FLUENCIA TRANSCULTURAL

El derecho a juzgar (notas)

El derecho a juzgar. palabras:  JesRicart

El derecho a juzgar  se ha ido convirtiendo históricamente en un derecho esencial. El juicio pasa a ser una necesidad ineludible, perspectiva que sin duda cuesta asumir en especial en nuestras latitudes culturales que el predicado del “no juzgarás” sigue inconscientemente limitándonos. Lo grave no es tanto esa perspectiva como las judicaturas corruptas y los poderes judiciales no independientes de otros poderes. Mientras el grado de desarrollo humano no alcance la madurez y los individuos malversadores y criminales de todas las raleas no aprendan a auto moderarse y autoexcluirse de las fechorías a las que sean invitados o forzados seguirá siendo necesaria una fuerza externa (que adopta el concepto de ley, el formato de códigos específicos del derecho y el instrumento del veredicto) que depure a la sociedad poniéndolos fuera de  ella por el tiempo que sea necesaria. El problema teórico no es tanto el juicio en sí como el problema práctico de que sea justo, imparcial y absolutamente impecable y correcto. Para que eso sea posible los distintos actores en el juego valorativo: desde fiscales a jurados tienen que acceder no solo al máximo de información sobre el caso sino a la total información que le competa. El sujeto imputado como malfactor económico o como criminal violento queda avisado que no hay agujero de la tierra en el que pueda esconderse siendo que tarde o temprano la fuerza de la justicia lo alcanzará. Todo eso, claro está, son palabras mayores que nos colocan en un campo discursivo y de la literatura jurídica que escapa a nuestros conocimientos y a nuestra praxis ordinaria. Si los sistemas judiciales siguen cometiendo tantas imprudencias y demuestran incompetencias en los casos que juzgan es tanto por el marco laberintico de la propia ley como la incompetencia profesional. Sea como fuere desde la perspectiva popular en su condición de víctima la sociedad tiene que documentarse al detall de cada agresión de los enemigos inequívocos de ella para que al menos las verdades no queden ni silenciadas ni enterradas,

 

                                                     o

 

 

El proceso hacia una unidad estratégica, extensa, inclusiva  y heterogénea, que articule todas las fuerzas sensibles para un cambio de paradigma social es por ahora una perspectiva largoplacista aunque tal como está la situación mundial las cosas pueden precipitarse. Cada vez es mayor el número de gente que no cree en las mentiras del estado y que no soporta ver como se deteriora dia a dia el nivel de vida sin que se haga nada por rescatar los capitales evadidos y los botines reunidos por los estafadores. Un frente de lucha común, frente amplio o único, llámese como se quiera, que concentre la fuerza popular y empuje a que todo el mapa asociativo sume sus esfuerzos por una causa común  tal vez no sea una idea original pero es la única idea de la que nos podemos valer para tener un norte u objetivo por el que avanzar. El proceso de unidad es complejo y desigual, distintos niveles de iniciativas y de vanguardias comparten los escenarios de las palabras y de los actos, de los discursos y de esta nueva filosofía en el laboratorio para hacer un nuevo ser humano y una nueva sociedad.

 

                                                            o

 

 

 

Empieza a hablarse bastante de abrir un nuevo proceso constituyente, de hacerlo desde iniciativas de la base , por tanto rehacer la constitución que es aún vigente y que mucha gente ya la consideramos caduca, pero se habla poco o casi nada de propuestas de nuevos enunciados y de artículos de esa futura constitución. Propongo extender ese debate ahí donde haya pensantes y voces y aportes que quieran compartirlo. Son innumerables las ideas que tratar, algunas completamente nuevas, como la del principio de accesibilidad física universal ya que la sociedad se está viendo recargada con un sector de porcentaje creciente de distintas discapacidades motrices y sensoriales y ese  sector ha sido tradicionalmente marginado y aún lo es.

Posible enunciado de ese principio: Toda persona sea  cual sea su condición física y sensorial  no quedará  excluida por tener la movilidad reducida al acceso a todos los espacios urbanizados asi como a las arquitecturas edificadas tanto públicas como privadas.

           

                                                            o

 

Ese principio seria rector e inspirador de los códigos técnicos de accesibilidad que si bien existen entran en contradicciones curiosas de tal manera que hay nuevas edificaciones  que se ajustan a la norma y que sin embargo no son accesibles y otras reformas que sin ajustarse a la norma sí lo son. Si por encima del reglamento específico todo el mundo interioriza la lógica más elemental, que es la de garantizar la libertad de desplazamiento sin que ninguna barrera arquitectónica y urbanística la dificulte entonces desde el primer hasta el último punto de los reglamentos se deberán ajustar a ella. En 35 años de pseudodemocracia española hay cientos de miles de locales públicos en el país y millones de apartamentos que dificultan el acceso autónomo de personas a ellos por el solo hecho de que no han tenido en cuenta poner un plazo límite a escalones y trampas en los suelos.

 

o

 

Efectivamente, todos los proyectos, programas y enunciados de alternativas quedarían definitivamente asegurados con ese principio tan bonito y básico: el de apoyo o ayuda mutua. Excepcionalmente, hay quien la instrumenta y demuestra que es lo mejor que puede hacer no solo para quienes necesitan esa ayuda para satisfacer sus necesidades más perentorias sino para quienes toman esa iniciativa solidarias.  Para muchos comercios y restaurantes y tiendas de suministros, antes de malograr productos que no se van a vender la mejor opción es donarlos. Eso prestigia a la marca o a la tienda y además es una deferencia para los mismos productos. Es una iniciativa clásica pero que no se ha generalizado tanto. El sistema económico preferencia las cuotas altas productivas aun con previsiones de destrucción de un alto porcentaje de productos (incluso un cincuenta por ciento)  que reorganizarse hacia un modelo cooperativo y sinérgico.  El apoyo mutuo es desacreditado por la ideología dominante porque lo considera contrario a la dinámica ambiciosa y a sus consecuencias perversas aumentando la especulatividad. Para que el apoyo mutuo no acabe cronificando una asistencialidad y por tanto la dependencia de los que necesitan ante los que tienen, tiene que insistir en que realmente sea mutua, por tanto bidireccional. Todo el mundo puede ofrecer algo salvo en los casos extremos de total postración.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: