FLUENCIA TRANSCULTURAL

La parla del Ponent

Escrito por jesusricartmorera 12-11-2007 en General. Comentarios (0)

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/elojoquemira.jpg 

 

 

La diferència entre una intervenció reactiva al speech d´un ponent i la ponència mateixa és que aquesta té la responsabilitat d´esgotar el més destacable del tema que intitula  i aquella es pot lluir burxant els dèficits expositius dels seus aspectes concrets. El dictum d´una conferència té el favor d´un públic atent que ja sap a on va o a què i a qui s´exposa mentre, que des de la sala hi ha protocols no exhaurits  que obliguen a una deferència a l´hora d´opinar. El debat però no funciona sense una transgressió de l’elogi. Perquè dansi i dongui una riquesa es té que donar una diferencia encara que sigui lleu en el plantejament del tema en curs. De fet, una conferència queda composada per dues coses, el que diu el discurs de qui la proposa i el que es descura de dir sent completat o discutir per aquestes intervencions. El col.loqui i el debat compartit són  modernes formes de l´àgora, el programa de conferències de jornades, les inauguracions i el desfilader de ponents per les taules forma part de l´organització però es queda coix sense el debat. És trist assistir a fòrums presencials de paraules, tan apretats en els que es prioritza el temps dels conferenciants i  gaire bé no es contempla el temps dedicat a la sala, convertint-la en un espai mut al que se li suposa l´aprenentatge, l´atenció i la submissió.

Hem passat per la doble experiència des del temps del gust i regust per la conversa pública,  per sales silencioses i inhibides enfront la sapientia immaculada de professionals de la paraula o especialistes de sabers i també hem sigut autors a sales  amb prou salut dinàmica per opinar i argumentar cadascú des del seu saber particular i de la seva gestió en el compartir el que sap.

Tinc una experiència limitada en parlar des del privilegi de tenir al càrrec un tema que exposar i una mica més des de la intervenció puntual d´un minut des de les platees a les que m´he assegut. Segons quin sigui el lloc  d’ubicació: la taula o faristol del ponent, o un seient del públic, dona lloc a formes diferents de parla. Algú m´ha dit que sóc millor intervenint des de la  platea que des  de la taula, i millor des de la improvisació verbal que des de la lectura escrita. L’espontaneïtat va a favor de l’ocurrència i la creativitat, mentre que la preparació des del principi al final d´un text o un tema a dir va més a favor de la completut i de la cosa acabada.

El ponent és qualsevol parlant que concerta un espai per exposar un tema amb el beneplàcit de l´atenció prestada per qui li pugui interessar. La parla del ponent no és paraula de cap déu ni necessàriament de cap mestre. El conferenciant a diferència del professor presenta idees personals, una interpretació dels fets o el resultat d´una indagació que porta entremans. No ve a donar una classe magistral sobre coses consensuades sinó sobre reflexions que ni tan sols tenen perquè presentar una forma de proposta i encara menys constituir-se en desig de consens. Es per això que una ponència no comença mai en el moment de ser exposada doncs té al rere diferents cites expositives del mateix ponent o d´altres i no acaba en el moment de concloure l´exposició. El col.loqui l´enriqueix i quan es posa fi, generalment per ritus o esgotament (rarament una conferencia i el seu debat sobrepassa les 3 hores, encara que recordo alguna de la que vaig ser ponent que sí les va sobrepassar) una cantera de nous ítems floten a les ments per continuar-los repensant.

La parla del ponent es abans que res una posada en escena d´una actuació. No és només teca teòrica però tampoc és el principal el gag o el cop d´efecte. Qui està interessat en un tema anunciat es per treure-hi algun suc. A part de les raons personals que pugui tenir que li portin  al lligam amb un espai ja que hi va i hi dedica un temps al menys que serveixi per recollir una informació, contactar amb un altre punt de vista i participar d´un contrast de parers o d´un debat.  Hi ha moltes raons per donar conferencies i una es la d´engreixar el currículum, però per sobre de totes el més apassionant és el seu significat en quant a preparatius, a la indagació que suposa i a la reflexió personal. Tot comença per proposar un enunciat que acota un tema. Immediatament després les neurones es posen a treballar com un exèrcit de minyons enfilant el senderi per trobar dades i conjuntar frases amb sentit. El millor conferenciant és aquell que interpreta l´estat d´ànim de la sala i combina endreçadament l´anècdota –per tant coses del seu jo- amb la transmissió més o menys feixuga del que vol comunicar. No n´hi ha prou en parlar bé i en dir-ho tot o en dominar allò del que es parla, també és necessari fer jugar intel.lectual i sentimentalment a qui presta el seu temps i la seva escolta al tema. El conflicte intern del parlant en públic es que s´ha de barallar amb els seus límits en la comunicació. Sovint la didàctica no acompanya  a un saber i no tothom és un crack per excitar prou a un públic assegut. Les conferencies són inductores a eixamplar els límits del coneixement i de la consciència, rarament endeguen una pràctica conseqüent amb elles. Recordo que una de les de Sartre va acabar al carrer en forma de manifestació pública.

L´habitual i el més lògic, en especial en el camp de la reflexió sobre conceptes, és que un tema no passi de la dissertació més o menys brillant amb un estil interpretatiu diferent sobre qüestions de les que ja es té referència.

 

 



[1] http://jesusricartmorera.blogdiario.com/1194874020/

Desamor i autoexclusió .

Escrito por jesusricartmorera 11-11-2007 en General. Comentarios (0)

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/teterayreservorio.jpg 

 Desamor i autoexclusió sentimental.

Parlarem ara d’un tema del que tothom té experiència i per tant pot sentar-hi càtedra d’acord amb la seva coneixença personal. Es tracta de l’experiència desamorosa i una de les seves conseqüències més sorprenents: la retirada o auto exclusió sentimental.

De totes les maneres relacionals dins l’ample camp de la comunicació l’amor és la més universal. Per les altres matèries calen idiomes o complicats convertidors de significats, per fer l’amor n´hi ha prou amb la gestualística o l’expressió escènica del desig. No hi ha equívocs en respecte a l’actitud amorosa mentre que n´hi ha molts en vers a altres formes relacionals i verbals.

Des del principi cal advertir que arrossegarem un doble registre: el de sentir amor i el d´exercir-lo. Repassarem ara què és l´amor sense  que la deriva cap a la connexió propera amb el tema del plaer eròtic i la pràctica sexual ens apartin del tema central: el desamor com cloenda amorosa.

Desamor és la caiguda d´una energia sentimental en vers a qui fins aquell moment s´ha estimat, quelcom perfectament natural i que cal interrogar perquè és patit com un dels drames pitjors del tarannà existencial. Tot té un principi i un fi, les relacions humanes no són una excepció. L´amor també té un principi i un final. La tesi tant famosa de l´amor per sempre busca un compromís de la voluntat a costa de les possibilitats de la psique. El superjo del subjecte decideix per la resta del seu aparell psíquic sense preveure el procés d´escissió personal que inaugura. Quan es troba a algú que fa el pes i té la categoria d´excepció no és cosa de deixar-lo perdre o permetre que torni a la ampla banda dels inconcrets. Es tendeix  a demanar una certesa, una seguretat en la continuïtat del contacte, un demà en funció de l´ara tan empàtic. Tot això és conseqüència de la pulsió possessiva. Actitud que es fa en coses materials i que ens acompanya de per vida, La pulsió del posseir té a veure ja instintualment amb la reacció de la mà i el dit gros a l´agafar-se a un seguritzant.  A la façana de la casa de Verona on Shakespeare va fer el més famós dels retrats amorosos, el de Romeu i Julieta, on ella l´esperava des del balcó, està avui plena de grafies escrites sobre el reixat de la porta. La densitat gràfica és tal que per aconseguir nous suports on escriure promeses d´amor etern estan penjades trenes de cadenats deixats allà per sempre. És sorprenent que la promesa  de futur d´una història sentimental que comença es converteixi amb una exigència que cau com una llosa sobre l´altre part i, el que és pitjor, es tradueixi amb amenaces i agressions quan no es compleix. El desig d´amor es transforma amb l´amor al desig que solapa a la persona-objecte de dedicació.

 La promesa davant l´altar o d´un mestre de cerimònies o la gosadia escrita  en un poema apassionat, tan se val, d´amor etern, respon a un ritus empresarial que té poc a veure amb la sentimentalitat.  Es diria que des del principi de la descoberta amorosa ve afegit un sentiment col·lateral de possessió que es pretén perllongar més enllà de la circumstancia que ha gestat aquella nova relació. L´amor, ja d´entrada,  no és un sentiment pur, en el sentit d’independent d´altres, sinó que ve barrejat d´un còctel d´ells d´acord amb  la psicologia personal dels amants.

Tenim al rere una llarga historia d´afers i de complicades passions en les que els actes amorosos són instrumentats per raons de poder, d´aliances, de conveniències vàries. Són conegudes les sagues aristocràtiques i de cases reals que s´emparenten per raons territorials o de benefici mutu a costa de matrimoniar fills i filles, a vegades, amb els seus destins hipotecats des d´abans que tinguessin ús de raó. El mateix passa en altres cultures i medis socials empobrits en que el casori negociat pels patriarques de les famílies és l’esdeveniment crucial de la vida d´una persona.

No són tantes les dècades en les que l´amor pren vols renovats  i els amants lliures, en les seves diferents formes, són acceptats sota el mantell d´una denominació ocurrent: nous models familiars. Les lleis al respecte han anat evolucionant, encara que la realitat social continua inercialment endarrerida en velles i caduques formes convivencials

.A escala planetària, tant sota l´imperi d´unes ideologies com d´unes altres, el que encara costa més d´assolir és la llibertat amorosa.  De totes les llibertats demanades i reivindicades, la llibertat amorosa és la menys concedida, la menys compresa, la més castigada, la més controvertida i  que el seu ús genera continua violència sagnant.  Estem davant un tema crucial dels maldecaps humans i de la felicitat a escala d’espècie. És un tema que a diferencia de tots els altres implica a tothom sense excepció des de la més curta edat. És indispensable parlar de llibertat amorosa per entendre la seva cloenda quan es produeix. L´amor finiquita quan deixa d´expansionar-se. Segueix la pauta inherent de tota energia en procés d’extinció quan ha arribat al súmmum del que podia donar de si i comença a periclitar. La representació gràfica de l´amor al panell serà més una funció, una corba, que no una recta que va pujant cap amunt. Com que és difícil que les formes lineals puguin encertar el que passa en l´univers sentimental serà més apropiat parlar d´una línea sinoide que no d´una corba normal, i més d´una corba de baixada atenuada que no d´una precipitada.  Aposto per això perquè el procés amorós implica una negociació permanent i un posicionament de forces a estones complementàries i a estones enfrontades. Un dels factors desencadenants, el més important, és el que te que veure en la pèrdua d’exclusivitat. Tant és així que a latituds com a la llatina l´amor se´l fica dins una trista equació, el del seu comportament gelós. Qui no es comporta gelosament de la seva parella es perquè no l´estima o tant se li en dona que se´n vagi amb algú altre. Aquesta és la vox populi que rau en una de les subcultures més generalitzades del nostre sistema. Arriba a tots els àmbits, inclosos els dels star vedettes que no tenen cap mena de vergonya de dir que si troben a les seves parelles masculines sent infidels hi ha prous motius per tallar-li els ous[1]. Els lapsus venjatius amaguen una pulsió castradora que a l´hora està alimentada per una ideologia privativa.

Tenir una posició elaborada davant el desamor és possible a partir de tenir-la clara enfront l´amor. Diem que tot té un termini encara que a priori no es vulgui calcular. Des de la vida terrena a totes les coses de les que ens rodejem i experiències que integrem mentre estem vius. Es considera no-madur qui es creu viure per sempre o no pre-assolir la seva pèrdua de facultats físiques amb el pas dels anys, en canvi es considera dramàtic qui pensa que l´amor és quelcom a renovar contínuament i que el desamor és una hipòtesi amb la que s´ha de comptar. Se´n fa un tabú. Reflexionar sobre la probabilitat de la desestima és com cercar-li tres peus al gat. No és més estima el que falta en aquest món? per què carai interrogar-nos sobre la seva pèrdua després d´un temps de gaudir-la, de rebre-la i donar-la? El fet és que moltes relacions existents dins de les parelles convivencials i/o íntimes no es basen en l´estima sinó en la instrumentació mútua de la companyonia. Aparenten el que no són. Un certa proporció de parelles, per no reconèixer el seu fracàs (un fracàs més potser en l´itinerari sentimental particular), es mantenen per no tornar a començar de nou, no enfrontar-se a la solitud o estalviar-se els maldecaps que suposa desmuntar una relació amorosa-convivencial de llarga durada. El matrimoni, o el compromís de duet, és una institució, segurament la més protegida. El sistema afavoreix els enllaços maritals i les escenes de separació, malgrat la seva impressionant quantia, es reben dolorosament. Una de les noticies més temibles és  la de l’avís  inesperat d´un partner a l´altre que ja no pot seguir amb el projecte d´estar junts. Inicialment es rep com una punyalada contra l´amor. Prenent distancia emocional és una probabilitat biogràfica que mai es pot descartar. La parella que s´estanca va en contra dels components. La sortida lògica es dirigir els vols cap altres latituds. La conclusió de ruptura per argumentada que pugui estar no acostuma a ser ben rebuda, especialment per part de qui no se l´espera. Quan toca passa per ella enfrontar-la serenament serà tildat de fredor quan no d’utilitarisme. Moltes separacions per desamor sobrevenen després de dues o tres desenes d´anys de compartir el dia a dia quan l´edat ja porta a estadis en que el cos comença a fer figa i la il·lusió de fer una nova vida és això una il·lusió. El desencadenant no té perquè ser la intervenció d´una tercera persona. El desamor és un fenomen que neix en la mateixa relació de dos sense que calgui passar pel perill de processos externs: nou vinguts o noves experiències.

El desamor, ho repetiré, és una forma de cloenda amorosa que és inherent a la mateixa historia sentimental. En un altre camp temàtic, la Marie de Hennezel aposta per la mort com part de la vida. En llur experiència d´acompanyament a malalts terminals cuestiona la prioritat de les cures pal-liatives com alleugeriment del patiment, perquè això aliena al malalt enfront ell mateix convertint-lo en un altre. Es pot transportar aquest esquema a la dialèctica amor-desamor, un tàndem entre l’existència de quelcom i la seva impossibilitat de continuar. Quan algú perd la seva parella per voluntat compartida o unilateral en deixar-ho córrer, toca enfrontar el dol de pèrdua sense pal.liatius. Ni anar de copes per oblidar ni anar amb consells amicals de cercar immediatament una alternativa a l´absència ajuden a entendre el que ha passat.

L´origen dels conflictes interpersonals ve de lluny. Es pot compartir tota una vida junts arrossegant diferències cabdals. Això és el que fa de la historia amorosa la més extraordinària de les aventures i de les relacions humanes la més misteriosa. L´altre especial en la relació privada mai ho és tot però ocupa la major part del temps coincidint amb una bona quantitat d´activitats. El sobrevindre desamorós significa una re planificació de la vida. Aquest canvi dràstic d´agenda i d’hàbits és el més dur de resoldre però que admet tècniques i estratègies. El desamor tampoc té perquè significar la dissolució total de contacte i en tot cas encara que es produís no és possible la dissolució del referent. Fins i tot en el cas extrem de que l´altre, amb el que s´ha compartit vida i interessos i sentiments, desapareix-hi per sempre i no dongui mai més senyals de vida, deixa un lloc biogràfic consolidat. Les pautes de la civilització ens eduquen perquè no ens endarrerim parlant dels ex desapareguts. Acostuma a ser un tema feixuc que cansa a l interlocutor. No hi ha pitjor manera de començar noves relacions que parlant de les velles maleïdes. Es la pitjor manera de començar una nova relació. Tot i així el retrat del desamor pel que ha passat és un text que dona molta informació de l´intèrpret. Diga´m com t´has desenamorat de les persones estimades del teu passat i preveuré com ho faràs de mi. No té perquè ser així. Les noves relacions, les que es comencen en l´estadi adult, van més en compta que les relacions de joventut o les primeres relacions. Aquestes son mes variables, aquelles més conservadores. Desavenencies i errors que no es consenten en les de les primeres etapes s’aprèn a conviure amb elles a la segona etapa. La relació amorosa es una relació aixecada sobre empaties i micropactes.

L´esbiaix occidental és el de buscar un amor de per vida, una parella monogàmica per sempre, un altre associat per tot, un futur garantit. Tot això es concreta en el vocabulari de trobar “un bon partit”. No és estrany que aquest utilitarisme conceptual inicial tingui un karma de pagament tard o d´hora en forma de contradiccions severes i antagonismes. Es un concepte caduc en una civilització que ha caducat en molts altres fronts. Mentre es pensa en una alternativa cal recordar que altres cultures inicien a la vida sexual adulta als seus púbers a mans d´adults i que a mans d´adults son iniciats en les pràctiques sexuals, posteriorment hi ha períodes de pluralitat d’experiències abans de que es triï una parella estable. A les nostres contrades és al revés. La pluralitat és castigada per ser connectada amb bales pèrdues o amb  putes sense contemplar l’ensenyament que comporten. Si les dones i homes a partir de la seva eclosió hormonal arribessin amb el predicat clar de la pluralitat, la practica extensiva, la interacció fins i tot desbordada, la societat adulta s´estalviaria tants crims entre parelles i al menys aquest capítol de la violència perdria punts a la borsa de les calamitats.

El desamor és interpretat com una tragèdia perquè és equivalent a finiquit. La separació i el dol de pèrdua es quasi equivalent al del dol per mort. Si és absurd no perdonar-li al difunt que t´hagi abandonat per anar a criar malves, no ho és menys no perdonar-li al ex que hagi abandonat el projecte que vas començar amb ell. La llibertat passa també per trencar compromisos contraguts impossibles de portar a terme. Nodrir el temps, els anys i fins i tot les dècades d´una etapa desamorosa culpant a la figura absent del que s’és en el present és un contra mètode totalment estèril que no deixa refer la vida. Al capdavall, la crisi desamorosa és una qüestió de metodologia fallida. La tabola salvadora no es tant trobar un altre cos on rauxar-se com tenir el criteris adients per sobreviure i adaptar-se a la nova situació. D´una altra manera, el futur, després d´una ruptura es converteix amb una lletania enganxosa d´autolamentació per no haver pogut conservat aquell passat acompanyat.

