FLUENCIA TRANSCULTURAL

La Literatura Plural

Escrito por jesusricartmorera 01-12-2008 en General. Comentarios (0)

 

La literatura aunque se presenta en singular contiene una multiformidad que trae consigo contradicciones y desajustes entre autorías y escuelas. A veces el respeto debido corre un tupido velo de supuesta comprensión y aceptación mutua cuando lo que esconde de hecho son discrepancias y críticas no dichas. Cuando ese corsé no concurre pueden haber ataques con intencionalidad fulminante. León Tolstoi[1] objetó contra Baudelaire y Verlaine no entendiendo como los franceses pudieron atribuir tanta importancia a ellos como versificadores, que según él,estaban lejos de ser expertos en cuestiones de forma y eran despreciables en cuanto a los contenidos que trataban,para él incomprensibles. Por su parte E Roditi dijo de Charles Baudelaire que su teoría del dandismo le exigía que como dandy horrorizase a la mujer que deseaba dominar, o a eso apuntarían sus escándalos como pederasta insinuante ante sus amigas, el dia que se sintiera desamparado por el casamiento de su madre en segundas nupcias. Sin entrar en vidas domésticas y análisis de lo privado para lo cual se requieren muchos datos y una investigación que no queda justificada para la defensa de la pluralidad literaria cabe opinar que  no hay un autor idéntico  de otro ni tiene porque serlo y si trata de ser mimético será otra cosa pero no un creador de ideas e interpretaciones propias. Tampoco hay una persona idéntica a otra con lo cual  persiste el principio de disparidad e individuación. Pretender que el otro, quizás en el fondo el deseo tolstoiano, se parezca a uno o se exprese con los propios estilos y conceptos es, en el fondo, pretender un seguidismo en el que ejercer un liderazgo. En todo caso a favor de Tolstoi hay que reconocerle su honestidad al reconocer su incapacidad comprensiva de los franceses que criticó.  Es una presunción exagerada querer entenderlo todo por el hecho de que ha sido escrito por gente que comparte oficio y temas. La literatura es algo particular y personal y resultado de una ardua elaboración personal.En palabras de  Antonio Tabucchi[2] ”No concibo la literatura y la vida sin manchas”. Vive para el sentido más inmediato q muchas veces resulta ser de orden pequeño.Afirma que en  muchos de sus relatos hay historias q le fueron contadas. La literatura no esta al alcance de todas las comprensiones ni siquiera de los literatos de otros estilos,campos o épocas. como tampoco toda vida referida tiene porque ser del gusto de quien la escucha o sigue. La pluralidad literaria es obvia.La pluralidad es un atributo humano en todos sus campos porque no hace otra cosa que corresponderse con la pluralidad de la naturaleza a la que pertenece.Es así que hay que hablar de ciencias en lugar de ciencia, historias en lugar de historia,  indagaciones en lugar de indagación o amores en lugar de amor.  La literatura es plural incluso dentro de la misma obra de autor. La ambición creativa o la intencionalidad experimental lleva a probar distintos tipos con los que textualizar las interpretaciones. Muchos autores tienen una parte ingente de su obra en estado de inédito o a la espera,tales como Jack Kerouac o Max Aub[3]  con sus múltiples diarios. La literatura puede proporcionar un marco de consentimiento de los sucesos regentes o colocarse frente a ellos desde la critica. Hay autores que han conocido el rechazo por sus opiniones antagonistas como Jorge Amado[4] y otros la incomprensión delos estadistas de su época cuya protagonismo en la instantaneidad les separaba de toda consideración del goce creativo.Goethe había sido interpelado por Napoleón que le preguntó porqué se empeñaba en seguir escribiendo dramas, cuando la verdadera tragedia estaba en la política. En general la gente atrapada por la acción política cuyo caudal de riesgos y seducciones por la erótica del poder tiende a ignorar que lo prevaleciente no es la figura de estado sino la figura de arte. Aquella acaba siendo poco más que un nombre para etiquetar un período histórico mientras que ésta está llamada a atravesar  épocas y gentes y a prevalecer como una representación atemporal del alma colectiva. La literatura es un ejercicio de reflexión o retrospección que proporciona la lejanía conveniente de lo que trata para hacerlo con la mayor serenidad y prudencia posibles. Eliseo Alberto[5] sostiene que  ”La distancia y la nostalgia dan una mirada tranquila”

Jorge Borges[6]   recibió ataques por reaccionario aunque estimo mas su recuerdo como el de un hombre complejo que no vendió su libertad de expresión crítica la conveniencia política o a supuestas razones de objetividad. Sería necesario mas tiempo para que se pudiera construir una posición razonable sobre su obra. anticipándose a ello dijo que “las buenas antologías solo las hace el tiempo” . Al decir de V S Naipaul,al final de su vida Borges de tanto haber sido entrevistado ya se había convertido en su propia entrevista. Llegó a consistir más en sus fotos y declaraciones que no en su obra o persona.

