FLUENCIA TRANSCULTURAL

Las enfermedades del ordenador

Escrito por jesusricartmorera 16-11-2008 en General. Comentarios (0)

Las enfermedades del ordenador

conferencia en SNVB

Cerdanyola 12 abril del 2002

 

TV y Ordenador Personal

Al principio del aparato de tv también surgieron serias dudas de que un monitor pequeño pudiera llegar a sustituir el contacto directo con los grandes escenarios del espectáculo.No tuvieron que pasar demasiados años para que aquel aparato acabara convirtiéndose en una figura polar en cada hogar. Y sigue siendo uno de los primeros objetos de adquisición en la preparación de un nuevo apartamento o habitaje. La referencia a la tv es obligada frente al fenómeno del ordenador: ambos cumplen una presencia electrodoméstica.ambos tienen una pantalla.ambos son trasladables y transportables con relativa facilidad. La diferencia es que uno aliena al espectador o lo coloca en una posición pasiva y abutaca y el otro le permite la interactuación. o se la exige en tanto que instrumento de trabajo.

 

El ordenador como  factor intelectual.

El PC vino a poner orden en los procesos crecientes de las burocracias de la administración pública y en las gestiones administrativas del empresariado privado. El volumen creciente de datos y de documentos gestó la necesidad de la informatización de los referentes con los que se trabajaban. Fue así como se siguió un largo proceso que fue pasando de las carpetas a las fichas perforadas y de éstas a los dígitos binarios. Para los trabajos de despacho la antigua terminología[1]  ya no evoca los muebles o los archivadores metálicos o los folders o las estanterías correderas, sino sus iconos o directorios  en la pantalla de un monitor. El ordenador es la máquina indispensable para los negocios y las actividades intra e interempresariales.también para todo  aquel que necesite comunicarse de un modo  eficiente con los demás.es especialmente condensador de saber o de recursos de saber. En un mueble relativamente pequeño caben fuentes de información que tradicionalmente necesitarían miles de metros cuadrados de expansión física. También se ha convertido en un estimulador de la imaginación infantil y un juguete que no lo es que facilita la ordenación mental i la aceleración de la dinámica intelectual.

 

-El ordenador como figura electrodoméstica y central en la vida  profesional y privada. Esta centralización en una casa o en una empresa se ha ido consolidando en la medida en que los viejos procedimientos de elaboración y de administración se fueron convirtiendo en obsoletos. Ciertamente hay quien sigue aferrado a las viejas formas y lleva sus tiendas o sus pymes sin haber adquirido un ordenador, lo cual se presta a una polémica que mezclará el romanticismo con la ingenuidad técnica.  Hay escritores ilustres que no se despegan/ron de su pluma estilográfica Lo que no quita que el marchamo de los tiempos modernos pase por él y  constituya tanto una necesidad social como  un instrumento de desarrollo personal que se concreta como  demanda  prematura desde el marco infantil.

 

-Actitudes de objeción. Oigo hablar de la objeción a un  aparato de consumo de esta envergadura desde hace 20 años, es decir desde un momento en que sus prestaciones eran infinitamente inferiores a las actuales. Esas posturas que objetan la novedad per se se  autocondenan a  continuar con las viejas dinámicas de siempre en las que no caben ampliación de resultados e incremento de los recursos. Nos toca admitir un tipo de personalidades bloqueadas ante cualquier tipo de innovación y negadoras de aquello  que no acaban de entender por no querer expandir sus inteligencias. La resultante de este proceso mental es que  coexiste lo nuevo con lo viejo negando hacer las cosas a más velocidad,con más eficacia y con menor tiempo. Las objeciones al innovacionismo han existido y existirán siempre y no están exentas de razones para irse retroalimentando. No obstante quien no amplia sus posibilidades recursivas seguirá sirviendo a su antiguos y obsoletos métodos de  proceder en sus trabajos y administraciones.Cabe considerar la cuestión no sólo desde el punto de vista de las necesidades personales sino de la instrumentación de procesos (sobre todo de cálculo y de diseño)que en la era- preinformática resultaban inasumibles.

 

-el impacto dentro de las relaciones personales. Pero toda innovación no se limita a aportar ventajas si no también a modificar el panorama de relaciones. El ordenador y en particular sus posibilidades comunicativas  con el mundo a través de internet  absorbe un tiempo considerable en su usuario que lo quita del tiempo privado. es así como la máquina puede ser interpretada como un objeto rival si no infernal que vampiriza la energía del cónyuge o del hijo o de uno de los padres en detrimento del tiempo reservado para ser compartido en la intimidad o  de otros asuntos de trabajo. Es por eso que hay una  indisposición apriorística de algunos padres a  facilitar tarifas de conexión a internet  de sus hijos o de algunos cónyuges a  que sus partners  naveguen en el ordenador hasta altas horas de la noche.

Es más común que sea uno de los dos quien guste de navegaciones internáuticas y de comunicación digital que no los dos al unísono, con lo cual la comprensión del tema se hace más difícil y  la interpretación del hecho puede llegar a ser visceral.

 

-Indicadores de medida de la necesidad y uso del ordenador. En el marco laboral el ordenador es la máquina de sobremesa (los portátiles de portafolios además de los nuevos adminículos :microordenadores de bolsillo )para la mayoría de empleados en funciones administrativas y/o ejecutivas. Y es un aparato que hace de nexo de relación entre el mundo profesional l de la oficina y el trabajo en si mismo que pueda hacerse desde casa.

 En el marco  doméstico el ordenador va ocupando  un espacio mayor según los intereses de cada usuario. Desde los videojuegos  de los niños a los procesadores de texto de los adultos pasando por un bombardeo de nuevo soft con el que obtener música gratis, el ordenador es bastante mas que  una torre+monitor para ser una fuente de recursos inagotable. Para medirlo en su realidad importancia no basta con saber de la existencia de uno-o varios- repartidos por las habitaciones de la casa, sino que es necesario  establecer un relatorio de indicadores de medida de su  espacio psicopersonal y culto-relaconal en cada usuario.

a/ numero y contenido de programas de soft que se  simultanean o se suelen emplear, descartando en esta contabilidad todos los que están instalados pero son infrautilizados.

b/su uso compartido con otros usuarios de la casa.

c/su cómputo de tiempo de uso diario

d/La subclasificación de este tiempo en usos de navegación, comunicación personal o trabajos

e/la inversión en formación y reactualización el hardware y del soft

 

-El tiempo horario frente a la pantalla. de todos los indicadores el más aparente es el del tiempo global consumido frente a la pantalla. cuando de hecho un usuario puede estar haciendo múltiples actividades manteniendo aparentemente la misma posición frente a la máquina.Puede hablar, puede escribir, puede leer, estudiar, indagar, obtener información, hacer  pedidos y un sin fin de tareas más que hasta no hace mucho exigía hacer desplazamientos entre despachos, usos del teléfono o ensobrar cartas.

Para una situación familiar doméstica, el tiempo pasado frente al ordenador puede ser vivido como un tiempo de deprivación del tiempo personal  compartido. Los efectos nefastos pueden darse a dos planos:

o->El  de las personas q reclaman más atención personal que la ven substraído a causa del ordenador

o->y quien concede más espacio personal a su ordenador que a su pareja entrando en un círculo encadenado de  sondeo de estímulos -y tal vez placeres- que no le da la cotidianeidad.

El monitor del ordenador no es la primera pantalla de la casa  con lo que la experiencia de la atención absorbida por una máquina ya se dio en  anterioridad. La diferencia es que  el consumo televisivo forma parte de un consumo alienado suficientemente consensuado, mientras que el consumo de ordenador permite una  autonomización del usuario liberándolo de ser un espectador pasivo.

 

- La postura sentada.ergonomía y proximidad. La postura predominante del usuario es la de estar sentado. La pantalla no puede reflejar los puntos de luz eléctrica de la sala  en la que esté como tampoco  Las entradas de luz natural. todo reflejo sobre el monitor pude sobrecargar el trabajo de la vista. Las pantallas policromas  han constituido una revolución frente a los  sistemas anteriores del msdos y las de fondo negro o azul de las que se destacaban los dígitos blancos..

La linea divisoria  horizontal imaginaria central del monitor ha de quedar a la altura de los ojos.Ni más arriba ni más abajo.en ambas situaciones las cervicales se mantienen forzadas y a la larga ocasionan consecuencias desagradables. Puesto que la pantalla de 14,15, 17 o más pulgadas cubre una cierta extensión,el recorrido visual por los dígitos ha de conseguirse con un movimiento ocular en lugar que con un movimiento continuamente forzado de la cabeza. Lo mismo ovale decir para el teclado cuando es necesario acudir a su mirada para apretar la tecla que corresponde y no otra.

Mirar repetidamente al teclado para escribir o no hacerlo con todos los dedos necesarios ya son una base propiciatorio de errores posturales en el acto de la escritura mecanográfica.

 

-La nitidez de la pantalla. El ordenador no es un aparato perfecto y se va cualificando en la medida en que va incrementándose su amplio espectro de usuarios. El tintineo de los dígitos en pantalla es lo más problematizante. El movimiento de las letras o la falta de resolución suficiente de  los caracteres y formas digitales obliga a un sobreesfuerzo que puede ocasionar presbicia y su incremento. en la medida en que sea posible conviene trabajar con dígitos perfectamente distinguibles y con máquinas en las que no se escatime un plus de inversión por conseguir esa mejor calidad.  Las láminas transparentes protectoras  no impiden otra dosis de sobresfuerzo. en la medida que vaya siendo posible los monitores de pocas pulgadas van dando lugar a las maximizadas y l as viejas pantallas a los nuevos componentes que fijan mejor la imagen.

 

-Las radiaciones del monitor. No queda establecido que haya unas radiaciones especialmente alarmantes. O en todo caso no más que las de un aparato de tv convencional.Pero en tanto que una fuente movida por energía eléctrica genera un campo de radiación a su alrededor.Resulta obvio que hay que toma una distancia considerable del monitor sobre unos 50/60 cms.

Las afectaciones físicas mas relevantes son la postural y la visual.

 

-La afectación visual. cuanta mayor fijación haya de la vista sobre un objeto mayor esfuerzo se le está pidiendo. Eso afecta a la pérdida de contraste y a la necesidad de cristales reguladores de aumento para compensar la rigidez ocular.La alternativa es la de introducir una gimnasia visual en paréntesis de trabajo y cambiar los objetos de enfoque, introduciendo intervalos en los que la mirada pase de la pantalla del ordenador a la pantalla de la vida: a través de ventanas o en el resto del salón. Desgraciadamente  el panorama global de muchas oficinas está pensado para la mayor eficacia a corto plazo y el abaratamiento de los costes de construcción lo cual suele ocasionar la ineficacia a largo plazo, el incremento de disfunciones de los empleados y la neurosis generalizada. Sin duda hay  establecimientos oficinescos que  sólo pueden contar con la autorización de apertura por la negligencia ministerial de  salud.

 

-La afectación postural . Los focos tensionales se generan a partir de actos de repetición inconsciente de posturas erróneas. Estos están inscritos en  los hábitos más ordinarios y comunes hasta el punto de tomar por correcta la actitud errónea de tan generalizada que está en los demás y de tan memorizada por el propio cuerpo.Los errores los podemos rastrear en comportamientos tan continuados como las maneras de cargar nuestras bolsas o libros, la forma de conducir, la forma de abutacarnos en el sofá, o de tomar posición en el reposo nocturno en la cama.Desde luego también en el modo de sentarnos  en un bar[2] , una aula o en el autobús y en el modo de incorporarnos al levantarnos del mismo. Este cuadro de tendencias al  error postural sistemática solo puede admitir una política personal  autoeducativa y de autoconciencia corporal y el seguimiento  de ejercicios o programas de compensación.

 

-Opciones de asistencia profesional. Hay una multivariedad de segmentos profesionales que se ocupan del cuerpo y de  los impactos somáticos  creados por el tipo de vida  que se vive. Cada uno tiene su propio sistema teórico y sus técnicas de intervención en los nudos desestructurados de la anatomía. Posiblemente no es tan relevante buscar la técnica mejor o la teoría más elaborada como el profesional  con más dominio en el tema y con el cual haya una empatía suficiente que convierta las citas de trabajo con el síntoma en avances de su solución. desde la quiropráctica y la osteopatía, a la kinesiologia, la Reflexologia, y la terapia craneosacral pasando por otras muchas  la cultura de los nuevos establecimientos sanitarios permite  encontrar vías de enfrentamiento a cada tema de dolor.

 

-alternativas de urgencia antitensional. Como  mecanismo de autoayuda y especialmente pensado para las personas que han/hemos elegido un ritmo de vida intenso y desbordante,y que no encontramos tiempo para acudir -al menos una vez por semana a un terapeuta corporal-se puede seguir una tabla de actitudes en el mismo espacio tensional,sea el despacho laboral o el estudio doméstico.

o->elección de una buena butaca de trabajo,que sea giratoria y cuyo respaldo permita el recogimiento de la zona lumbar y que cuente con apoya brazos.

o->Desperezamientos cíclicos que permitan el estiramiento del cuello y del brazo sin necesidad de levantarse.

o->La incorporación de un segundo monitor en el área de trabajo que obligue a  un cierto movimiento semicircular de la butaca.

o->Contrarrestar un mundo de papeles, carpetas y de tenebrismo oficinesca con notas de color que recuerden la simbólica de lo que dejamos fuera: una planta, pósters y pinturas, y música ambiental suave.

o->El rito del te. La nueva concepción de las relaciones laborales en tiempos de trabajo ya contempla espacios y pausas a lo largo de la jornada para tomar café y fumar (lamentablemente)o para estirar las piernas y hablar (opciones interesantes). En el espacio doméstico  cada cierto tiempo vale la pena levantarse y tomar una infusión o  ir a mirar las planteas o  cambiar de gesto corporal.Si se rutiniza este acto puede ser un sistema de auto-regulación del cuerpo.

o->el cierre del ordenador cuando no es necesario tenerlo encendido y no se está trabajando con el.

o->

 

-Taller de autosalus.como espacio de  comunicación reciproca con el cuerpo y de trabajos de respiración, relajación y reposturación. de hecho en los espacios profesionales de trabajos de administración, dentro de la nómina de personal ya debería estar contemplada la contratación de un profesional de la salud que habitualmente ayudara a la relajación y al desentumecimiento.a falta de esto los teams bien organizados pueden organizar sesiones de grupo para compensar los avatares de la función laboral.Y en ultimo extremo hacer estos encuentros fuera del trabajo con otros colegas y compañeros que  necesiten de la relajación como  de una práctica cotidiana para obtener ventajas de revitalización.

 

 



[1] ficheros, folders,documentos o escritorio, ya no encuentran su correspondencia en  textos sobre papel, carpetas de cartón o  mesas de despacho, sino que se refieren a los espacios virtuales de trabajo.

[2] Una reciente experiencia de estreno del nuevo VIPs cafetería de Rbla Catalunya en Barcelona:butacas y mesas semifijas nos hizo sentir encorsetados. Es notorio el desprecio de las gerencias de estos establecimientos en los que para conseguir tres o cuatro plazas mas de sitio condenan a imposturas a su clientela.  ese dato es suficiente motivo para no repetir  el consumo en el lugar referido, que sin duda ha perdido en calidad frente a la antigua configuración del mismo almacén en el mismo local.

El tiempo de la vida

Escrito por jesusricartmorera 16-11-2008 en General. Comentarios (0)

El tiempo de la vida y las edades del tiempo.

Hay quien ha calculado la edad de tiempo  o ha propuesto interesantes y desorbitantes estimaciones. Una enorme cantidad de ceros  deja la perspectiva de su futuro limitado a la sensación de ser algo próximo al infinito, impresión totalmente desacertada. El tiempo tiene la doble característica de ser finito si se aplica a la existenciabilidad de algo, de un proceso, y no finito (denominación más manejable que la de la infinitud incalculable) por si mismo. El tiempo como la característica de la transformación de los eventos y la modificación de las características de algo observado en unas mismas coordenadas no es un tema de relojes o de instrumentos de medición sino un tema de reflexión filosófica. Lo que mide el reloj es cada unidad integrativa de la que se compone el tiempo de acuerdo a una convención para interpretarlo; lo que no puede medir es su distinto ritmo según el lugar en el que se desarrolla y la época en la que se estudia. Eso introduce una idea crucial: la doble velocidad, en realidad la múltiple velocidad, de un mismo tiempo, entiéndase de un mismo proceso. Los 60 minutos de una hora albergan experiencias de contenido distintas en dos personas diferentes puestas a desarrollar una misma actividad y con todas las variables ajenas o extrañas controladas o neutralizadas. Esa unidad de tiempo referencial. El reloj de un sujeto va a medir el mismo tiempo que el del otro, pero el trato con el hacer va a ser de orden completamente distinto: mientras a uno le puede cundir una tarea a otro se le puede resistir. Mientras uno tiene los cinco sentidos puestos en lo que hace otro se puede sentir disperso. El tiempo de un evento también encierra las interferencias de otros eventos no presentes.

La caja de resonancia de cada individuo los cita instintual e indirectamente fuera de su planificación y de su voluntad. Si bien los calendarios, los relojes y los noticieros van recordando que hay una medición universal del tiempo, unitaria y consensuada para todos proporcionando así un referente crucial para que la gente se encuentre a la hora en la que ha quedado, las posiciones de sujeto, por sus propias velocidades biográficas, van a ser distintas. En definitiva, lo que dota de contenido el tiempo es lo que se hace con él y lo que se goza.

