FLUENCIA TRANSCULTURAL

El triángulo Amoroso.

Escrito por jesusricartmorera 07-06-2007 en General. Comentarios (0)

 

Parece que la vida siempre circula con un otro especial que hace de binomio, de pareja, de mamá, de aliado, de objetivo o de sostén y que completa una asociación. Un matrimonio no es más que una sociedad limitada. Una empresa de dos que no admite más socios. Antes de eso, desde que se nace hasta que se muere, hay una predilección por ese otro en singular. La tríada que es la constituida por el padre la madre y el hijo, viene a constituir un panorama para evolucionar para quien hace de hijo. No siempre resulta resolutiva la tríada y es una fuente de conflictos que ya graban la infancia. En el futuro la idea de una tercera presencia en una historia de dos, es sentida como intrusa y potencialmente problemática. El principio de rivalidad queda constituido en la díada como un cierre que desea ser protegido contra toda posible interferencia por  las dos personalidades que la constituyen.

Amigas de una noche” de Ariadna Lúpulos es un recorrido que va desde algo tan esporádico o impensado como la aceptación de una compañía erótica imprevista de una noche y un fin de semana a un cambio drástico de los valores de vida.  La particularidad del  encuentro sexual  es que además significa la entrada en un tipo de sexualidad distinta: la homosexual. Brenda, en un ataque de soledad acepta las sugestiones de Susan, una prostituta profesional, capaz de llevarla a  una dimensión del placer que le había sido desconocida. Lo que comienza con unos besos y un orgasmo acaba trastocando completamente la vida de aquella y después de la su marido July que acaba admitiendo  la  bisexualidad de ella  y compartir su vida con las dos. Ambas mujeres aliadas, acaban instaurando una triada, como la simbiosis perfecta para el amor compartido y para el goce. La historia pues no acaba con un episodio de sexo y pasión sino que empieza justamente cuando la actividad placentera no es más que una parte de la actividad convivencial. Es un encuentro entre la  sensación corporal y la represión de la inteligencia, ente los impulsos primarios y  la teoría de las conveniencias, entre la amoralidad y  la ética civil, entre lo prohibido y lo permisivo. Susan es la trasgresión continua mientras que Brenda representa la apertura al descubrimiento y July la cautela ante cada paso nuevo.

Como trío impar siempre hay una mayoría para lo que sea y fácilmente dos pueden ser aliados contra el tercero, pero esa historia muestra y demuestra como la constitución de los dos siempre es variable, puesto que  la fijación de su permanencia sería la muerte del triángulo. Susan, maestra en sexo que está  por encima de odios pasionales, es el hilo conductor de cada avance, de cada cambio de acto y escena. Pero el protagonismo está centrado en Brenda que es quien narra lo que va pasando y como lo va experimentando. Una vez estrenada y entrenada en su condición lesbiana se siente reencontrada y feliz, en particular cuando no tiene porque renunciar a su  compañero. Pero no se trata de un descubrimiento banal sino de un reconocimiento completo de ser una nueva clase de persona. Brenda es el protagonista que va desde la perplejidad a la sabiduría y para ello solo se conecta en clave de apertura. Ésta es su lección y la enseñanza que desea transmitir. July sigue los acontecimientos y posiblemente en  apariencia es quien saca mayor partido de la nueva situación en tanto que es un hombre que tiene dos mujeres para él cada día. La imagen idílica pues que viene determinada por la fantasía masculina. Pero aún complacido en ese papel de una para dos, no es quienes progresan más con su nueva vida privada, en particular cuando sus resistencias a la bisexualidad  son notorias. Susan por su parte  legitima su elección de vida, la de prostituta profesional y consigue que sus amantes de esta historia se la respeten, dejando que sea por su propio proceso  que se vaya librando de exclientes. De hecho Susan es la que proporciona más medios para su historia privada y esa historia es su gran creación. Por iniciativa de Brenda o July jamás se habría dado. A lo sumo habrían existido encuentros ocasionales entre los tres para juegos de cama, pero no una verdadera historia de amor compartida a tres bandas. Susan que sabe más que ellos dos y que no tiene parapetos para decir las cosas, propone más gente. Más complicaciones realidad la tétrada convivencial de dos hombres y dos mujeres supera a la tríada, puesto que permitiría todas las combinaciones base posibles y completar la bisexualidad masculina para la que July presenta  un cierto temor. Susan piensa que lo ideal para la vida privada es vivir en comunidad con suficiente gente para hacer todas las pruebas de vida posibles, sin embargo no sabe de ninguna experiencia al respecto suficientemente satisfactoria y su idea de vida privada es la de tener un grupo de amor con suficiente éxito e irlo aumentando gradualmente. La historia queda limitada a la aventura de los tres, aunque  queda apuntada la otra perspectiva de una cuantificación.De hecho las fiestas colectivas de sexo vienen a suplir con invitados puntuales lo que le gustaría tener de un modo permanente en casa . La cuantificación también es planteada por descendencia, y aunque ninguna de las dos mujeres ha gestado nunca, Brenda todavía está en edad de quedar embarazada. Una de las ilusiones latentes de ésta y declarada en Susan es la de tener un hijo y dejar  una continuidad. Susan, que es la perversión encarnada, piensa en el incesto como en la relación erótica más completa que se pueda tener en la vida. De hecho todo acto copular, quiere creerse, revive un viejo deseo incumplido: el de hacer el amor con el padre o la madre ausentes. La historia es tan increíble para sus protagonistas como para sus lectores y puesto que no es fácil pasar desapercibido una realidad intrínseca de este tipo, algunos problemas añadidos por la mirada indiscreta de los ajenos, vienen a complicar en algo su realidad. Lo cual, tampoco  hace fracasar su vida privada.

Lo que en un principio es aceptado como un ensayo de triángulo acaba constituyéndose como algo permanente. Su intimidad es una elaboración permanente con preguntas y más preguntas y algunas respuestas, pero sin prohibirse nunca continuar con su investigación práctica como tres que están en lo mismo. Las dudas no son un desaliento sino un motivo para repasar cada parte de la conducta que integran y se van dejando llevar por un paraíso hecho a su medida.

Dada la sociedad existente deben omitir bastante acerca de sí mismos, en particular ante los sectores profesionales del matrimonio; pero con Susan, que les permite el acceso a otro mundo de libertades, conocen sus amistades del mundo gay y lésbico, donde Brenda experimenta placer en la comunicación y donde se siente socialmente aceptada, mientras que en otros ámbitos se siente socialmente silenciada, puesto que es impensable  mantener un discurso de transparencia acerca de lo que hace. Su contradicción entre su vida privada y profesional es más complicada que la de July. Ella, en tanto que psicoterapeuta,  da pautas de conducta en función de los admisibles de cada caso que trata, mientras que su propia conducta no entraría en la cabeza de sus pacientes y él apela una y otra vez a los articulados de los códigos para hablar de lo lícito y lo ilícito en una sociedad en que la mayoría reprocharía su  vida privada. En el fondo los dos saben que lo que hacen es admirado en secreto y deseado fantasiosamente por los amigos más íntimos a quienes se han atrevido a confesarles su  triángulo amoroso. Evidentemente no lo han dicho todo y para esos amigos pasaron de presentar a Susan como una conocida lejana, hasta su condición real de conviviente y amante de los dos, pasando por subterfugios como que era su doméstica. Dijeron suficiente de ella aunque no todo, porque incluso sus amigos más comprensivos, ilustrados por las revoluciones de las flores y de los claveles en sus épocas juveniles, no admitirían toda la verdad del asunto.

El triángulo entre una prostituta, una psicóloga lesbiana y un profesional liberal, no queda constituido como una historia de pasión momentánea que termina con los clásicos atropellos por celos y paranoias y violencias añadidas, sino que continúa como una relación aposentada y serena, donde cada uno acepta y quiere a los otros dos y se aloja dentro de esta realidad como algo que puede durar siempre. 

 

El rol masculino de Ellas.

Escrito por jesusricartmorera 07-06-2007 en General. Comentarios (0)

 

El rol masculino atraviesa una de sus épocas más duras. Paga las consecuencias de las actitudes machistas y mezquinas que los hombres han venido ocupando durante siglos en las relaciones de sociedad y, especialmente, en las relaciones con sus compañeras de especie. Está recibiendo todas las bofetadas simbólicas  como contraprestación por todas las que diera en forma de gritos, prepotencia, falicismo y también físicas. El hombre de hoy  está sujeto a la ley kármica, no necesariamente esotérica, recibiendo las afrentas que en su momento diera como padre, como marido, como hermano e incluso como hijo a las mujeres con las que se relacionara.  El hombre ha sido quien ha detentado la condición física del poder y la jefatura de familia a través de los tiempos y de las culturas. Esto está tan consensuado que nadie trata de averiguar las excepciones a esa afirmación.  Un día u otro, el hombre tenía que ser colocado en su lugar, desvestirlo de su machismo y tratarlo de tú a tú. La fuerza de la razón debía, tarde o temprano, de retirarlo de sus puestos primeros y de su intocabilidad privilegiada.

 Las mujeres organizadas con la sociedad capitalista en alza han conseguido ir neutralizando las furias del  varón contra la liberalidad fémina. Todavía hay resistencias a ese proceso, que las podemos hallar tanto en el panorama internacional y en los grandes escenarios superestructurales[1] como en pueblos minúsculos[2].

Los jornadismos de los  8 de marzo de cada año recuerdan las injusticias que se siguen cometiendo por razones de condición sexual. Ser hombre o ser mujer comporta cargar con las secuelas del grupo sexual de pertenencia. Hay mujeres que son consideradas inferiores por el hecho de haber nacido como tales y de hecho hay hombres que no son perdonados por serlo. Todavía son elocuentes las situaciones en las que antes de cruzar palabras con una mujer ésta ya se parapeta de él.  Esa visceralidad latente sigue siendo preocupante y el tema hombres-mujeres está siendo, en las dos últimas décadas, el gran tema de relación, más que el de padres-hijos, estudiantes-profesores, hermanos-hermanos u empleados-contratistas que estuvieron más de moda en décadas anteriores. El tema estrella de la llamada violencia de género pero que se sobreentiende que es la de la violencia masculina contra sus parejas femeninas está siendo estudiada desde distintas sensibilidades y resonancias públicas.

Aparentemente hay cosas cambiadas al respecto. La legislación ha avanzado de tal manera que no tiene retorno hacía atrás. El ultraje a la condición femenina es punible y el proceso de igualación social es imparable.

Algunas observaciones constatables: Cuando un grupo que aún no se conoce demasiado se va a pasar un fin de semana a una casa de campo, la distribución de las habitaciones o de las camas hará coincidir mujeres de un lado y hombres de otro, cuando un grupo heterosexual ocupa una aula o una platea su distribución por los puestos suele agrupar más las mujeres  en unas zonas y los hombres en otras, también sucede en una mesa de comida. Aún ahora las diferencias anatómicas acompañan unas diferencias sutiles de psiquismos mucho más complejas.

Sin duda los hombres están, estamos, pagando por nuestra condición y lo hacemos todos por nuestra condición física histórica y nuestro rol de dominio (tanto los que los ejercieron como quienes no los ejercimos nunca ni quisimos ejercerlo), terriblemente injusto en demasiadas ocasiones y definitivamente imperdonable. Hasta los machistas más obtusos saben que sus gestos y frases no tienen salida  y su  manera de pensar es caduca  y han de cambiar de tácticas si quieren comerse un rosco. Pero inevitablemente un hombre es un hombre y todas las  ideas grabadas que siguen dejando huella en su cerebro le impide tratar por un igual a las mujeres cuando es fruto de una manipulación educativa que lo coloca como rey de su especie. Por su parte las mujeres  tampoco  se tratan por  igual entre ellas  que con  ellos. Una mujer tiende antes a entablar conversación, a saludar o a depositar confidencias con otra mujer que con el hombre que esté a su lado. Cuando ambos le sean desconocidos.

Un hombre es fuerte, no llora, no se comunica tanto, se ocupa  de todos los problemas que piden fuerza o gestiones. Antes era el semental que tenia hijos en la familia y fuera de ella. Ahora sigue siendo el semental ideológico que se obliga a sí mismo a fertilizar a las mujeres con sus ideas, a  organizarles la vida, a pagarles las invitaciones, a no pasarles factura por nada. Éstas, con todo su feminismo a menudo aceptan el rol pasivo de ser seducidas, invitadas, pagadas, conquistadas. Las mujeres siguen dejando caer el pañuelo mientras mueven sus culos para elegir a su conquistador. Su iniciativa acaba allí, la  de ellos tiene que cargar con la mayor parte del cortejo aunque quien tenga la última palabra sea la astucia femenina. No se trata de una iniciativa falta de imaginación o recursos intelectuales sino deliberadamente moderada e inteligentemente estratégica. La seductora crea las condiciones propicias para la escena pero deja indirectamente el peso del argumento al hombre que va tras ella. La mujer corresponde a la mirada invitatoria con una mínima dosis de correspondencia y picardía. La justa cantidad para no pasar por provocadora pero la suficiente para no perder la oportunidad del juego de roles inminente que se le ofrece: ella como sujeto divino dispuesto a dejarse querer, él como caballero andante dispuesto a demostrar su valor (ahora diremos sus créditos, su charme, su estatus, su inteligencia)

Pero la condición masculina es dura de llevar, y la psique del varón empieza a permitirse su vulnerabilidad. Cada día hay mas parejas en las que el hombre hace de ella y ella de él, en los términos clásicos. La una lleva el dinero a casa y el otro se queda en la logística. La una va a los bancos, se ocupa de las gestiones telefónicas o de dirigir la empresa y el otro se ocupa de regar las plantas del jardín, preparar la comida o salir de paseo a estirar las piernas. Siempre se dijo lo de que había mujeres que llevaban los pantalones y eran las que mandaban. También se dijo que detrás de un  hombre grande para la historia hubo una gran mujer detrás que le dio soporte. No es de ahora que la mujer tiene coraje y enseña sus armas de dirigente para una sociedad que está en renovación. Sabemos del feminismo que para irse posicionando en la sociedad y dentro del movimiento social de renovación no ha desestimado plagiar roles masculinos o arrebatar roles de hombre que tal vez ya le sobraban a la condición masculina. Si bien ser mujer o nacer mujer traía parejo una serie de marcas (sigue sucediendo) predeterminativas para el tipo de vida que le esperaba; ser hombre no era más divertido por mucho que algún punto de vista femenino o feminista haya hecho coincidir el rol de hombre con el de explotador. De acuerdo, las mujeres han tenido que sufrir culturalmente el sometimiento a una duplicación de amos: el patrón de su empresa y el marido en casa. Los hombres ahora tienen que sufrir en otros registros, especialmente los que no están al día del cambio de paradigma y del cambio de su rol.

Mientras la división hombre-mujeres sea la coartada para no entrar en el análisis psicológico de sus roles y la evaluación individuo a individuo pesará más el pre-juicio de lo que se supone que es o debe de ser cada cual que no el análisis de lo que realmente es. El reemplazado de cargos en una vastedad de áreas: en la política, en los cargos ejecutivos, en la aventura, en la empresa, va acompañado con un desplazamiento del rol masculino antes exclusivo de los varones a la psique femenina. Posiblemente ese anuncio ya estaba hecho desde los tiempos en que las mujeres se libraban de las faldas y se ponían los pantalones, ahora se constata plenamente.

El amor y la sensibilidad no son predominantes en un género o al menos eso no está demostrado científicamente. Lo que sí se da son variaciones expresivas del amor y la entrega. Robin Norwood, psicoterapeuta que trata la neurosis amorosa autora de Las mujeres que  aman demasiado admitiría que también hay hombres que aman demasiado y que en sus demasías hay coartadas instintivas para exigir al otro más de lo que puede y debe dar y de, en cierta manera, condenarlo a un papel de reo sentimental que no se merece.



[1] como en Irak donde sólo va a permitir  que una cuarta parte de sus parlamentarios sean mujeres frente a un 75% de representación masculina;

[2] como Alloza del Teruel profundo con monumento a los caídos aún  vigente  donde aún puede verse la pintada de Feministas no  en la calle mayor , sin que nadie se ocupe de borrarla. 

L´educació ideal.

Escrito por jesusricartmorera 05-06-2007 en General. Comentarios (0)

 L´educació pssible i l´educació ideal.

L´educació  no  es limita a l´àmbit pedagògic i als instruments funcionals en els espais aixecats expressament per educar. S´extèn a tots els recursos dels que disposa una població pel mimetisme d´uns valors i la reproducció d´un comportament. Atés que una societat donada conté actuacions complexes que poden ser mutuament contràries, la pedagogia s´ocupa d´aquelles activitats que siguin formatives de la manera més efectiva possible en contra de la deslegitimació d´aquelles altres que resultin perjudicials pel creixement humanístic dels seus membres. La pedagogia com art de difusió del coneixement proposa pautes per conseguir fites i resultats evaluables en el progrés de l´adquisició de tècniques i fonamentacions amb les que fer front a les demandes existencials. Educar no es limita a una sola pretensió sino a l´abordatge d´un panorama amb registres diversos d´adquisicions. Fabricio Caivano sostè que per educar és imprecindible un horitzó relacionant vàries situacions: la d´un  mirall trencat en el nucli familiar en la fràgil geometria d´afectes i conflictes, la del professor desuatoritzat el prestigi clàssic del qual es veu esmerçat per altres fonts de saber amb les que li toca competir dia a dia. Conseqüentment, proposa un sistema educatiu modern, substentat en un ús creatiu i raonable de les noves tecnologies, no discriminatori i capaç de revitalitzar la rica tradició de l´escola pública, democràtica i laica.