Pels desenamorats el  trauma resultant  és tan fort que es produeixen una gama de comportaments absolutament folls. Si es denomina l´amor com de foll per representar-lo en el seu èxtasi, no és menys cert que el desamor sigui menys boig quan d´ell es dedueix de no tornar a passar per la mateixa experiència per no tornar a patir. L´autoexclussió sentimental s’assemblaria bastant a qui decideix no tornar a menjar després de passar per una desagradable experiència de gastroenteritis. El fenomen social de la vida desaparellada escollida arriba a molta gent, en la majoria de casos després d´haver provat l’experiència del compartir llit, taula i sostre amb algú escollit. La desdramatització desamorosa permetrà que l´amant ferit es recomposi abans al lliurar-se aviat  tant de la funció culpabilizadora com la de culpable i quedar psíquicament higienitzat per emprendre noves relacions sense pors.



[1] Interessant declaración d´una noia com la A.Obregón, les formes de les quals deuen haver portat a més d´un home suposadamente Fidel a imaginar-se “fer-s´ho” amb ella mentre es masturben o copulen amb les seves esposes.

Humano y Persona

Escrito por jesusricartmorera 10-11-2007 en General. Comentarios (0)

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/carreteraDelta.jpg http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/telipton.jpg

De Animal Humano a Persona Social. La construcción de ser Persona.

Si para un feto, mucho más un cigoto, que tienen todavía muchos meses por delante antes de ser un neonato es inapropiado emplear la definición de que es un ser humano, también es exagerado denominar que todo ser humano significa ser persona. Usos dominantes y generosos del lenguaje nos lleva a trata a hacer una equivalencia entre lo uno y lo otro. La condición humana viene predeterminada por la condición de pertenencia a la especie humana en la que cada nuevo ser que nace es reproducido de acuerdo a sus atributos fundamentales de especie. Su voluntad no está formada y no ha tenido que hacer ningún esfuerzo al respecto, tan solo nutrirse y dejar que su código genético lo conforme.  La condición de ser persona es algo no-nato sino adquirido de acuerdo con un proceso de construcción del vivir. Más exactamente la persona es aquel sujeto cuya  vinculación social con el otro y con el espacio la define de acuerdo a presupuestos humanistas. La condición física de pertenencia es necesaria pero una condición insuficiente para convertir a un individuo automáticamente en persona. Planteado así el tema un semejante no es equivalente a una persona sino solo a alguien que se le parece.

Esta noción no ha sido asumida porque si bien todos los humanos sean cuales sean sus orígenes, formas culturales y épocas son perfectamente identificables, no todos pueden ser considerados como personas. El conjunto universal de los humanos contiene el particular de personas. La antropología dominante que pretende la equivalencia del ser humano a la persona choca continuamente con la circunstancia de las diferencias antagónicas que concurren en la vida de la especie. Esta tesis puede ser malbaratada y aprovechada instrumentalmente por grupos elitistas que se consideren los elegidos y se encarguen de la exterminación de todos los que pertenezcan a su selección, lo cual me aterraría profundamente. La tesis además tiene otro inconveniente conceptual severa; si todos los humanos no son personas, ¿qué parte de ellos son los que pueden atribuirse esta categoría y quitársela al resto? La persona se había definido como una puesta escénica del yo en su relación con el otro, su origen etimológico de mascarada ya apuntaba en este sentido. Ser persona obligaba a pasar por una puesta a punto dejando hábitos bestiales y formas prehistóricas de comportamiento. En definitiva ser persona implicaba ser persona social. Eso dejaría a todos aquellos que se desentienden de la sociedad fuera de la definición- marco lo cual sería un agravio imperdonable para eremitas, monjes, aislados, introvertidos, retirados  y navegantes solitarios oceánicos de larga temporada. No, la característica de separación del grupo no acaba con el atributo de ser persona al humano que lo sea. Es lo contrario: su actitud de intervenir en el grupo para destruirlo o dañarlo.

La osadía del planteamiento de quitar la equivalencia de humano y persona hace que nos caiga una avalancha de consideraciones y contra planteamientos a las formas jurídicas e ideológicas conocidas. Si bien para ser persona hay que ser humano, para ser humano no es necesario ser persona. Me acabo de colocar en un grave aprieto. Demasiado peligroso para mi cota de reflexión para el tema. No olvido que lo primero que hace un atacante contra un agredido es desconsiderarlo como persona. Una vez ninguneado y relegado al estadio de cosa pueda pasar a destruirlo sin el menor sentido de culpa. Dentro de un soldado atacante desde el que servía a Darío al que sirve a Bush, para triunfar en su propósito tiene que sentirse superior a quien ataca. Los discursos militaristas de todos los tiempos han cargado las pilas (neuronas) de sus heroicos combatientes haciéndoles creer que lo que hacían (matar, destruir, violar) era justo y necesario. Eso lo conseguían robándoles la categoría de personas a sus atacados.

El peligro de reconsiderar la condición de persona está en que puede dar armas argumentísticas a los tipos psicológicos de naturaleza violenta para quitarles el valor de la vida a sus víctimas potenciales. Para no meterse en tal conflicto disertativo la filosofía y la política no han parado de insistir en la igualdad de todos los seres humanos y en la misma importancia de todos ante las leyes. Antes de eso las religiones ya tenían una premisa que allanó el paso: la de la igualdad de todos los hijos de la tierra ante dios.

Sobradamente replicado el principio de la supuesta igualdad de todo humano naciente ante su destino, dadas sus determinantes de inserción social pero también genéticas, cabe considerar un nuevo factor distributivo: la seidad de persona o no.

En el vocabulario ordinario y cotidiano hay motivos para calificar a conductas inherentes del género humano poco o nada humanistas y a actitudes que no son propias de personas. La bronca acaba aquí. Una vez establecido que alguien se comporta como un verdadero animal, (siempre pidiendo excusas a los otros animales al tomar su mención gratuitamente) y cuestionarle que lo que hace no lo hacen las personas, no se da el paso siguiente de negarle los derechos otorgados a las personas. Nos encontramos ante un verdadero dilema. Ciertamente el corpus jurídico de una sociedad ya quita derechos e impone otros deberes a aquellos de sus miembros que tienen atestiguada una falta de capacidad. Los psicóticos pertenecen a ese grupo. Puesto que no tienen derecho al voto, entre otros derechos negados, es el sector del que menos se ocupa el estamento político del poder. ¿Se puede decir que un esquizofrénico no sea una persona? Evidentemente que no. La misma pregunta y respuesta valen para otros sectores excluidos socialmente: desde los delincuentes presidiarios a los dementes seniles. Las hipocresías sociales bordean siempre los procesos exclusivistas pero se abstienen de definir con exactitud aquello que segregan. En la discusión verbal se llega a cuestionar que alguien se comporte como una persona pero nadie se atribuye la autoridad de quitarle tal condición a nadie. La gente tiende a tratarse con el respeto obligado y con la deferencia de serlo.  Sin embargo para no pocos casos concretos produce mucha pereza utilizar el vocablo persona para individuos que han demostrado ser genocidas, propagadores del odio y la violencia, destructores sistemáticos y malignos medulares. Coloquialmente hay vocablos sustitutos al referir un colectivo humano: se habla de gente, de los demás, de los otros, de individuos, de sujetos, y se sigue utilizando nombres específicos de profesión (obreros, médicos, empleados,…) o de origen social (pobres, ricos, indigentes, aristócratas,…) o de origen geocultural (negros, nipones, chinos, latinos,…). Cualquiera de estas palabras, independientemente de lo oportuna o agraviante que pueda ser en el momento de ser usada, es más justa que la genérica de personas. Posiblemente la palabra persona trae consigo todo una paradigma del ser, el cual se hace difícil de cumplir; mientras que  las otras palabras que hacen referencia a una condición laboral o a un origen étnico describen características de facto. Dentro de las propiedades de ser persona están/estarían todas aquellas que la ambición humanista ha querido atribuir al ser humano como algo per se o connatural. Ya hemos visto que nadie nace como una persona hecha y que hacerse persona implica una buena porción de tiempo sin que la garantía de completarse lo sea. Lo más común es que seamos personas inacabadas, incompletas y frustradas por las dificultades de autorrealización con las que nos tropezamos. Eses es un tema y otro el de no pocos individuos que ni siquiera entran en el planteamiento de vivir la vida como un proceso evolutivo de superación. Por extraño que pueda ser no hay un consenso de lo que es o debería llegar a ser una persona. Pactamos códigos y votamos mociones, alcanzamos la luna y enviamos cohetes más allá de la órbita terrestre, estudiamos el átomo y construimos aceleradores de partículas pero todavía no tenemos una definición acabada del significado de ser persona, Hay etnias que se dicen que son los únicos o mejores humanos en su propia auto denominación. Y nuestra especie, en su conjunto, se cree la más adelantada y espabilada en comparación a otras especies que se las trata de inferiores. Probablemente esos llamados seres inferiores heredarán la tierra mientras que la raza humana se encamina hacia su auto extinción (una célebre y vieja tesis que cada vez tiene menos de alarmista). En el lento proceso de la construcción del ser, o ser persona, el sujeto humano se enfrenta a dilemas y escisiones del yo. No siempre actúa consecuentemente. Mejor dicho hay una importante parte de su conducta condenada a ser inconsecuente. Se sabe que pertenece a la misma especie tanto de quienes la aman como de quienes la odian y que sus principales enemigos no están en la naturaleza salvaje o caótica, como pudiera ser en otros tiempos, sino en sus congéneres inmediatos, porque puedan atacarle, robarle, hacerle daño o matarle. Tal como están las cosas, vivir una biografía entera sin recibir algún tipo de agresión física  de un semejante tiene menos posibilidades que unas decenas de años atrás. El semejante en general no es el individuo cristiano al que se le pueda amar como a uno mismo. Hay muchos individuos que están en el agujero de lo ignorado y a los que no se desea sacar de él para pasar a las presentaciones. Mientras eso sea así el proyecto del simio humano para hacer un salto evolutivo costará bastante. El sueño de un mundo en el que todos seamos hermanos sigue en pie, pero los soñadores ya no son tantos como en la época del movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos. El otro está  metido en la probeta de la prevención. Se le va sacando en la medida que su verdad de persona la hace legítima para abrirle el corazón y darle lo que sea. Es un proceso lento. La cultura no ofrece atajos, aunque haya momentos empáticos que la psicodelia, la danza, el éxtasis o el alcohol aceleren. Tras el punto álgido despues de una farra con las neuronas revueltas la cuestión es saber quien eres y con quien estás, qué momento compartes y que coincidencias a tener van a ser posibles. El animal humano en su sociabilidad va corrigiendo sus sesgos poco refinados para irse haciendo persona. Si va tras esta construcción como su gran proyecto tiene más posibilidades que si cree que tal propiedad le viene dada por el hecho de ser un bípedo andante y un cerebro más o menos funcional.

El individuo maduro que aprende su lugar en el mundo (su puesto en el correlograma con los demás y con el hábitat) va haciéndose persona sin que su proyección social sea realmente lo definitivo, sino por su autenticidad con lo que es, sus manejos con la verdad, su victoria sobre las mentiras existenciales y culturales. Para la sociedad definir quienes de sus miembros son personas y quienes no es una temeridad, Ni siquiera puede formar parte de un debate. Sería altamente confusionista y lesivo. Se puede discutir sobre civismo, capacidad de convivencia, índices de delincuencia, criminalidad, genocidio y actuar en consecuencia con las listas que genere cada tema de los anti-persona. ¿Quien lanza la primera piedra y califica a un tipo como Eichmann, probablemente de los más despreciables que ha producido el siglo XX, de no ser persona? Antes de responder no olvidemos que él solo hizo cumplir órdenes. Fue el perfecto administrativo que preparó la maquinaria de aniquilación judía.  ¿Alguien  puede asegurar que su perfil tipológico ha desaparecido? Antes de contestar  no olvidemos que la sociedad humana es la que es porque cientos de millones de personas cada día salen por la mañana para cumplir con trabajos embrutecedores para el planeta sin que experimenten el menor sentimiento autocrítico. Claro, claro, es distinto preparar desde una oficina la asfixia e incineración de víctimas a trabajar en cadenas de montaje de automóviles o en centrales nucleares. 

El ser humano no nace telecomandado ni encomendado a un proyecto existencial de demostraciones predeterminado. No entraré en los supuestos hinduistas y reencarnacionistas de venir a la tierra para aprender y superarnos. Oiga, mire, no haga que un billón de átomos me configuren como individuo anatómico vivo, déjelos materializados en cualquier otra parte y a mí déjeme en paz. Planear volver al mundo de los encarnados para ser una persona excelente es una de las presunciones más difíciles de tragar. Si uno ya vivió otras vidas, para qué venir a repetir aventuras  en una humanidad que ya se sabe lo qué es. Si, además, su venida es con la desmemorización de las supuestas vidas –y las enseñanzas anteriores- se viene a repetir errores y sufrimientos. ¿Para qué complicarlo tanto? Un itinerario biológico proporciona suficientes experiencias para aprender y saber lo que es estar en la piel de la condición humana. Otro asunto es quien termina sus días existenciales reconciliado y en paz consigo mismo y con su especie y quien acaba destrozado por no poder ser su propia verdad. Ser tu propia verdad, esa es la cuestión.

En ese proceso nos necesitamos los unos a los otros. Nos toca reconocernos en nuestros espejos individuo a individuo y aceptar las partes grotescas reflejas en  quienes nos hacen de espejo. En paralelo nos toca detectar quienes están en contra del proceso sinérgico de aprendizaje, solidaridad y colaboración.

Lo poco o mucho que ha ido progresando el género humano ha sido gracias a sus maestros. Seguimos estando en deuda con Marconi  y con Gutenberg inventores de la radio y la imprenta, con Lumiere y Edison, por el cine y la luz eléctrica, con Da Vinci por haber imaginado el vuelo con máquinas y con los Wright por haberlo concretado, con Einstein por habernos incorporado a una concepción del tiempo y del universo superior a la visión de Newton, con este por haberse atrevido a estudiar las leyes del cosmos  y con tantos otros que nos  acercaron al conocimiento intrínseco de las cosas y al dominio de la técnica ya la  potencia para ampliar nuestros actos. Reconocemos a los demás como parte de lo mismo porque se parecen a nosotros y no nos preguntamos a priori si son o no personas. Damos por supuesto que sí (admitiendo posibles errores de cálculo). Homenajeamos  los méritos de quienes han contribuido a acabar con aspectos del sufrimiento humano, tanto a los conocidos cuyos nombres están en las enciclopedias como a un ejército de desconocidos que nunca serán recordados. Tendemos a creer que todos forman parte de la gran familia de la inteligencia existencial. Y a pesar de todo no hay momento en el que perder la vigilancia ante las sorpresas que nos dan individuos de nuestro grupo biológico atacando a la vida, atacando a los otros, atacándonos. Cada vez que una conducta humana se comporta en contra de la vida, y eso pasa millones de veces cada día,  todas las dudas sobre la condición de persona de cada humano que hace de antihumano se reactualizan.

No arriesgo ninguna conclusión sobre este tema. Me supera arriesgarme a plantearlo como tal. Me asusta la perspectiva de una sociedad  de un día, no precisamente la del sueño de Luther King, altamente controlada que haya introducido la división de categorías entre sus personas y sus no-personas. Sería una división ética inconcebible para encontrar competencias que la estableciera. Las otras categorías divisorias hasta ahora establecidas: ricos-pobres, trabajadores-capitalistas, contaminadores-ecologistas, desarrollados-subdesarrollados y otras por el estilo han sido fácilmente incorporadas, pero la de personas no-personas nos devolvería a la diatriba de buenos-morales y a su soporte de una moral caduca de la que ya se ha visto históricamente los terribles males ocasionados.  El debate ético y ahora en concreto aplicado a quien es persona y a quien no desea serlo es de los más complejos. El futuro atestiguará esta discusión de distintas maneras con nuevas casuísticas que nos seguirán poniendo los pelos de punta sin que tengamos ninguna seguridad de que el planteamiento de los humanos en construirse como personas sea precisamente el dominante.

 

 

Autocrítica de Semantemas

Escrito por jesusricartmorera 09-11-2007 en General. Comentarios (0)

Autocrítica por la semántica rabiosa.

El análisis intelectual no se despega totalmente de la cocina emocional del tema que examina. Mientras los análisis de las circunstancias y de los comportamientos humanos lo hagamos gente de carne y hueso y no software o programario instrumentado, su producción semántica puede llegar a situaciones comprometidas. El discurso expuesto puede excederse de las austeras formas metodológicas de la exposición y la discusión conceptual para extenderse a una semántica descalificativa. Quien escribe por oficio, y sobre todo por vocación, sabe bien que escribir es una construcción creativa, llena de brochazos y pinceladas que no queda limitada a una enumeración seca de datos, nombres y circunstancias. Escribir es danzar con lo que se escribe sin pasos preorganizados como en cualquier otro baile. Toca estar atento al detalle y dejarse llevar por la inspiración. Mientras el tema no implica personalmente al escritor éste se puede mantener sentimentalmente distante de lo que maneja, tan pronto se sabe parte implicada  lo más fácil es que junto a la exposición de los hechos ponga los petardos que crea convenientes para escarmentar a sus actores si aquellos han sido despreciables. Para evitar eso se puede acudir a la fórmula escueta, al axioma aséptico o al juicio desprovisto de todo tartamudeo. Lo común es que el texto deje entrar una cierta cantidad de semántica reactivo-emocional dejando salir la rabia que siente el autor ante aquellas cosas de las que habla, especialmente si se trata de temas de política social y de economía en la que la sociedad entera está implicada.  

El periodismo, a fuerza de retratar un mundo cuyas noticias más terribles son siempre las que despiertan mayor interés y las que más se repiten, ha conseguido una cierta asepsia descriptiva dando números de muertes y tragedias con la misma frialdad que un matarife destripa una res sin mirarle a los ojos. Partiendo de  plataformas de análisis con distintos registros: desde la filosofía al psicoanálisis, desde la medicina al socioanálisis, los materiales enfermos van pasado por la mirada del observador tomando la distancia indispensable para no dejarse contaminar por ellos. Eso incluye a individuos, asociaciones y actitudes con los que se comparte el tiempo político, la época histórica, el mismo idioma, y la misma geografía cultural.

Cuando el trato es relativamente regular -aunque se trate de materiales informativos referenciales- y no se tenga que aguantar insoportables figuras presenciales-  el observador no se expresa con el mismo tono que la primera vez cuando a la enésima su (material) examinado o criticado sigue participando de la vida política del país, por ejemplo, mucho peor que al principio.

La etiqueta, la modestia (con aquello de ”no juzgues y no serás juzgado”), la corrección expositiva, la elegancia discursiva y estar, como criterio, por encima de las salvajadas periodísticas de otros y de las declaraciones energuménicas de los protas que van por las galerías desilustradas de prepotentes; impide en principio acudir a la palabra barriobajera y a los recursos lingüísticos de un discurso lesivo. Las dudas del articulista aparecen cuando le toca defenderse del discurso lesivo utilizado por sus observados.

