Mentiras de Estado

Escrito por jesusricartmorera 01-01-1970 en General. Comentarios (0)

 

Sia  le rêve du python, un film de Dani Kouyaté. Esta es la historia de una leyenda así anunciada y como tal tiene el favor de poder pertenecer a cualquier tiempo ubicada en un país africano indeterminado. Es la historia de un pueblo que, según la tradición, para aclamar la furia de un dios del mal (el dios Python) periódicamente tiene que ofrecer en sacrificio a una de las hijas más bellas. Los interpretes de tal exigencia son la casta sacerdotal que presentan periódicamente su demanda al rey (el kaya maghan) que la convierte en su propia orden. Para compensar de tal hecho a los padres de la muchacha se les va a entregar el peso de ella en oro. Ante la noticia el padre recrimina que la madre llore y que por el bien del país y para aclamar a las furias del mal toca aceptar este designio. La madre declara no estar dispuesta a renunciar a su dolor. Cuando la muchacha se entera de lo que le espera huye. La huida es  algo totalmente inaceptable para el estado puesto que hasta este momento todo el mundo  acepta con resignación seguir con la tradición del sacrificio.

Esta es la historia de un loco, el cual vive como un eremita y en sus visitas al poblado no desaprovecha ninguna oportunidad para criticar al tirano asegurando que la opresión genera miseria. Este loco se declara como “el sueño de los demás” pero es suficientemente cuerdo como para saber que su destino es imposible al sostener que  “todas las historias tienen un loco pero el loco no tiene ninguna historia”.

Esta es, en suma, la historia de un rey que se inviste de su poder pero que esta totalmente ajeno a la realidad de su pueblo. Atrapado en la telaraña de su reinado y de su trono informado y desinformado por sus consejeros: una caverna de inútiles que conspiran o cambian de criterio según las circunstancias.  Es la historia del jefe de milicia amargado por sus propias contradicciones que alcanzó este cargo como compensación por su propia hija sacrificada en otro tiempo. Este hombre tiene que decidir entre lso intereses del estado y los intereses de la familia ya que Sia, la chica elegida para el sacrificio, está comprometida con su sobrino, que esta en el frente de alguna guerra Este vuelve para rescatar a su amada y es utilizado por su tio para acabar con el contubernio sacerdotal y de paso vengarse del rey derrocándolo. Nunca hubo tal dios del mal sino esta casta que utiliza la tradición para perpetuar la sociedad en el miedo y a ella en una condición de privilegio Del sacrifico se ocupan los sacerdotes tras violar a las chicas vírgenes. Una vez muertos los sacerdotes el nuevo héroe es elevado como el nuevo kaya maghan. Sia ha quedado trastornada con toda la experiencia y no responde a los agasajos como nueva reina. No quiere formar parte de la comedia puesto que el nuevo séquito de poder no esta dispuesto a decir lo que ha acontecido realmente. El loco es alguien intocable por expresa orden del jefe de la milicia por considerar que es mejor tener un loco vivo que un mártir muerto hasta que manda matarlo para rebelar al pueblo contra el tirano. Con la proclamación del nuevo kaya maghan siempre hay alguien que no ve clara la historia que se aguanta por alfileres y su crítica es acallada por la gente dispuesta a aclamar el nuevo titulo de poder sin cambiar para nada el viejo orden. Sia no acepta el juego y abandona la tribu. La última escena es ella de loca verborrágica en una avenida principal de una ciudad moderna africana cantando el mismo eslogan que el otro loco asesinado, el cual por cierto fue el que le dio refugio durante su huída. El encuentro con la verdad es doloroso: la verdad es cuando se averigua como se construyen las mentiras. El jefe de milicia es el político que tiene una mayor visión panorámica de los acontecimientos, estando muy por encima del rey depuesto y del héroe para rey, su sobrino. No duda en mandar asesinar a los eslabones intermedio de sus propias tropas para que la verdad no pueda ser dicha. Sabe que  cuando se mata a los dioses hay que rehacer al mundo” pero no desprende de eso la conclusión de reorganizarlo mejor sino de reorganizarlo con distintos personajes siguiendo la fidelidad del error.

No hay estado que no construya mentiras o mas exactamente que no viva de sus mentiras. Lo más alarmante no que las digan y reproduzcan sino que indignantemente  los pueblos se las sigan creyendo y los sigan excusando en construirlas.