Per educar no sols calen escoles sinó missatges dominants a tots els àmbits vivencials. La idea de l´aula al col.legi com espai principal del saber ha perdut pistonada. Els espais oberts, els carrers, els seus rètols, els seus signes i tot el conjunt d´icones visualitzades són factors educatius o pel contrari deseducatius ; són sempre factors influients.  És fácil pensar que els residents d´epais asèptics tindran la tendencia  a reproduir els esquemes espacials en els quals s´han acostumat a viure i els d´espais bruts i tensos seguirán la pauta a fer el contrari. Això mateix passa amb els valors i les pautes conductuals. Andrew Payne amb  Tom Taylor descriuen un públic el  predicat essencial del qual és la violencia. Aquesta s´ha convertit en el llast principal que atrafega els processos educatius i enlenteix l´adquisició de coneixement i la presa de consciència. El profesor esdevé unvoluntarista que se sent predicar conceptes sovint en terrenys erms.

El món escolar no és un món diferent del món general del que forma part. Els estudiants de Primària veuen combinades les fonts de dades que els hi proporciona l´escola amb altres fonts d´enunciats que els bombardejen continuament. De fet, en el matexi àmbit escolar es pot parlar de registres lingüístics diferents: el de les classes propiament dites i el de pati o el de moment d´esbarjo.

Sembla que l´educació és una proposta que s´ha de batre amb altres per col.locar la major quantitat de coneixement útil i d´hàbits en els caps dels alumnes, tot sabent que en tota societat el que acaba predominant és  la ideologia dominant i que en el carrer el que pre val és la cultura popular.  Per Stuart Hall la cultura popular s´ha convertit històricament en la forma dominant de la cultura mundial. Això explicaria que la gent passa una part considerable dels seus anys de formació a l´escola i a la universitat i després a l´acabar dona la sensació que només se´n du una petita part de tot el que ha passat per la seva mirada i escolta.

L´educació s´ha definit que és allò essencial que queda quan s´oblida tot el que s´aprés.  No hi està d´acord en Wiesel  que afirma que una educació sense record és inhumana. La memòria és indispensable per no reproduir errors passats i comportaments obsolets de generacions anteriors. Un subjecte és les dades de recurrència que li proporciona la seva memòria per fer-lo continuar sent el que és cosa que el fa reconeixer la seva identitat. Les objecions contra els exercicis de la memoria rutinària i les cantarelles per grabar informació de resultats al cervell ha tingut per contrapartida deixar el coneixement al intrumentari recursiu d´aprendre les maneres per aprendre.

L´educació des del punt de vista dels valors és un aprenentatge ètic i per tant la propaganda a favor d´unes pràctiques de relació humana en contra d´altres considerades com denigrants i negatives.Per damunt del saber bancari i els dominis teconólogics en com portar a terme avantprojectes el més esencial delsbaer és l´aprenentatge del viure i la manera de fer-ho èticament. Fernando  Bárcena, parla del tema central:ética. .el aprendizaje ético de la existencia. La atención a la experiencia vivida.Una nova pedagogía deixaria sempre temps per lasocialització de la intimitat, per les rodes de reflexions i confidencies sobre el viure, en definitiva, per una alternativa a l´aprenentatge de l´esser.No es pot parlar d´una nova educació per molts plansde reformes que esfacinquan en els nostres carrers veiem en les hores puntes dels horaris escolars,els púbers i nens que fan de burros de càrrega de les seves motxilles perque no les poden confiar a deixar-les en els establiments d´enyament, o que els pares que els acompanyen fan embussos als carrers per n otenir la deferencia d´estacionar correctament als seuscotxes. El centre escolar comportadobelsmissatges: el que es diu a les aules i el que es veufer. Cada acte es també portador de missatges que poden contravenir els que es diuen intel.lectualement adreçats als caps i a l´atenció dels alumnes.

L´educació ideal es la de formar als marrecs en persones. El centre educatiu mai les podrà completar com a tals doncs és l´escola de l´experiencia la que li toca fer això, que és tant com dir que dependráde la voluntat de realització de cada individu si serà en e lfutur una persona o una no-persona.El que pot donar l´espai pedagogic és un criterium de classificacions, una metodología per ordenar les informacions. Erwin Schrödinger[1], diu que l´ordre sols és pot consruir sobre l´ordre i en quant al procès d´adquisció del saber, la manera lógica i eficaç d´adquirir un nou coneixement és basant-lo en un altre anterior. Fer funcionar aquest esquema és mes trascendental que no l´obligatorietat de la presencia escolar o dels hàbits d´obediència. Prioritzar la relació amb l´educació porta a dissenyar recursos complementaris o inclús alternatius i marginals al sistema tradicional de l´ensenyament. El moviment d´aprenentage sense escola o sense institució que la reguli si bé no es una alternativa potent és un dindicador de que hi ha un segment social no disposat a sacrificar les ments dels seus fills a mans de professionals de l´educació amb poques garanties. Sovint s´observa en els centres escolars la projecció en els nens i nenes de les neurosis dels adults que hi són al càrrec. No hi ha manera de fer fora del seu càrrec a professors que transmeten paranoies i obsessions d´acord als seus quadros psico-mentals diagonosticats. A un cirurgià amb les mans brutes o amb perillde conagiar no se´l deixa exercir, en canvi a un professor o professora  que no segueixen una pauta racionalista i respectuosa, sí. Com és posible?

Els pares d´actualitat son més ´crítics pelque fa a la qualitat d´ensenyament. Els que tenen tempss´organitzen en grups per fer sortides i compartir espais lúdic-culturals pels seus nanos. Predomina el recurs a l´escola i des de ben dora a l´escola bressol, com lloc de control que cumpleix unafuncion seguritzant tant per les criatures com pels pares que se´n poden anar tranquils a fer les seves feines. Condebir l´educació ideal pasaría per una reorganització del temps de dedicació als nens perles seves families i això trastocaria considerablement el mateix concepte de temps productiu i el fet de la producció. Una societat abocada a la juventus com potencial de futur acabaría amb el model utilitarista del temps i l´assignació dels rolsde productors a tots els pares en edad laboral.Mentre això no es dongui l´educació posible està plegada de contradiccions tant per qui hi confia en ella com per qui l´exerceix i s´hi guanya la vida en els seusestabliments.


[1] What is life? 1944.

En la Blogosfera

Escrito por jesusricartmorera 05-06-2007 en General. Comentarios (0)

 Los habitantes de la blogosfera. Jesús Ricart Morera

El concepto de aldea global sirvió como plataforma para teorizar el de aldea digital. Aldeanos de una nueva era estamos al alcance los unos de los otros a través de unos cuantos clicks y abrir unas cuantas ventanas en nuestras pantallas. Eso tiene más connotación con los vecindarios antiguos, en los que la confianza permitía tener las puertas abiertas de las casas  en un tiempo en que la gente ofrecía hospitalidad o compartía información sin tratarla como un negocio; que con  los vecindarios modernos, en los que cada domicilio-apartamento chapa sus oberturas para no ser visto por los demás. La era digital permite acceder a las interioridades ajenas o al menos a aquella parte de interioridades que son mostradas. Hay webs de todo y para todo: desde ofertas comerciales hasta publicaciones científicas, desde foros de política a experiencias de aventuras y viajes. Las hay organizadas como plataformas de difusión de productos de marca o de empresas, organizaciones y partidos; y otras que son plataformas individuales, blogs de particulares dispuestos a tomar parte del zafarrancho general de las salsas de las ideas. En un minuto quien quiera decir su opinión lo puede hacer creando su propio espacio o incorporando su artículo a una web que se lo permita. Muchas páginas actúan como secciones gigantescas de las antiguas cartas al director de los periódicos que solían dar una idea más autentica de la psicología social que los titulares del mismo ejemplar. La blogosfera permite la libre opinión. Otro asunto es que un site sea visitado o que sea posicionado promocionalmente de tal modo para que así sea. Hay páginas personales repletas de vulgaridades o de obsesiones y otras que hacen de libros abiertos de una disertación continua. Hay propuestas para todos los gustos, textos de todos los tamaños y contribuciones informativas y analíticas de toda clase. Para quien quiera buscar cosas, más que cualquier otra enciclopedia física el fondo internáutico que no para de crecer, es ideal. Cuando tengo una duda sobre una grafía me resulta más práctico apuntar lo que sé de ella en  el campo de búsqueda del Google que tomar el volumen que tengo en el estante de enfrente. Así se han puesto las cosas. Depende de la profundidad informativa que se desee hay que acudir a un instrumento u a otro. Pero todo apunta a que el fondo informático se está convirtiendo en el gran archivo de archivos donde se va a poder acceder a casi todo. Es posible que esa perspectiva genere contratiempos a los documentos de top secret y a los secretos de estado. Lo fundamental es que todo el saber publicado va a estar o está ya en las entelequias digitálicas. La diferencia con los soportes clásicos es notoria. Está en que las reactualizaciones de las enciclopedias o diccionarios clásicos por ejemplo  tarda un cierto período de años mientras que en la esfera digital la reactualización de cada tema es prácticamente diaria. Decir y reconocer esto es ya un tópico. En la blogosfera sus habitantes pueden encontrarnos en la consideración de la palabra, en el respeto a lo que se dice (no siempre tampoco), algo que en la vida presencial es mucho más duro de conseguir dados los narcisismos y egoísmos que llevan a hacer valer la propia cara e idea por encima de la de los demás. El ordenador podría serlo todo. Lástima que no sea humano y no proporcione calor, cariño o placer erótico. Hasta hace poco lo había considerado como el mejor amigo hasta que una pérdida irreversible de archivos me demostró que los sistemas operativos no son infalibles. La red es un lugar donde además de plataformas ideas y hacer intercambios de información sirve para dejar cosas custodiadas (aunque todo espacio que depende de la voluntad de alguien ajeno como un servidor siempre es un espacio relativamente seguro). Aquello que pierdes en tu memoria puedes localizarlo en la página donde lo depositaste o lo subiste según una curiosa forma de aplicar el verbo subir. Sin duda es así: Internet está en lo alto y lo que sacamos de ahí para llevarlo a nuestro ordenador lo descargamos o nos lo bajamos y lo que lo instalamos lo elevamos, cargamos o subimos.

En la blogosfera no hay clases, no hay pedigríes, hay ideas y sectores, estilos y elegancias. Las webs pueden ser muy sencillas o con muchos recursos. En la blogosfera se puede ir al cine, se puede escuchar la radio, se puede mirar televisión, se puede leer el periódico, se pueden leer las noticias personales. Es el gran lugar señalado para reencontrarnos todos, seguir la pista a antiguos nombres y apellidos de los que nos acordamos, leer a autores que nos interesen y que no salen por otras partes.

Su crecimiento exponencial va a cambiar los hábitos de los consumidores de noticias. El rito de conectar el televisor y ver los programas va a ir siendo desplazado por ese otro rito de encender el ordenador y navegar o ir a portales selectos de mayor fiabilidad que los dominantes en los medios comunicativos. Hay una gran diferencia entre Internet y los soportes clásicos de noticias (radio.tv-prensa). En éstos quienes deciden la agenda  temática de cada día son los intereses de grupo de las editoriales  o las determinantes  audiométricas, en aquel quien organiza el programa de informaciones es cada usuario. Es cada consumidor de infos el que decide qué cosas buscar y cuales profundizar. Por su parte los soportes clásicos de noticias ya empiezan a conceder espacios a la blogosfera como ese otro fenómeno emergente que puede hacer frente al fenómeno clásico del atontamiento general con el modo de noticiar espectacularista y poco profundo conque suele hacerse.

La blogosfera esta introduciendo toda una manera distinta de hacer pensamiento, una rica variedad de formas expresivas y neologísticas. Recrea el espacio internáutico dándole variedad y polifonías, destruyendo los muros en que la palabra docta estaba en los espacios reservados para la erudición o para sus simulacros. Podríamos decir de los nuevos e ingeniosos creativos del campo virtual que nos están enseñando a relacionarnos con las letras y con las informaciones de una manera completamente nueva y por añadidura tener otra clase de trato con los demás.

Savater dijo de Octavio Paz una interesante idea que podemos aplicar al tema de las relaciones informativas por Internet, dijo de él que nos había enseñado a pensar. Dijo  ”es un educador. Los grandes artistas de las palabras son los educadores de toda una tradición. El nuevo chip ya no es el de localizar figuras geniales tanto como la de participar cada cual con lo suyo o con lo que sepa de un instrumento genial y poderoso para la colectividad. A mayor cantidad participativa más individuos geniales de los que aprender.  Juan Cruz hablando de Paz también  dijo que demostró “una gran capacidad para aprehender los instantes”. Ese sí que es un criterio rentable. La blogosfera es el lugar global para la instantaneidad de los consumos de datos y de ideas. Forma parte del gran Otro Yo que se va a hacer más y más imprescindible en tanto que constante prácticamente cotidiana.

Sujeto y Código.

Escrito por jesusricartmorera 05-06-2007 en General. Comentarios (0)

 El código existe desde antes de la escritura. Es un hecho consubstantivo a la organización espacial. Una comunidad compartiendo un espacio necesita de un código para relacionarse y aprovecharse mutuamente de sus recursos. El código se expresa en sonidos, tradiciones, hábitos e inercias. El código representa el imperio del otro sobre uno. Se expresa en forma de inercia tradicional, de fraseología hecha y de conceptos regulacionistas. Hay un código del honor, un código del comportamiento, un código para hablar. El código expresaría un método. Un colectivo sin código es impensable. Aquí la noción de colectivo empieza a partir de la conjunción numérica dos. Extremándolo, un individuo consigo mismo también se autorregula en función de criterios que hacen de código personal.