Dentro del consumismo más materialista el de hacer muchas actividades forma parte de un neo experimentalismo que ve en un hacer más un vivir más. Eso puede llevar a meter dentro de una misma unidad tiempo actividades en paralelo que no siempre se desarrollan con buen éxito. (toca ver las capacidades subjetivas de cada cual para hacer dos o mas cosas al mismo tiempo. Los hombres lo tenemos más crudo por nuestra proverbial fama de no saber hacer dos cosas al mismo tiempo). Hay tres consideraciones con respecto al tiempo como fragmento de tiempo: 1. La medición objetiva exactamente igual no importando quien y donde se tome. 2. Su percepción subjetiva.(hay horas del día que pasan o se sienten pasar más lentas que otras) 3. Los contenidos que incluyen. En cuanto a esto último se diría que cuanta más esencialidad contenga una hora, más tiempo es. Tiene que ver con el tiempo productivo. La misma hora en manos de alguien que sabe gestionar su tiempo produce resultados que son del todo nulos en manos de un inepto. El análisis de las condiciones laborales ilustra eso. A menudo por trabajo se sobreentiende el tiempo dedicado al trabajo. Desde el punto de vista de la dirección de una empresa, se valora no tanto el horario cumplido o puntualmente cumplido como lo que se haya hecho con el mismo y los resultados que haya arrojado.  Para la propia autodisciplina, uno sabe que una hora no es igual a otra y que en unas la creatividad ola rentabilidad del tiempo es mayor. Por otra parte las horas dentro de un organigrama de dia son repartidas entre diversidades intensidades: las de ocio o relax y reposo son las que potencian indirectamente las de la actividad productiva, las de sexualidad y placer son las que permiten reconducir la libido a otras proyecciones. El tiempo contiene distintos tiempos. Es así que hay días fabulosos y otros estériles, temporadas diletantes y otras más creativas. Hay momentos en que las condiciones objetivas de bochorno y limitativas, también las de enfermedad y agotamiento,  no dejan avanzar tanto como en otras. En resumen no se puede comparar una biografía a otra por el parámetro fundamental de tiempo. Es tan distorsionado para alguien que habita a finales de su segunda década o principios de la tercera pensar que quien le supera en 30 años está ya en la vejez o en la decrepitud como al revés, presuponer desde la atalaya de los 50 o de los 60 que la de los 20 es la de un trampolín desde el que lanzarse a todo. Detesto las expresiones del tipo: vosotros los viejos-nosotros los jóvenes o al revés nosotros los viejos-vosotros los jóvenes. Cuando tenía 16-18  años hablaba con gente anciana de 70 o más o no tanto de 40 o más olvidando su edad. Desde que estoy más allá de los 50 cumplidos hablo con la gente de 20 o menos años olvidando mi edad y mis barbas y mi aspecto de tipo envejeciendo. Son las opiniones externas quienes tienen que recordarme que ya tengo una cierta edad, como se suele decir en una expresión curiosa montada para no herir a nadie. Los tiempos biográficos no se pueden medir por la edad sino por los contenidos, exactamente igual que el tiempo que va de una hora a otra dentro de un mismo día, o de un día a otro dentro de un mismo mes.

El tiempo de la vida, la de cada cual, bien puede retitularse como el tiempo de la edad. Hay quien tiene mucha edad y apenas ha usado su tiempo para vivirla y quien tiene tiempo sobrado aunque su edad sea avanzada para hacer lo que todavía tiene en mente. Hay quien no tiene edad para usar su tiempo y no sabe lo que es. Hay quien no entiende –y por tanto no entenderá este artículo- la diferencia entre el tiempo para vivir y vivir  para alcanzar una cota de tiempo: una longevidad.

Uno de los déficits de las culturas es la de mantener lso grupos de edad en endogenias que no les ayudan a sus desarrollos. Todavía las relaciones interpersonales e intimas entre personas de distintas generaciones para practicar sexo o para hacer un proyecto de vida de pareja son mas interpretados por la sociedad inmediata (los familiares y el circulo habitual de relaciones). La sociedad inmediata es la que llama a orden a cada individuo que se sale del comportamiento estándar e investiga por su cuenta, entre otras cosas con las relaciones intergeneracionales. La transmisión del saber y una nueva cultura progresista avanzarían más si en cada época las relaciones intergeneracionales en todos los campos de la vida fueran mayores. Casi se puede decir que las relaciones de la gente de corta edad con la de las generaciones anteriores se limitan a las proporcionadas por el escenario familiar y luego con el profesorado o las relaciones laborales, pero raramente son con gente que pasen a pertenecer al universo de los afectos. En la antigua Grecia las relaciones intergeneracionales parece que estaban más resueltas sin que la sociedad se alarmara por las relaciones de amistad y de afecto entre un adulto y un joven. En la sociedad moderna basta ver a un hombre  o mujer mayores con alguien mas joven para que enseguida surjan comentarios a su alrededor sobre turismo sexual, gigolós y cosas parecidas. Algo de la estructura psíquica –y no solo de la cultura de la vigilancia- empuja al control de los demás en sus formas de intimidar con el otro.

En la filosofía general del tiempo no hay un solo sujeto vivo, que pueda concienciar su edad, claro está,  que no sepa que tenga la que  tenga, que siempre es transicional y perecedera.  No hay nada más estúpido que un niñato mofándose o criticando a alguien porque es un anciano. Al revés, es reprobable también para un anciano creer que por razones de edad puede otorgarse la gran autoridad de saber para si mismo y quitársela a alguien más joven.

El tiempo de una vida contiene distintas épocas, distintas edades. He ido creciendo y experimentando cada década, cada año viendo sus matices. Ni siquiera en la década de los 40 me había librado de de fantasmas y pseudo obligaciones mentales que arrastraba conmigo. Ha sido en la de los 50 que me siento más creativo, plenipotenciario, libre, excitante, apasionado que nunca. A más edad más amor a la vida a pesar de, supuestamente, tener más limitaciones físicas para ella (dolores articulares, disminución de la visión, erecciones menos intensas,…). La de los 20 se me pasó tras utopías olvidándome como sujeto, la de los 30 en viajes buscando fuera de mí lo que siempre tuve muy cerca de mi mismo. La de los 40 tuve que cerrar ciclos anteriores. No cambiaría aunque me regalaran un millón de dólares mi década actual por ninguna de las anteriores. No es una fanfarronada literaria. Es difícil que desde la visión de los 20 se pueda admitir que la atalaya de los 50 proporcione esa autosatisfacción con el uno mismo. Conjeturo que en la de los 60 se puede seguir experimentando también esa sensación de plenitud. (Informaré de lo que pasa en las siguientes a su debido momento.).

La noción que se tiene del tiempo como parámetro nodriza al que nos vinculamos en una de las dos coordenadas capitales de nuestras existencias incide directamente en la edad. Ante el discurso chantajista sobre el tiempo, que imprime estrés a los actos y prisas a los días, aconsejo contraponer afirmaciones radicales tales como que el tiempo no existe y los relojes y calendarios se han degradado a objetivos de rankings en lugar de seguir siendo tan solo instrumentos auxiliares de mediciones. No es que el tiempo no exista, sino que el modo de demostrarlo es recreándolo a la medida de cada cual.

Según el tipo de actividades y ritmos en los que vivo puedo hacerlo sin consultar relojes y desde luego sin llevar ninguno en mi mano. No me interesa tanto la hora en la que vivo (tampoco el día) como el momento en el que estoy. Hay otros indicadores del paso de las horas: el cansancio, el hambre, el momento de despertar, la fase de la luna, etc.

 El tiempo de una vida es distinto al de otra, porque cada vida tiene el suyo y sobre todo solo ella sabe de que contenidos la ha llenado y si la ha vivido al completo o se ha dejado derrotar por los déficits permanentes no resueltos. Las edades del tiempo personal también es una cuestión privada, Hay quien pasa por todas las fases del desarrollo hormonal-físico y sin embargo no termina nunca de crecer mentalmente o de madurar intelectualmente. Sea cual sea la edad de una persona, una persona es su discurso. Hay discursos vitalistas y otros deplorables sin que se corresponda con que unos sean los de lso juveniles y otros de los seniles. A menudo las personas más viejas han reconseguido personalidades más jóvenes y al revés, gente muy joven anticipa su decrepitud en el estado de ánimos.

 

 

 

 

 

 

¿cómo vivir con orgullo?

Escrito por jesusricartmorera 15-11-2008 en General. Comentarios (0)

 

Me pregunto en qué condiciones es  posible el orgullo. Oigo hablar de un orgullo bueno: el justo autorreconocimiento de los logros que uno consigue y de un orgullo malo :  el exceso de vanidad. Sería la diferencia entre estar contento o satisfecho por tus conductas, actividades o rasgos determinados y ser un sujeto inflacionado per se,  por principio y por sistema, hagas lo que hagas.

Es fácil distinguir entre un tipo de personalidades y otras. Hay quien se modera en sus autoadjetivaciones y quien no sabe articular una frase completa sin colocar su yo superlativo por delante de todo. El uso gramatical de la expresión comunicativa nos previene de altanerías, amaneramientos, soberbias, hiper-egos y residentes del poder que, al saberse por encima de la mayoría social, imponen sus discursos y presencias, sin el menor respeto a la inteligencia ajena. También las formas de uso nos indican si estamos ante personalides remilgadas, subsumidas, autoexcluidas, débiles, de bajaestima, distímicas y con un exceso de humildad que las retira de la comunicación activa. 

Me aterra  el dedo índice de unos y la mirada desvíada de otros. Pero ¿es posible vivir con orgullo, insisto, en medio de situaciones objetivas que nos prohíben ser quiénes somos, decir lo que pensamos o liberarnos de las represiones cotidianas?  Pesonalmente estoy orgulloso con mi vida, con mis elecciones personales y mis creaciones artísticas pero no creo que sea posible un orgullo integral por mi pertenencia a la condición humana  tan deplorable en tantas de sus manifestaciones, o en un sistema con tantas desigualdades e injusticias y problemas históricos sin resolver. el orgullo es relativo y condicionado a cada situación. es dificil su compatibilidad con la honestidad. La persona honesta tendrá moitivos para no estar orgulloso de si mismo en arias de sus elecciones -o condicionamientos- conductuales.

Ecosostenibilidad

Escrito por jesusricartmorera 12-11-2008 en General. Comentarios (0)

 

Tras el concepto de moda de sostenibilidad ,Jesús Mosterín disertó[1]  una primera parte (la menor)de su conferencia para luego pasar  a una segunda parte (la mayor)con una multitematicidad de cuestiones y anecdóticas con todo lujo de detalles altamente ilustrativas para la sala. Para Jesús los males económicos y del desequilibrio ecológico los puso por este orden: primero la demografía y los excesos reproductivos, después un consumo inmoderado;tres, los recursos limitados de la energía y en especial de los combustibles fósiles y cuatro,los gastos superlativos de los mecanismos institucionales,con duplicidades de funcionarios. Su talante provocador y sus descalificativos a la clase política por su notoria mediocricidad (a pesar de que el propio acto estuvo inscrito en un proyecto del ayuntamiento sabadellense en el ciclo laboratori de valors)le granjearon una cierta simpatía.(en este país basta criticar a los políticos para tener simpatizantes).

 El posicionamiento ante el exceso poblacional dejaba por mensaje: cuantos menos seamos viviremos mejor, un postulado que uno oye decir desde niño y que tenía una cierta evocación del alarmismo malthusiano. Sin menospreciar tal cuestión, hay que saber que las oscilaciones de crecimiento poblacional actúan parcialmente como la resultante de una homeostasia planetaria.La población no crecerá indefinidamente en un hábitat que no se lo permita,por la misma lógica que toda curva exponencial de crecimiento de una especie determinada (pensemos en los paramecios en el matraz experimental de un  biólogo)encuentra un tope en el que se estabiliza un tiempo para luego decrecer en una mortandad y readecuar así la relación habitantes-hábitat.

 La sostenibilidad del desarrollo tiene un mayor énfasis en el consumo y en las energías de investigación. Mientras no quede claro el mensaje de que vivir con menos significa vivir mejor(Patrick Rivers,1977)el ser humano seguirá buscando su satisfacción,nunca del todo colmada, en un más y más[2]  de un Todo intrínsecamente inalcanzable. El discurso de Mosterín estuvo mas empañado por el contenido de su último libro vivan los animales y por la ética[3]  sobre los derechos de los animales que no sobre el enunciado de la conferencia, lo que no le quitó brillantez. El alegato  por una conducta ética no tuvo tanta fuerza y quedó soslayado el hecho de que todo crítico ético no por ello deja de concretarse en conductas no éticas por razones de supervivencias o por la idolatría a lo cotidiano.

 



[1] En el Pere IV de la Rambla de Sabadell,el 25 de marzo de 1999 con la conferencia por título Consciència ecològica.

[2] A propósito hay una cadena de supermecados cuyo nombre Más y más,es mas explícita que cualquier teoría y que predica con su ejemplo promocionando puntos de venta.