 En todo momento, el analista es un científico que no hace sino una investigación de ciencia básica desmenuzando el comportamiento de aquello que su mirada acota. Cuando el campo acotado es una cantera de despropósitos, errores a conciencia y de palurdos subidos a la palestra, tratando de decirnos que hacer con el país cuando son los primeros que no tienen autoconocimiento de lo qué son o hacen, entonces toca tener mucho rigor metodológico para no pasarse semánticamente para decirles a los actores  lo que son. Es en este punto en que un rosario de denominaciones de los errores necesita acudir a las palabras del diccionario (si están registradas es porque su empleo ha sido y sigue siendo necesario) y a algunas otras de invención propia  para caracterizar con precisión quirúrgica la trama examinada y  a quienes la traman. Lo menos que se puede decir en política de según que intoxicadores a escala estatal por la vía de la resonancia mediática es que son unos descerebrados, unos somas fastidiosos que no saben lo que dicen (perdónalos señor). En el fragor de una disertación o en la cocción de un artículos las palabras se pueden ir de la mano y tratar de imbéciles, burros y tontos, como poco, a quienes se lo merecen. Al hacerlo el autor de este tipo de palabras (y yo  no soy una excepción: también las he usado) está autorizando unos recursos con efectos colaterales lesivos para otras personas al margen de tal contienda verbal. Hay personas del género humano cuya coeficiente intelectual les coloca como border lines  o su adn les hace nacer con un síndrome de subinteligencia y que nadie puede cuestionarles por su nivel adaptativo al medio.  Estrictamente, decirle a alguien que es un imbécil o un idiota crea un efecto lesivo indirecto en contra de un sector de disminuidos mentales por razones genéticas o accidentales. Es la misma clase de error que cuestionar la capacidad de responsabilidad o asunción  a alguien por su cojera (como una juez, los jueces siempre nos siguen sorprendiendo y la sociedad mucho más por depositarles el poder de la última palabra, que ha fallado en contra de un padre separado por la custodia compartida) o marginar a alguien por su orientación sexual.  Afortunadamente, para la cultura en tránsito, palabras despreciativas como cojo o maricón han dejado de oírse (no siempre, el otro día una enjaulada de las del Gran Hermano empleó la segunda) y la caracterización del error y en particular de los erróneos nos pide una reinvención de vocabulario, sin perder compostura ni seriedad, ante el tema tratado. Cualquier palabra definitoria aplicada a un caso y que refiera a un sector disminuido es lesiva, no para quien la recibe si no para este sector. A ver si me explico, decirle a gente del poder que ha demostrado crímenes, que nos ha involucrado en guerras y en estafas, que son asesinos indirectos, estafadores y mentirosos, palabras muy graves y acusaciones muy serias, es comparativamente más honesto y menso lesivo que decirles que son tontos, estúpidos, mentecatos o tarados, porque esas cuatro ultimas palabras también pueden estar refiriendo a un porcentaje considerable de población que por razones, insisto, de nacimiento o de crack neurológico no están a la altura promedio de la capacidad mental individual. Conviene recordar el personaje de Furrest Gump, un border line, cuya sensibilidad por un lado, pero una inteligencia natural por otro, no contaminada de condicionantes culturales, dio lección, aunque fuera ficciosamente en el film, a todo un país. Lo mismo se puede decir de utilizar palabras de animales aplicadas a personas. Hay gente muy perra, muy bestia, o muy burra, pero para consideración de los animales en general (el mundo de las bestias), los perros y los asnos en particular, no se les puede tomar el nombre en vano para aplicarlo a individuos humanos que a menudo no le llegan a la cordura de la fauna citada.

Eso nos lleva a un grave dilema, ¿cómo tratar a los malos sin insultarles? En cada película habrá que decidir el vibrator del lenguaje empleado. Los expertos en diplomacia, actores al fin y al cabo, y los que comparte el aula de la política diaria, compañeros de foro al fin y al cabo, les conviene no bajar el lenguaje a según que tonos. A menudo tienen unas intenciones y sus lapsus lingue les sacan otras quedando retratados, pero en general se pelean para poder seguir siendo “amigos de oficio” y seguirse peleando a la siguiente sesión parlamentaria o en la reyerta mediática. Sospechosa esa amistad. ¿Cómo poder ser amigos de embaucadores, belicistas y papanatas? No se si se puede decir que una palabra fea es siempre fea en todo momento y lugar. Dependerá en última instancia de su vocalización, su prosodia, su tono, su contexto y su autoría. La misma palabra tiene una resonancia  u otra según quien la diga y como la diga. Pero una semántica rabiosa  que lleva a tratar a un personal de un subnivel distinto del que se está tratando una cosa tiene poco futuro. Es una forma de descarga adrenalítica. Decir palabrotas tiene el equivalente de reconducir la violencia que se siente y en lugar de darles unos puñetazos a un petate de arena simbolizarlos con grafía sígnica contra un individuo al que se considera un fuera de lugar cuyas provocaciones y mentiras no es para tratarlo con agua de rosas.

Recuerdo un ring de palabrotas pero con buen gusto que pasaban por un canal televisivo a la hora de la comida. Daban un tiempo limitado: creo que 60 segundos. Durante este rato puntuaba más quien mayor cantidad de tacos decía contra el otro. Modernamente la psicoterapia ha diseñado espacio de descarga verbal. Una mediadora familiar ha vulgarizado una idea que es el cuarto de pensar. Si unos padres tienen problemas con uno de sus hijos los envían ahí para que reflexione sobre su actitud.  Está por medir  el valor cognitivo conductual de este recurso (recuerdo demasiado al cuarto en el que se encerraban los niños desobedientes) pero sí podemos relacionarlo con toda experiencia de catarsis y de explosión total de una angustia, una tensión, una rabia o una oposición. A los antagonistas, aparentemente irreconciliables, en el campo que sea, debería llevárseles a un espacio pugilístico debidamente acondicionado para que pudieran llegar al fondo de sus contradicciones diciéndoselo todo, eso sí, sin llegar a la pólvora, el mordisco en las orejas o los patadas en el bajo vientre (entiéndase, en los huevos). Desafortunadamente la vía verbal no es la vía sola que pueda agotar todos los matices para la reconciliación humana. Mas bien es la que demuestra la imposibilidad de seguirla empleando con según que hablantes que tienen nada de dicentes. En el circo de hablas múltiples (todos los foros habidos y por haber) se puede decir lo que sea e incluso generar empatías (Terricabras, oportunamente, califica la sociedad, la nuestra,  como el lugar que  negocia la simpatía a cambio de sacrificar la profundidad) removiendo continuamente una bola estrafalaria de mentiras y desmentidos para volver a empezar. ¿es que siempre se tiene que estar jugando a la misma bola como la permanente  bolsa de enredos? Deberíamos preguntarnos qué hay que hacer para terminar con conversaciones estériles, con circuitos cerrados –auténticos verbódromos-  girando siempre en torno a lo mismo calificando no la verdad sino la elocuencia; no la lógica, sino la declamación; no los datos, sino los juramentos; no los pensantes, sino los  portavoces, no los hechos, sino sus representantes; no la realidad, sino la farándula. Un poco hartos de que se nos tenga anestesiados ante una pantomima permanente toca buscar los conceptos más allá de lo conocido, no en lo esotérico, sino fuera de las palabrerías –o burladeros- dominantes.  Seguro que hay héroes en alguna parte. Otras voces y otros discursos. Botero nos acaba de enseñar que todavía sigue siendo posible un arte plástico conectado con la verdad y a favor de la denuncia. A quien no le guste que tenga la decencia de callarse y si despotrica no tenemos porque escucharle. Es perder el tiempo medir continuamente la idiocia en estado crudo, no por el lado de coeficientes bajos, sino por el lado de usar la inteligencia, en la cantidad que sea, al servicio del negacionismo de las evidencias, porque de eso se trata. Todas las polémicas giran en torno a la misma espiral: la de reconocimiento o no de los sucesos. Mientras tengamos que compartir nación, país y planeta con un buen contingente de hermanos de especie  (sí, hermanos una denominación biológica que no mesiánica) que los niegan  este mundo no tiene el futuro nada claro.

Calidad de Vida

Escrito por jesusricartmorera 08-11-2007 en General. Comentarios (0)

Calidad de Vida aplicada al tiempo y al espacio.

Los términos municipales suelen contar con muchos recursos de espacio malbaratados. Afortunadamente las últimas tandas de administraciones locales van arreglando las cosas de tal modo que se pueda gozar de una buena calidad de vida teniendo en cuenta que los criterios de  la psicología ambiental también están detrás de la felicidad colectiva. Todavía hay mucho por hacer. Hay ciudades barnapolitanas (las del área metropolitana de Barcelona)  y otras muchas de tamaño pequeño e intermedio que ostentan un mayor equilibrio de hábitat. Más recursos espaciales e infraestructurales para menos habitantes. La ciudad mastodóntica -y no es que Barcelona lo sea tanto dados sus limitantes naturales de mar y montaña- va en contra de la felicidad individual y colectiva. Sí, sí, es muy excitante tener un montón de sitios chic a los que acudir y una gran oferta de espectáculos convocatorias pero la ciudad es la gran olla del anonimato donde se cocina la despersonalización.  El promedio de dedicación al desplazamiento entre lugares es superior en las ciudades grandes que en las pequeñas y la gravidez pivotante de aquellas para la población laboral de éstas debería irse corrigiendo con un reparto lógico de la energía. La vida es tiempo. Son horas. La dedicación de ellas a las rutinas de ir de un lado para otro va en contra de otros ratos dedicados al arte, el ocio, la creación, la lujuria o la soledad.

Vivimos un tiempo en que el caciquismo está superado o al menos desacreditado, aunque tenga secuelas en algunas partes. Por tanto, todos los partidos políticos electos, sean de la ideología que sean, están obligados, al menos en el marco local, que es donde se ven los cambios más medibles de lo concreto, a seguir programas concretos de mejoras.  Los y las residentes queremos vivir bien. Si es un partido u otro el que gana zonas verdes, planta árboles, modera la circulación, peatoniza áreas en las que antes había CO2 de coches, higieniza las zonas industriales, arregla los barrios pauperizados y acaba con la inseguridad ciudadana,  es relativamente importante. Lo que sucede es que unos grupos tienen estilos  con maneras poco elegantes y poco dinámicas  de hacer las cosas y otros se toman más en serio las prioridades ecológicas y el bienestar social. En definitiva la ideología sí tiene importancia porque es el sustrato que a unos les exige la ética por encima de todo y a otros no les impide no tenerla. La contribución obligada (el IBI y otros impuestos) ha habido siempre, resulta curioso que despues de tantos décadas, en particular las preconstitucionales, las ciudades hayan ido creciendo mucho en vertical y muy poco en calidad. Tan pronto una administración local es detectada como empresa constructora hay que pasar de ella y buscar una dotación de gestores políticos que piensen antes en los residentes que estamos que en el engrandecimiento de sus arcas despersonalizando una localidad permitiendo miles de nuevas viviendas. Lo que prioriza todo el mundo es vivir bien y en paz pudiendo gozar de los recursos naturales de nuestras zonas, de paseos tranquilos, de conversaciones espontáneas entre vecinos, de estridencias minimizadas y de salud comunitaria. La calidad de vida no siempre se compra con un alto nivel adquisitivo sino con una reorientación lógica de los fondos económicos.

Me pregunto cual será la primera ciudad que aprenderá a vivir sin vehículos privados o solo permitirá la circulación de los no contaminantes, también la que limitará el número de matriculaciones para que no haya exceso de polucionadores y de ruidos. Sabemos que los administradores están entrampados en un círculo: por un lado quieren invertir en mejoras, para eso necesitan dinero de los contribuyentes, por otro lado, para conseguirlo, dar permisos de obra y de circulación en contra de aquellas mejoras.  ¿Qué día una ciudad dejará de hablar sobre el transporte colectivo tan exageradamente como lo hace y lo impondrá de verdad? Basta imaginar cualquier ciudad sin ruidos ni coches, al menos en las cantidades desorbitadas actuales para ganar espacio, salud mental y tiempo. ¿Es tan complicado eso? Así como hay muchos municipios que ostentan en sus entradas el rótulo de ciudad desnuclearizada podrían coger la idea y poner otro nuevo, algo parecido, a ciudad tranquila libre de ruidos y humos. Me gustaría proponer un concurso de ayuntamientos en esta orientación: la de embellecer sus ciudades descargándolas de sus suciedades auto inducidas.