Códigos hay muchos y remiten a las distintas realidades. El código representa lo otro y el grueso del mundo. Lo prevé todo: formas de hablar y d vestir, lugares de ubicación, velocidades y ritmos. Dentro de sus previsiones estaría el deseo para que todo fuera previsible, Los desajustes surgen porque el código ni está consensuado ni siempre puede ser respetado en tanto no sea respetable. El sujeto tiene una libertad relativa. Está condicionado por el código que lo envuelve según el lugar que habita.

Cada relación que una persona establece con otra para el asunto que sea se remite a un código interiorizado o bien a la presunción de que lo está. La mayor parte de las cosas funcionan o se supone que han de funcionar sobre presupuestos. Una idea o acto presupuestos son supuestos no comentados ni clarados a priori. A la hora de encargar una consumición el comensal espera que se la sirvan antes de que le traigan la nota sin habérselo servida y por su parte quien la sirve no tiene que decir que es a cambio de quesea pagado su  precio aunque eso quede demorado para el final. No siempre es así. Hay países que la predictibilidad de clientes que no pagan imponen el pronto pago en las comidas en el mismo momento en que son servidas. Los self service también lo instauran como requisito previo. En otras ocasiones un despiste lleva a incluir en el ticket el precio de algo pedido pero no servido. Estas excepciones no quitan la presunción de un código en todo momento y lugar según el país y el tipo de cultura. Para que haya coordenadas propiciatorias del encuentro social tiene que haber código.

A escala individual para que un sujeto sepa a donde va y qué pretende necesita un código. Un código es algo más que una lista de credos y bastante menos que una filosofía. Tampoco es una ideología. Es una suma de principios éticos con criterios prácticos con los que desenvolverse. Un código personal establece referencias dignas para ser interiorizadas. No necesariamente tiene que coincidir con el código de afuera, con el código público que haga de nexo comunitario. Tener un código personal significa saber a qué atenerse y garantiza en cierta manera la propia dignidad. Carecer de él es ser abono de conflictos intra personales y de esterilidad en los sueños.

Considerando a Jeanette Winterson indica que hay que acudir al traumatólogo por una agresión traumática al cuerpo y al poeta cuando se te rompe el corazón, el sujeto traumado o descorazonado necesita su propio código para sobrevivir en todas las situaciones. El código personal destila la llamada conciencia  y una manera de funcionar para no estar tropezando siempre con la misma piedra, el mismo problema, eternamente perdido en el mismo laberinto.

La diferencia entre las personas en los duetos clasificatorios tan conocidos ya no sirve tanto. Una persona tiene tanto más valor cuánto más cumple su palabra y cuanto más seguro sea el código con el que se maneje. Cuando Hannah Arendt anticipadamente comparó regímenes ideológicos tan distintos como el hitleriano y el estaliniano dentro de un totalitarismo común generando una perplejidad en la intelectualidad de izquierda no hacia sino valorar el hecho conductual por encima del amparo ideológico. Su tesis sobre la banalidad del mal hizo estragos en los medios intelectuales. Previno de la tragedia de una modernidad, que a pesar de todo, es la de todos. No hubo ni hay razones o fines que justifiquen los medios y tal como hemos visto en la esfera mundial los repartos de poder del territorio se han utilizado pretextos ideológicos para hacer prevalecer intereses inconfesables pero sustancialmente de la misma naturaleza.

El valor de alguien se mide por su comportamiento y por su código. Un sujeto lo es en tanto que responsable de sí mismo por sus actos ante los demás y ante la historia y esos actos no son justificables por ningún código de coartada en aras a interés futuristas o supremos.

Si bien por un lado el código hace al sujeto por otro le puede dar una cobertura para desmarcarse de todo débito social. Hay algo en su elaboración que puede pasar por el engaño.  El cineasta Gonzalo Suárez afirma que en el cine juega a engañarse a si mismo. En la creación del código personal puede haber algo de eso. Cuando un individuo se erige en soberano de su universo particular, de sus sueños, de su familia, de los suyos, de lo más querido, en el fondo está creando un mundo privado ajustado a la carta de sus deseos ideales. El idealismo de un código de sujeto cualifica a este si no raya en la mediocridad o la estulticia. En cuanto se hace justificador de conductas anticomunitarias  entonces no es más que un instrumento psicológico para minimizar el sentimiento de culpa, es decir el peso de la conciencia.

El sujeto tiene la necesidad de crear su propio código personal de distinción pero al hacerlo se encuentra con posibilidades de crear uno que le exculpe de todo y le aleje de toda responsabilidad. No hay nada ni nadie que pueda estandarizar los códigos de sujeto ni hay sujeto que pueda hacer valer el suyo como leal a la  vida si le da excusas para la agresión al planeta y a la existencia.