FLUENCIA TRANSCULTURAL

Categories de la Victimitat.

Escrito por jesusricartmorera 10-12-2007 en General. Comentarios (0)

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/linternaencendida.jpg 

Les categories de la victimitat.

La historia humana és la dels seus conflictes. Quan s’ estudia historia se’ ns parla de senyors poderosos, d’ invasions, de guerres, de períodes de poders, de regnats… Possiblement qui ha fet els grans combats han estat minories enmig de majories neutrals o distanciades ,que malgrat tot han patit de pitjor manera les conseqüències. Els innocents són els que més paguen els efectes produïts pels caos militars  i les paguen amb les seves vides  siguin quins siguin els motius pels que els soldats armats s’ empatollen. Paral·lelament a les conflagracions diferents categories de víctimes s’ estrenen. En  l’ època del terrorisme latent, la de matar sense mirar a qui, els seus morts són víctimes probabilístiques  d’ una guerra en la que no participen. La desestabilització d’ una realitat passa per la generació de tensió continua i la deconstrucció d’ estabiltizants i seguritzants. Quan l’ estat d’un país ha de compartir el monopoli de la violència amb altres organitzacions antagonistes això genera un procés d’ incertesa creixent i de radicalització ideològica per radicalitzar les penes contra els criminals.

Potencialment en el món actual no hi ha cap persona que no tingui dins del seu patró una quota de victimitat.  La seva condició de diana probabilística passa per diferents graus: des de les situacions menors en els que un com consumidor és enxampat i enganyat a  les pitjors en que pot ser atropellat per un conductor malaltís i estressats o travessat per una metralla en un atemptat terrorista.

Como a humans i residents socials vivim entre coordenades perilloses. Viatjar,  participar de la lluita política o publicar opinions políticament incorrectes et pot posar a la mira d’ algú que no li caus bé i vulgui treure’ t del mig; fer una vida d’ allò més ordinària, casolana, de veïnat i pacífica no elimina aquella quota. Els factors de desestabilització han crescut. El terrorisme sistemàtic de diverses organitzacions dedicades a aquest afer  ocupa un ventall de la perillositat però no implica tots els perills. De fet a tots els països del món en aquets moments s’ha de comptar amb una certa perillositat que per atzar et pugui enganxar. Saber-ho desmobilitza alguna gent. D’ altre pre-assumeix els riscos i no deixa de viure pel fet de que pugui perdre la vida com hipòtesi. L’ increment de la inseguretat ciutadana tant per raons polítiques com delictives han anat in crescendo i les mesures auto defensives contra els atacs terroristes per una banda i les violacions de la propietat privada d’ una altra estan fent de la societat encara més insegura i inivivible.

La condició de víctima doncs no es exclusiva d’ un sector de gent sinó de tothom socialment vinculat a situacions de perill (la societat es una patogènia perillosa permanent). Tal condició dona lloc a un cert victimisme que s’ explota a conveniència dels petidors per aconseguir indemnitzacions i seguritzants. En aquest sentit la víctima exerceix un rol objectiu de pressió perquè la societat no s`adormi sense arranjar les situacions perilloses. Però una víctima es moltes mes coses. El pitjor significant lesiu que se li pot donar a una persona és recordarla per la seva condició de victimitat  ("pobrissona") o de pèrdua enlloc de fer-ho pels seus creatius i els seus guanys amb llum propia. Dins d’ aquest es altres coses està la de ciutadà, la de contribuent, la de treballador , la d’ associat, la de cultural i moltes altres coses. De fet ser ciutadà implica totes aquestes subcategories.  També implica la de víctima potencial o efectual segons el nombre de vegades que ha caigut en paranys i enganys i, òbviament, el revés concret sofert. Es diferent ser víctima d’ un robatori per descuit del bosso mentre es dina a un restaurant , a ser-ho del mateix objecte a punta de navalla o de pistola i amb agressions pel mig. Es força diferent ser víctima d’un comerç estafador que et ven un producte que de trinca no funciona i no te’ l vol canviar a estar al punt de mira d’ un assasì que et dispara i et mata.

En aquest gradient de victimitat es pot anar passant  per diversos punts del seu arc. Una biografia dona per molt per passar  per la prova del dolor en diferents circumstancies, temes i realitats. Rarament es troba a gent que pugui afirmar que mai l’ han robat o que mai l’ han intentat fer-ho. L’ experiència de ser objecte d’ un crim en la condició de víctima amb greuges severs  genera un trauma important,  difícilment oblidable. Aquesta  marca indeleble es pot revifar cada vegada que es parla de quelcom semblant en els casos d’ altres. El ressò mediàtic té un filó en això. La recerca continua de la noticia pot actuar inadvertidament com un reencetament de la ferida alhora, en el pitjor dels casos, com un justificador d’ un acte cruent per la via de la seva demostració fàctica de la seva massivitat. La violència domèstica no cessa, per molt que es publiqui el balanç de morts,  i els descerebrats que van a tota hòstia conduint continuen fent de les seves malgrat l’ increment de noves normatives restrictives per la conducció. La deferència a la condició de víctima no pot passar per callar les veritats. Això reportaria encara mes incertesa col·lectiva. Una altra cosa és la manera en la que s’ han de tractar les noticies  i en particular als protagonistes directes d’ elles.

La condició de víctima i el registre de victimitat és tan més elevat quan més se sotmet una persona a situacions de perill. Resulta que avui en dia no cal canviar de país o sortir de casa per tenir encontres amb perills concrets. El perill es un cofactor que incideix en la pèrdua de confiança mútua. Avui la gent s’ arrapa els seus bossos tan bon punt t`asseus al seu costat al metro o et mira en desconfiança si li preguntes on es un carrer o quina hora és. La hipòtesi de l’ estafa i de l’ assalt és continuo i en països on hi ha organitzacions armades independentistes el perill aleatori per ser tocats per  les seves inacceptables tàctiques basades en la violència ens demana que organitzem la prevenció.

Examinada cada violència una a una ens trobem en que totes tenien una previsió. Totes eren actes anunciats. Totes estaven estructuralment vinculades al sistema de vida. Diàriament mora gent de mort violenta no volguda ni preparada voluntàriament per ningú però si com a consequência d’ estructures propiciatòries, tant a les carreteres com a les obres del ram de  la Construcció.

Tot això no consola a ningú que ha perdut a un parent víctima d`un atemptat o d`un infortuni ni li retorna la part del seu cos amputada. Però mentre la seva condició de víctima a perpetuïtat la fica en un forat de venjança i ressentiment, la de persona critica amb el que ha succeït canviarà el dolor sentimental de la pèrdua amb propostes per viure una vida millor en una societat alternativa millor.

Los vuelos del Inconsciente

Escrito por jesusricartmorera 10-12-2007 en General. Comentarios (0)

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/escalfador.jpg  

 

Los vuelos del inconsciente.

Los aviones tienen unas cajas negras que son consultadas tras sus catástrofes para saber lo que pudo ocasionarlas. El aparato psíquico del ser humano tiene su propia caja negra en la que quedan puntualmente registrados todos los eventos experienciales. No se trata de un registro deliberado ni formal sino de un proceso fáctico de acumulaciones de datos e impresiones existenciales. No es la sede de la memoria ni el archivo voluntariamente organizado de informaciones. Es el lugar de lo desmemoriado pero que sin embargo existe y se constata, el lugar de los nudos gordianos que explican la biografía pero que a veces ni se les sospecha, el lugar de los sentimientos más trabados pero cuya lógica apenas se intuye. El inconsciente es una instancia ampliamente reconocida. Se le cita con denominaciones paralelas como subconsnciente o infra conciencia. Fácilmente se le consensua como algo existente en el psiquismo de lo que no se es consciente. Se puede decir que se trata de una realidad interna o de un alma en la sombra. Cabe interpretarlo como la sede de todas las historias vividas que en su mayor parte son borradas de los elementos tomados por la conciencia para los enfrentamientos racionales del día a día. Se le refiere en forma de substantivo que expresa conductas bajo su dominio. Es así que se tiende a justificar comportamiento por estar embriagados por una tendencia inconsciente a la hora de ser adoptados. También se divide la responsabilidad ante la realidad general, la de toda la sociedad, según el criterio divisor de personas conscientes de las inconscientes. Una de las palabras quirúrgicas más precisas para describir a una persona cuyo pensamiento está enajenado del tema del que se está ocupando es la de inconsciente. No  tiene nada de insultante aunque es el común denominador para toda una colección de calificativos que la desautoricen.

La existencia es extraordinariamente compleja y vivirla desde la conciencia total es prácticamente imposible. El inconsciente viene determinado por los retos subsistenciales de la inteligencia humana. Las respuestas adaptativas a la vida, la relación con el ambiente y las interacciones con los demás van segregando unos restos –no siempre advertidos por el sistema sensorial ni pasados por la consideración critica- que llenan el saco, aparentemente, de los desperdicios. Eso llena un almacén de la trastienda en la que hay de todo y se sabe que lo hay pero sin ningún plano para localizarlo o reencontrarlo en cuanto se necesita. La idea del inconsciente como trastero no es tan descuidada como parece. En ese desván de toda clase de experiencias por las que se ha pasado sigue permaneciendo su vida larvado y tiene su peso activo en el comportamiento. La parte consciente del individuo sabe –y debe de saber- que una parte de las cosas de todas las que hace son dictados directos de su inconsciente a pesar de aquella. Eso significa que una persona es un conglomerado de su consciente y de su inconsciente. En cada una de sus elecciones conscientes ha de presuponer que una parte de su aparato psíquico incide implícitamente en ella. Por eso el razonamiento, por impecable que aparente ser, aplicado a cada situación específica no es únicamente un proceso intelectual puro sino un proceso influido por una bioquímica interior, por las partes más repitilianas del cerebro y por ese almacén de informaciones tácitas que el sistema sabe que tiene aunque su parte consciente no reconozca y, llegado el momento, no esté dispuesto a reconocer. En cierta manera la biografía de un individuo cualquiera pasa por una lucha renovada entre su consciente y su inconsciente. Cultural  y formativamente admitirá que no lo sabe todo de todo ni todo de sí mismo. Admitiendo partes de su vida que han sido olvidadas o reprimidas y valorando el olvido como una premisa indispensable para poder prescindir de recursos y experiencias negativas que en el pasado le hicieron daño. Lo que sucede es que un olvido intencional es una forma de denominar un mecanismo auto inhibitorio por tanto un mecanismo represivo, lo cual no significa que la entidad de la información negada para el consciente no siga en estado inconsciente.

Es así que el sujeto deviene en una realidad escisa al por menor. La sociedad burocratizada se ha ocupado de identificar a todos sus miembros con una serie de números de control y las interacciones sociales precisan de nombres e imágenes identificativas de cada uno de ellos. De su lado la psicología de la personal y las posiciones más analíticas no pueden admitir que un individuo quede limitado a sus representaciones públicas encontrando en su interioridad verdades incluso ocultas para sí mismo. Se dice que el analista es la figura puente entre un consultante y su inconsciente. El observador metodológico en su rol neutral ayuda a poner en comunicación lo que un confidente dice de si mismo con todo aquello que no dice de sus verdades pero que inconscientemente las revela.

El inconsciente como lugar de lo acumulado y de lo reprimido queda en stand by a la espera de rugir en sus necesidades manifestativas. Vuela con o sin permiso del consciente. En sus vuelos saca las verdades intrínsecas largamente prohibidas y con esa exteriorización revela  elementos de personalidad que completan el cuadro de lo que se es. La civilización se ha ocupado de reprimir las verdades de los individuos para crear una sociedad homoformal a conveniencia de todos o de los representantes de poder de esa noción de “todos”. Es así que al dictum inicial de comportamiento público consensuado o supuestamente consensuado hay que añadir las inhibiciones privadas que individuo a individuo se añaden –añadimos- para poder ingresar como miembros de pleno derecho en el gran colectivo humano. Puesto que esto no es sostenible ni natural para poder ser permanentizado a lo largo de toda una biografía esta va cursando con un estrés interior debido a la disonancia producida entre lo que se piensa y lo que se hace, lo que se sabe y lo que se dice, lo que se es y lo que se representa. No hay sujeto que no la experimente en un grado u otro. Lo cual es lo mismo que decir que no hay sujeto sin pasar por los impactos endógenos de su inconsciente. El inconsciente se venga, por llamarlo así, del sujeto rebelándose al revelar aquellas informaciones que contiene con una variada gama de expresividad: lapsus de todo tipo (visuales, mnemónicos, táctiles y lingüísticos)  incapacitaciones transitoriales, psicosomatizaciones, errores físicos, producciones oníricas tensionales y colisiones relacionales. Gracias a todo esto sabemos que existe y además que hay un lenguaje del inconsciente que permite estudiarlo. Es en su sede donde se hallan finalmente las causas fundamentales que explican los problemas biográficos, el sufrimiento, las incomprensiones, los estallidos, las pérdidas de autodominio y el sentimiento de deseidad.

La construcción integral del individuo autónomo, -la persona liberada de sus terrores y de sus pérdidas de capacidad- pasa por el reconocimiento consciente de su parte inconsciente y por el contacto con su mecanismo de segregación. Conciencias las claves inconscientes de un pasado biográfico no significa impedir que el inconsciente deje de existir. Este seguiré existiendo como lugar de depositaciones reprimidas aunque se haya puesto un cierto orden en las anteriores. Expresado así resulta que todo individuo lleva a bordo otra entidad que no controla con su curriculum público como entidad.

Es el inconsciente y sus órdenes latentes las que explican un sinnúmero de conductas erróneas que se vuelven en contra del sujeto. Las pulsiones para la violencia, el alistamiento a comportamientos nefastos reiterados tienen sus determinantes en el inconsciente. Es por eso que toda terapia dirigida únicamente a la parte consciente fracasa. En los perfiles psicótico-delirantes un inconsciente caótico junto a una química neuronal desequilibrada lleva a una performance de lo inconsciente sin pasar por la revisión analítica de la parte consciente.  Hay un tipo de psicoticidad que se combina con un estadio consciente que no pasa de una neurosis aparente. No impide hacer una vida relativamente normativizada con una estructura delirante muy consolidada. Para esta casuística toda negación frontal del delirio por inconsistente no tiene salida curativa. El delirio tiene una construcción que remite a un tipo de lógica para el delirante. Entrar en ella como un discurso más para encontrarle las incoherencias que se le demuestren como tales al delirante es comparativamente más efectivo que negarlo de plano.

El inconsciente contiene sectores diversos de informaciones, de anécdotas, de experiencias, de sufrimientos todo ello convenientemente auto negado. En sus desarrollos expresivos lo consciente termina por engañarse sobre lo que se ha sido en la vida, algo que el inconsciente no hace. El inconsciente sabe las verdades que el consciente endulza o, incluso, puede negar. El consciente puede argumentar razones floridas a fabo r de protocolos de perdón, de amor universal, de fraternidad respetuosa y de tantas otras cosas por lo que hace la proyección en el mundo, y pro su lado el inconsciente no admitir los parámetros de conciencia porque arrastra un sufrimiento pendiente aún de depurar. El drenaje de todo lo que se contiene no pasa únicamente por el acto auto psicoanalítico  sino especialmente  por el permiso de su catarsis. Últimamente, en el boom de las nuevas psicoterapias, hay renovadas y valiosas técnicas que permiten el vuelo (mejor en plural, los vuelos) del inconsciente. Las tormentas cerebrales para enlistar ideas, la risoterapia, el katshuguen entre otras muchas son maneras eclosionadoras del inconsciente o técnicas concretas para dejarlo libre. El espacio del psicodrama en el que decir lo que protocolariamente y por educación formal no se dice revistiendo distintos roles representativos con los que se está en conflicto, el del padre, el del hijo, el del hermano, el de la pareja entre otros, permite los vuelos siempre y cuando las garantías de confiabilidad existan. El psicodrama es la propuesta de un juego de verdad. Algo que en la vida cotidiana no se practica porque los roles anteceden a las personas y los sentimientos son supeditados a sus conveniencias. En el juego de la verdad, incluso entre personas desconocidas que admiten desde el momento cero de su contacto, no callar los sentimientos que van experimentando; se producen inmediatamente unas coordenadas totalmente fuera de la sociedad. Basta la consigna de internación: digámonoslo todo para crear un espacio físico-mental que permite la conexión con el inconsciente. Es algo que va más allá de miradas superficiales al espejo para medir el currículum oculto bajo la mascarada de cada cual.

En el espacio psicodramático a diferencia del tratamiento psicoterapéutico personalizado puede ocurrir todo incluyendo tanto los elementos presentes como los ausentes en la descarga emocional y en el juicio crítico. En el espacio de la verdad se produce un duelo por la perdida de los formatos cultural-representacionales adquiridos o más exactamente su perdida como segurizantes. El  Dr Robert A.Neimeyer. En Métodos de evaluación de la ansiedad ante la muerte. Constructivismo en psicoterapia, profesor de la Universidad  de Memphis,  director de la revista Deaths studies, es un autor de cita obligada para temas de duelo. La muerte de algo o de alguien es la concreción de una verdad intrínseca que siempre llevó consigo: la finitud existencial. El psicodrama en profundidad no afecta a la continuidad física del psicodramatizado pero sí –y totalmente- a su continuidad instalada en el engaño de sus roles. En un encuadre psicodramático los vuelos del inconsciente permiten elevar sueños reprimidos, deseos autonegados y retomar objetivos biográficos inconclusos. El crecimiento personal sublime hasta sus ultimas consecuencias seria el de quien permite publicar los resultados de su psicodrama o, mejor aún, compartirlo desde un escenario con un público atento a su verdad y su drama.

La historia de la psicoterapia nos ha llevado muy lejos a formas y maneras de descarga catártica. Una mayoría de técnicas sirven para mover o  distensionar muscularmente el cuerpo y desagobiar el alma. Hay musicoterapia para la relajación, técnicas varias importadas de Oriente para el autoconocimiento. Los parámetros oficiales de la medicina del tratamiento aunque lentamente han ido o vienen recogiendo propuestas exóticas para aplicar a la cura concreta. Algo tan básico y al alcance de cualquiera como es el humor se ha demostrado que funciona como factor curativo. Luis Muñiz, de la Facultad de psicología de la Universidad   SEK de Segovia  implicado,   con López-Herrera,  en la creación de lo que se llamaría Centro Internacional de Estudios del Humor, como recurso psicológico o servicio terapéutico y de ayuda a las personas. Unas décadas antes este tipo de propuestas estaban condenadas al ostracismo y a la ridiculización. El psicodrama  (entiéndase el proceso psicodramático, no el que se refiere a una sola sesión puntual) como plataforma desrepresora del inconsciente personal es una contribución a una manera distinta de trato y de confrontación con el inconsciente colectivo.

En la actualidad relacional de las sociedades modernas todo pasa por las políticas de roles. Los criterios de la organización y reorganización social vienen a distribuir y redistribuir roles. Los psicólogos ordinariamente asumen el rol de auxiliares para que consultantes, pacientes o sectores inadaptados encuentren su rol en la sociedad. Parten –y se parte- de la idea que una persona sin su rol no es nadie. Se piensa que alguien que no lo tiene o no lo ha encontrado no hace más que merodear dentro de su laberinto endormórfico. Una vez que la persona humana está instalada porque así lo han empujado y así lo ha aceptado a ser un sujeto de rol, es por su rol que será conocido, contratado, buscado, referido y no por sus verdades como persona. La persona queda relegada a la función social de la misma.  El consciente tiene mucha responsabilidad en esa adquisición de perfil. El consciente resultante es el resultado de un pacto de las necesidades objetivas o determinadas por la sociedad con el sacrificio del individuo de lo que era o quiso ser enviándolo a la trastienda. El individuo-resultante es un tipo descafeinado: puede triunfar en su profesión o en su medio, puede reproducir la especie teniendo hijos, puede consolidar una familia funcional, puede incluso desmarcarse intelectualmente, escribir libros, hacerse con un nombre, o triunfar- en el sentido materialista de la palabra- lo que no puede es cumplir consigo mismo cumpliendo las expectativas del ser. Dicho de otra manera ser normal (normativizado) es no ser uno mismo. El imperio del rol restringe el campo de lo consciente e incrementa el campo de lo inconsciente  generando mayor disociación y reuniendo factores para la infelicidad junto al incremento de la mentira como decorado paralelo.

La higiene mental con técnicas radicales pasa por apartarse de las apariencias y de las grandilocuencias (en las cumbres diplomáticas hay excelentes actores dados a las grandes frases y a su inhabilidad para la impracticidad de los objetivos pendientes para resolver problemas reales).

El psicodrama es otro acercamiento a la neurolingüística, Luria, reemprendió la línea de investigación de Gesell. Problemas fundamentales de neurolingüística.(1975). Falta trasladar los conceptos y las palabras a las posibilidades máximas de libertad para su manejo. El ring psicodramático permite tantos vuelos como actos voluntarios se acepten y con ellos la limpieza de pre-juicios y engaños con los que semifuncionan anegadas las mentes.

 

Desconfirmaciones

Escrito por jesusricartmorera 09-12-2007 en General. Comentarios (0)

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/batumi.jpg 

Desconfirmaciones. Causas y Consecuencias

La mayoría de los atropellos relacionales vienen dados por malentendidos. Un malentendido es una confusión en el traslado de un mensaje. Mientras un emisor cree que su mensaje ha sido recogido y aceptado por un receptor, éste lo traduce de manera distinta a los datos enviados por aquel. Con esto –que es una teoría simple de la comunicación humana-  nos bastaría la anterior descripción para justificar la mayoría de confusiones entre hablantes.  La teoría no da la cobertura suficiente para  las razones del malentendido. Segunda tentativa de definición: un malentendido es una confusión generada por equívocos en el mensaje más factores adicionales de la subjetividad de los comunicantes tales como desidia, incoherencia, informalidad, falta de tacto, minus inteligencia u olvido entre otros varios. En principio un acuerdo cualquiera es la concreción de un mensaje consensuado. Los dejes lingüísticos están cargados de ellos que los hechos reales se encargan de demostrar que no se cumplen.  Lo que caracteriza a las personas racionales es su capacidad de cumplimiento de un compromiso y su parte de autoría en un planning o compromiso. Cuando un individuo revela su incapacidad en ambos criterios deja de tomársele en serio. Cada vez que alguien no cumple su rol de acuerdo a lo previsto y a lo asumido por esa persona está desconfirmando a la otra que cuenta con ella. La desconfirmación es una manera implícita y a menudo inconsciente de rechazo. Aprendí el concepto de desconfirmación en Comunicación Social. La realidad está llena de ejemplos de desconfirmación: formas de conducir irrespetuosas o formas de hablar atropellantes son tantas otras maneras desconfirmatorias. El sujeto invasivo reduce a la inexentencialidad a los demás cuya presencia ignora. Es un dato menor si esa ignorancia es deliberada o no y la fuerza de la costumbre de la irrupción o del irrespeto hacen el resto. Lo cierto es que hay formas de actuar tan individualistas que cada acto generen son actos desconfirmatorios. No es rato que a partir de esos actos se produzcan toda clase de confusiones que afectan al mensaje.

Un mensaje no contiene solo las palabras que se dicen sino todo su entorno, por tanto también las que no se dicen y a través de que maneras e intermediarios se dicen. El parámetro multifactorial que un mensaje o un acuerdo queda reducido a su incumplimiento y peor que a la nada a una lección aprendida concretada en una prevención con quien no lo cumple varia para cada particular per ose repite como sub-realidad en una mayoría de veces. Lo que  Arturo Pérez Reverte aplica como déficit  de los españoles en no sacar lecciones de sus errores históricos, a propósito de su ultimo libro el día de la cólera, que refiere los hechos del 2 de mayo de 1808;  se puede aplicar a muchas culturas, las hispánicas las primeras o en las que he visto su mayor frecuencia recurrente, por lo que hace a los errores de relación humana. Una desconfirmación a alguien es no tenerlo en cuento con aquello que está explícitamente acordado (respetar el turno de palabra, cumplir con una cita o desarrollar un evento previsto entran en ese sector) o bien está implícitamente previsto (el respeto a prioridades automovilísticas, no fumar en espacios cerrados o guardar silencio atencional durante una conferencia entran en ese otro sector). Tras una cierta repetición de veces de actos de desconfirmación en el rol de víctima con distintas personas en distintos momentos se concluye que hay inercias culturales no elegantes que dominan las relaciones o que la propia condición humana no está a la altura de sus predicados. Si la repetición de estos actos se da con una misma clase de personas recurrentes  en distintos momentos y para distintos temas se concluye que hay una tendencialidad personal no autocorregida ni un interés en la evolución. Lo de menos ya es la falta de respeto sufrida –siempre desde  el punto de vista de la condición de victima o de sujeto plantado- sino la imposibilidad de confianza. Quien tras una cierta cantidad de veces incumple en la perspectiva que dijo asumir  la falta de compromiso se transforma en una falta mayor la falta de sujeto que no la cumple. A partir de ese momento forma parte del decorado pero deja de ser tenido en cuenta como alguien que pertenezca al real sólidamente instalado.

Mientras esas experiencias pasan por los números pequeños (el de pocas personas, no más de 10, por decir un numero que empieza a ser importante) se fabula sobre su condición excepcional y minoritaria. Tal vez, una condición determinada por una constelación de lo personal muy compleja con individuos muy complicados. Si las experiencias se multiplican y alcanzan los números mayores: docenas o cientos, toda fabulación esta en contra de la lectura analítica y toca pensar en los imposibles humanos para hacer frente a sus compromisos. Las disfunciones limitantes estudiadas sujeto a sujeto están detrás de la explicación científica de los incumplimientos en lo concreto en los compromisos más elementales.  Aquellos malentendidos como palabra genérica para explicar confusiones no sirven en lo más mínimo y hay que denominar a situaciones deficitarias estructurales que permitan pasar al balance concreto de las taras.  Un ser humano instalado en el cumplimiento de lo que dice ser y de sus ideas va dando lugar a un espectro tarado de si mismo. Para la observación externa la tara y el tarado integran un tándem auto asignado más que una imposición biológica, sociológica o neuronal. Las personas tienden a dividirse entre los que eligen ser parte de las soluciones y los que eligen ser parte de los problemas, los que eligen ser emperadores de nuevos valores de vida y los que consolidan la negatividad de los clásicos, los que eligen ser cumplidores consigo mismos y los que incumplen sus tratos.

Claro que los acuerdos en la vida no siempre están del todo claros. Cuantos más eslabones intermediarios haya entre mensaje y su recibo más posibilidades hay para la malinterpretación. Además, el acuerdo con una persona puede entrar en colisión con otro acuerdo con otra persona. Una persona es tanto más adulta cuanto más capaz es de llevar a término sus distintas responsabilidades en paralelo con las distintas personas con las que va tratando en la vida. Si no puede hacerlo porque las sumisiones a unas les lleva a faltar a la palabra a otras su independencia mental y autónoma queda seriamente dañada.

La característica fundamental de la persona es su capacidad comunicativa y la del hablante su capacidad de cumplimiento con la palabra dada. Incumplirla continuadamente convierte a quien la ha dado en un irresponsable y en un desacredito. Quien no tiene palabra todo lo demás que pueda tener no va a suplirle tal inconsecuencia. Cuando ese alguien forma parte de la constelación personal: es el hijo, es el compañero, es el amante, es el padre al sujeto que lucha por su autenticidad se le vienen abajo todos los referentes y tras algunas repeticiones insistiendo en la confianza, nuevamente traicionada, retira de su cartera de crédito sentimental y organizativo a aquel que no da la talla suficiente para el compromiso.

No es tan distinto el funcionamiento mental por lo que hace a la entrega sentimental y a la confianza en las personas que una política de créditos que va a seguir un prestamista con respecto a quien le solicita un préstamo. La comparación es odiosa pero el símil sirve perfectamente para plasmar ese fenómeno.

En cada acto de desconfirmación que se hace a otro ignorándolo en lo que se ha quedado el primer damnificado es este por haber confiado cuando no debía pero a la larga el más perjudicado es el que desconfirma instalándose en un perfil de irresponsabilidad permanente oculta. Si dentro de lo causal está la discriminación negativa para quien contaba con lo previsto y es incumplido, dentro de las consecuencias se hallara la pérdida de auto crédito (además de la perdida de crédito ajeno) suficiente  de la persona que ha acostumbrado su modo de relacionarse a una inseguridad permanente. Puesto que asistimos a un fenómeno pandémico al respecto cuanto menos funciona la palabra dada menos posible es creer en el ser humano como tal. Si esa falta de creencia crece y se consolida, por muy razonada que sea y muy entendida como una consecuencia lógica del proceso descrito, se convierte en un factor objetivo que consolida aquello de lo que hay, motivos para lamentarse en un mundo deficitario. Dicho de otra manera:  el sujeto que acumula experiencias de desconfirmación se queda sin justificaciones para atribuirlas a malentendidos ocasionales o a limitantes externos, termina por ver la responsabilidad subjetiva que hay detrás de quien las causa; desiste de discutírselas dándole el derecho a sus equivocaciones y, por extensión, dándoselos a la sociedad en su conjunto tal como es.

Cuando hablamos de que otro mundo mejor es posible tendemos a inferir que ese otro mundo pasa por el fin del capitalismo rabioso en su fase de expolio internacional con el libre comercio no-planificado  o con una sociedad más justa y sin clases antagónicas. En realidad la primera e inmediata lucha por ese otro mundo posible nos toca hacerla en los frentes doméstico y relacional-personal. Aquí fracasamos todos/as al desistir de luchar por valores alternativos de vida ante quienes optan por seguir consolidando los  conservadores. Desistir nos convierte en otros reproductores de la desidia aunque la vía de adopción de tal actitud pueda ser más razonable. Es así que la desconfirmación continuará reproduciéndose y la falta de deferencia mutua seguirá siendo el fenómeno más grave en el psicorama internacional. Distinguir los procesos individuales que llevan a él, no hace más que argumentar  las razones de su permanentización por mucho que nos duela. En particular cuando esos procesos inciden en los ámbitos más cercanos con gente próxima en las distintas áreas de  convivencia, emocionalidad,  consanguinidad e ideas.

 

Desnudos circenses.

Escrito por jesusricartmorera 07-12-2007 en General. Comentarios (0)

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/vestibulo.jpg 

Las nuevas estripteasers han elevado a la categoría de arte escénico el strep tease clásico. Ha bastado el uso de la barra vertical que permita las piruetas de la desnudista gradual para que una prodigiosa cantidad de nuevas formas gestuales hayan tomado su lugar regio en el espacio de la atención. Estamos de suerte, el Canal Català, nos proporciona, a hombres y mujeres, esa particular manera de mostrar cuerpos dinámicos y flexibles que generan la intención sutil de fijarlos con la mirada golosa, intimar con ellos con la lengua y las glándulas salivares o con la palabra escrita, una forma sublimada de la otra. El poder excitatorio del cuerpo femenino serpenteando es inigualable. El desnudo solo no basta. El cuerpo sin ropa tumbado en la arena o andando por la playa no tiene la facultad interactiva para los sentidos que lo contemplen que el del cuerpo en movimiento. La promesa de la estripteaser es la de dar a conocer toda su anatomía librándose de la ultima prenda, un mini tanga cuya adquisición haría la delicia de los coleccionistas fetichistas. Generalmente el  espectáculo termina aquí. Cabra esperar que alguna de ellas quiera prolongar los mismos ejercicios sin ninguna prenda encima y en particular los de separación de piernas  exhibiendo así su cueva de los misterios sin trampa ni cartón, lo mismo se puede decir de las nalgas separadas y de sus centros del universo. Los amateurs de desnudos atraviesan/atravesamos un déficit considerable por lo que hace al conocimiento y reconocimiento de vaginas abiertas y de anos al descubierto. Siguen siendo, pero especialmente estos, las zonas más desconocidas del planeta y del cosmos, a pesar de lo adelantada que esta la investigación científica y espacial. Un último pudor de la estripter tapa la vagina con las piernas cruzadas, y sigue tapándola aunque esté rasurada, y el ano en principio también. Raramente el mortal mediano alcanza a ser testigo de anos exhibidos. Recuerdo que en una temporada que consulte pornografía de revistas conseguidas en Perpingan, las fotos de los unos y los otros abiertos eran las menos, pero de las más atrevidas. La escena visual para la pequeña pantalla no ha llegado a tanto.

Lamentablemente en el mismo canal  hay mujeres estupendas, dedicadas al exhibicionismo en deplorables performances, que no han aprendido las artes del desnudo circense y aunque se desnudan y pueden hacerlo integralmente se prestan a un absurdo juego de mercadeo de sus prendas. Es en directo y cada llamada –con un coste considerable- tiene derecho a pedir un número el cual ordena la prenda que se ha de quitar una u otra de las muchachas, suelen ser dos, y se visten como enfermeras. Las prendas pueden tener un premio oculto de 1000 o 3000 euros. La lentitud con que se quitan las prendas es irritante. Todo un indicado que hay poco personal que se preste a esta comedia. No me pongo en la piel de un hombre que amparado en la nocturnidad y en el insomnio llame para tal cosa. Mientras la nudista circense es una artista que sabe moverse y da cuenta de las posibilidades del cuerpo humano contorneándose, la estripter de este otro estilo es para sentir vergüenza ajena. En el Canal Catalá hay dos programas a los que están conexos los pases de las unas y de las otras. Uno es Condición femenina el cual ha ido evolucionando y ha pasado de tratar con un muñeco hinchable de aspecto horrible tratando de darnos clase de sexualidad con una maqueta anti anatómica a un refinamiento de la elegancia haciendo entrevistas más serias. Sigue faltándole la rotundidad del reportaje que no presenta y lo suple con celo. La posición de las chicas entrevistadoras, un trió de guapas, todas sentadas de la misma manera y estandarizando sus sonrisas a la voz de ya de los focos y la presentadora central no dan contenidos alternativos precisamente para la liberación femenina, aunque se las den de muy liberales,  antes bien abundan en el papel de la mujer en el que siempre estuvo  muy instalada el de seductora. El cuanto al otro programa, Estat de Xoc lo mejor es las aportaciones que hace de filmets importados. No parece que entre los dos vayan a contribuir demasiado a la educacion sexual de la sociedad aunque sí a las excitaciones de solitarios que se lo hacen solos con las cajas del televisor en lugar de con cuerpos reales.

Infos no deseadas.

Escrito por jesusricartmorera 07-12-2007 en General. Comentarios (0)

 

 

Emails regulares de recordatorio de actividades se van dando. Eso  te mantiene al corriente de novedades. También hay quien te recuerda que ha hecho incorporaciones a sus web sobre sus artículos o informaciones. La tenacidad persistente de algunos es asombrosa Te informan de cada paso cado una y cien veces aunque no contestes ninguna vez o no des muestras de interés. Estamos ante un síntoma de autoafirmación, una de las formas de existencialidad sutil a costa de la paciencia pública. Comprendo perfectamente el fenómeno y es por eso que en cierta manera que perdono a quienes me envían infos no deseadas, unas veces porque son personas conocidas y  otras porque en algún momento formaron parte de una proyecto común. Yo mismo en una época anterior utilizaba correos masivos de los que recibía para rebotar mis propios anuncios, artículos o textos. Dejé de hacerlo al comprobar que eso raramente generaba debate o intercambio de opiniones y me enfrentaba a un incurable síndrome de saturación.

El correo electrónico, ahora, lo mismo que el teléfono, antes, no da derecho a nadie por mucho que se le haya proporcionado voluntariamente los datos para que te localicen para que te interrumpa con su avalancha de palabras. Hay otros espacios donde dejarlas para libre disposición de los consumidores de lecturas; desde las paredes hasta los blogs. He experimentado una cierta saturación cuando alguien te envía cada dos por tres noticias de su grupo, de sus proyectos, de su trabajo o de sus artículos. El solo recibo del email aunque ni siquiera lo abra me obliga a recordar un nombre que tal vez no me apetezca.

Periódicamente he de poner en correo no deseado a varios emisores para desatascar mi bandeja.

Quien se mantiene en la discreción sabe que no puede abusar de envíos. Además estos generan una carga de tiempo considerable. No me refiero únicamente al spam. Hay otra clase de gente que abusa de tu confianza y paciencia. Incluso, lo que es peor, solo te tiene en cuenta como un email más dentro de una lista de cientos de ellos –o miles- sin ninguna deferencia personal, ni siquiera un hola. La era tecno corrompe las formas elementales y automatiza los dejes de internautas sobre estimulados.

Si además se da el caso que tu dirección pertenece a la lista o base de datos de un antiguo conocido que solo te tiene en cuenta como propagador de sus ideas es mejor reconsiderar el contacto. Si a eso se le añade que cuando ha habido oportunidad de debate directa o de confrontación franca a escurrido el bulto lo mejor es tratar al mendigo de tu tiempo como lo que es, poniéndolo bajo el typex simbólico.

Vivimos un tiempo de máxima sutilidad en el rechazo mutuo. Nadie queda al margen de la doble experiencia de rechazar y de ser rechazado. Incluso hay un programa de soft vinculado al msn que te informa de quienes te han borrado de su lista y sugiere maneras de venganza dándolos a conocer a tu lista de contactos. Hay muchos motivos por los que pasar de alguien. Prescindir es un verbo central para la sabiduría. En realidad prescindir de alguien es alejarlo por el manejo de sus objetos. Teóricamente todo el mundo es recuperable para una cosa u otra, para un debate u otro, para un acuerdo u otro; prácticamente ésta es la mentira más tramposa que existe.

 

Tengo una amiga virtual de hace años con la que no hablamos nunca: siempre la veo aparecer en el msn porque es un asiduo- -no sé si adicta- .Es una bellísima persona pero nada iluminada para la comunicación escrita, sin embargo es muy atenta por lo que hace a enviar pps y circulares  de reenvíos. Tengo un conocido de la Universidad de Gerona que siempre me envía puntual información de los nuevos artículos que ha colgado en su pagina y de lo muy visitada que está. Cuando tuvo que hacer de filósofo real no participó del debate. Los 10milloens de palabras que pueda escribir en su vida productora de textos difícilmente lo rehabilitarán de aquello.

Hay infos, que a pesar, incluso, de su interés, pueden no ser deseadas. En todo caso dejándolas en espacios de consulta quien las necesite terminan por alcanzarla. Las maneras supuestamente deferentes de hacértela llegar a veces ocultan móviles de captura atencional con las consiguientes molestias ocasionadas. Cabe objetarles la idea de que nos dejen que libremente las alcancemos en lugar de que nos insistan sobre ellas. En definitiva insistir a alguien para que recuerde algo, se aprenda la lección, tenga en cuenta el dato es desconfiar de su posibilidad de que lo obtenga por si mismo.

Uno de los mayores problemas actuales de la internáutica no es obtener información sino discriminar entre ella para destilar la más interesante. Quien más promociona la suya no tiene porque corresponderse con las fuentes de enunciados de mayor calidad o más seguras ni, por supuesto, más sabias.

http://jesusricartmorera.blogdiario.com/img/botellero.jpg