y raya para todo pero sí para las insolencias y los insolentes por no decir los timadores de la historia. Bono un tipo con una mentalidad más mezquina y derechista que la del PP socio de las filas del PSOE es una razón antropológica añadida porque gentes catalanas de bien que queremos vivir nuestras biografías con la mejor beatitud posible no queremos tener dentro de nuestro horizonte mediático ni cultural a tipos como él, que no son pocos. De la larga lista de razones por las cuales hay  que tomar la distancia con el españolismo y sus maneras las de carácter económico no son las primeras, lo son las de carácter sentimental. Cada vez que me siento ultrajado tengo una razón añadida a apoyar la idea de un destino histórico catalán no determinado por el español dentro de una perspectiva de recuperación federalista en la geografía europea. Por cierto, federalismo no significa igualdad de condiciones de los estados miembros dentro de una federación en cuanto poderes de decisiones para todos los temas.

Digamos de paso que el atributo de sensatez al federalismo como contraposición  a la independencia (de cuya referencia se ha hecho portavoz Pepe Navarro) es insensato al presuponer que se puede pasar de un estado centralista plurinacional como es el modelo actual de las Españas a uno federalista sin pasar previamente por estados propios independientes que pudieran decidir qué clase de federalismo habría que instaurar. Como siempre, en política se usa y abusa la implicación hasta extremos exagerados y muy anti metodológicos.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: