FLUENCIA TRANSCULTURAL

el Yo Evolucionario

Escrito por jesusricartmorera 03-06-2008 en General. Comentarios (0)

El rechazo en el yo evolucionario Crd 01oct99

 

La experiencia de pasar por el rechazo forma parte de la vida psíquica. y de la anecdótica general.El rechazo es la consecuencia lógica e inferida tras una negativa. Es sabido que unos rechazos llevan a unos cambios circunstanciales que pueden mejorar la situación personal, pero antes de que eso quede vislumbrado y se acepte todo rechazo se recibe en forma de una negación.El no puede ser camuflado o dicho con atenuantes, pero si sólo admite por traducción inequívoca una ruptura del contacto, una pérdida de relación o una caída del atractivo, se vivirá como una lesión con agravantes  por parte de la persona que tenía depositada la expectativa contraria. Pensar que la vida equilibrada y pacífica  es aquella exenta de todo desajuste y toda negación, es  no haber comprendido la dinámica contradictoria de la evolución humana.

 

El mundo no está divido entre quienes rechazan y quiénes son rechazados, aunque una parte de los unos pretendan un privilegio de poder en ese sentido y una parte de los otros, se acomplejen gravemente creyéndose rechazados para siempre por todos.Pasar por la experiencia de ser rechazado/a significa experimentar estar fuera de lugar en la vida de ese otro que  te señala en tal condición. ¿Cómo  exponérselo sin dañar su  sensibilidad? ¿como recibirlo sin  interpretarlo como una catástrofe irreparable? Todas las personas pasamos por la tesitura alguna vez de no querer a alguien o de eludirlo o de tener que decirle inequívocamente que no nos apetece verlo o corresponderle. Y también pasamos por la de inferir que se nos elude, que no se nos quiere o  escuchar claramente que no gustamos. Son los dos momentos extremos de esta bipolaridad: de una parte librarnos de alguien y actuar en consecuencia y de otra admitir que no gustamos a todo el mundo y que somos excluidos. Es la bipolaridad maestra de la que nacen los aprendizajes de la coexistencia. De no pasar por  ambos extremos fabularíamos con una vida que no es real, creyéndonos  ser imprescindibles o ser perfectos.El rechazo es un factor de corrección[1]  que nos recuerda nuestra limitación,es decir, nuestro de-ser, un tránsito  hacía el vacío o lo incompleto.

 

Sabernos fuera de lugar en el corazón, la casa y la vida del otro escogido,es pasar por el campo de sufrimiento más minado.Pero la contrapartida de creer estar ocupando un lugar sin ser cierto,es pasar sin pena ni gloria por una superficialidad sin conocer el fondo de la verdad. Hay un tipo de rechazos que rayan con la crueldad y la sensibilidad nula que se corresponden con grandes rechazados que reproducen el mismo esquema en otros, que les ultrajara a ellos en el pasado. Y otras conductas de rechazo que solo son dadas después de un  conocimiento del valor de la negación y su función en un proceso de afirmación existencial.Decir no a alguien en un momento dado,es estar proporcionándole un sí  de reserva para un cambio de actitud hipotético.  Por otro lado el no  a alguien hay que significarlo en cada contexto, puesto que la negación a lo ajeno puede venir acompañada a una negación  de lo propio para complacer la demanda del otro[2] . Además el no argumentado es un discriminador frente a conductas parciales no ante una personalidad global.Lo que significaría que toda negativa específica a lago no quita el propiciamiento a una continuidad de relación más transparente,sana y posible. Lo que sin embargo no suele ser aceptado por el daño experimentado[3] . reflexionar sobre los distintos actores argumentativos que aparecen en ese proceso  da pautas -no exentas de emociones primarias-para evolucionar. en última instancia la experiencia del rechazo, justo o no,contribuye si es meditado convenientemente a la maduración y a la evolución del sujeto  interactuante.



[1] Por lo tanto de progreso y ventajas. gracias a experiencias de grandes rechazos en épocas cruciales de vida y de juego, han nacido grandes creadoras, como AM Matute.

[2] Decir “no te quiero” o “no puedo mantener una relación contigo en ese momento” se vive como un heterorechazo exclusivamente pero también tiene una parte de autonegación´.todo rechazante se pierde la oportunidad de encontrar en la persona rechazado lo que estuvo sondeándole sin éxito. Lo que puede ocultar actitudes de rechazo permanente para no entrar en canales de comunicación y de compromiso profundo.

[3] Una de las frases escénicas que aparecen es la de “si no me quieres para eso(cámbiese eso, por hacer el amor, salir,convivir o lo que sea),entonces no quiero/eras saber ya nada para nada”. Lo que una iniciativa de rechazo quiere ser reciclada como un rechazo bidireccional,para que el ego resentido no pase por el que ha sido echado de la vida del otro,sino que as u vez éste también  ha echado a ese otro de la suya.

Homenaje a la Inteligencia

Escrito por jesusricartmorera 03-06-2008 en General. Comentarios (0)

Homenaje a la Inteligencia[1]

La vida está repleta de conversaciones estériles, palabras resbaladizas, decires disociados de sus haceres, propuestas inconexas, incoherencias varias y superávit de energías gastadas inútilmente. La vida es un teatro de moscas  con zoocidas tratando de atraparlas en vano mientras desatienden  sus asuntos filosóficos. La vida es un discurso de discursos que conducen al hastío tras pasar por la necedad, la estulticia y la grima torturante de soportar lo insoportable.La vida, en fin, es un lugar de relatos o la reducción a la supervivencia que diría Leopoldo María Panero[2]Con una leve excepción: es un lugar de creación y construcción de la metafísica y de una nueva racionalidad, si se eligen los factores (y las relaciones) que permitan catapultar  la inteligencia hacía la dignidad, encapsulando las pequeñas miserias y los dramas menores.  El continuo volcado de comportamientos no inteligentes hace duda de la máxima axiomática de la condición humana como el rango más inteligente de la animalidad. De hecho el calado de tales referencias, lleva a teorizar a la humanidad como una especie en formación  donde pates de ella están en umbrales evolutivos considerables y otras, no han despegado de las bajezas pantanosas de sus quimeras.  La tesis de una Humanidad única,igualitaria, progresiva se ha abierto paso en las llanuras de lo político:el recorrido por las constituciones y los derechos de lo humano han creado la ficción de una Humanidad.Pero la humanidad doliente sigue varias velocidades y en su seno alberga varias grandes familias de humanos y de conductas. La pretendida igualación entre todos los seres inteligentes  es olvidar  sus distintas posiciones en el mundo. Y al contrario, reconocer una gama de diferencias es admitir un repertorio de criterios discriminativos.Cada diferencia marcará finalmente el comportamiento a seguir ante ella. Y si bien es muy cierto la necesidad de la igualdad de oportunidades para la vida y para los desarrollos integrativos, no lo es menos la desigualdad en los resultados.Cada individuo navega por la vida y por sus redes de contactos según lo que más le estimula y apetece. Innumerables conversaciones y diálogos vienen a llenar el tiempo existencial.Una buena parte de estos pueden carecer totalmente de interés pero se asiste a ellos como material de entretenimiento o por un extraño principio de correspondencia:el que toma el nombre de cortesía. A menudo los recursos cognitivos e intelectivos de la condición humana son gastados para empresas de la ignorancia:artefactos y escenografías  alienantes.En contrapartida sujetos con una economía mental razonada y dosificada consiguen propósitos ante los que otros  jamás se hubieran atrevido a volcar el menor esfuerzo. La inteligencia es el mejor atributo de la condición humana: es la que nos permite relacionar datos y sensaciones y el recurso procedimental para construir  una línea de pensamiento, un criterium de existencia y una victoria sobre la angustia o los vectores angustiantes, única medida posible del éxito personal. El ser inteligente es el que hace una simbiosis entre lo que quiere bajo una lógica y las dificultades que tiene para conseguirlo. Es quien da significación a cuanto hace obteniendo el rendimiento de su elección en ser un Ser.Creando su razón de individualidad, de ser, no dejándola a nuevos gurús.Es quien hace de su mundo particular un motivo de fascinación para si mismo en cuanto principal protagonista y para los demás en cuanto  espectadores admirados frente al Milagro del Ser. La inteligencia no queda capturada en uno-o más- tests que puedan medirla, ni en una gráfica que apunte siempre hacía arriba en todos los ítems e instrumentos de evaluación comparativa.La inteligencia es oscilante y  su medición puede dar resultados diferentes según el  momento emocional que  sea puesta a prueba. Es una facultad con todas las inherencias de la opcionalidad ,y por lo tanto con todos los reveses de su  inhibición. El sujeto más inteligente no es el que siempre se destaca en todo,sino el que puede ocultar  su prurito atencional y su rapidez mental para pasar, relativamente, desapercibido en función de su propia demanda supervivencial. La inteligencia puede resultar peligrosa para la ignorancia hegemónica y es difícil rehabilitar aquella sin el temor patológico de ésta. Mientras no sea admitida en el concurso social   con plenos derechos, las expresiones inteligentes e zapan detrás de actitudes anodinas por una especie de consideración hacía las mentalidades menos dotadas, parapetadas tras miedos ancestrales a ser descubiertas en sus déficits. Finalmente el sujeto no inteligente con consciencia de sus déficits en  los procesos de raciocinio se encuentra perdido ante los procesos de abstracción de la mente lúcida e inteligente. Por eso, tal vez, aquél  organizará sus recursos intelectuales para puntuar alto en parámetros como memoria y escenificación.ambos parámetros le proporcionarán un guión: la memoria  mantiene  en  alza un saber bancario, una capacidad de respuesta de datos para  las situaciones interactivas y la escenificación  permitirá mantener en escena a ese sujeto como centro protagonista. Por su parte el sujeto inteligente, que tiene suficiente con su capacidad de abstracción y el convencimiento de poder llegar a las conclusiones y a las inferencias de las cosas, relativizará el valor del dato concreto. Se posicionará por encima de éste.Desvalorará en cierta medida la retención del dato exacto y de su banco de datos. En lugar de fijarlos en memoria los organizará de tal manera para poder recurrir a ellos en caso necesario. Desde una posición memorística se adquirirá seguridad teniendo la convicción de tener los datos apresados.Se trata de una autoseguridad por lo cuantitativo. Y desde una posición inteligente se adquiere la seguridad desde el convencimiento de  seguir una metodología de correlaciones. La mirada inteligente, no deja que los factores vinculados a un tema de observación queden solapados por otros y no sean convenientemente evaluados. La observación inteligente, no es la que más sabe, en el sentido exhaustivo de los datos enciclopédicos de una cosa dada, sino la que mejor utiliza el saber con el menor coste energético del sistema informativo autógeno(el propio sistema nervioso). Pero el discurso de  la inteligencia  tiene los peligros de no ser tolerado por la envidia, que es la que acaba ganando en la reyerta. La inteligencia calla frente a la arrogancia pasional, la gelidez de aquella se modera frente a cualquier tipología de rivalidad emocional. La inteligencia se basta a sí misma para  vivir de acuerdo a su entendimiento sin necesidad de ostentación ni declaraciones. La no inteligencia necesita la confirmación permanente, el aplauso ajeno, la precisión escénica. Eso  configura situaciones curiosas en las que líos sujetos humanos menos listos son los que ocupan los lugares más visibles. El sujeto inteligente se autosuficienta desde su palco de comprensión. Esta es suficientemente excitante como para no necesitar ninguna confirmación  u homenaje. El no-inteligente que está instalado en la duda permanente de su subjetividad y  que vive afectado por su caudal de déficits tiende a compensar su falta de recursos intelectuales con la adhesión a discursos dogmáticos y simplificacionistas[3] , que no es que estén exentos de intelectualidad, sino que sus procesos intelectivos quedan en la sede de otros pensantes, quedándose ellos como usufructuarios de sus conclusiones. Los críticos del mentalismo  ocultan miedos frontales a lo intelectual, que no es sino, una manera de nombrar un proceso natural y bioneuronal propio de la condición humana: correlacionar cosas. Y desde su punto de vista, los sujetos mejor dotados para enfrentar el mundo y los factores que en él existen y le avisen, en tanto que minoría quedan enfrentados a la tesitura del vivir sin  recibir impactos lesivos del grueso social. Cualquier otra virtud, artística y escénica será siempre más elogiada[4] , que la constatación de la inteligencia[5] .No es extraño que un tipo de autodefensas hayan surgido para  este bien  por la propia desprotección q experimenta toda minoría frente a toda avalancha de mayorías, por alienadas que puedan estar.

 

 

 



[1] Este artículo va a ser escrito bajo la admiración y elogio a la tenacidad de Dan Kepliger King Gimp, un pc, licenciado en Arte y artista, cuya reivindicación de la inteligencia es una fuente de inspiración y energía para todos los que padezcan momentos de vacilación.

[2] Se nace para vivir, nos cuenta, para luego limitarnos a sobrevivir.  Leopoldo  es apologista del delirio,el suyo, e hijo de la tragedia, a la que ha puesto bellas palabras.

 

[3] Las actitudes de objeción contra la intelectualidad y la esgrima de planteamientos racionalizados, obedecen en última instancia a incapacidades personales para entender las prosas de la Razón.  Los repetidos intentos de descalificación del raciocinio por mentalismo y  el señalamiento de la verbalia enriquecida como una ficción de maya, en el fondo,encubren una incapacidad total para una clase de megalenguaje.Los objetores,invariablemente se parapetan en sus lenguajes rudimentarios e infantilistas, porque sus estructuras cerebrales no están entrenadas para una mayor agilidad, un umbral de atención superior y una capacidad de correlación de datos.Simplemente sus sistemas de computación, fallan.

[4] los niños que destacan en cantar o en bailar son reforzados por sus tutores y adultos  prematuramente. con toda la lógica. En cambio los que despuntan por su mayor vivacidad intelectual,capacidad de observación y capacidad inferencial,crean un cierto desasosiego al adulto que ve como su hijo pertenece a una minoría, que no por selecto, no sufrirá todos los embates de  pertenecer a una minoría poblacional.

[5] El elogio continuad de la inteligencia no hay que confundirlo con su reconocimiento.Detrás de aquel puede haber una prevención por parte de quien elogia o lo que es peor una exigencia al ser elogiado a qu emplee su inteligencia en una determinada dirección.Paradójicamente el no-inteligente que dice apreciar a inteligente,le acaba imponiendo  la premisa siguiente: “si eres tan inteligente porque no haces/ha hecho  eso”(siendo eso,aquello que  decide  el que adopta el rol autoritario desde su escasa inteligencia).

Gestalt y Psicoanálisis

Escrito por jesusricartmorera 03-06-2008 en General. Comentarios (0)

La Gestalt y su relación con el Psicoanálisis

 

 Para la terapia gestalt el objetivo fundamental es el revelado de las partes negadas del sujeto.Su autoevidenciación  desgarrando con ello las mascaradas en las que incurre. Hay un punto de conexión con  las nuevas tendencias del pensamiento psicoanalítico moderno, en tanto establece como objetivo “la sinceridad del sujeto consigno mismo, dentro de una perspectiva en la que la salud mental es igualada a la verdad y la patología al engaño” (Joan Coderch). La psicoterapia gestáltica dentro del conjunto de líneas psicoterapéuticas tienen obviamente partes en común y partes distintivas. Ni el psicoanálisis está centrado ya en aquella visión primigenia de la que empeñadamente se hacen herederos sus críticos (la eternización analítico en el laberinto del pasad, buscando el algoritmo-clave de una sola causa preponderante,que una vez revelada socavará el síntoma), ni la Gestalt es una escuela absolutamente nueva y desconectada de las otras en general y del psicoanálisis en particular:marco teórico por excelencia y referencia ineludible desde 1890.Mientras el psicoanálisis  ha recibido el espaldarazo teórico de dotarlo de una epistemología (Américo Vallejo) la Gestalt se mantiene como una propuesta fundamentalmente pragmática y vivencial. Aunque uno de los deseos intrínsecos de varias psicologías es la de dotar a la historia de una explicación filosófica.

 

 El hecho de que sus paters originales hayan desaparecido, prometía una perspectiva sino de disolución sí de desmembración y es por eso que hoy hay varias subescuelas que se reclaman de la terapia gestáltica y que hacen uso de sus propuestas, algunas mezcladas con las de otras corrientes aportativas, como el Análisis Transaccional.Del psicoanálisis ha tomado muchos conceptos que con mayor o menor fortuna ha pretendido  adaptar y reactualizar, fundamentalmente los de transferencia y contratransferencia, pero propiamente no se puede hablar de una gran diferencia temporal entre una concepción y otra. Von Eherenfels (1856-1932 fue coetáneo de Freud y había enunciado ya  la doctrina de la Gestalt-qualität (cualidad de la forma) que se aproximaba a la psicología de la Gestalt y en cierta manera la anticipaba. El recurso al ejemplo de la melodía resultaba ejemplarmente aplastante: una melodía es un conjunto formal en sí, independientemente  de la suma de elementos sensitivos particulares que la componen.Estos pueden  ser modificados o repetidos en nuevas tonalidades dando otra transportabilidad pero como Gestalt solo pervive una. Una totalidad no queda limitada a la suma de sus partes, lo mismo que el sujeto analizante del psicoanálisis no lo es como transportador de su lista seriada de conflictos, y deviene sujeto en tanto es un demandante total de su reconstrucción. Un elemento cualquiera integrado en una totalidad no es el mismo si estás dentro  o fuera de su contexto. Obviamente un brazo amputado en el campo de batalla ya no es el miembro funcional de pertenencia al accidentado y pronto entra en un proceso de descomposición que lo indistingue como tal brazo. Partes menores del cuasi adagio de Pelles y Melisando de Fauré pierden su entidad de preludio ejecutadas marginadamente, aunque es cierto que hay un momento en que un elemento aislado llega a tener tal entidad de fuerza que lo hace reconocible y perteneciente a una sinfonía, de acuerdo con las lecciones y técnicas de desglosamiento de Von Karajan, pero incluso ahí hay una  cualidad muy diferente entre la capacidad de reconocimiento del lugar de pertenencia de un elemento dado y el pleno valor de tal elemento cuando es parte encadenada del proceso o totalidad en el que está incluido.al mismo tiempo un mismo elemento, puede ser parte integrativa de distintas totalidades y cumplir funciones distintas en cada una de ellas.

Ese principio conduce a oponer a la división analítica de la vida psíquica la consideración de formas y conjuntos como dimensiones primarias.a partir de la descripción de formas perceptivas globales podrá deducirse a leyes sus apariciones y transformaciones. Una organización interna es la que condiciona todos los elementos del conjunto y una variación de uno incidirá en la forma total.La gestalt se aplica a unidades organizadas de experiencia y de conducta que poseen propiedades específicas no desmontables por sus partes y sus relaciones. Hay una actividad interna estructuradora de la vida psíquica que potencia el papel del sujeto en el conocimiento. No todos los guestaltistas están de acuerdo en este punto.

La escuela de Gaz(dualistas) la forma es una creación intelectiva que opera sobre elementos sensitivos y la escuela berlinesa (monistas) solo por la vía de la abstracción es posible la distinción entre forma y datos sensoriales, que no son una materia a la que la forma confiera sentido sino que son en sí mismos informes o sin forma y considera los conjuntos estructurados como,p existentes tanto en la mente y en la interpretación psíquica como en el mundo biológico y físico. Köhler establece gestalten tanto en procesos biológicos como,o la ontogenésis como en físicos, en el caso de la polarización de un electrodo.

 

 Cuando Kofka lo aplica a la conducta en psicología llega a puntos de vista fenomenológicos (como  el de intencionalidad de lo consciente) y existenciales(aceptación de un campo d total de vida donde organismo y medios son polos correlativos). La teoría de la gestalt ha tenido importantes influencias  en las áreas de la pedagogía y de la medicina psicosomática y sus concepciones encontrarían pronto una prolongación importante en Kurt Lewin,destacado representante de la psicología social norteamericana.

En la TG una consideración muy importante es la de quien es quien en el dueto de paciente-terapeuta. Serge Ginger señala una cierta división entre quienes quieres ser llamados terapeutas o quienes prefieren la de practitioners de Gestalt. La intervención profesional va más allá del dominio de unas prácticas técnicas.El terapeuta,como servidor y cuidador de quien deposita su confianza personal- y a veces última- en él/ella es un foco dinamizador de un proceso en el que se va a generar una estrecha relación de trasvases transferenciales. las dos partes comprometidos en un proceso dual a partir de los materiales de una de ellas, no deja en la esterilidad a la otra, sino que lo sumerge en lo más profundo también de sí mismo.Aunque el material verbal hablado solo haga referencias a las temáticas aportadas desde el paciente, estas conectan con las propias temáticas personales del profesional,aunque no vayan a ser dichas, pero sí pueden actuar como vectores psíquicos que lo hagan más proclive a unos posicionamientos u otros. Se ha afirmado que los principales interesados en la perduración de un síntoma son los propios psicólogos porque así una demora significa una perpetuación en la necesidad de su rol y por consiguiente de sus honorarios.Contrariamente, un rol funcional es perpetuable si contribuye a mejoras y a curas establecidas. También quien vende velas de cera tendrá oportunidad de vender mayor cantidad en principio si solo las dota con la mitad de la mecha, pero tarde o temprano su fraude lo aislará comercialmente. El profesional  sube a bordo de un proceso de investigación con su demandante,para trabajar con él sobre él,sin que eso lo mantenga al margen de sus propios afectos.La probabilidad de los conflictos entre ambos así como de ciertos trasvases delirantes existe. Y aunque el guestaltista se sitúe más como catalista(catalizador), que analista, que a diferencia de este que quiere seccionar en partes para ir desde lo bajo(los orígenes a lo alto(lo actual),quiere ir de lo externo a lo interno, y de lo alto hacía lo bajo.

En una interacción entre sujetos normales, si por normalidad se entiende los habituales perfiles neuróticos con que las personas ostentan sus promociones curriculares y sus elecciones vitales, tanto el terapeuta como el consultante pueden entrar en procesos de contaminación mutua. De hecho hay una tendencia en determinadas psicopatologías en dotar de teorías y de recursos directivos al síntoma, y hay capacidades discurseantes y altamente densas y complejas que pretenden llevar  a la terapia al enredo en un deseo íntimo de sabotaje de la cura. Las posibilidades de corrección del proceso es en el vislumbramiento de estas y en facilitar una neurosis transferencial como material de trabajo y de proyección readaptada del síntoma,sea el que sea.

 

 

El juicio del Semblante

Escrito por jesusricartmorera 03-06-2008 en General. Comentarios (0)

 

La interrogación sobre el otro  prodiga  más preguntas sobre el cómo  que sobre el qué. El “¿quién es?”  suele traducirse por el  “¿qué cosas hace, cómo se gana la vida, como viste o  qué lugares frecuenta.”? Las preguntas sobre lo que piensa  o lo qué dice ocupan un  plano distante en la indagación. Las perversiones culturales.cada pregunta tipo señala el interés del  preguntante y  puede sintomatizar la ideología que sustenta tal pregunta.  Ya sabemos que podemos adivinarnos los unos a lo otros por el modo de hablar y más concretamente por el tipo de construcciones verbales que hacemos, en particular el tipo de preguntas  en las que queremos vertebrar una conversación. Cuando las preguntas configuran un damerograma donde ir poniendo todas las respuestas de estatus, ubicación, estilos de vida e imagen podemos inferir que la mentalidad  interrogadora de quien pregunta se basa en una prioridad evaluativa acerca de si ese otro preguntado conviene o no para los propios intereses.Incluyendo dentro de estos los de la familia. cuando el pregunta a su hija con quien sale, de que vive este alguien  o l objeta su modo de vestir, en ultima instancia está mas preocupado por la estabilidad familiar o privada que no por la felicidad de la hija y su desarrollo experimental e intelectual. Cuando alguien se interesa mas por  tus cabellos o la incompatibilidad entre su idea de una barba recortada y la realidad de la tuya te está indicando  que prioriza el look a  la esencia, el cuerpo a la alma, la verdad aparente a la verdad profunda.  Cuando alguien dedica parte de su tiempo verbal a hablar  de cualquier otro personaje publico o conocido por los interlocutores sobre sus modos, sus tics, su ultimo modelo de coche, con quien sale, con quien ha roto o sus formas visibles; está mostrando en su forma de conversar que sus intereses intelectuales y culturales no van más allá de las apariencias y que su interés por el otro es meramente circunstancial y superficial.

Una posición importante de las construcciones verbales humanas son para emitir juicios de valor sobre el semblante ajeno. Los hablantes parecen no tener tiempo para indagar quien es el otro antes  de emitir un juicio sereno, sino que sufren  una pulsión para posicionarse lo antes posible en el ruedo de las relaciones humanas.Y eso se hace  la mayoría de veces con elementos perceptivos -generalmente visuales- antes  que valorativos y comunicativos. ciertamente no tenemos tiempo para todos y para todo, con lo que antes de  profundizar con alguien probablemente ya tenemos una actitud implícita tomada hacia este alguien en función de la imagen que nuestra sistema computa de el/ella o en función de lo que nos han dicho de eta persona.ambas vías posicionales remiten a pre-juicios. con lo que el juicio del semblante ajeno se basa en un pre-concepto sobre lo qu consideramos que el otro es, o como el otro se ha de comportar.

He comprobado que la gente que tiene más necesidad de emitir juicios del semblante ajeno remite a dos premisas:una manera de tomarse la vida y a los demás como objetos decorativos y superficiales y -sobre todo- una autoignorancia sobre su propio semblante. Diríamos que quien llena las conversaciones sobre como visten, se peinan o se perfuman los demás son personas sublimes de especial categoría cuya dignidad y elegancia les permite emitir sus opiniones con rotundidad. Sin embargo hay gente cuya imagen es deplorable  (pantalones acampanados y apedazados ,prendas desconjuntadas, caras feísimas, pingajos corporales,...)y que sin embargo se atreven con sus juicios y sentencias. Lo que es más, las asesorías de imagen y los  técnicos de protocolos -que no por pocos son inexistentes- producen un montón de ideas y reglas sobre el comportamiento público y vestido de los demás.Son maestros en superficialidades, en hablar y no decir, en crear imágenes humanas sin personas, en  beber de copas vacías, en comer comidas inútiles y en hablar conversaciones superfluas. Todo un arte desde luego si atendemos al hecho de que el mundo lo que más sufre es su terror al vacío y a la nada , cuya manifestación más patética es el de no tener nada que decir. Tal profesión es una ramificación mas de una visión protocolaria de la existencia en la que no se deja surgir a la espontaneidad  -a la cual se le tiene verdadero miedo- y en la que todo tiene que estar previsto, pre-dicho, pre-decidido, pre-.formulado y pre-avisado, y  cualquier evento que escapa de lo pactado es un inconveniente o mal visto. El protocolo puede estar justificado por razones de seguridad física de altos magnatarios o anfitriones pero sobre  todo viene determinado por razones de  intocabilidad psíquica de quienes se protegen con él. Es una manera de mantener a cada cual en su redil, es decir en su rol aceptado.fuera de este rol será inaceptable, criticado, maldecido y apartado. Os imagináis cualquier señoría sentado en su retrete o hablado de tu a tu en cualquier coincidencia de ascensor (que nos diría Michel Montesquieu de haber conocido los ascensores).El protocolo es una construcción mental-cultural que las distintas épocas han ido necesitando y han ido perfeccionando en aras a necesidades viscerales  de clase o casta para no entrar en las verdades personales. Y el protocolo e las formas existe en todos los acontecimientos humanos en mayor o menor medida y no exclusivamente en los espacios palaciegos, en las citas diplomáticas o en las  fiestas de las embajadas.

En cualquier grupo de salida para compartir una tarde de domingo o una excursión en el  que supuestamente hay una  amistad, la gente tiende a juzgar a los demás por sus apariencias y por las informaciones indirectas.aun factor numérico mayor o a una complejidad de relaciones numéricas aún se da más esas dinámicas de pre-juicios.

La superficialidad ocupas el lugar de la esencialidad cuando  quien se deja poseer por aquella no tiene suficiente sensibilidad y  habilidad para saber entrar en ésta. El juicio del semblante remite a una reminiscencia aristotélica según la cual la realidad se limita a la información que producen los sentidos.Si estos sentidos dictaminan de un otro que no tiene el patrón de belleza estándar o que no viste de acuerdo a los cánones de la moda es excluido radicalmente del campo de interés directa.   cabe una analogía con la historia de las ideas.si la historia de la filosofía pudo alcanzar su edad adulta con el Renacimiento a partir de desembarazarse del corsé de mirada intocable de Aristóteles que había regido por  casi dos milenios, también la mirada de las verdades alcanza su criterio maduro cuando se atreve a mirar las personas que hay tras su caras y bajo sus ropas y ademanes.

el semblante expresa pero no resumen ni completa al otro.Es su envoltorio.Su papel de envolver:el  caramelo está dentro. Quien  entienda que un  papel inadecuado no puede encerrar un gusto bueno se queda en la forma o en la apariencia.sus sentidos quedan atrapados por el color y la postal, no por los contenidos y  el ser en si mismo. Ver al otro como un ser  en si  es antagónico a verlo como un ser para mi.  Una parte del comportamiento humano viene regulado y decidido porque es un comportamiento asociado al de los demás.Las formas de vestir y de aparentar vienen influidas tanto por las modas y actitudes reinantes  como por un deseo íntimo de agradar a quien nos hace tema de su mirada. La sutilidad de este interacción va del extremo a crear un look totalmente pensado en  ser objeto de consumo para complacer al otro, a crear el propio en virtud del modo en que un sujeto más cómodo se siente con la imagen que da.

La imagen de cada cual es la resultante de complejos procesos  psíquicos personales y de influencias sociales. La imagen es virgen al nacer,como un lienzo en que pintar, y se  va convirtiendo con el paso del tiempo en una mezcla de lo que uno quiso ser y no consiguió y lo que uno es aunque no le apetezca. El recién nacido tiene la cara que le proporciona la naturaleza, el púber y adolescente trata de tener la que quiere conforme a sus deseos de ídolos e ideales del yo, y el viejo tiene la cara que le corresponde tras las múltiples cocciones de todas sus pasiones.

Toda cara acaba revelándole a quien la tiene lo que es sin estar de acuerdo con todo el aspecto. No hay potingues o  peluquerías  que puedan esconder del todo la personalidad de fondo, aunque toda simulación de semblante si revela la personalidad que necesita esconderse tras ella.

Un exceso de energía a cultivar el semblante consume una energía en detrimento de otros cultivos   personales. Ser una cara o un cuerpo puede tener por pago no ser. Y desde la posición e la mirada valorar una imagen tiene por riesgo carecer de aptitud  por conectar de tú a tu, de persona a persona, con el otro. La psicoestética es importante y el ser humano -más que ningún otro animal- viene necesitando decorar su piel para expresar sus deseos y sus necesidades, pero convertir esta necesidad en un consumo cotidiano de tiempos excesivos  para uno mismo va en contra de otras dedicaciones que darían frutos más substanciales. ¿quien pone la dosis de estos tiempos? y ¿quien  decide los frutos personales a conseguir? Obviamente cada sujeto es el responsable de ello. No  tiene sentido fijar unos  tiempos.Cada cual sabe en su intimidad lo mucho o lo poco que dedica a su imagen. Lo que si sabemos es que mayor tiempo de dedicación no significa una mayor sensibilidad ni a unos mayores logros de creación.el multicolorido hippie y su juegos de flores substantivizaron y masificaron unas formas antes no logradas la vez que eran alternativas a las antiguas maneras y esfuerzos para los cuidados corporales[1] . La imagen es un proyecto, un diseño artístico. El cuidado corporal en todas sus dimensiones  también es una manera de conectar con una determinada gente y hacer una determinada demanda de correspondencia. Hay imágenes que nos atraen y otra que nos alejan, bellezas que se limitan a la cara y esconden la suciedad con desodorantes y otras que no necesitan elementos artificiales para revelarse en todo sus salvajismo natural y guapura.

Cuando el sujeto necesita hacer pasar su seguridad  personal por su semblante pone el simulacro de un look en el lugar de la esencia de un ser rindiéndose al peso del  looking, al dictado de quien  observa o de la sociedad que mira.

La proliferación de variantes viene permitiendo la coexistencia de distintas modas y antimodas y ello ha permitido un lujo de diversidades y un incremento de las tolerancias. ¿qué mas da que el otro esté cargado de cadenas, alfileres en la piel, crestas, huesos en la nariz, aros de metal en el cuello, pendientes, peircings, rallas en  la derecha del cabello, barbas, moustaches, colas,  moños, gasas por vestidos,camine con sandalias ibicencas o vaya sin zapatos? ¿Es tan prioritaria su imagen para pasar a las preguntas del ser dejando de lado las de la forma? Instintualmente se tiende a estar con aquella gente que se te parece y se rechaza a aquella otra distinta.Lo similar produce un halo segurizante y lo disimilar da un cierto miedo.

Hay un hilo conductor entre la indisposición a un semblante ajeno,  con una indisposición capital a cualquier variable.La intolerancia por colores de piel o lenguas distintas no está tan lejos a la intolerancia en las formas de vestir o de estar. La necesidad de construir y emitir prematuramente un juicio por el semblante ajeno suele esconder una impotencia por admitir la personalidad distinta como una fuente complementaria además de una ignorancia destacada ante el propio semblante  que , mira por donde- no tiene por que agradar a quien es juzgado[2] , pero que tiene la cautela o la consideración -otras formas protocolarias- de no decirlo.

El juicio del semblante  apriorístico acaba por  impedir un juicio del ser y  en consecuencia el progreso de una comunicación interpersonal. Y esto pasa tanto si el juicio es favorable como desfavorable. Por encima del elogio o rechazo de la imagen ajena prevalece la naturaleza de este acto en el que el otro es evaluado, decidido y saldado en función de su  continente y no de su contenido.

Tanto para el que recibe el juicio como para quien lo emite,siempre que sea haga de ello una cuestión central, una noción no escrita de incompatibilidad aflora impidiendo otras conversaciones ilustradas.

Separarnos de esta pulsión inmediatista de tener que decir lo que el otro nos parece por su semblante  no significa un divorcio de las opiniones sobre el gusto sino un rescate de otra sensibilidad estética  no tratada como premisa para otras conexiones  comprensivas, intelectuales o íntimas. Encerrar las conversaciones en diálogos sobre el semblante es no salir a la vez  de puestos superficiales de la interlocución.

En el debate sobre figura y fondo la gestalt de lo que somos y podemos ser se escribe viendo nuestras interacciones con los contornos y la verdad de nuestra fuerza en ser nosotros mismos sean cuales sean las influencias que nos rodeen.

 

 

 

 



[1] en El graduado, uno de los trabajos que hizo furor en la filmografía de aquella época, uno de los diálogos habla que dedicar  mas de un rato a  la imagen es considerado una pérdida de tiempo en contra de otras cosas mas satisfactorias de la vida.

[2] acostumbrado toda la vida a ser objeto de critica por mi semblante  (y desde luego por mi modo de vivir la vida)en distintas clases de gente siempre me ha sorprendido un común denominador, la tristísima imagen de los criticantes, tan interesados en hacer de detectives de los errores ajenos sin caer en la cuenta de sus propios crímenes contra la estética.

Biología y Conocimiento

Escrito por jesusricartmorera 03-06-2008 en General. Comentarios (0)

La biología en la creación del conocimiento

La biología es una ciencia antigua aunque su denominación sea relativamente reciente[1]  y su espectacularidad no se despertara hasta la consolidación del evolucionismo y de la genética.Lo que no desplaza en nada el reconocimiento a un duro proceso del conocimiento desde la antigüedad[2] .Dentro de ella la biología del conocimiento  está todavía en sus albores.Y aunque la biología desde un comienzo intenta aislar las leyes de conexión de lo vivo en los reinos animal y vegetal, la biología celular se halla desconectada de otras fuentes de estudio que intentan conectarlo orgánico con lo psíquico.Esa orientación de la binomialidad cuerpo/mente (en la que está una medicina psicosomática)a su vez es desconocedora científicamente del comportamiento tisular y orgánico de la unidad base del organismo. De hecho no se puede hablar de un consenso de cual es tal unidad,al menos con la Física del s.XX que ha venido a desmantelar una concepción mecanicista acerca del comportamiento de la materia. Pero lo cierto es que quien investiga de cerca la conducta delo mas diminuto en el que se basa la vida corporal, es la microbiología, y aporta datos de sus hallazgos, mientras que desde una visión holista,se hacen afirmaciones categóricas acerca deque tras la vida celular está una vida espiritual y un pensamiento que la organiza. Intuitivamente todo lo que un ser racional hace, no escapa a cada una de sus partes organísmicas. y sus rincones-o interiores- mas remotos pueden verse afectados a partir de sus valores y maneras de pensar. Por otro lado, el concepto de energía tan potenciado y propagando desde líneas de filosofía oriental, viene a corroborar y a coincidir con el trastocamiento de una visión que fuera dominante, y que desde la teoría de los cuantos de Planck[3] ,cuando menos viene siendo muy cuestionada. Dentro dela biología subdivisión inicial en ramas troncales, hizo de la botánica y la zoología dos de sus campos de desarrollo más importantes, pero a su vez su subdivisión en gran número de disciplinas[4]  parece haber dejado de lado el contacto con el conector holista de leyes comunes de vida en cada organismo molecular que la ostente. Tal compartimentación -obedeciendo a una lógica aplastante de la eficacia de la parcelación y la especialización- acarrea consecuencias lesivas para la visión general de un comportamiento, de la vida, y por lo tanto de la materia viva,  estableciendo estrechas conexiones de conducta en la dimensión celular. Cabe reflexionar entre el comportamiento de células vegetales y de células animales y establecer las comparaciones correspondientes. Y a su vez entre el comportamiento celular de los organismos actuales -o instalados en la actualidad por la Evolución-y el comportamiento de las células primitivas, aún antes de los organismos pluricelulares.

La concatenación de los efectos no queda limitado -o no puede quedarlo- a las últimas décadas y en términos de evolución biológicas y de las especies no es conveniente dejar que el discurso teórico quede ajustado a la visión contemporánea. El ser humano no solo está conectado a su grupo animal más semejante como mamífero de hecho(y de derecho)sino también a una larga trayectoria de conducta pulsar de la vida,desde lo que sabemos de los tiempos más remotos.  los impactos por las transformaciones del hábitat que entonces sufrieron los representantes más simples de vida con impulsos de movimiento posiblemente marcaron una conducta traumada a partir de la que se instauró su caracterología específica de expresión.  Acerca de aquellos microorganismos que evolucionaron y dieron pie a organismos superiores ¿porque suponer que su soporte solo fue material en la escala evolutiva? ¿porqué no conjeturar acerca de un legado traumático conexo a su propia expresión  viva?

A menudo el análisis de vida inteligente y de comportamiento relacional queda limitado a lo humano, y  queda arrastrado un criterio de desconsideración hacía aquellas manifestaciones de vida, consideradas como inferiores. el hecho de que el razonamiento y la capacidad inferencial y deductiva sean atributos exclusivamente humanos ¿impide necesariamente hablaren términos de inteligencia animal, o incluso de psicología vegetal? ¿Acaso la inteligencia no es una dimensión definida[5]  por la capacidad de adaptación al medio? Y lo que es más  es que es negada la inteligencia en etapas anteriores al uso de la razón.De acuerdo con Piaget[6]  hay una inteligencia sensorio-motriz. ¿porque no pensar que pueden haber equivalencias  en el plano animal y en el vegetal?

Responder a tal pregunta es una invitación a reconceptuar la inteligencia como un atributo exclusivo de lo humano, aunque lo humano haya elevado al máximo su grado de eficacia práctica, en cuanto a la  aplicación de sus atributos de propiedad. Lo cual no quita que en unos grados inferiores (palabra a repetir para no herir el narcisismo de nuestra especie)se den en otras manifestaciones de vida. En realidad ya se viene admitiendo una capacidad adaptativa al medio, y en general los organismos viviente evolucionan como respuestas al medio. La dificultad epistémica está en la categoría de tales respuestas y si pueden ser  definidas como actividad inteligente o no. La adaptación y acomodamiento físico es una dimensión y la inteligencia es otra.Atribuyendo para ésta  unas condiciones fisioneuronales para una cierta computación. Los laboratorios de psicología animal de todo el mundo han trabajado con aves y mamíferos para los estudios del aprendizaje (una de las atribuciones de la inteligencia)dando resultados positivos ampliamente confirmatorios. Pero el alcance de la inteligencia siempre ha encontrado unos límites próximos. Incluso en los experimentos más osados, como los de Kellog  y Garner, la inteligencia animal encontraba techos prematuros en la progresión del aprendizaje delos monos. Pero eso no impedía una capacidad de relación de imputs, una de las características de la inteligencia.

La cuestión metodológica es si otros organismos inferiores del reino animal están equipados para procesamientos mínimos de la realidad y si eso es un factor evolutivo en sus pautas adaptativas al medio. Y de un segundo lado, si el universo celular de otros  otros organismos multicelulares inferiores[7] actúan de acuerdo a estímulos precisos y de alguna manera sienten los impactos del exterior, en cuanto a componentes de agresividad o de cuidado[8] . Las variables intervinientes  correlacionadas con las respuestas  resultan complejas de establecer.Basta por el momento la anotación del dato de observaciones en esta línea.

Tenemos pues como menú elaborativo la interconexión de lo vivo[9]  o dela totalidad de lo viviente y la hipótesis de que hay una íntima unidad de todo por la vía de un parentesco evolutivo. siendo lo más evolucionado lo que permite entender esta evolución pero no librarse de sus impactos. En ese sentido la historia de la vida es una historia del conflicto. que remite a una escala trófica y a unos ecosistemas. La condición humana no es una excepción en la reproductibilidad dela lucha del más fuerte contra el más débil por la ganancia del espacio-base de sus nutrientes. Y lo que es más, la condición humana en su comportamiento histórico se remite a sus pautas biológicas y de las que parte.Paradójicamente su inteligencia y su capacidad de razonamiento no ha librado a la Razón y a sus representantes delas tesituras más elementos y frontales por conseguir hegemonía. Cabe preguntar  si detrás de ello, no hay una reducción a un comportamiento biológico de todas las especies animales y que la comprensión de tales leyes,sino consigue neutralizarlas, es porque un determinismo ancestral es superior a cualquier enfrentamiento intelectual que lo niegue.

Así, el conocimiento es algo que se va depositando sobre una biología inteligente que lo sustenta pero cuyo modo de expresarse es opuesto a los resultados y advertencias de aquél.  Hay una cierta colisión entre Consciencia y Vida. La vida evolucionada la posibilita pero al mismo tiempo la consciencia avanzada reconoce la imposibilidad fáctica de convertir en condición de verdad sus postulados. Toda la construcción teórico social a lo largo de milenios ha hecho de la especie superior una especie evolucionada sí, pero indemostradamente progresista. Gould[10]  recuerda los débitos y límites de lo humano y de la humanidad. Además  lo más complejo (léase el hombre como unidad-producto de una larga escala de procesos que se inició millones de años atrás)se base en unidades simples.Y desde esas unidades mínimas se puede repensar el propio concepto de dominancia. las especies cuantitativamente dominantes en el planeta son los artrópodos y la destrucción de una, es la terminación con una linea evolutiva con un dilatado pasado detrás.

Pretender que la sofisticación del sistema nervioso de los vertebrados y en particular el combinado de arquitectura molecular del ser humano, lo libra de los fenómenos que han afectado las partes de su conglomerado, es una ilusión metafísica. Ese humano dotado de espiritualidad sino de alma, dotado de presunciones sobre el futuro del alma, dota de mente y de un complejo universo psíquico, no deja de ser un producto natural y de la naturaleza obediente a unas leyes arcaicas, ante las que todo su potencial psicobioquimiofísico no puede hacer mucho. A bordo de sí mismo, de su organismo evolucionado y hasta vivido como una máquina casi perfectas puede abarcar amplitud de conocimientos y en particular la reflexión biológica y filosófica del hecho del vivir concreto y del soporte de la consciencia. Es esta consciencia la que recuerda el Conocimiento Limitado y las preguntas que asaltan al destino de lo humano con el aumento de las investigaciones. Y es el avance del conocimiento y de los sucesos físicos lo que lleva a una interconexión de campos y a una biologización de los análisis que quieren respuestas. Tratan de entender el complejo del individuo humano tan solo desde su comportamiento físico actual, o desde las incidencias sociológicos o desde su psiquismo es una vía terminal. Y optar por el planteamiento de la reflexión psicobiofísica,lleva a conectar al organismo vivo y a sus vicisitudes a campos de fuerzas contextuales que van más allá de su circunstancialidad para remontarse a sus biodeterminaciones  dadas por la pertenencia a lo vivo, y no solo a la especie.

 

 



[1] se atribuye la creación simultánea de la palabra a Lamarck y Treviranus.

[2]  el encadenamiento nominal Hipócrates-Aristóteles--Galeno-Plinio y Lucrecio es clásico en la literatura de referencia a los antecedentes.

[3] El s.XX se inició con la hipótesis de Planck según la  emisión y absorción de luz por la materia no se realiza de forma continua sino por medio de partículas denominadas fotones.Esto solo fue el primer paso para la creación de un sistema conceptual completamente nuevo:la teoría de los cuantos, que ha permitido entender con precisión la estructura de la materia.

[4] embriología, fisiología, endocrinología,ecología, etología, paleontología, zootecnia, agricultura,patología, histología, citología, morfología, anatomía,..

[5]  De acuerdo desde luego a una visión piagetiana y en contra a una visión binetiana, ya que a falta de otra comparación Binet la definía en aquello que era definido por su test.

[6] Piaget.Establece en los períodos evolutivos básicos:la de la inteligencia sensorial-motriz y la de las operaciones concretas. Observa que el examen clínico participa de la experiencia que observa y se inserta en el estudio de las reacciones provocadas por la conversación analítica. En oposición a una opinión representada por Paricio entre otros, niega la validez del test como instrumento para medir la inteligencia.

[7] vocablo adjunto tal vez para no herir el “narcisismo” del universo vegetal, que desde luego no le  es atribuible. Pero el propio concepto de inferioridad  puede quedar descartado y el de superioridad,estigmatizado, con una reconceptuación de la vida, inteligente o no, como parte de un proceso global que sigue integrando en la actualidad los efectos de un pasado remoto: el del propio origen existencial de la materia viva.

[8]  Existe una literatura afanada en comprobaciones de respuesta sensible mediante polígrafos y kirlian acerca de la variación de campos eléctricos y magnéticos de las hojas de las  plantas, que recogen la información ambiental o  tal vez su estado de emocionalización por las personas de la estancia.Y así mismo de su crecimiento y producción en función de la cantidad de”amorosidad” o atencionalidad depositada por sus cuidadores.

[9] limitado para este texto a los reinos vegetal y animal, sin cuestionar lo mineral, cuya presencia potencialmente ya está en el destino final de aquellos o a las cenizas inorgánicas a las que son reducidos con su extinción los individuos de de cada género y especie.

[10] GouldStephen J., La evolución no es equivalente a la progresión. La humanidad es invitada a la existencia de la tierra.