FLUENCIA TRANSCULTURAL

Consulta Popular

Consulta Popular. Técnica de lucha propagandística y de seguimiento estadístico de la disponibilidad social al cambio.

La mesas de consulta popular han sido/son instrumentos de lucha divulgativa para el ejercicio de la democracia directa. Las instalamos para preguntar a la población en el 2004 lo que opinaba sobre la condonación de la deuda externa de multitud de países desfavorecidos. Las instalamos para un referéndum por la autonomía nacional catalana. Las seguiremos instalando para preguntar a toda la ciudadanía para que se pronuncie ante propuestas de soluciones a los problemas que nos afectan. Los GdTrabajo para activar campañas hacia las consultas son formas orgánicas indispensables. No es tan importante la coordinación de todas las ciudades el mismo dia para hacer una consulta como que cada ciudad o demarcación vaya teniendo esta oportunidad para hacerse.

La actualidad tecnológica permite perfectamente instrumentar las maneras de las consultas permanentes para toda clase de temas. Las típicas mesas presenciales (domingos por la mañana en los centros neurálgicos de cada lugar) recogiendo firmas y respuestas vehiculan maneras  vinculantes de responsabilidad individual ya que cada opinante implica su nombre y apellidos, su número de identificación y –opcionalmente- sus datos de contacto en pliegos para ser entregados al parlamento o donde corresponda  Esos vínculos superan el grito desconexo de las manifestaciones callejeras o de las grandes concentraciones donde cada manifestante queda como un individuo diluido en la multitud. Las consultas populares pueden ser tanto de temas de ámbito estatal, así como nacional, o internacional o incluso local.

Los grupos de trabajo para consultas populares (en cada localidad debería haber uno y al menos uno por cada distrito de cada ciudad) pueden trabajar asociativamente con las distintas iniciativas que pasen por el referéndum tales como la propuesta de abrir un nuevo proceso constituyente de ruptura con la actual constitución del 1978 deslegitimada a partir de su reforma pactada por el bipartidismo en el 2011 sin pasarla por referéndum.

Es previsible la reacción rabiosa y visceral de las ideologías autoritaristas que no verán ni pueden ver con buenos ojos iniciativas de esta clase. El sistema que se vale tanto de las plusvalías de las clases trabajadores y de los más desfavorecidos no pude aceptar ninguna perspectiva en que se exprese la voluntad popular. El estado tiene mil recursos para opinar en contra de esas iniciativas. Su lectura particular de lo que es la democracia institucional lleva la interpretación al polo opuesto de lo que es la democracia real. Pues bien, la praxis de consultas populares enseña a la sociedad que hay otras formas de participación pública extensiva saltando por encima de los límites expresivos que suelen estar copados por las clacas del poder (sus adherentes) y por una determinada mediática muy sesgada.

La misión de un grupo para este planteamiento es el de pulsar la sensibilidad social para hacer el llamamiento de su creación en todas partes en torno a un tema unificado. Situado y consensuado un objetivo de consulta decenas de miles de personas voluntarias que habitualmente no participan de las reuniones militantes pueden apoyar con su presencia horaria la recogida de las opiniones ciudadanas y su recuento.

Los grupos de consulta además de hacer la función de recogida de opiniones y posturas  para un tema dado (también de recogida de propuestas ciudadanas para varios temas) de un modo presencial y visible en el espacio callejero lo puede hacer on line. A aquello que todavía se resisten hacer las instituciones[1] lo puede hacer la parte organizada de la ciudadanía para dar vías de participación directa al resto. Los grupos de consulta popular son instrumentos poderosos de autoconocimiento de la realidad subjetiva al respecto de multitud de temas a la vez que puntos de sensibilización y propaganda por temas importantes que no se pueden descuidar ni dejar en el olvido.

 

Además de la perspectiva macro organizativa de un foro Social  con su programa de actos y stands de propagandismo quiero desenterrar una propuesta de criterio: extensión de la praxis de democracia real a todos los espacios de transacciones verbales y especialmente a las convocatorias de actos culturales y cine-fórums donde tras una exposición temática hay la oportunidad de tomar el micro y hablar. Tenemos mucho que decir, nos queda mucho por escuchar.

 

 

Cuanto más circule la propuesta de un Tribunal Popular de Justicia creado totalmente al margen de la judicatura actual organizado en torno a la honestidad y a la casuística seria de imputados más crecerá el empoderamiento social y más motivos tendrán los corruptos para dejar de serlo. Hasta ahora la pantomima judicial nos ha acostumbrado a teatrillos de pasatiempos para hacer ver que juzgan para finalmente exculpar a los victimarios de nuestra sociedad.

 

 

Una auditoria en profundidad de los estados demostrará/demostraría la incapacidad gestora de los gobiernos en administrar los recursos de los países y su condición de títeres en relación a los factores de presión de las grandes fortunas y de los magnates de la economía. En el mejor de los casos que esas auditorías fueran aceptadas (ningun estado está dispuesto a la total transparencia ni publica todos sus datos) llegarían a conclusiones tales como una reorganización de la redistribución de fondos que los estados no podrían asumir porque finalmente son los empleados y subalternos del gran capital y obedecen órdenes. Las auditorias y las campañas por la transparencia como proyectos de movilización social son más significativos que como objetivos reales que puedan ser conseguidos del todo Al final de todas las sumas y restas que se puedan llegar a hacer, las fugas de capitales a paraísos fiscales y la falta de una legislación internacional explicaría porque las operaciones no cuadran. El estudio de las economías de los países no es como cerrar caja al final del dia y cubrir el pequeño agujero de una cantidad registrada pero ausente o de una cantidad sobrante por no registrada. Una auditoria de la economía de todo un país y de lo que se hace con el monto de su PIB y porque ha llegado al endeudamiento confirmaría una hipótesis de partida en la investigación: la ineptitud de los estados y de los distintos gobiernos al mando.

