FLUENCIA TRANSCULTURAL

El imperio de la forma

Escrito por jesusricartmorera 10-08-2008 en General. Comentarios (0)

 

Cualquier contenido remite a una forma.Todo concepto necesita de una vía formal para ser dicho. Todo comunicante debe ajustarse a los protocolos del intercambio de discursos para poderse hacer entender.Todo acto,en definitiva, es medido por su expresión. El imperio de la forma es algo consubstancial  al organismo vivo. Visceraliza cada situación.Es inherente a los hechos. Antes de cualquier comprensión substantiva estamos ya aguijoneados por  los canales formales. La forma se nos apodera en todos los sentidos. Y devotos de ellos encerramos la inconmensurable realidad a la estrechez de sus miras.Y antes de tomar una posición racional ante una propuesta de fondo advertimos que hemos sido seducidos por una presentación formal.Es así, como antes de tomar una posición elaborada ya tenemos una actitud tácita.O lo que es lo mismo antes de  ser sujetos críticos actuamos como objetos abducidos[1] por la prestancia ajena.

Siempre me ha acompañado su discusión y su imperio al ver los estragos que produce en la mayoría de gente. La imagen  vehicula las aproximaciones y también desplaza la toma de contacto. De sus argumentos se han hecho filosofías, metodologías, certámenes sociales y  censuras. Quien no se ajusta a la etiqueta tiene vedada la entrada. Un curioso ejército de apologistas se encargará de decir al mundo cómo debe vestir, cómo debe hablar, cómo  debe presentar sus curriculums, solicitar sus pedidos, o cómo debe escribir[2] .Ni siquiera las entidades más críticas se librarán del imperio de la forma: nos dirán a los demás cómo manifestarnos, cómo citar los autores en un texto, como citar sus fuentes a pie de página, cómo  hablar en público o cómo hablar en privado, cómo,en definitiva, debemos ser y/o presentarnos. El como estará presente en las conversaciones con más furia e intensidad que el qué. La forma dejará de ser  el contexto acompañante de los contenidos para ser  la que dictamine cuáles han de ser éstos. Y puesto que ella alcanzará a todas las miradas y actitudes, quiénes se aparten de los modelos  elásticos del movimiento[3]  o  de las doctas sapiencias que se creen estar por encima de todo mal,  sufrirán por ello, o sufrirán mientras sean esclavos del imperio formalista de la expresión. Es fácil de descubrir hasta qué niveles hace estragos el imperio de la forma. Basta examinar la producción lingüística de un sujeto y señalar aquellas partes que le rinden tributo. Cuando una cantidad notoria de frases y sentencias  son llamados a la forma o recordatorios de las actitudes formales adivinaremos, sin equivocarnos, que estamos ante una persona  victimizada por el sentido de la imagen y  rotundamente superficial. Por el contrario cuando le predominan sus predicados substantivos, sus argumentos metodológicos o sus fuentes de informaciones de contenidos y noticias nos encontraremos ante un sujeto  que ha tomado distancia de las formalidades (y de la esclavitud) a lo que p`referirá por encima de los caprichos de los demás, a favor de sus indagaciones sobre sí mismo y lo que le rodea.Pero librarse del imperio de la forma no quiere decir  poderla eludir, ya que todo incluye un corpus formal, una manera expresiva, una moda estilística. Y de hecho con los cambios modales[4]  se operan también cambios actitudinales. Las modificaciones formalistas en  campos artísticos com el impresionismo guardaban una conexión  con otras maneras cotidianas de moverse y actuar en público en un sector generalizable de la población[5] .Las formas en los  escaparates se poblaron de chicas pin-up[6]  mostrando sus encantos y sus coloridos.que se aliaron con otra manera de concebir el baile y el movimiento corporal en los dancing,con el charlestón[7] . Pero de todas las formas, las corporales son las más cuidadas.Dentro del imperio de la forma la imagen física,la del cuerpo vestido es la más  elogiada. Todo el mundo dedica considerable tiempo diario a sus cuidados de boca, piel, cabello, ojos y aspecto en general, a sus vestidos y a su impacto.Trata de sacar partido de si mismo  con el realce de sus mejores  partes y atenuando con disimulo sus peores detalles. Los grandes de la moda nos pautan para saber  exactamente como vestir. qué usar o qué pesar[8] .El lenguaje  coloquial  participa de este imperio de la forma. Los hablantes aprenden el lenguaje dado por la cultura desde el que se expresarán.Se suben a su tren con todas sus mecanismos y paradas. Y aunque se trate de un proceso creativo vivo (cada dia nacen nuevas palabras) en general la gente está más ocupada en aprender las pocas miles de palabras dentro de las que se moverá toda su vida que en hacerse neologistas de otras cuando choca con las dificultades restrictivas del bagaje aprendido. Permitáseme una  comparación grotesca: compramos, adquirimos u obtenemos -en la inmensa mayoría de situaciones-ropa y zapatos y cuadernos y estilográficas y vehículos  y muebles, y así todo lo demás colocándonos en la posición de consumidores sin plantearnos a priori  fabricarnos los objetos para cada una de nuestras necesidades; del mismo modo que usamos el lenguaje tal como nos viene dado sin cuestionarnos alternativas parciales y posibles al mismo[9] . El lenguaje político es, junto al deportivo,. uno de los más dominantes socialmente gracias su aliado en la mediática. Los agentes periodistas de esta vienen confundiendo reiteradamente la opinión pública con la opinión publicada y la ilusión de cada redactor es la de creer estar representando el sentir y las ideas del público al escribir en un rectángulo que puede llegar a un millón o más de miradas diariamente. Sin duda la opinión publicada representa un factor importante de incidencia en forjar opinión y en algunos temas incluso puede coincidir lo que se publica por autorías selectas con aquello que se piensa mayoritariamente.  Pero lo común es que cada persona dentro del extenso elenco de la intelectualidad tenga su pensamiento preciso y no se pueda hablar estrictamente de un discurso colectivo sino de un sumatorio de discursos personales que comparten ententes fragmentarias y/o puntuales para unos determinados temas. Los marcos generales de opiniones unificadas en los grandes eventos electorales de los países que se jactan de ellos, no hacen más que sumar opiniones  coincidentes tras el peso de todos los condicionantes que actúan como restas de otras consideraciones e impiden otras opciones fuera del escenario de las que se presentan.  Los criterios que usan fraseologías tales como intereses populares, intereses de clase, objetivos históricos,  opinión social u opinión pública, en la que nuestro lenguaje a incurrido y recurrido abusivamente  se enmatojan tras conceptos absolutistas ya del todo deslegitimados por lo que se sabe sobre la factorialidad multivariante que concurre en los procesos de formación de las ideas y de gestación de los movimientos sociales. el lenguaje que inicialmente es liberador de aquellos conceptos moralistas puede convertirse en esclavizador cuando se presenta como una forma inalterable de respeto. No toca utilizar formas más vagas, prudentes y necesariamente relativistas cuando queremos hablar en nombre ajeno tratando de representar intereses de grupos. En la forma del decir están ya presentes contenidos lesivos que

predeterminan el mensaje. Cuando oigo hablar de españoles  o patria  o estado de derecho  en la terminología política ya  afino mis antenas porque presupongo el discurso prepotente que va a seguir a continuación y que ciertamente se confirma.

La paciencia ante las formas tiene un límite y a veces toda la cortesía reunida voluntariosamente no es suficiente para permitir más allá de unas pocas palabras o de un par de frases la continuidad de nuestro interlocutor.  Admitir a alguien en su discurso es de alguna manera confirmarlo o otorgarle la razón. De todas las armas que le quedan finalmente al sujeto inteligente la palabra es la más moderada pero también la más contundente. Contrarrestar argumentos lesivos con los propios se establece una  tecnología verbal de restauración. Negarse a la escucha de los conceptos hirientes con el propio decir és la última virtud del pacifista. Negarse incluso en el extremo mas severo huyendo del espacio del púlpito o de la poltrona que lo dice és una medida supervivencial perfectamente legítima.  La forma tiene por desventaja que puedes ser juzgado por ella antes de que se te de la oportunidad de manifestar tu pensamiento o tus opiniones. Pero esta desventaja es una gran ventaja cuando te permite cambiar de dial o de canal o de contacto humano a partir de una apreciación relativamente inmediata de cómo oes el interlocutor y lo poco que se puede esperar del mismo o el tipo de predicción de un discurso aberrante, inútil o estéril que le sigue.



[1] La palabra,muy empleada en ufología  viene como anillo al dedo para aplicarla a esa situación en la que el sujeto es seducido por el objeto formal,pero puesto que no se trata de una seducción consciente es en realidad una abducción antes que como sujeto se pregunte si le conviene o gusta el estímulo en  cuestión.

[2] Por lo que hace a la aventura de la impresión sobre papel todavía se hace más hincapié en las maneras de dar cosas a leer. Los textos hechos a ciclostil jamás hubieran salido a la calle y promovido revueltas de no haber hecho caso omiso a esa liturgia de las buenas maneras. Por otra parte la pulcritud extrema, tan deseable,desde luego, como abominable, niega las otras expresiones y sentidos de la crítica desde las pre-elaboraciones y los borradores.Cabe reflexionar  sobre qué es más significativo si  dar a conocer algo a media elaboración, esté en el estado en que esté, que no darlo a conocer nunca

[3] Naomi Campbell como cuerpo paradigmático de la esbeltez envidiable.

[4] Un ejemplo de moda:Las chicas pin-up ensalza de un lado la juventud:sede de innovaciones y rebeldía al conservadurismo de la generación anterior. La moda ha sido uno de los nombres de la innovación.

[5] El impresionismo había roto a finales del siglo XIX las estructuras renacentistas,acabando en consecuencia con el rol victimista de la mujer,sometido a pensamiento patriarcal. Ya medio siglo antes,desde 1850 en Chicago había empezando una profunda revolución de las formas por lo que hacía al papel de la mujer en la sociedad.

[6] nombre que se dio a las  muchachas sexualmente atractivas y cuyas imágenes se exhibían en el cartelismo de la época.

[7] baile de origen negro muy popularizado en la localidad  del mismo nombre en los USA.Su danza permitió al feminismo radical y a la sensibilidad frívola de las mujeres más vanguardistas la introducción de nuevas vestimentas y peinados,basadas en trajes muy ajustados de una sola pieza que destacaba la esbeltez de la cintura, la rotundidad voluptuosa de los pechos y dejaba al descubierto por encima de la de las rodillas la escultura de las piernas.Las chicas pin-up ganaron al público a través de las páginas de Crónica en España  en la década de los felices 20.

[8] Le Soin Absolus Contours.Yves SaintLaurent da la orden precisa:.”Desintegra los centímetros que sobran”

[9] El lenguaje está condenado a la limitación en si misma con que ha nacido y se desarrolla porque nunca transportará con una fidelidad total el pensamiento y su alternativa sería o será la telepatía, pero por razones obvias hoy  no puede constituirse éste en una alternativa de masas  quedando generalmente como anecdótica demostrativa o como  escena puntual espectacular sin concluir formulas irrefutables para su uso más práctico que aquel.

La decadencia física

Escrito por jesusricartmorera 10-08-2008 en General. Comentarios (0)

 

Para muchos, cuando se está en el momento de la vida en que más se puede gozar de éxitos, de resultados profesionales, de autonomía suficiente,  de plenitud, de recursos, es paradójicamente cuando empiezan las señales ostensibles de la decadencia física.Estrictamente hablando es posible que haya empezado antes (con las primeras caries y extracciones dentarias o con otras anticipaciones de destronamientos funcionales)pero consensualmente es aquella edad en la que ya hay consolidada una separación nítida entre fuerza energética y  un progreso acelerado hacia una versión de  decrepitud irreversible.La senectud como esa gran etapa testimonial de la decadencia es vista con pesar y lamento.Se interpreta como la antesala del morir, o una preparación al viaje de despedida definitiva con lo material . Los héroes de nuestras literaturas, leyendas y cinematografías son personajes fuertes y pletóricos que  está en un indeterminado momento de la juventud.

N i las infancias son suficientemente  reconocidas ni la vejez es reconocida en su categoría´ de sabía.A la una y a la otra se la emparenta bajo códigos de indefensión,según los cuales los adultos son los únicos responsables de la sociedad y del sistema, y por consiguiente los únicos q puede decidir por todos. a excepción de algunas etnias donde los consejos de los sabios estuvieron integrados por los más ancianos, y en consecuencia eran los que tenían más poder, en la sociedad  nuestra los más ancianos son los que tienen menos votos para decidir acerca de sus destinos. Se les considera torpes, inútiles y paulatinamente son excluidos de la vida pública y social. La gravedad lesiva de estos atributos ,es no entender que la decadencia física no es una realidad que les pertenece en exclusiva. Ya mucha gente la experimenta desde la mediana edad, o aún antes. La característica principal de la decadencia física es su curso asintomático. La sociedad moderna y su sofisticación facilita en bandeja la mayoría de los recursos sin hacer demasiados esfuerzos físicos.Nos es necesario salir de caza, no es necesario correr, no es necesario pelear violentamente contra los adversarios, basta con seguir unos protocolos horarios y ajustarse a unos roles funcionales para obtener unas pagas con las que adquirirlo casi todo.El cuerpo y todo el organismo restan en un segundo plano, y van pasando los años de los 20 a los 55,sin notar subjetivamente la pérdida de habilidades, aunque objetivamente puedan ser notadas por los demás. El sujeto se  siente vital y fuerte como siempre,pero desde el palco de una vitalidad liviana,sin que tenga que ponerse a prueba ante récords y por lo tanto sin que experimente realmente la medida,o gravedad, de sus límites, los cuales en  su panorámica física, van en crecimiento. Al mismo tiempo y durante el mismo proceso, su expansión intelectual va en crecimiento, su conciencia de sí también, y su poder de comprensión y de abrazo  universal,compensa con creces  el deterioro corporal,al que se relativiza y perdona. se diría, que la decadencia física forma parte del proceso de adaptación al mundo y de aprendizaje de todo aquello que puede dar de sí la experiencia de lo material. El decadente en lo físico puede estar extralimitándose cada día en lo mental, alcanzando más cotas de saber y con mayor agilidad mental incluso a pesar de sufrir el decrecimiento de las prestaciones de sus mecanismos perceptivos.Por eso no extraña las imágenes de seniles que no han perdido su interés mental por las cosas del mundo y por un amplio abanico de formación intelectual, imagen ésta del todo incomprensible para los puntos de vista juveniles. en cualquier caso, el uso de las facultades cerebrales permite al usuario  activar el desarrollo de su consciencia hasta el final y mantener el sentido del ser, no siendo tan imprescindible el recuerdo de los datos obtenidos por las lecturas o las entradas de información.Se objeta-o se sufre- de los ancianos (sin necesariamente que tengan q padecer un Alzheimer)  un retorno a las memorias del pasado y una conexión con los más jóvenes,(los de dos generaciones atrás de la suya, la de los nietos).¿Hay una imagen más linda que la de un abuelo con la de su nieto sorprendiéndose juntos ante maravillas de la naturaleza, sensaciones o colores?

El uno experimenta un revival verdadera con la mirada inocente del niño que descubre por primera vez en su vida los fenómenos extraordinarios de las cosas, y de esa perplejidad se deja llevar el anciano,poniendo así el cierre de un ciclo vital, pasando  su antorcha de la existencia  desde el podio de su ternura y su sabiduría.

Escribir Artículos

Escrito por jesusricartmorera 10-08-2008 en General. Comentarios (0)

Un artículo es un texto terminado en condiciones impecables de legibilidad .Por lo tanto esta dimensión no incluye todos lo textos terminados. De todos ellos, me refiero a los que tengo, su grueso mayor pertenece a borradores y a intereses particulares de reflexión; la menor parte a aquellos textos pensados para un público y aptos para ser enviados. Pueden ocupar una página y ser sintéticos y admisibles -aunque luego sean rechazados por una plataforma editorial-.

Se trataba  de una dimensión  antes que no registraba demasiada actividad en mi caso y que contrastaba con la producción permanente de textos que se quedaban en borradores o  privacidades .Esta es  una dimensión pensada para tomar consciencia de su déficit  tanto como la de  dejar cosas listas para que puedan ser enviadas. En principio escribo un artículo por día. Entiéndase, un texto que tiene un principio y un fin, aunque su lugar de inserción y permanencia sea en un libro o un dossier temático mayor. Trato de meterlo dentro de mil palabras, a menudo supera esta cantidad aunque hay otros de tipo muy localista y poco disertativo que no la alcanza. Desde que me lo he planteado así tengo en cuenta escribir cada día por lo menos un articulo que pueda ser considerado como terminado. Son muchos los días en que escribo más de uno y no ando lejos del criterio de al menos escribir a diario a un triple nivel: un escrito corto de unos cientos de palabras, uno suficiente, el que digo d alrededor de mil, y un tercer texto en proceso que forme parte de algo mas largo dentro de un capitulo. En realidad cada día saco cosas de mis canteras y cada día dejo otras nuevas iniciadas que van a tener que esperar para ser terminadas. Mi vida elaborativa se está poblando de un buen número de localidades y nombres de lugares desde los que la estoy ejerciendo poniendo junto al artículo el lugar de donde lo escribo. Trasiego con mis libros en proceso digital. Estoy de suerte, otros menos afortunados como Hesse hicieron trasiegos con su pesado baúl de libros impresos. A partir de diciembre de 2006 llevo sistemáticamente un ordenador portátil conmigo en mis viajes tanto cortos como largos. El mes anterior había usado otro portátil de pantalla disfuncional para la que me lleve una externa de 17 pulgadas durante las dos semanas que estuve en un hotel. Mi dedicación regular le debe sobre todo al ordenador portátil la oportunidad de dedicar horas de despacho ahí donde vaya o esté. Eso garantiza las cuotas mínimas productivas que me planteo.

Dentro de los textos hay que distinguir  los que son puntos no publicables en ellos mismos que forman parte de gruesos mayores a artículos propiamente dichos legibles por si mismos. La contabilidad que me interesa es la de estos.

Un articulo denomina tanto una carta al director como una nota de prensa como un texto ensayístico.Queda fuera de el, un relato, un retrato, un gag o un cuento.

El archivo digital

Escrito por jesusricartmorera 10-08-2008 en General. Comentarios (0)

 

El ordenador y Digitilandia también pueden constituir un gran depósito de textos estériles. ¿Cuál es la diferencia entre un matemático y un aritmomaníaco? La misma que hay entre un elaborador y un verborrágico. Ambos pueden ordenar las frases correctamente pero unas pueden tener sentido dentro de un texto global y otras ser absolutamente desconexas las unas con las otras. Cuanto más trabajos en forma de textos se manejan mas necesidad hay de acudir a la función de archivo para repartir las cosas de tal forma que sean localizables. A diferencia del archivo físico que viene predeterminado por la cantidad de materiales que se sabe que se tienen a priori, el archivo digital admite un proceso de ordenación casi continuo. No solo pasa por la ordenación interna de cada texto hipervinculando cada capitulo a su localizador, sino que se puede extender a cada punto que requiera un plus de información al site que la contenga, también a la hipervinculación de textos entre si.

Después de un cierto volumen de elaboraciones empecé a advertir los problemas anexos para su relocalización. A mas cantidad de cosas hechas o que se desean reabrir mas complejo, con mas botones, tiene la estructura de ramificación para recuperarlas.

El archivo digital termina por convertirse en una constante asociada a la elaboración y al encendido del ordenador. Cada vez que se guarda un texto en algún lugar se está haciendo una acción archivística. Dejarlo para otro momento corre el riesgo de perderlo en la práctica por no saber localizarlo. Un texto puede constituir un documento a parte o estar dentro de otro. Sea como fuere el proceso de indexación y de ítemes de localización es esencial para llevar un control al dia de la autoroganizacion en lo que se está trabajando.

El archivo digital está llamado a reemplazar el archivo físico. Mientras éste suele mantenerse estable o incluso tiende a reducirse en volumen aquel no para de crecer si la inquietud informativa crece y la práctica elaborativa es algo que forma parte de la actividad profesional o continua.

Da la enorme complejidad de la vida actual la localización de algo es casi tan importante como ese algo mismo. Eso ya se había aprendido suficiente. Sin ordenar los recursos es como vivir sin ellos. La existencia de cada cosa pasa por su localización en cuanto se necesita.

La hipervinculación recíproca actual entre todo lo digitalizado hace de cada elaborador también un documentalista cuyo trabajo de investigación o disertividad puede ir unida a la de los demás en un proceso compartido pero enriquecido desde cada individualidad creativa. En el caso extremo de un texto en cada línea puede haber al menos una palabra que necesite ser vinculada un área de explicación. Eso permite descargar cada texto de explicación duplicada pero en realidad no hay ningún texto que este solo en tanto convoque a otros muchos para que sea comprendido. Metafóricamente cada cual está en su puesto o en su terminal conectada. El archivo digital puede ir pasando a una desprivatización y ser el de todos según los usos socializados se vayan pautando o posibilitando.

A diferencia del archivo físico que puede ser un trabajo puntual o sincopado el digital es una tarea diaria de ordenador. Se puede componer de varias unidades. Cada producto cultural terminado como mínimo un trabajo de archivo, pero cada insertación, cada artículo, cada reorganización de carpeta, también. Es un trabajo de secretariado un tanto mecanicista pero no menos indispensable que el directamente creativo-elaborativo. Sin archivo funcional no es posible una utilización adecuada de los textos terminados. De otro lado el resultado de todo análisis depende en gran parte de la fluidez en encontrar los documentos y datos de los que tiene que echar mano. En resumen la organización archivística sustenta la elaboración, la agiliza, la facilita y la hace tanto más efectiva y posible.

Cada pequeño texto terminado como mínimo exige bucear en el archivo digital para su multiclasificación y pautar un criterio para encontrarlo. Un solo texto como mínimo integra el dossier de su destino, el magazine que lo república y debe tener al menos una referencia de su ubicación en alguna parte.

Los profesionales de archivística y biblioteconomía desarrollan una sensibilidad distinta con respecto a los materiales con los que trasiegan que lso autores directamente que los han creado. Estos los quieren como si fueran sus hijos paridos, para aquellos tienen un mayor valor o menor según su actualidad o su demanda. Las bibliotecas –para horror de algunos- se descartan periódicamente de los libros de ediciones más antiguos que consideran (a saber por qué) obsoletos o de lso que apenas son solicitados. En todo caso hacen espacio en las estanterías vendiendo (en los Usa las bibliotecas venden libros a menos de 1 dólar unidad) los viejos y haciendo nuevas adquisiciones. El bibliotecario tiene una percepción en términos de volúmenes y espacio, el escritor en términos de contenido y esfuerzo de investigación.

Mi ideal seria tener un archivo que contuviera un localizador central para reabrir instantáneamente todo no importando su fecha de creación o su  utilidad para el mundo de la teoría. La práctica me demuestra que  algunos días de trabajo las horas de archivo han superado las horas directamente elaborativas. Preferiría dedicarme a las  segundas y tener a un colaborador que se ocupara de las primeras. Ni soy importante para esto ni  tengo presupuesto para ello. Lo que si sé es que el trabajo pendiente que he acumulado en todo el campo elaborativo en el que llevo años metido genera una lista de tareas tales que podria organizar el trabajo de diez personas en menos de una hora para que estuvieran bastantes semanas por no decir meses trabajando para dejarlo en el estado en que debería estar todo organizado. No exagero en lo más mínimo. Si además añadiera el trabajo del archivo físico, la nomina de colaboradores aumentaría. Algo que he empezado algunas veces pero nunca he seguido han sido las fichas sinópticas de todos los libros que tengo. Eso dar por resultado que tienes una idea aproximada de lo que tienes lo cual tampoco significa gran cosa ya que cuando la necesitas resulta muy complicado encontrarla.

Para terminar cabe decir que un buen archivo demuestra también la mente organizada que hay detrás. Evidentemente se puede trabajar sin él pero los resultados pueden llegar a ser francamente caóticos y lo que no hace el autor lo deja como tarea, tal vez, sin resolver a la espera de un amor intelectual apasionado que quiera dedicar su energia a subsanarlos.

 

Un sistema teórico

Escrito por jesusricartmorera 10-08-2008 en General. Comentarios (0)

En un primer momento de reconocimiento del fracaso de las ideas y teoría con que nos valíamos para tener una especie de guía para un comportamiento revolucionario creí en la necesidad de un nuevo corpus teórico que debía tener un carácter doctrinal para reunir esfuerzos y personas. Por aquel entonces la unidad era un concepto vertebral en toda discusión política y social. Sin unidad social no había nada que hacer para cambiar la sociedad. Tuve que pasar por bastantes vicisitudes y adquirir más conocimiento de las leyes de la vida y de la psicología humana  para aceptar que tan pronto la unidad es adoptada como un atributo sine qua non para los proyectos éstos no se hacen. No es que la rechazara antes ni me oponga a ella ahora solo que la coloco en su expresión efímera según coyunturas y fuerzas. La condición efímera de la unidad ha llevado y sigue empujando a la mayoría de grupos organizados y de individuos que trabajamos por nuestra cuenta a seguir un plan de ruta independientemente de si los demás lo aceptan o lo apoyan.

Los encuentros de coordinación periódicos para los saludos y la reactualización de informaciones no están mal del todo pero el futuro, el  de una construcción de teoría renovada así como el de un potencial vanguardista, no dependen tanto  de ellos como de la incorporación en su estatuto de vida de nuevas fórmulas personales. Una persona revolucionaria no lo es mas por más veces que proclame la necesidad de la revolución social si no acompaña a su consigna su criterio personal de revolucionar sus viejas e inveteradas costumbres para abrazar una nueva forma de vida relacional.

En el mejor de los casos la mejor de las teorías no substituye la necesidad personal de su seguidor en hacer un esfuerzo de recambio personal.

En ocasiones la creencia en una teoría es tanto como pensar que se tiene garantizado la forma de recorrer un camino y los resultados que esperan. Existen escuelas de pensamiento, líneas interpretativas y conceptos-eje que vertebran comportamientos  humanos. Una teoría válida es una interpretación de origen individual y tal vez genial que pasa a ser compartida por la comunidad humana y no solo la científica de una manera funcional para su saber y para su vida. Eso tampoco es tan exacto. La humanidad es una especie con pluralidad de pensamientos, por tanto, con muchas teorías en paralelo cuyas coincidencias en las mismas coordenadas son entendidas como coexistencias. En realidad una teoría diametralmente opuesta a otra no pueden ser convivientes aunque sus defensores sí pueden hacerlo siempre que silencien mutuamente en su trato sus pensamientos respectivos. La llamada tolerancia de credos no es más que una manera hipócrita de aceptar en el otro aquello en lo que no se está de acuerdo en absoluto siempre y cuando no lo convierte en un proselitismo arrojadizo en contra de uno. Dos o más teorías muy divergentes entre sí colocadas en el espacio del debate terminan por conducir a posiciones de equidistancia mutua llamadas de respeto para no agotarse o dañarse.

En el mejor de los casos una nueva teoría no es más que otra que venga a converger en un amplio panorama de proposiciones epistémicas. Un sistema teórico único y universal para todo el mundo no existe ni ha existido ni –afirmación no gratuita- existirá. Es imposible la unicidad hasta tal extremo. Sería tanto como hablar que las formas múltiples de la morfología y fisiognomía humanas llegarán un momento en que desaparecerán para que se constituya un solo tipo de cuerpo anatómico. Hablar en estos términos sería hablar de una barbaridad conceptual o bien estaríamos ante la perversión de un poder interesado en la despersonalización del ser humano para convertirlo en somas producidos en masa industrialmente.

La teoría es una actividad resultante de los procesos mentales de adquisición de informaciones y de razonamiento para la interpretación. No hay teoría válida que se queda en las premisas de la sensorialidad o en el impacto de su extremismo. Johannes Kepler dijo que la vista debe de aprender de la razón. En general todo el mundo que se ha enfrentado a descubrir nuevas leyes ha tenido que luchar contra si mismo, sus percepciones superficiales, sus sentidos y sus primeras impresiones. Una teoría se destila a partir de desplazar las primeras ideas que se han formado sobre el campo-objeto de elaboración en el que se centra aquella.

Hay que diferenciar entre disertación, discurso, elaboración por una parte y teoría anunciada, completa por otra. Una enorme cantidad de contribución teórica se mantiene dentro de lo primera sin llegar a hacer una propuesta de claves en firme que es lo que consolida un sistema teórico. Escritores hay muchos, pensadores, sin embargo, no tantos. Hablantes lo somos todos, filósofos muy pocos. Pensar es una actividad humana indispensable pero no exclusiva para producir teoría. Quien piensa con suavidad va lejos dice un proverbio chino. Además de ir lejos en la vida en el sentido de su carrera biográfica un pensante anhela explicar los grandes agujeros entorno a lso que gira la historia de la humanidad. En el oficio del analista en lo social, lo político, lo psíquico y lo cósmico cada investigador debe saber si realmente lo está siendo o está a la altura de las demandas metodológicas de respuestas a problemas conceptuales concretos. Después de eso, advertir serena y objetivamente su rol en el proceso contributivo del saber. Podemos decir que no sabemos nada pero eso no aclara demasiado las cosas si no se establece la diferencia entre la conciencia del saber contante y la conciencia del saber faltante. La falsa modestia es la más decente de todas las mentiras dijo Chamfort pero no deja de ser una deformación o una mentira remarco.

He conocido gente que dice escribir canalizando revelaciones obtenidas de no sabe qué fuente y con escasa formación teórica o nula universitaria. Si bien es cierto que el saber circulante no queda exclusivamente encerrado en el medio académico no lo es menos que la mayoría de ensayos serios publicados están vinculados al profesorado del elenco de universidades que existen en el planeta. En la teoría y sus campos lo mismo que en otros espacios en que se destacan los humanos reflexivos conviene recordar que no todos los nombres se merecen el bombo que reciben ni todas las literaturas en circulación son aceptables. El duque de la Rochefoucauld sugirió que la gloria de los grandes hombres debe ser medida y comparada a los medios que han usado para adquirirla. Podría decirse otro tanto de los grandes títulos divulgados que marcan las culturas. Camus ya comentó que obtener el éxito es fácil y lo difícil era merecerlo.

Para que haya un sistema teórico tiene que haber un conjunto de tesis concatenadas que expliquen las razones inmediatas y ultimas de un fenómeno dado. Un analista puede estar toda la vida reflexionando y escribiendo sobre un conjunto de temas y no llegar a tener una teoría completamente acabada por mucho que haya puesto en circulación ideas originales e interpretaciones nuevas. Una nueva teoría es establecer una ley subyacente a un comportamiento de la materia o de la psique que siempre estuvo ahí y antes nadie advirtió.