FLUENCIA TRANSCULTURAL

Un clam demanant companyonia

Escrito por jesusricartmorera 25-12-2007 en General. Comentarios (0)

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/hojascaidasdeHiguera.bmp 

.

La solitud és des de sempre un dels grans temes-cantera que nodreix discursos i discussions. Què faria un poeta sense passar per ella? A quin punt estaria la creació sense patir el laberint  de l’ angoixa o la falta de consol? En què es convertiria l’ experiència sensorial sense  tenir amb qui fregar-se? Què seria del cos humà si no fos objecte de desig i matèria sensitiva de la que apoderar-se no sempre assequible i inspeccionada a distancia? La solitud es refereix com una cosa superada generalment descrita en termes de dolor. No es el tema ideal per convertir-lo en un tema de conversa. Forma part d’ una llarga llista de temes tabú o dit d’ una manera fina, de temes imprudents dels que parlar en els àmbits relacionals. El rol esperable aplicat a qualsevol és que té tapats tots els forats de la seva vida, te l’ agenda  planificada per estar a punt on se l’ espera. Una altra figura: la de qui no té ningú amb qui anar-se’ n al llit o amb qui compartir converses d’ intimitat es socialment reprovada. Tampoc és comercialment rentable. L’ individu aïllat genera menys despeses que l’ individu social. Potser l’ un té mes consciencia dels fets mundans que l’ altre però pel punt de vista que avalua els moviments monetaris el segon es un consumidor domesticat mentre que el primer és un consumidor improbable. No va a corre-cuita a comprar regals pels seus coneguts o familiars que segurament no té o  amb els que la progressiva separació ha anat deteriorant la relació. No prepara grans àpats a casa seva i no està constituït com militant de cap efemèrides. Li passen les dates senyalades i les festes de guardar més com conjuntures emocionals desagradables que li recorden el seu estat de solitari crònic que no com diades a les que espera amb devoció per anar a riure o anar a veure cares que feia anys de les que no se sabia res. Mentre que el paio social ha tingut temps d’ aprendre la política de rols i la dinàmica de cada celebració o encontre del que participa, el paio aïllat ha consolidat blindatges, temors i distancies en tot allò que li resulta superficial o poc identificatiu. Sense adonar-se’ n es pot convertir amb una autovíctima dels seus propis criteris al no volgué passar pel tub  com tanta altra gent acrítica o acomodatícia fa sense capficar-se tant. En una d’ aquestes  efemèrides, més aviat odioses, perquè institucionalitzen la hipocresia de tot un país a escala domèstica dels seus residents, qui no pot aguantar més una situació de solitud cronificada arriba a pensar que no li queden raons per viure i es treu del mig en una proporció estadísticament significativa.

Si ningú m’ estima i no tinc a ningú a qui estimar, què carai estic fent jo aquí? Segurament l’ estima proporciona l’ energia suficient per tapar d’ alguna manera el forat de la buidor existencial. No es que proporcioni respostes als dubtes de l’ existir ni posi amb cel·lofana o emmarcades les raons per les quals viure. Dos o més subjectes que visquin vides completament aïllades es troben desestimats, dolguts i sense esma, un cop ajuntats i recuperant cadascú la seva condició gregària no es que descobreixi raons que abans no tenia, més aviat anestesia el tema perquè deixi de fer-li mal.

La solitud es la impossibilitat comunicativa i empàtica de ser reconegut pel que es el solitari. Aquesta definició fa de molts gregaris solitaris emmascarats. Es pot formar part d’una o totes les efemèrides: no perdre’ s cap celebració familiar, gremial o d’ un club de pertinença i en el fons continuar-se reconeixent no ser ningú realment pels altres encara que hi hagi una reconeixença fisonòmica o nominal.  La psico-sociologia de l’ efemèrides  posa en evidencia la reproducció de rols segons les necessitats que té el grup o la figura amfitriona. Hi ha gent que es incapaç de celebrar el seu aniversari sense publicar-ho  o sense fer  fer participar als seus amics o a aquells que els hi ha atorgat aquest rol. Hi ha gent que es capfica per reunir familiars o amics per fer-la petar. Passar per tals encontres tant en qualitat de convidat com en qualitat de convidador (ocupant-se de les feines pròpies d’ un mànager) deixa balanços curiosos. Es pot participar en la celebració sense compartir converses en profunditat i sense parlar del jo sentimental de cadascú. A l’efemèride el quantum del grup ja va a favor del desapercebiment. N’ hi ha prou que hi hagi una dotzena d’ adults i mainada que dobli el numero total de convidats per estar compartint una estona en un racó de taula sense repassar les coses més preocupants de cadascú. Té el seu interès  antropològic tornar-se atrobar després de 2 o 10 anys amb un mateix tipus de gent sense haver tingut cap mena de contacte ni Informacion durant l’ interval. A l’ igual que qualsevol altre animal gregària, l’ humà necessita saber que comparteix destí,geografia i limitacions amb els altres, dels quals tampoc pot esperar gaire rere la perspectiva de solució del temari personal de problemes a resoldre. Des del punt de vista emocional l’ encontre efemèric grupal no ve a complir cap alternativa sentimental. Com a molt fa de cantera-pretext per fer apropaments a siluetes suggestives ales que suggerir un tu a tu per fer manetes i passar de punyetes.

Les necessitats sentimentals i de creixement personal d’ algú son proporcionades per l’ encontre dual abans que el multindividual. Però no cal suposar-li de tota relació que esta instal·lada en l’ encontre sintònic. El duet pot proporcionar calli-ho i conversa, sexe puntual i un deco vagarós de companyonia i estima però no impedir que cada part vagi mes enllà trencant el seu propi rol. Es possible que la saturació de la vida gregària porti a cercar la solitud, la distancia de la mundanalitat, la separació de la matèria física i del pensament aliè pels maldecaps que proporciona. Segurament el clam de demanda d’ una companyonia es tan mes perentori quan menys s’ hagi passat per experiències intenses d’ amor o convivència. Tampoc es pateix  o s’ ha de patir sempre la solitud com un drama. Sortir a la carretera o a l’ acera significa compartir un espai amb la gent anònima encara que no es parli amb ella. Anar a una Disco o un concert o una sala de cinema son altres formes de compartir espai amb altres humans amb els que es poden compartir mirades. D’ aquestes canteres grupals es fan multitud de contactes. De fet el contacte queda establert des del primer moment que hi ha un reconeixement sensorial de l’ altre: no sols a nivell d’ intercanvi de mirades, també pot ser per la flaire, o un tocar-se  espontani per accident en llocs de densitat. Així com es pot viure tota una vida sense relacions engrescades i reanimades no hi ha vida humana que no passi pel contacte amb l’ altre. Aclarides les coses així caldrà  admetre que la majoria de contactes es queden en ells mateixos i no plataformen relacions sentimental o culturalment interessants. Una comprovació estadística no deixarà dubtes al respecte. Els contactes humans són com passes de claqué que no es tenen perquè repetir al següent ball. Davant de la demanda d’ auxili de companyonia, què es pot fer? Abandonar la pròpia solitud per portar-la a federar amb l’ altre demandant solitari? Fer una teoria d’ aquesta mena per afirmar la tesi de fons que en realitat la humanitat sencera  és una espècie intraincomunidada i solitària? Recomanar les mil i un formes per desmentir això? Regalar una guia de l’ oci de l’industria dedicada a l’esbarjo i l’ entreteniment. Hi ha agències que proporcionen companyia femenina satisfent una demanda contractual per una certa quantitat de peles. Un es pot posar a la via publica i oferir una certa quantitat de diners a canvi d’ una conversa o els  altruistes mes agosarats  poden posar un estand i oferir petons solidaris a qui te necessitar urgent d’ afecte. Dins les polítiques de solidaritat es parla de tiberi, d’ empar institucional, de medicines, d’ intervencions materials però rarament de l’ estima afectiu-física. I es que la intimitat és el més difícil de complaure. Les boques se’ ns trenquen esperant comunicacions de veritat i les ànimes s’ eixuguen de tant plorar per aquestes mancances. El cas es que el solitari lligat en el seu laberint de solitud no sempre aprèn d’ aquesta experiència i tant bon punt troba qui li faci cas, que l’ acaroni, qui el converteixi amb una raó existencial considerable per aquell i de retruc li proporcioni la raó que no havia trobat per viure a aquest, no passarà d’ enganxar-se a una mena de magma superficial de ritus i rols i oblidarà que en el món el que viu molta altra gent estarà clamant la seva pròpia demanda de companyonia en unes formes d’ expressió o unes altres. La callada, la introversió son formes  d’autoexclusió lleu que en la seva projecció major pot arribar al no volgué saber res de la resta humana, com? optant per deixar de pertànyer a l’ espècie.

 

Para Lectores.

Escrito por jesusricartmorera 17-12-2007 en General. Comentarios (0)

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/dibujodepuntos.bmp 

 

 

A fuerza de ver cuestionados mis textos por su longitud y densidad, además de por su grado de conceptualización,  he auto observado mi defensa ante este tipo de objeciones. Puesto que para mí escribir es tanto como respirar o vivir infiero en cada cuestionamiento, generalmente  rutinario y estandarizado,  casi un ataque a mi  modo de pensar. Si el modo de hablar indica el modo del ser, el modo de escribir indica  específicamente el modo de pensar.

 Ante uno de esos comentarios dije espontáneamente: escribo para lectores, tal vez apelando a una figura mitológica ya extinta, la de la persona con ojos y tiempo para zambullirse en un texto admitiendo entrar en su juego dialéctico, ensayístico e imaginario. Con tal respuesta le estaba contestando a quien me hizo la consabida  objeción que él no era un lector o no deseaba serlo y por tanto no conectaba con mi disertatividad. Cuando emplazo a una sola pregunta, -a  quien hace esa clase de objeción- la de qué es lo que no ha entendido no suelo obtener detalles advirtiendo que no ha entendido nada porque no ha leído lo que objeta auto descartándose ante la envergadura de hacerlo. El homo-videns alcanza todas las facetas culturales, también las de la lectura. Las lecturas modernas predominantes son diagonalizadas, saltan entre titulares y desean obtener el máximo de información con la menor cantidad de texto. Si es preciso infieren el resto de la noticia sin terminarla de leer por entero. Lo hacemos todos, yo incluido. Hubo un tiempo dorado de las letras en que todo texto circulante merecía al menos una lectura (los más sublimes, varias). Era el tiempo en que textos mal impresos eran perseguidos para gozarlos en sus secretos. El perfil de lectura dominante necesita estímulos visuales. No bastan aquellas páginas litografiadas con dibujos que de tarde en tarde se mezclaban entre las de solo letra, sino que cada una ha de llevar fotos o botones para conectar con videos. Se ha acostumbrado al público a leer por encima alrededor de fotos. La cantidad de texto se ha sacrificado por la promoción de fotos. Es decir se ha convertido a los lectores en coleccionistas de cromos en un revival infantil de cuando los intercambiaban. De su lado el texto es redactado para decir las características esenciales de un evento dejando su análisis para un despues sine die o para coordenadas doctas. El loco que escribe se enfrenta a un limitante incuestionable: la falta de tiempo ajeno o algo peor, criterios de distribución del tiempo según los cuales el tiempo para la lectura es uno de los más excluidos. Es por eso que otros espacios de comunicación como radio o televisión han ganado preferencias. La pantalla no es que sea la alternativa a las vías formativas gráficas pero sí es lo más conectado. La escena de alguien abutacado  pasando sus veladas leyendo junto a una lámpara es considerablemente museística. Estar ante la pantalla del ordenador sin tocar frenéticamente el mouse para saltar por el mundo con una docena de clics y residuar en un artículo largo o un libro leyéndolo con tesón es también inusual. Eso solo perjudica al no-usuario de textos. Finalmente, quien menos lee menos sabe, quien menos lee menos comprende el discurso ajeno. No leer, lo mismo que no escuchar, es no enterarse de lo que dice el otro hablante y presuponerlo por la vía fácil y -generalmente- injusta.

Desde el lado de la escritura los escritores se autocensuran para dar a leer temas rápidos y fáciles cargando las tintas en las noticias más espectaculares y contribuyendo –a su pesar o inconscientemente- a resonancias mediáticas que tergiversan la realidad. El programa el Camaleón televisado hace unos años demostró lo sencillo que es, con imágenes de archivo contextualmente manipuladas- hacer creer sobre un acontecimiento político del todo inexistente (en aquel caso un golpe de estado en la URSS). Las imágenes, esas imágenes, a las que tanto tributo se rinde tampoco son unívocas. Depende del texto que las acompañe si se interpretarán con un significado u otro.

Es verdad que determinado tipo de texto pide la atención hasta el final para encontrar su clave críptica y conectar con su intencionalidad expresiva. No siempre hay una tesis desarrollada que descubrir ni los ases elaborativos son expresados desde el principio. Hay que admitir que se puede empezar a escribir algo teniendo tan solo su título o la tesitura de un interrogatorio y no saber como terminará hasta un rato después de haberlo pensado. Analógicamente hay conversaciones que empiezan y no se sabe como terminarán a no ser que se sigan relatos historiados estancos con un guion muy estudiado y conocido.

Partiendo del principio de que todo no es para todos y los consumidores se distribuyen en función de sus apetencias eso también se extiende al campo de la cultura en general y a las lecturas en particular. Hay textos que por su configuración y temática preseleccionan a sus lectores en un fenómeno que se auto revierte. Hay lectores que buscan un tipo de textos en los que residen tranquilamente pasando del estrés de la mirada en diagonal a la relajación de la lectura en horizontal línea a línea y secuencial palabra a palabra.

 

Contra-Especialismos

Escrito por jesusricartmorera 17-12-2007 en General. Comentarios (0)

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/texturaderojos.bmp 

El contra-especialista.

¡Qué grande es ser yo!  Especialistas en mí, ¡absteneros!

Frase que rebosa orgullo. Un canto a la autoafirmación personal. El grito rebelde del sujeto que está harto de ser tratado como el consumidor final de una cadena de producción. Es una demanda explícita a todo el conjunto de gremios que, desde distintas proposiciones, a que le dejen en paz. Rezuma un cierto eco de un slogan del Corte Inglés que se autoproclamaba estar especializado en sus clientes de hecho o potenciales con su “especialistas en ti”. ¡No! ¡Horror! ¡Basta de especialistas! En particular de aquellos que con sus especialidades nos llevan a terrenos indeseables y a prácticas insufribles. El slogan es evidentemente individualista. Hace prevalecer el yo al otro. Hay una justificación para eso. Se refiere a esa parte de los demás que se dedican de una manera u otra a la manipulación. No hay que sobreentenderle más de lo que dice  y no significa una oposición a quien tiene dominios sobre temas. En la compleja y cuantiosa vida moderna se hace inevitable la presencia y concurrencia de los expertos en cosas. A ellos acudimos una y otra vez para resolver asuntos para los que solos nos vemos completamente incompetentes: desde las reparaciones mecánicas del automóvil en coches cuyos motores son más difíciles de entender o reajustes de soft en nuestros ordenadores a intervenciones en nuestros cuerpos o mentes por médicos y terapeutas. La sociedad multidivisionaria ha hecho aparecer multitud de figuras expertas en sus campos de dedicación. La especialidad es pre-capitalista y anterior a los procesos industriales más modernizados. Viene determinada no solo por las determinantes objetivas de las necesidades de un territorio sino también por las disposiciones subjetivas a hacer un tipo de cosas y no otras.

De una premisa tan natural como ésta se ha llegado a extralimitaciones insoportables cuando el especialista no admite ninguna objeción a su campo de dominio. No solo eso, sino que no admite la autodefensa ante sus injerencias en tu vida. Si bien hay un tipo de especialidades quedan fuera del alance comprensivo de la mayoría que no pertenece  a la profesión de ellas, hay otras que se han distanciado de lo que eran en sus orígenes como recursos autogestionarios. En ese segundo campo está el de la moda. El establecimiento que organiza tu modo de vestir hace  mucho más que ser un almacén o proveeduría de prendas para tu armario, decide que es lo que necesitas y cual es tu personalidad, decide lo que tienes que demostrar y cómo, decide cual ha de ser tu look y donde exhibirlo.  La cosa no pasaría de ser una broma tonta si no fuera realmente porque hay un clientelismo de ese tipo de oferta. Con el look, la estética, el peinado y la forma de vestir se venden atributos de personalidad que supuestamente se adquieren por los módicos precios de los artículos de escaparate. Del mismo modo que las casas automovilísticas venden un poder o tratar de identificar un tipo de poder con la compra de un coche, las de modas venden una personalidad a cambio de comprar una forma de vestir. En realidad el estilo personal no se compra en ninguna tienda por cara que sea. Tampoco se adquiere el origen de clase automáticamente por ser nuevo rico o por ser expropiador de propiedad privadas abandonadas. La sociedad consumista promete fundamentalmente sensaciones y exige la compra de los productos-premisa que hagan de abracadabras para conseguirlas. Es difícil encontrar un solo consumista que no esté atrapado por una u otra de las, muchas telarañas que le hacen creer que lo que más le conviene es lo que dicen los slogans publicitarios. Es así que el perfil del consumidor es del terminal de una cadena de producción para asumir aquello que produce, sea lo que sea. Será acondicionado para cumplir con el rol de tragar alimentos que no necesita, vestir ropa que tampoco necesita, comprar coches de los que puede prescindir e hipotecarse de por vida con una vivienda para la que hay otras alternativas que no son de compra. En definitiva el consumidor es un sujeto manipulable y manipulado por un ejército de expertos en mover los hilos de las marionetas. Con la excusa de la protección, la expertocracia no para de sugerir que la gente se haga chequeos, que pase por el mecánico, que se haga mamografías y ecografías, que se someta a analíticas, que se atiborre de pastillas, que pase periódicamente por los establecimientos organizados para producirle una supuesta felicidad por la vía de la seguridad. Por su parte los especialistas de vocación y sueldo en lugar de facilitar la socialización de su conocimiento lo guardan celosamente para que no se disponga del mismo y se faciliten así las cosas. La postura contra-especialista no significa que abogue para que todo el mundo pueda hacerlo todo pero sí para que todo el mundo sepa discernir en manos de quien se pone y no confundir papanatas o impostores con conocedores a fondo del tema en el que se han especializado.

El canto a la individualidad del eslogan comentado tiene una mayor proyección social de la que a primera vista se aprecia. Todas las personas podemos hacer acto de fe con nosotras mismas, una a una. Esa independencia deliberada al otro es un preventivo para sacarse de en medio a todo aquel que se erige como organizador de tu vida, tanto desde la esfera comercial como desde la esfera personal. Es terrible llegar a la conclusión  que consejeros, tutores, maestros o líderes interesados en los demás en el fondo quieren instrumentarlos para que les obedezcan. La sutilidad en hacerlo no quita el motivo real de sus propósitos dejando la autonomía personal de sus protegidos en entredicho. Cualquiera que se desprenda con el rol de tu mejor amigo para que cumplas con sus pronósticos es para ponerlo en análisis preventivo. Cuanta más necesidad tiene alguien de ser obedecido en sus indicaciones o en sus órdenes más autocrítico le toca ser a cada sujeto propenso a alienarse con las pautas imperativas recibidas. Las sugestiones publicitarias para dejarse llevar poniéndose en manos de expertos, de marcas o de estilos decididos por otros pretenden finalmente poner a sus influidos en el lugar de los súbditos, que en terminología de marketing se denomina como fieles de marca. Frente a tanta manipulación estratégica solo cabe la autoafirmación y autodefensa. Por encima de los decorados una personalidad vence a las mentiras recordando sencillamente en que momento está de su vida y qué trampas le son presentadas con inducciones a tales o cuales consumos.

Es así que el canto a la propia condición individual como sede del honor es la lucha contra los intencionales en hacerte suyo bajo el pretexto de la socialización del tipo que sea, de una ideología o su contraria, siempre que insista en una homogeneización de tu vida a la de los demás. Es necesaria una dosis de valor para vestir, moverse, interrelacionarse de acuerdo a lo que uno es y no de acuerdo a lo que la industria de la etiqueta pretende que seas. Es un valor a crear más que a demostrar o a suponerlo. Sin él un individuo se va haciendo fantoche sin darse cuenta perdiendo gradualmente su individualidad (en su justa dosis de individualismo) a cambio de diluirse en la entelequia de una masa antropomórfica.

 

El yo presunto.

Escrito por jesusricartmorera 15-12-2007 en General. Comentarios (0)

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/Abets.bmp 

Los objetivos del yo presunto.

Cuanto más vives más cuenta te das que el yo es una completa fabulación. Lo adoptas como una cruzada. Haces como si cada vez que usas el yo fueras realmente tú quien lo esgrimieras. Te llegas a convencer de eso. Forma parte de tus falacias existenciales para seguir vivo. Acudes a él como  tu salvoconducto para atravesar situaciones, para acampar en corazones ajenos, para constituirte en referente para los demás y para ti mismo. Pero tu yo es una investidura cuando no una coraza, un parapeto de circunstancias que toma la voz ante preguntas que te emplazan y que no esperan dubitación. O estás o no estás, o vienes o no vienes, o trabajas o no trabajas, o respondes a tu nombre o eres otra identidad, o blanco o negro. Ya me gustaría dimitir de tal disertación y defender un yo robusto, inalterable, caracterial, permanente en el tiempo y en el espacio, una especie de yo-espíritu inalterable por encima de las formas que adoptara y del recorrido por la materia biológica que hiciera. Sin un yo definido no se puede ir a ninguna parte. No puedes triunfar, no puedes aparentar ser un ser. Un yo es tanto como tener rostro  o tener un cuerpo, sin esas dos cosas no te puedes plantear ir por el mundo.  Los necesitas tanto porque son formas procedimentales para el desplazamiento y la identificación como porque los demás están acostumbrados a tratar con figuras humanas  y no con entelequias, espíritus, supuestos o energías invisibles. Ni siquiera están acostumbrados a tratar con agentes de disertaciones, ensayistas entregados, disertativos por libre o filósofos  de paso. Un yo es la prolongación de un nombre y los datos que lleva asociados junto a un curriculum de haceres que también esgrime  ideas.

 Las dudas sobre su versatilidad  empiezan cuando se sabe que un yo no es un continuo estable. Depende,  claro, del grado de neuroticidad de cada cual y de su inseguridad, pero un yo, el más fuerte,  tiene variables, tantas, que puede irse modificando y dando entrada a elementos antiyoicos. Un yo deviene escisíparo tan pronto quiere aclararse en lo que es. El mismo yo puede estar afirmando y negando una tesis según realidades circunstanciales distintas. Si eso queda confirmado pone en un aprieto la auto-arrogancia de las personalidades que se creen muy estables. En ese contexto se produce un panorama laberíntico cuando el yo queda demostrado como no  tan estable   lo cual lleva a asegurar que no   van a serlo sus objetivos. De hecho, los objetivos de una persona pensados o gradualmente elegidos para su existencia  crean un simulacro de estabilidad que suplanta la falta de ella al yo con sus variaciones.

 Lo primero que se plantea una persona ante su interioridad  es la presunción de su yo. A diferencia de las conductas que hace que sí puede catalogarlas, listarlas o evaluarlas, el yo, pone en discusión qué parte de él ha cometido tales actos. Es así que los objetivos personales solo son los de un yo presunto al que presupones que recoge la totalidad  de tu persona pero que hace poco más de ser un intermediario entre tú y la escena, entre tu identidad y el mundo, entre tu interioridad y tu externalidad.  Nadie está tan cerca de ti como tu mismo y la ocupación de los otros en tu universo sentimental siempre quedan fueran del núcleo más profundamente íntimo. Al desconocimiento de los de afuera hay que añadir el auto desconocimiento. El sujeto humano prefiere cargar con sus roles y su alistamiento dentro de la epopeya del ser humano que no meterse en una auto indagación de la que no es tan sencillo salir. Los grandes conceptos que tuvieron el encargo de configurar los parámetros y los principios de lo que somos tienen sus detracciones. Si bien usamos, en supuestos consensuados, el  concepto de raza y el de condición humana como algo que sabemos a lo que nos estamos refiriendo hay otros que admiten distintas versiones tales como el de humanismo o el de persona. Por lo que hace al yo y al no-yo es decir el tú, es una de las primeras diferencias evolutivas a las que se llega. La diferenciación física entre el propio cuerpo y el resto de la materialidad del universo es comparativamente más sencilla que la diferenciación entre lo genuino del yo y todo aquello que lo coloniza por la entrada de la puerta de atrás –de su inconsciente-y que lo utiliza como eco o reproductor de valores que inicialmente le eran ajenos pero a los que admite rendirse. Consideradas estas premisas toda lista de objetivos recoge el encargo de estabilizar el yo que la confecciona.

Dentro de mis objetivos puedo decir que siguen estando los de recorrer el mundo, mezclarme por los rincones de los países y ampliar mis horizontes de conocimiento directo de los lugares.  Puedo añadir que quiero escuchar los sonidos distintos de los significados, intercambiar palabras y saludos con desconocidos y dejarme llevar pro los viajes. Todo eso más que una lista de objetivos se parece a una disposición de criterios. Un criterio a diferencia de un objetivo es una manera conceptual para librarse de éste como una decisión a priori y permitirse libremente ir adoptar el que sea necesario en cada momento y lugar. Puedo decir que en lo concreto quiero manuscribir otro libro de poemas durante un año seguido o sacar rendimiento a los ordenadores que tengo. Esto me mantiene en el campo del criterio. Decidir objetivos del tipo: ganar más dinero, tener propiedades, recorrer 60mil kms en un año, dar conferencias o preparar una investigación me colocan, tener una cierta cantidad de orgasmos por año o ganar una plaza de concurso en una universidad  me mete de lleno en un yo que no es el mío. Un objetivo es un reto y un reto es una palabra que choca con el resto de mi vocabulario. Un reto ¿para qué? ¿Para demostrar qué ante quien?  En lugar de entrar en un mundo de competencias, cuyas coordenadas sí son las de tener objetivos profesionales y comerciales concretos por un lado y objetivos de conquista, prefiero hacer posible vivir en un mundo, al menos el mío, en el que sea posible vivir sin rivalismos dejándose llevar por las experiencias gozosas de la vida. Todo apunta a que el goce queda colocado al final de todo lo demás. “Primero el deber y después el placer”  rezaba la bandera de una moral. Otro tipo de filosofía práctica colocó el libertinaje en primer lugar y los deberes sociales en segundo. El sistema lo tiene montado todo de otra manera: por el hecho nacer, es decir, de ser nacido, de ser naciente, de ser emplazado a vivir, se adquiere un vínculo contractual con el entorno. La sociedad invierte en el neonato y éste tiene que devolver socialmente todo aquello que ha ido recibiendo. Antes de que se dé  cuenta está alistado al  gran ejército de los que van tras las múltiples zanahorias que están en el horizonte de la olimpíada más extraordinaria de su siglo. Progresivamente lo que pretende como objetivos chocará con su naturaleza como persona si aquellos no tienen nada que ver con sus verdaderos deseos en la vida. Muchos de los retos y objetivos vienen impregnados con la cultura misma y con la herencia ideológica de los antecesores. Se expresan en una larga lista de cosas que hay que hacer, que hay que tener, que son indispensables. Antes de que el individuo se de cuenta su yo es un rol de encargos impuestos por su entorno inmediato, es decir, por los que más le quieren. Cada vez que alguien próximo le dice “tienes que hacer…” tal o cual cosa debe reflexionar seriamente si tal deferencia o cariño no es para collarlo más al engranaje de las conductas impuestas.

A partir de eso, la elaboración de objetivos tiene que tener en cuenta siempre si se remiten a unas formas de débito psicológico con las que el sujeto admite sumisamente cargar, a menudo sin darse cuenta,  o si son la adquisición consciente de deseos autorealizativos. Hay objetivos que se consiguen y convierten a su conquistador en un triunfador despersonalizándolo y  la falta de ellos por tanto que no se pretenden conseguir que dejan una filosofía vital del criterio que personalizan el comportamiento aunque no esté socialmente reconocido ni  pueda contar con medallas al final de su recorrido.

Cuando el yo presunto se lanza  tras unos objetivos de préstamo y vuelca su energía en ellos sin considerar reautentificarse como persona lo más probable es que dé el visto bueno a su manipulación permanente y haga de la vida un proceso exclusivamente numérico desconectado de los valores fundamentales del vivir. Se hace cómplice de lo que no quiere. Subordina la solidaridad y la cooperación a favor de la rivalidad y el egoísmo. No solo eso, admite la amputación de su idiosincrasia a favor de un yo operativo, eficaz para sus propósitos.

“Ante la vida actual no se puede salir al mundo sin estar preparado” argumentan a los papás antes sus hijos estudiantes para que no caigan en la desidia y trabajen fuerte en la escuela. Las mejores intenciones nos preparan para hacer vidas impositivas. De otra parte una vida humana dejada su libre arbitrio es posible que no se desarrolle en toda su potencialidad.

Es en la edad adulta tras una biografía llena de cosas que el sujeto se puede replantear sus por qué y sus cómo y resituar su sentido existencial tal vez para empezar a hacer lo que siempre se negó por un razón u otra hacer antes.

 

Necesidad Metafísica

Escrito por jesusricartmorera 13-12-2007 en General. Comentarios (0)

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/torsodesnudodibujo.jpg 

 

 

La necesidad metafísica y la continuidad en el futuro.

Cuanto más desintelectualizado y menos formado está un humano más necesidad tiene de ser consumidor de más-allases. El más allá admite una multitud de formas descriptivas y de conjeturas teóricas. Desde los cielos fastos de la felicidad permanente fuera de las vicisitudes materiales a las promesas para concretar en décadas, generaciones, siglos o milenios venideros. Son dos clases de futuros completamente distintos: el de la materialidad en unas condiciones mejores y el de la espiritualidad también en unas condiciones mejores. Ambos son completamente distintos, el uno es funcionalista, instrumentalista, especulativo; el otro es intuitivo, espiritual, para físico. A la metafísica se llega desde la materialidad, con el enfrentamiento a sus contradicciones, El debate clásico entre idealismo y materialismo ha perdido su potencial de clarificación. La prudencia con afirmar verdades supuestas lo mismo que negar verdades pendientes de demostrar, lleva a tomar con cuentagotas cada tesis, cada idea.  Por lo general las teorías metafísicas acuden al fortín de la convicción personal. La intuición privada y no los razonamientos son los que apuestan a favor de un presentimiento o conocimiento místico sin experimentar la necesidad de su argumentación. El verbo diferenciador es el de creer, sí o no. La creencia se dota de fe y esperanza pero puede cursar sin análisis ni razonamiento a no ser que se tome la necesidad psíquica del individuo, de un amparo como un valor razonable. El más allá queda fuera del campo examinado por la mitocrítica como objeto central de consideración. El coleccionario mitológico no para de referirlo desde su parapeto de la inserción iconográfica en las culturas. Las sociedades han necesitado de héroes y dioses de los que tomar modelo y de los que conseguir regalías. En última instancia implorar a las deidades ha sido una transacción no exenta de intencionalidades materiales: el ruego a las fuerzas sobrenaturales para colmar las necesidades más especificas de los descontroles naturales: pedir la lluvia para las cosechas en las épocas de sequia o pedir el fin de las catástrofes en las épocas de guerras, dolor o tragedias.

La conciencia humana se ha ido construyendo en su debate y negociación mental acerca de lo que es o no es cierto, de lo que es humano y lo que es extrahumano.  La supuesta evolución mental que va r dejando atrás las ideas crédulas hace pensar en   conclusiones antisupersiticiosas  consolidadas Toda idea antigua deja un resto y una marca  Holtz  afirma acerca de lo que es conciencia  y la experiencia interna que supone, que las imágenes mentales pasan por una asistencia al retorno de las desterradas. En ese sentido en los dos extremos del arco de las ideas en relación a la continuidad existencial postmortem, tanto el ateísmo radical como las posiciones creyentes  pueden admitir hipótesis verosímiles de la parte contrario. Su antagonismo radical tiene cargas de artificiosidad.  En las sociedades que se han declarado masivamente religiosas en función de la religión de sus estados, el pensamiento público si se ha supuesto y ha sido unitario y unánime ha sido por razones de supervivencia. El individuo se adapta a la norma comportamental para no entrar en colisión. En cuanto las sociedades que hicieron revoluciones para derrocar antiguas creencias y clases privilegiadas no consiguieron a fuerza de decreto y de coacción eliminar los vestigios de la credulidad. No solo eso, con su nueva aparatología burocrática e iconográfica crearon el culto a la personalidad y la devoción a un entramado que no admitía crítica ni discusión. Curiosamente los países más católicos del planeta con los más ateos (la Urss y su área satélite) tuvieron concomitancias en los ritos de las masas en sus credos. Finalmente creer en un magnatario, padre de la patria o en un héroe de la antigüedad, tienen un enrome parecido. La necesidad metafísica del más allá es sustituida por la necesidad del padre social que conduzca como maestro y guía a sus súbditos que toman prestado el nombre de hijos.

La creencia religiosa ha sido definida como una particularidad de neurosis colectiva. Cuando la creencia genera un tipo de delirio está dando lugar a una psicosis desorientadora. Por su lado la creencia en un mundo que por la vía de sus contradicciones materiales supere las miserias internacionales actuales y de una respuesta global a sus males creando un hombre nuevo no deja de ser un idealismo de la esperanza. Actualmente es tan inverosímil el paraíso extraterrenal en el que los espíritus vivan en concordia como el paraíso terrenal en que los hijos de los humanos  aprendan a vivir en paz. Jamás hubiera esperado el materialismo de las luchas sociales ser igualado a un idealismo  como el del religiosísimo de la esperanza. Ambos comparten el deseo de ese futuro: en un caso el del paraíso extraterrenal con eso espíritus desencarnados en interacción armónica y en el otro caso en la sociedad terrenal, si no paradisiaca, al menos incomparablemente mejor a la actual con humanos encarnados así mismo en paz y cooperación. Es difícil vivir con la desesperanza de una perspectiva y de otra. Su correlato sin embargo es aparente. La historia está llena de luchas religiosas y de confrontaciones del pensamiento. Vida es conflicto. Y el conflicto pasa por la reinterpretación continua de los déficits, dentro de estos los de la incomprensión total de las cosas.  Es a partir de eso que la teología suele vetar la comprensión del vulgo a las sutilezas de lo todopoderoso.

Hay que tomar la necesidad metafísica como eso, como una necesidad. El sujeto necesitado de muchas cosas: alimento, aire, espacio, cobijo lo coloca permanentemente en una autonomía relativa. Su expansión depende de sus segurizantes. Tan pronto le fallan se viene abajo toda su estructura. Las generaciones sin objetivos ni razones históricas para existir relegan al individuo a automatismos supervivenciales. El problema no es ya una persona sin moral sino el de un sujeto desmoralizado: sin norte, sin contenido, sin referentes seguros, sin elán vital por el que expresarse. Su carta hedónica no tiene suficiente entidad para proporcionarle los contenidos necesarios para hacer de la vida un proceso creativo. A lo mucho queda reducido a un proceso testimonial de lo que nunca puede alcanzar ser.  Tanto el dios del amparo en un cielo de acogida como el de una sociedad del mañana basada en los principios de justicia, redistribución de la riqueza, respeto y goce como alternativa al produccionismo está en la necesidad intrínseca de lo que hay para alcanzar algo superior. Nos enfrentamos en ambos casos a un tipo de tesis esperanzadoras determinadas por el desequilibrio psíquico reinante. Mientras los movimientos sociales y las corrientes espirítales van siguiendo su curso, los billones de interacciones humanas con las que se va llenando la humanidad dejan mucho que desear en lo concreto por lo que hace al proyecto de la persona soberana, la nueva persona individual y social con la que regenerar proyectivamente a la especie. La disociación entre las creencias de un tipo u otro por un lado y el trato humano por otro es espectacular. Desde un punto de vista clínico se ha propuesto la cura analítica para el caso de la religiosidad en sus extremos de pre fanatismo y fanatismo total; también se puede proponer para los casos de psicopoliticismo enmascarado en la supuesta conciencia política para el caso de movimientistas, altruistas a ultranza, adopcionistas y otras versiones del cooperacionismo. Huber (1987) sostiene que la psicoterapia no se puede definir de forma estática sino que es fundamental referirse a las situación especifica terapéutica. Puede estar tan fuera de lugar, fuera de su mundo, fuera de si mismo, quien lo sublima todo pensando en una excorporeidad con el perdón de sus epcados, como quien quiere ganarse el cielo utilizando la pobreza social y las clases necesitadas  como pretexto para sus heroicidades. Si cambiamos la noción cielo por reconocimiento en la historiografia es un poco lo mismo.