[3] así parecer el 50 por ciento de libros publicados los últimos años sobre Ética tienen por tema central la relación humana con los animales.

Los árboles caidos. Réquiem.

Escrito por jesusricartmorera 12-11-2008 en General. Comentarios (0)

Réquiem por los árboles caídos. Árboles cortados: calles amputadas.

 

Han venido las máquinas .Tras ellas ,majestuosos árboles han quedado abatidos. Cuatro de delante de casa. Otros a añadir al que ya se llevaron  hace unos meses de la parte de atrás. No son los únicos. A otros les espera la misma suerte. Los jueces del espacio y del urbanismo han decidido su muerte.Esos árboles centenarios  e históricos no son reemplazables por  docenas de nuevos que sean plantables.

 Como gigantes  que han acompañado con su sombra y su belleza varias generaciones, caen rotos y son troceados frente a una (i)lógica del progreso.En su lugar, deberán pasar coches o ensanchar vías.

Inmediatamente sus restos son retirados para que no quede señal de su existencia. De un día para otro, la imagen de la calle ha cambiado. Sus taladores han cumplido disciplentemente la orden sin oponerse. La paga les espera. Como asalariados de un consistorio no son los que hacen los planes, aunque son sus ejecutantes: los verdugos directos,que en este caso no han sido increpados por nadie. Los árboles destruidos no protestan y los vecinos que hemos gozado de su presencia, paisaje  y compañía, tampoco.

Posiblemente el plan de actuación acerca de ello estuvo expuesto, durante sus plazos previstos para las reclamaciones, que nadie recurrió o si alguien lo hizo, su observación no fue tenida en cuenta. ¿Que importan los árboles, o los pájaros que se acogen en ellos, o la renovación de oxígeno que suponen? ¿que importa la herencia natural del pasado? ¿que importa la sensibilidad de quienes hablamos de protegerlos? Las carreteras tienen prioridad.La circulación de  más tránsito cuenta con la devoción pública y en particular con el apoyo de la administración: más coches, más movimiento, más gasto, más impuestos, más  pretextos para hacer las cosas mal. Sí mal!. Porque negar la vida por un lado para defender economías de otro, es una política insensata por definición. Y especialmente mal, cuando esa devoción taladora se extiende a otras calles para acabar con otras imágenes centenarias[4] .

Los consistorios que reúnen  a los que hacen de  dirigentes locales, suman entre varias legislaturas, diseños urbanos basados en el delito ecológico.El ladrillo y la construcción dura, ha, devenido la deidad del siglo, que se ha lucido por su capacidad de mayor lesión al planeta.Con su gestión municipal a base de amputarnos  la poca naturaleza de la que estamos rodeados ¿que podemos esperar? Otras proezas, si las hubiere, quedan  eclipsadas por esas atrocidades puntuales. La incongruencia es más hiriente cuando hay otras alternativas como la trasplantación o el desvío imperceptibledel trazado.

Puesto que la lucha de la pancarta y el grito radical sirve de muy poco[5]  para quienes tienen los números en la cabeza y el cálculo por bandera, solo hay un refugio: el poético, y un réquiem en silencio por la calle amputada. Como la cosa no acaba aquí,  cada vecino dolido o cada reflexionante en solitario, se reconocerá doblemente injuriado por estar a merced de un ayuntamiento negligente por no respetar su riqueza básica, y que además le es impuesto una contribución, para la que nunca nadie dijo que fuera para contribuir a políticas de errores.

Tras los árboles caídos quedan las palabras que los recuerdan aunque los administradores deseen decretar los estados de  amnesia colectiva.Ttras los árboles muertos, quienes les han  dado mortandad están sueltos.!cuidado!¡ volverán a matar! !seguirán matándonos el entorno! Recordadlo cuando os convoquen para votar.

 



 

[4]  el proyecto para la avda de Catalunya es el de acabar también con sus muchos plataneros y  ubicar en su lugar magnolios, alegando que aquellas están enfermas. ¿como es posible q últimos administradores que no conocieron esos árboles de niños decidan tan olímpicamente acabar con ellos,en lugar de plantear una estrategia de mantenimiento y recuperación?

[5] en distintas partes del país la agresión a la naturaleza ha sido detonantes esenciales para movimientos populares y como muestra basta recordar la importancia simbólica que tuvo la agresión contra el pí de´n Xandri en st.Cugat. Las acciones contestarias siguen siendo esenciales para  quienes necesitan la presión popular para repensar y rehacer las cosas de una manera adecuada.