Después de la suma de corrupciones y desfalcos y la no recuperación del dinero, aparte de destituir a los negligentes de sus cargos ¿qué otra cosa se puede hacer? replanificar la economía, la distribución de las fuentes de trabajo, el reparto de los recursos y de los esfuerzos a hacer. Un nuevo orden social no pasa por la destrucción de los edificios del anterior sino por desocupar a sus inquilinos inadecuados para preocuparlo con otros que sepan rentabilizar espacios y recursos en la perspectiva de una sociedad de la concordia y de la paz.

 

¿De verdad que es indispensable ponerle tarifa a cualquier oferta de transacción o de servicio? ¿Por qué no construir y extender una gran maquinaria de intercambio que pase por la sinergia cooperativa? Elemental: yo hago algo por ti gratis a cambio de que tú hagas algo por mí gratis, como tú y yo no nos vamos a conocer probablemente nunca ni a tener la oportunidad de “pagarnos” favores directos contamos con una multitud de terceros (miles o cientos de miles en todo el planeta) para poder seguir pautas de compensaciones mutuas a través de toda esa gran masa. El reto fundamental al sistema capitalista es el de cambiar las reglas de juego de la sociedad, eso pasa también por cambiarlas entre nosotroas. Cada vez que usas el dinero oficial para comprar o pagar algo estás consolidando el sistema financiero y todas sus derivadas: incluidas las estafas de las que somos víctimas.

 

La libertad siempre ha tenido algo de salvaje, el hecho de que las democracias institucionales y las políticas modernas la hayan querido regular de mil maneras y la tendencia a seguirlo haciendo siga creciendo no significa que toda la amplitud de la libertad pueda ser prevista ni medida. Ser libre es tener el derecho permanente a oponerse a los límites de la propia libertad. Ser libre va más lejos que las libertades de expresión, de reunión, de protesta y de asociación, es aceptar cabalgar en un Pegaso que lo venza todo: la gravedad, la biología y el drama. El asunto aun por resolver es como tu libertad no destruya la mía y al revés. La cogestión de la libertad pasa por que las libertades sociales no impidan las individuales y pasa también por el hecho de que cada una de estas no impida las de los demás. La autorregulación sería el principio administrador de todo esto.

 

 

Con la tesis del enemigo difuso las luchas son mas consecuentes ya que se sabe que el enemigo no se limita al poderoso, al plutócrata o al estado totalitarios sino que tambien se extiende a todo aquel que hace de conformista, de cómplice o prevalece en su ignorancia. El enemigo principal tal vez sea el encargado del expolio, de la represión o del crimen financiero pero el peor enemigo es el que deja pasar el mal sin intervenir. El enemigo difuso es tu vecino, tu familia, tu amigo incluso puede ser tu compañero de reunión, de debate y de manifestación.

 

Hay una diferencia substancial entre el enunciado de que otro mundo es posible con el de que otro mundo mejor es posible. De todas las posibilidades teóricas que encierra el futuro la involución entra también dentro del realismo. Los años venideros serán mejores o peores según lo que se luche y se gane en los años en curso. No existe un paraíso garantizado como tampoco lo es un futuro alternativo mejor según las esperanzas que tenemos depositadas en él. Además del esperancismo en ese sentido son necesarios los resortes que lo creen.

 

 

La noción genérica  de alternativa viene corriendo el riesgo de ser igualada a otra que terminó por ser disoluta como la de utopía. Para que una alternativa no se  refiera a un registro utópico aplazado sine die tendrá que distinguir entre las propuestas de largo plazo para implementar en polos de fuerza unicéntrica (las de carácter estratégico) y las propuestas de carácter fragmentario y local que puedan implementarse a corto plazo (las de carácter táctico). Mientras aquellas dependen del concurso de fuerzas aún por configurar éstas dependen de fuerzas concretas y constantes que están en las actuales condiciones subjetivas de la lucha por un postcapitalismo.

 

 

Únete al planteamiento de abrir un nuevo proceso constituyente. La constitución de 1978 es obsoleta y además incumplida, ha sido manipulada y fue parida por un acuerdo entre derechas e izquierdas de espaldas a toda la sociedad. Contribuyamos a la extensión de la idea de asambleas y plataformas de discusión para una nueva constitución que sea garantista de una democracia de verdad. Propongo que cuelgues este slogan en la  luna posterior de tu coche: Necesitamos otra Constitución. Participa.

 



[1] Con alguna excepción: el parlamento vasco está instrumentando periodos de participacion on line de debate en torno a propuestas de ley, lo cual de momento es una iniciativa a valorar en positivo y lo será tanto mas cuanto mas se asegure que la participacion ciudadana on line sea leida y tenida en cuenta.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: