FLUENCIA TRANSCULTURAL

Vivir sin dinero

Escrito por jesusricartmorera 20-08-2008 en General. Comentarios (0)

Vivir sin emplear dinero para las  obtenciones de las cosas

 

Vivir sin dinero es una expresion hecha que se presta a equívocos, de aquí la precisión del titulo de encabezamiento. Vivir sin dinero se sobreentiende como vivir con muy poco dinero o por debajo de mínimos; vivir sin nada de dinero, no en escasas  cantidades  sino sin ni siquiera monedas de bolsillo que permita ser utilizado para las transacciones comerciales cotidianas es otro asunto completamente distinto. También es muy distinto vivir en régimen autosuficiente en una zona rural con animales de granja y huerta a vivir en una gran ciudad sumergida en el ajetreo. Examinemos la hipótesis de vivir con dinero 0 en la sociedad capitalista actual frente a la idea generalizada de que esto es totalmente imposible. Tomemos un dia cualquiera en una ciudad cualquiera una persona cualquiera que, harta de estar encadenada al consumismo, llega a la conclusión que tomó Eidemarie Schwermer, psicoterapeuta ex funcionaria alemana de Dortmund, que decidió retirarse de su profesión en 1996 por un año para vivir sin dinero y luego la prolongó por mas años, autora de Mi vida sin dinero. Antes de tomar esa decisión había creado una asociación de intercambio. Muy bien a partir, de hoy empieza, para nuestro personaje imaginario, el momento estelar para vivir sin dinero. Seguiré redactando esta hipótesis poniéndome en su lugar: No tengo cuenta corriente, no tengo tarjeta de crédito, no tengo sueldo ni pensión alguna, no tengo ni quiero monedas, no vivo a expensas de nadie que pague por mí cada cosa y he de enfrentarme a un montón de situaciones que antes las cubría con mi potencial económico. He de subir al autobús, me detengo en un snack a tomar un té, tal vez me apetezca el sábado ir al restaurant, quiero conseguir una revista, he de comer, y asi un largo etcétera de cientos de obtenciones de las cosas. Episódicamente, intercambiar algo por un servicio o por otro objeto es una experiencia puntual que quien más o quien menos puede hablar de ella. Se puede dejar el reloj en una taquilla de la estación de tren como prenda para obtener un billete que se pagará al dia siguiente o un documento de identidad, o donar algún objeto sobrante del bolso por conseguir alguna otra cosa necesaria para continuar. Pero eso es muy diferente a adoptar el criterio por sistema de vivir sin dinero, sin nada de dinero. La vez que lo hice –esto es de verdad- duró entre uno y dos meses, pude hacerla porque tenía mi alacena llena de alimentos. Cuando fui a tomar un café con leche a un bar restaurant cercano de mi casa de campo (por aquel entonces todavía tomaba café) puse fin a aquella experiencia puesto que lo pagué con monedas. Vivir sin dinero desde luego es posible, basta organizar la logística personal de vida con ese criterio. Otro tema es vivir sin dinero en sociedad con las interacciones y transacciones ordinarias d cada día. Dentro de esta elección hay dos  maneras ejecutivas distintas de hacerlo  según el radio de acción. Es distinto elegir vivir sin dinero manteniéndose dentro de una zona vecinal en la que todo el mundo conoce a ese héroe o heroína y le da respaldo, a hacerlo extralimitándose a ella y moviéndose por otras zonas que no tienen la menor referencia de su elección.  Me centraré en la versión del que adopta el criterio, por ideología, convicción e iniciativa alternativa de vivir sin dinero pero sin renunciar a sus placeres ni a sus dinámicas fundamentales como la comodidad, viajar, la comunicación y un nivel tirando a alto de actividades.

La sociedad infraestructural actual de los países, en particular los más ricos, proporciona una vastedad de recursos por los cuales no hay que pagar nada o muy poco: las duchas y saunas de los centros deportivos, las bicis urbanas sin coste para desplazamientos dentro de perímetros municipales y los reciclajes directamente de las cosas tiradas en las basuras. Lo que sujeta a un ciudadano a la cadena de consumos y de pagos altos que le sujeta a la vez a su condición laboral a perpetuidad por conseguir el dinero que pague todo lo demás es, básicamente, su condición de propietario. Ser propietario, sea de una finca o un inmueble o de un pequeño apartamento, significa estar pagando siempre los gastos que genere aunque no se use para nada: mínimos por el equipo de la toma eléctrica o teléfono, gastos de comunidad vecinal, contribución al ayuntamiento. El ciudadano ha sido reconvertido en la sociedad contemporánea en una fuente a la que recargas de impuestos. Basta tener una nómina para tenerlos que pagar.  Escapar de todo este proceso pide además de abnegación  una inteligencia fuera de lo común y una virtud personal que raramente alcanza alguien. Para cuando una persona opta por esta radicalidad las otras que simpaticen con su causa y que acepten entrar en una dinámica de trueques con ella, sin pasar por la relación monética, no dejaran de ser los otros que no han sido capaces o no han querido serlo para dar este paso hacia la excelencia personal, en el supuesto de que vivir sin dinero sea eso, hacer una vida excelsa. La persona desdinerada a su voluntad puede vivir esta vida en tanto se pone al margen y en contra de los parámetros dominantes del vivir colectivo y en tanto encuentra el respaldo colectivo de personas que simpaticen con su manera de hacer. Es así que puede cambiar su poema por una milanesa en un establecimiento de comidas o conseguir alojamiento por una semana encasa de alguien a cambio de limpiarle el jardín o simplemente recorrer por años casas ajenas que prestan su hospitalidad por razones de amistad, curiosidad o adhesión al héroe. Esa capacidad de acogida del otro permite que el desdinerado no gaste dinero, efectivamente,  sin olvidar que sus anfitriones lo pagaran por esa persona porque sí son propietarios y consumistas y están encadenados al proceso general de gastos.

Es difícil pensar que el comportamiento desdinerado se pueda transpolar a tal escala que un porcentaje cuantioso de una ciudad lo pudiera hacer. El estado ya se ocuparía de decretar no tener dinero como un delito. No es que no sea posible una sociedad hipotética sin su manejo, si no porque este modelo vigente no lo va aceptar. Una sociedad desdinerada implicaría/rá una persona renovada que haya superado su rol de especulador dentro de un sistema que promueve el enriquecimiento  económico por encima de la dignidad personal. A título individual el sujeto desdinerado puede seguir su itinerario que podrá ser perfectamente confundido con el de un indigente o un limosnero a primera vista, aunque la diferencia con estos comportamientos será crucial. El desdinerado no aceptará dinero alguno sino que impondrá el intercambio de energías mientras que aquel se pondrá en la posición de sólo  recibir ayuda. El desdinerado seguirá el eslogan de tomar y dar ya que el mundo y la naturaleza suelen proporcionar mas de lo que se necesita y en realidad el problema económico mundial es más el del superávit que el de la escasez a pesar de que la organización de las distribuciones condena a la miseria a unos y al enriquecimiento desmesurado a otros.

Vivir sin dinero, sin un céntimo literalmente no impide el movimiento ni la comida. Basta hacer autostop o hacer continuas transacciones con los demás, proponiendo cubrir una necesidad propia a cambio de una ajena. Te cambio dos clases de mi idioma por una del tuyo y una comida, te escribo un artículo por el alojamiento para esta noche, trabajo en tu oficina por unos días a cambio de que me pagues el vuelo al siguiente país al que voy. Y así sucesivamente. Está claro que la energia que obliga a desplegar la elección de vivir asi no permite el estancamiento, continuamente hay que idear y diseñar el día inmediato con un sobreesfuerzo extra que no permite tan fácilmente la relajación. Si bien tener dinero con el que pagar el confort y la seguridad mantiene encadenado a la víctima que lo tiene, pasando a ser su juguete (la persona es  la prolongación del dinero y no al revés), no tenerlo no evita la falta de seguridad. No saber donde dormirás mañana o donde comerás no es precisamente lo más segurizante que hay. Pero sin duda elegir prescindiendo de tener un poder adquisitivo implica vivir teniendo la alternativa de tener un poder recursivo. Mucha gente con menos nivel económico en cuanto a ingresos contantes anuales realiza más actividades y demuestra tener más habilidad recursiva para acometerlas. Desde el punto de vista de los ministerios del trabajo lo fundamental es la creación de puestos de trabajo en el marco industrializado o en otros sectores sin advertir que el puesto de trabajo es una idea que remite a una propiedad de unas coordenadas para las que no todas las personas están dispuestas por no sacrificar su libertad y no por eso dejan de trabajar por libre. Para los estados las iniciativas extraoficiales y espontaneas son sospechosas. Al poder le ocurre como al nogal, no deja crecer nada bajo su sombra dijo Antonio Gala descalificando  involuntariamente al nogal.

Proponerse vivir sin dinero y conseguirlo es una forma de poner en ridículo a todo el sistema económico basado en la acumulación de capital, en el ahorro y en el terror permanente a no tener nada. Las que conducen y arrastran  el mundo no son las máquinas sino las ideas dijo Víctor Hugo. La idea de vivir sin dinero es altamente seductiva; una idea, que en la práctica, se experimenta periodos breves de la vida cuando la energia física es superlativa y no se tiene miedo a nada. La fuerza  ejemplar de Eidemarie   es la de su edad, no fue una elección caprichosa de juventud  sino la de una persona  de edad, en una etapa biográfica en la que se supone que el sentimiento de inseguridad aumenta. Demostrar que no es así o no tiene porque ser así ya es extraordinario. Otro asunto es que el desdinerado pueda llevar consecuentemente su elección hasta el final, ya que su cobertura social, las personas que la quieren y la admiran no van a permitir su deterioro o que le falte lo esencial. Desde otro punto de vista, el de la indigencia, hay no poca gente que se pasa la vida de transeúnte de acogida en acogida pro albergues no gastando nada, lo que no quita que no generen gastos a la comunidad.

El valor fundamental de vivir sin dinero es el de demostrar que es posible en una sociedad que lo pontifica e idolatra tanto. Estrictamente el comportamiento desdinerado no sería totalmente exacto si no fuera cambiando de situación ubicacional o geográfica de tal manera que obligara a una renovación permanente del trueque entre desconocidos, La  permanentización ubicacional permite un colchón solidario. En otras épocas otra gente ha hecho esta elección y ha vivido (Manfred en la costa da norte gallega o los gurús con su cuenco vacio esperando ser llenados en el Himalaya). Sí, vivir sin dinero es posible, aunque hay que valorar las renuncias que implica o lo que se deja de hacer que se quería hacer por no tenerlo junto, claro está, a sus ventajas: dejar de ser cómplice del sistema al no pagar los gastos de tantas acciones no éticas.

La vía ética periodística

Escrito por jesusricartmorera 17-08-2008 en General. Comentarios (0)

 LA  VIA  ETICA  PERIODISTICA.

INTERRELACION   ENTRE DEMANDA   INFORMATIVA   Y CALIDAD  DE   SU  OFERTA .

 

 

El lenguaje es la simbolización  fundamental de todo  pensamiento.             

 

 Tras el uso de cada palabra determinada reside una cosmovisión o un elemento que conecta con ella. No cabe el error semántico atribuido a un desliz. O no pueden ser disculpadas las equivocaciones expresivas en lo que adjetivaciones se refiere. En realidad  los límites lexicales ya vienen determinados por  criterios conceptuales preestablecidos. Cada palabra como elemento simbólico está revelando la naturaleza del pensamiento de su usuario.

 

Los adjetivos de tipo paternalista-comprensivo en el discurso periodístico encubren un grado de incomprensión de lo esencial del tema tratado. Una larga tradición de reportajes sobre  la jet set  priorizan el tratamiento de la imagen dentro de las relaciones sociales a las leyes que mueven éstas.

 

 La prensa del corazón y su abundancia en  los elementos de  superficialidad de los protagonistas, construye y mantiene todo un léxico  servil  a una galería de personajes dados. No extraña pues  que los profesionales del medio se vean contaminados por su propia tradición descriptiva en el momento de abordar e integrar noticias sobre un  tipo deportivo al que no están habituados y se sometan a una doble interferencia: de una parte  el rendimiento de tributo a las excelencias de personalidades -el uso y abuso de la Infanta Cristina- y de otra, la presunción apriorística  de que unos campos de actividad habitualmente ocupados por  personas no handicapadas, requieren de un plus de animación para ser desempañadas por personas handicapadas. El periodista bien intencionado  no puede evitar la exclamación de un redoble de ¡muy bien! ante logros de superación física y deportiva en quienes en principio tienen mas limitaciones de movimiento para realizarlo. 

 

 En cuanto a lo primero, el recurso a las personalidades, hay un claro fondo de interés editorial. Hay nombres y personas que por su sola mención despiertan intereses de compra. Hay públicos seguidores de personalidades, estén donde estén y hagan lo que hagan. Fenómeno éste  que indica de plano que el estilo o estilos periodísticos son a su vez  una representación que colma una clase de gustos  de los consumidores de noticias. Es cierto que  hay expresiones netas diseñadas por el periodismo y “traspasadas” a los usos de calle, pero no lo es menos que el periodismo toma gustos propios de expresión arraigados  popularmente. Un tema anexo, es  el estilo periodístico de formador de la ortodoxia gramatical.

 

Que con sus reiteraciones, conscientes o no, acaba por incorporarse a unos tipos comunicativos discutibles. Fenómeno análogo al  de los discursos políticos hablados, cuyas reiteraciones públicas contribuyen, conscientemente o no, al empobrecimiento general de la literatura oral.

 

 El periodismo en general prioriza el hecho referencial por el cual tiene rol y razón de ser, a los cuidados y leyes  que los imperativos de la comunicación verbal y escrita, son exigidos. Pero obviamente los extremos perfeccionistas sólo conducen a purismos inviables, ante los que, comparativamente, resulta más operativo otorgar mayor función a un hecho en sí mismo que al modo de  representarlo comunicativamente. Esto remite a la vieja controversia fondo-forma, destino-vehículo o contenido versus conteniente. La interacción entre ambos elementos es obvia, lo uno no puede ser concebido sin lo otro, pero también es cierto, que toda elección del modo o medio está ya configurando el  concepto. 

 

Cada diseño personaliza un estilo. Y en términos  de comunicación de los mas media, la elección de títulos y subtítulos como preeminentes y prominentes está ya condensando no solo el restante de la información  sino sobre todo su estigma valorativo.

 

Desde los tiempos de los grandes periódicos y de la divulgación del concepto de opinión pública (eufemismo que encubre  los poderes de manipulación  para el cambio de las tendencias de opinión en la sociedad) hasta la actualidad, ha variado  la noción de lo que es periodismo. Tanto como la de manipulabilidad de la opinión pública. La categoría de que todo lo escrito es cierto o la versatilidad de algo por el hecho de su multicopiación han pasado como nociones caducas. Cierto que un segmento de la población sigue confiriendo importancia a un hecho, una nota de sociedad, una opinión, por el modio de ser vehiculizado. Las frases sufijas de “lo han dicho en tal lugar” o “lo he leído en tal sitio”, son protocolarias de valor e indicativas de una disposición arraigada de supeditar lo objetivo a la impresión subjetiva. Pero en general los consumos culturales y el aumento de ejercicio de la capacidad de crítica, confiere al público elementos de selectividad, que años atrás, no hubieran sido tenidos ni siquiera en cuenta.

 

 La interacción de estos dos bloques de factores: el de la oferta de noticiables, los medios, y el de los seguidores de aquellos a través de éstos, va configurando la calidad de la oferta. Es obvio  que  cualquier medio de información, a no ser que esté movido exclusivamente por motores ideologicistas, no  se mantendrá en los cauces de una literatura impresentable y deformacionista, si  decrece sensiblemente la demanda de ella. La prensa obedece al marco de las leyes de mercado, donde como cualquier otro producto, mantiene el espacio en el que está ubicada, en tanto satisface unas necesidades por las cuales se paga un costo razonable.

 

 Si deja de cumplir éste rol esencial, lo lógico es que muda-pero ostensiblemente-pierda poder competitivo y hasta peligre vehículo distintivo de difusión de noticias. Lo que explica la permanencia de unos determinados medios con sus correspondientes léxicos es también, ésta demanda de pedido. Lo uno se explica y justifica con lo otro, aunque por mucha demanda que haya de un producto, nada puede defender  un producto si raya lo nefasto. 

 

 ¿Como determinar qué factor pesa mas en la sutileza de esta interrelación?  Los índices de audiencia miden consumo cuantitativo y si no precisan estimaciones de calidad, los ofertantes de producto pueden continuar creyendo que cantidad es igual o equivalente a otorga. A menudo, el consumidor no tiene otra elección que elegir un producto dado porque sencillamente no existe otro de aquella categoría. También en prensa escrita, el deseo de obtención de noticias pasa  por recurrir a los medios disponibles a pesar de su falta de calidad, no pocas veces.

 

              El lenguaje paternalista  sería  pues una simbiosis entre lo que el público lector ya espera y el poco esmero del profesional de la noticia en trabajar lenguajes  y contenidos alternativos.

Difusión de la idea

Escrito por jesusricartmorera 17-08-2008 en General. Comentarios (0)

Del pontificado de los autores a la  circulación de las ideas.

Un/a autor/a es un creador de actos de significado. La significación es un atributo esencial aunque  no exclusivo que caracteriza el acto de la creatividad. A un autor se le debe su originalidad, su ingenio, su iniciativa y su coraje en la innovación. En tanto que genera ideas a partir de textos y fórmulas de difusión tiene una paternidad indiscutible a cuyo reconocimiento tiene derecho. De todos los delitos, el plagio debe ser uno de los más mezquinos.  ¿Qué se puede esperar de alguien que hace creer que   es suyo lo que hizo otro? Si falla su honestidad en este, falla todo lo demás. Su fiabilidad se reduce a cero.

Por lo visto hay gente que no le importa en lo mas mínimo hacerlo y copia a rabiar con tal de mantener su puesto en el mercado. Pasa en todos los campos y no solo en el del saber o en el de las ideas. Un tipo de pintura originaria de una persona se convierte en un estilo que comparten otros cientos de arribistas por el solo hecho de comprobar que es un estilo que funciona y que se vende. No digamos en el campo de la artesanía donde las formas de objetos  más vendibles pierden su autoría de origen para pasar a ser un estilo ofertado por todos. Las tiendas vecinas en determinados tipos de barrios comerciales de artesanos son cuevas de impostores tácitos en las que venden reproducciones hasta la saciedad de lo mismo sin que sus vendedores ni siquiera estén implicados en la producción de todos estos trabajos. Bien pueden ser tratados como barrios de la indecencia a pesar de que los visitantes en masa no dejan de recorrerlos para comprar los souvenirs con lso que atestiguar que han estado en aquel hito geográfico del continente o del mundo,

  No es tan distinto lo que pasa en literatura o en creación intelectual. El periodismo que es la literatura mas difundida, tiene un estilo inconfundible en tratar las noticias, .de tal manera que lo que escribe un  reportero es tan parecido a lo que dice otro que el hecho de que pongan su nombre es lo de menos porque es lo que menos se recordará.

 El problema de los estilos no es tan grave, el de las ideas merece una atención específica. Tomar una idea y hacerla propia es completamente distinta a reproducir una frase en circulación sin citar su autoría porque no se conoce pero dejando claro que ya estaba en circulación. No es nada elegante atribuirse ideas o textos de los demás sin ser de la propia elaboración. Para que eso no suceda hay organismos y leyes que protegen los derechos de autor. Esos derechos también pueden tener una compensación económica.

El derecho de autoría, que está perfectamente justificado desde el punto de vista de la autodefensa ante el plagio, se convierte en una amenaza contra la propia autoría cuando impide la libre circulación de las ideas, y el desarrollo de la creatividad intelectual. No solo es un atentado a la libertad de pensamiento, puesto que el pensamiento propio se nutre de ideas ajenas, sino contra el mismo autor que prima la fosilización en su podio a la contribución a la cultura general.

Una idea que tiene valor en si misma se puede y se debe activarla indistintamente de su fuente-origen. El agua que nace en las montañas de un país se bebe en las mesas de los hogares de otros. Determinados derechos para el uso de determinadas ideas es tanto como impedirles su paso a través de las fronteras. Royalties y patentes con pagos a perpetuidad por diseños tecnológicos descubiertos por otros tiene un punto de exageración cuando permanentica un derecho en contra de la aplicación de la idea o invento conseguido. Pero incluso en el campo de la tecnología parece razonable que los años de investigación de un diseño se vean compensados por el pago de unos derechos para su uso traspolado y exportado a otras geografías.

La idea es algo distinto. Es un objeto etéreo no un artefacto físico, es una opinión, parte de una disertación, un análisis. La idea queda encadenada a un entorno que la estimula. Tras una conversación los hablantes se encuentran estimulados a seguir desarrollando las opiniones que se han manifestado en la conversación en un estado embrionario. El autor de tesis puede afirmar: ésta idea es mía pero no, ésta idea no puede pertenecer a nadie si no me paga por ella. El propietario de una mina, de una fuente, de una gasolinera o de un almacén de productos de comida sí puede hacerlo. El diseñador de un logo vinculado a una empresa también, pero una idea en el puro sentido de la palabra como parte de la discursividad general no. Desde el momento en que se participa en una conversación se exponen ideas, parte de las cuales ni siquiera estaban previstas por parte de lso interlocutores en el momento de iniciarla. En tanto que son fuentes de enunciados van a pasar al campo de la difusión por la vía auditiva del interlocutor. Dependerá de la ética personal de este si se las apropiará sin mencionar su fuente origen, su autor legítimo o no. Lo mismo se puede decir del texto escrito. En principio tomar una idea ajena y hacerla pasar por propia desacredita a quien lo hace. Puesto que en el mundo de los consumos masivos, a mucha gente no le importa lo más mínimo auto desacreditarse porque nadie va a averiguarlo o va a reprochárselo pasa lo que pasa. En unas formas correctas de habla y de ensayística se citan los orígenes de las ideas en la medida en que sea posible hacerlo.

No se trata de pontificar a lso autores por sus ideas. Lo primero que a un autor le toca aprender es que puede sobrevivir su idea pero no tiene porque hacerlo su nombre. No es tan grave, el nombre remite al narcisismo personal, la idea al usufructito de la inteligencia humana.

Nos encontramos con que de un lado las ideas legítimas de autor tienen que ser reconocidas como tales, de otra no pueden ser patentadas para imposibilitar su libre desarrollo después. El escándalo de Microsoft va por ahí. Cada usuario que necesita usar sus productos tiene que pagar lso derechos de autor específicos. Seria como el agua que tiene un surtidor en cada cuarto de baño del mismo domicilio tuviera una factura distinta duplicando la anterior por tratarse de fuentes diferentes de uso. Desde el momento en que hay un saber en una oficina (y un soft es un saber empaquetado) todos los ordenadores o usuarios informáticos pueden emplearlo sin tener que pagar el derecho por repetido en cada acceso. El hecho de que no lo haya entendido Microsoft ha catapultado otros programarios de libre autodesarrollo como Linux. Desde el momento en que una idea está en circulación puesta así por las plataformas de edición que sean cualquiera que acceda a ella pueda hacerla suya y reelaborarla si le parece correcta o tomarla como pretexto para criticarla. Basta que diferencie cual es el material inicial y de quien y cual el colateral o generado a partir de aquel. Forma parte de la elegancia citar las fuentes, también que las fuentes no se conviertas en grifos clasistas para dar de beber solo a los que pagan.

Picteto ya aseguró que la nobleza del hombre procede de la virtud y no del nacimiento. La persona dotada de capacidad intelectual para hacer proposiciones dignas, inteligentes y válidas para la historia de las ideas y de las letras puede tratar de vivir de ese oficio y vender sus trabajos, lo que no puede pensar es que las ideas las puede controlar como lso productos de su parto y darlas a cuentagotas asegurando un beneficio personal. Una idea patentada es una forma de vetar el paso a otro investigador o pensador que la ha estado pensando también  por su lado. Alfred Russell Wallace escribió en 1858 a C Darwin desde las Molucas donde le expuso  la misma conclusión a la que éste  había llegado. Para la historia de las biografías la tesis de la evolución tuvo por pater a Darwin mas que a Wallace, pero eso es simplemente el que llegó primero a los puntos de distribución del libro, para la historia de las ideas es secundario si fue uno u otro, porque el valor estaba, está, en la idea misma. El autor pontificado es una especie de ser beatificado por los cánones de las letras universales. Modernamente, se puede cerciorar que empieza a haber buena literatura y ensayística fuera de los soportes de papel, de revistas y libros, circulando por la net vinculada a autores desconocidos, o de nombres no reconocidos en la industria editorial. Es cuestión de tiempo que la gente deje de comprar libros, a no ser que sean tirados de precio o de saldo, y haga pasar la mayor parte de sus lecturas por soporte digital con los motores de búsqueda de temas concretos en el ciberespacio. Colgar algo en la red y decir, ey, esto es mío es tan extraño como invitar a alguien a comer a casa y cuando se lleva algo a la boca decirle: no lo hagas intruso, esto es mío, no te lo comas, devuélvelo al plato.

El nuevo libro de la vida

Escrito por jesusricartmorera 16-08-2008 en General. Comentarios (0)

Hay un poderoso deseo inconsciente en el ser humano que le lleva a tratar las cosas en singular. Desea inconteniblemente encontrarse con una y solo una verdad, hacer una y solo una especialidad, vivir en un lugar y solo en uno, tener una pareja y solo una, creer en una historia y solo en una. El  problema del singular está arraigado en las formas expresivas. Es así que se habla de ciencia, pensamiento, religión, amor, sentido, razón cuando en realidad subyace la presunción de que existen pensamientos, ciencias, religiones, amores, sentidos y razones. La primera reivindicación en los debates es el de pluralizar el concepto con el que se trabaja extendiendo el abanico discursivo a otros elementos de la realidad tratada que han sido excluidos, marginados o lesionados conceptualmente. Teniendo esto como premisa, la denominación del libro de la vida tiene algo más de eufemístico y de eufórico que no de convicción ni posibilidades reales. El libro de la vida es una forma poética de recurrir a la noción genérica del saber humano, del saber destilado por todos los humanos, del conocimiento intrínseco de la humanidad destilado a partir de sus experiencias y su continua producción de anécdotas. Sería o es el libro que contiene todo lo esencial, seria el libro de la ética, el libro de las verdades imbatibles, de los axiomas fundamentales, de las sentencias universales. Las experiencias de tener un referente único al que acudir han generado condiciones para e l dogmatismo. Cuando una sociedad o un pueblo tienen un único libro se puede apostar, tarde o temprano, que esto solo es motivo suficiente para generar problemas. En uno de los boulevards principales de Niamey hay un cartelón en medio de los carriles que reza: allah, unic dieu, Mohamed, notre profet, le coran notre livre. No, no hay un solo libro, ni un solo destino místico, ni un solo guía espiritual para expresar el pensamiento y los contenidos de la naturaleza del mundo, pero en cambio sí hay un interés muy poderoso por parte del poder que quiere controlar una sociedad unificando en sus presupuestos a las masas que hay bajo su dominio. No es porque si que la leyenda vertebrante de los pueblos se resuma a una frase simple que pueda recordar todo el mundo y decirla de carrerilla. El libro de la vida es algo mucho más complejo, es el libro de los libros, la enciclopedia multivinculada internamente y en permanente expansión. Hoy día la sutilidad de la escritura no pasa por detenerse a explicar cada palabra usada, cada nombre citado o cada concepto mencionado, sino vincular cada una de estas cosas de las que no se sabe lo que es o de las que se necesita saber mas al capitulo que hable expresamente de ello.

Las posibilidades internáuticas están incidiendo en nuevas formas de escritura y de elaboración. Determinan tanto la manera expresiva concreta como la misma metodología. La elaboración deja de ser un proyecto individual para convertirse en un proyecto colectivo aunque no sea exactamente un plan de grupo que se reúna para ponerse de acuerdo en el mismo. Autores desconocidos y que no tenemos porque conocernos nunca ni siquiera conocer nuestros nombres formamos parte de un gran proyecto tácito de escribir ese gran libro para todos, cuyo formato ya no pasa por las páginas de papel ni por un tamaño determinado. Se trata de un fondo de recursos en distintos registros literarios en permanente crecimiento. Es la plataforma que permite juntar tanto los nombres más destacados de la historia de la ciencia y del pensamiento como los nombres absolutamente desconocidos o nuevos que también forman parte del saber aunque no hayan recibido los honores al respecto.

La posibilidad de construir un saber más que unificado unitario respetando sus márgenes de heterogeneidad es como acabar con los baluartes territoriales de la privacidad y especialmente de lso derechos de autor que explotan el saber no por el valor del saber en si  mismo sino para sus beneficios. Uno de los grandes déficits humanitarios es su error capital de la venganza y de los distintos odios reactivados para desmarcarse los unos de los otros. Alberoni en su lectura de Nietsche encuentra como éste atribuye la infelicidad humana al espíritu de venganza y esta es el odio del propio pasado. Que el tiempo no pueda caminar hacia atrás es el gran agravio dice Zaratustra: aquello que fue es la gran señal que la voluntad no puede mover.

El gran campo de la edición internáutica en el que tantos estamos esperanzados como la sede gráfica de una nueva conciencia universal: la ciberconsciencia, deja atrás los tiempos en los que la gente debía exiliarse por motivos de sus elaboraciones non gratas a los poderes constituidos. Marx fue a París, huido de Alemania porque fue perseguido por sus ideas. En Paris contactó con Friedrich Engels también huido. La historia del pensamiento humano es un proceso continuo de desplazamientos y movimientos no elegidos determinados por las circunstancias. Otros prefirieron no continuar huyendo como el suicida W. Benjamin que puso fin a sus días en Port Bou.

Aunque no se puede afirmar que internet esté consolidado totalmente como la gran democracia electrónica a escala internacional (hay países como China que persiguen a sus autores por supuestos delitos de opinión y otros países que no permiten las conexiones a la gran telaraña de los datos) es la alta tecnología por la que podemos y debemos apostar todos quienes confiemos en el potencial del ser humano para ser algo más brillante y mas humano de lo que viene siendo.

Este gran libro no se escribe sin errores y sin la necesidad permanente de la corrección y la readaptación de los datos (noticias e impresiones de los actos de vida y los acontecimientos de los países y de las gentes). Desde la colaboración tácita individual de cada cual con su crónica no hay siempre una suficiente visión de conjunto. Un nuevo tipo de síntoma se ha generado junto a las dinámicas creativas: el de esperar ser leído y no leer.

Cabe esperar que la instrumentación de las webs y del conjunto de las plataformas digitales irá permitiendo interconectar blogs en sus puntos temáticos y no solo como promociones recíprocas. Eso hará de internet el gran instrumento auxiliar para la vida intelectual y la vida práctica, en particular cuando cada persona, viajero, ejecutivo, escritor, lector o polemista pueda consultar y contrastar cualquier cosas desde su terminal portátil.

El materialismo tergiversado

Escrito por jesusricartmorera 16-08-2008 en General. Comentarios (0)

El materialismo como concepto tergiversado

 

 Distinguir lo que es el materialismo limitado a lo superficial del consumo y de la tenencialidad de objetos de lo que es el materialismo como filosofia del desarrollo de las cosas a partir de sus contradicciones inherentes. Ciertamente el paso del  tiempo y de los debates barrerá la adscripción a un término tan cargado de connotaciones distintas.Los términos descriptivos de conceptos son también entidades en evolución, tanto como los constructores que  están encargados de expresar.Su caducidad los hace insostenibles y el rigor de la dialéctica expresiva y del análisis comprensivo los aparta para llenar o tratar de llenar su carencia con otros nuevos que haga más optimo la vehiculización del viejo concepto.En la historia de la filosofía un seguimiento longitudinal (a través de los tiempos)de los conceptos que la mente humana va anunciando y un seguimiento traversal (a través de su exposición en escuelas y corrientes coetáneas)puede dar cuenta de una permanencia de lo intelectual y una recurrencia de unos estilos a través de los cambios situacionales. Antes de colocar en períodos de renascencia la superación del geocentrismo por el heliocentrismo y del teocentrismo por el humanismo, ya se pueden rastrear tentativas de investigación en esos campos prohibidos y postulados herejes pero ciertos a favor de concepciones humanas versus a las divinas de la interpretación de los ordenes de las cosas.

 

El materialismo  como posición interpretativa de la material, y lo material como eje de construcción y  de deconstrucción de los procesos es anterior al marxismo que lo hace suyo.Su descrédito viene de la retracción  de la metafísica y de las corrientes prodivinas de buscan explicación en lo lejano de lo cercano.Desde el materialismo la lógica interna de cada realidad próxima  guarda una conexión con la lógica de otras realidades distantes  no solo alejadas por la distancia topográfica, sino también por la distancia conceptual y cósmica.

Pero el  universo materialista no queda circunscrito en lo evidente y en lo medible.Mucho menos cuando los instrumentos de medición están sujetos al desarrollo de la propia investigación de ellos y a su precisión elaborada.Sino que se sobreextiende a aquellos marcos de supuestos. en este sentido la concepción de materialidad  materialismo puede abrazar no solo a la materia sino también´ a la antimateria, y dentro de aquella no solo a lo tangible o a lo aislable como partícula,sino a la onda con que se expresa. El objeto de estudio del materialismo es el desarrollo de los procesos a partir de sí mismos: de sus contenidos endógenos que por supuesto vienen retroalimentados por su interacción con las influencias exógenas.

Una concepción materialista refuerza el eje humano como dimensión ocupante y de interés central, por encima del eje no-humano, que existe en tanto se da históricamente un vertido conceptual sobre ella.Y puesto que los ritmos de lo espiritual  son constantes y continuos,su interpretación y evaluación y estudio también entre dentro de una concepción materialista, puesto que su adhesión por lo humano lo hace humano.Los productos metafísicos del pensamiento  son materializables en tanto que se objetualizan,tanto por sus tributos y rituales y usos e iglesias como grandes producciones en lo real,como en el seguimiento de sus niveles conceptuales.

 

El materialismo pues no cobija el agnosticismo como una exención del debate, ni margina las teodiceas por sus bases antianalíticas,sino que tiene en cuenta cada fenómeno:tanto los que emergen de la realidad concreta de los objetos y modelos de vínculos,como los que emergen de la especulación mental y de los miedos humanos. A diferencia de los espiritualismos,coloca el énfasis de atención en el sujeto humano y lo cita como testimonio y como acusado de su devenir histórico.

Ese emplazamiento es la convocatoria permanente a la que una visión materialista recuerda con insistencia y transparencia.algo que los determinismos espirituales posponen y esconden en aras a configurar un individuo producto,según el deseo y la palabra de un todopoderosos que está por encima de el.Para el materialismo el todopoder está en el todo orgánico y una de sus partes es la versión humana,realzada desde su pensamiento y capacidad de emularla omnipotencia.