La bienvenida a la literatura es al conjunto de la literatura plural, de todas las literaturas que contiene y en las que los propios limites materiales de la existencia exigirá la selección y la dedicación discriminatoria a autores y temas. Uno de mis deseos de siempre ha sido el de ser lector. La de pasármela tardes enteras leyendo libros y veladas tras la cena comentándolos. ¿Hay objetivo más bello y sosegado que el de pasar las horas perdidas leyendo los legados de las observaciones de cientos o miles de autores? Es una manera de conceder el máximo de tiempo y de atención a discursos o puntos de vista de otros sin tenerlos que soportar en directo y presencialmente.Es una manera elegante de conceder al otro intelectivo una función formativa de la que aprender y por la que radicalizar las  posiciones propias. Posiblemente la de lector es la postura más cómoda puesto que criba lo leído y puede objetarlo mientras que la de autor arriesga la interpretación, el compromiso con una postura y una toma de relación con la vida que se atreve a publicar. El lector no está tan lejos de las tesituras del escritor.Aquel aloja la actitud embrionaria de este y es un modo de puentearse entre el pasivo de saber y el activo de dar a conocer. Aunque toda energía en este asunto es relativo y toda clasificación de acto o potencia es un tanto trasnochada. El lector posiblemente tiene mas facilidad de acceder a la pluralidad literaria dependiendo de la multiplicidad de sus gustos que e lautor cuya obra le exige una concentración y parcelación  si quiere avanzar en investigación o ponderación de lo que relata.



[1]  Autor de Guerra y paz. Ana karenina.  dijo    Dejad vivir al cuerpo sin muletas”.

[2]  (Vecchiano,1943-) La cabeza perdida de Damasceno Monteiro.  Premio Luna dePlata de Vizcaya.

[3] Max aub M.Spinger Marx. (París 1903- México 1972).Mantuvo un inmenso depósito de bitácora:diarios desde 1939 a 1972

[4]  (Pirangí, bahía 1912-) graduado en derecho, diputado y exiliado. Encarcelado por progresista y exiliado  en Francia y Checoslovaquia. Terras do sem fim  (1943)

[5] nacido en La Habana 1951

[6] En los conjurados  recuerda que no hay un instante en que no pueda ser el cráter de un infierno o el agua del paraiso. Ficciones (1944).

No-Modelo e Inspiración

Escrito por jesusricartmorera 01-12-2008 en General. Comentarios (0)

El no- modelo como fuente de inspiración.

La poética hace sus cantos a todo mientras vapulea los demonios que invaden el alma. Lo creativo incluye una dimensión destructiva. En ese todo para el elogio, está la naturaleza en su totalidad como universo catedralicio y las figuras humanas en particular que son objetos emocionales. En la selva humana hay quien llega a creer encontrar modelos a los que seguir más allá del amor o la admiración particular como Gabriel Celaya[1]  con el dirigente histórico del PSOE[2]  o Manuel Gerena con su cante a una personalidad destacada en el movimiento obrero[3] .Comparativamente es mejor poder cantarle a algo que se toma por modelo o referencia que no tener a nada ni nadie en quien fijarse. Las mamás tienen - o tenían- a sus bebés  a quienes cantarle nanas, los enamorados a sus enamoradas a quien glosarle romances, los revolucionarios a las masas oprimidas a las que enardecer con sus proclamas agitativas para devolverles  la dignidad y cada uno de nosotros tiene interiorizado un ideal del yo hacía el que aspirar y poetizar, además de teorizar y practicar en la medida de lo posible. El modelo  es una instancia necesaria.si no se tiene se inventa.Si no se puede acudir a una figura física y tangible se acude a la imaginación con que hacerla. El pintor plástico justifica su arte con el objeto del que toma un diseño pero que libra del objeto mismo. El modelo en realidad nunca está en la cara o en el cuerpo está inmerso en el barro o dentro del bloque de hielo o de mármol. El ideal del otro es la búsqueda estéril de una paternalidad inexistente. Pretender un guía o un gurú o una figura estelar cuya sabiduría ejemplar marque un camino a seguir para todos es andar tras la búsqueda del padre perdido a cuya extinción contribuimos al hacernos mayores. El modelo es fuente de inspiración no tanto por su presencia o prestancia en el concurso de las ideas como por su ausencia que excita la imaginación para reinventarlo a la medida de las necesidades particulares.  tras la traición de los líderes y los descalabros de los ídolos cada ser ha renovado su futuro a partir de mamar la verdad de la nada en el laberinto de un mundo de trampas. Eso me posicionaría mas con Celine[4]  que no con cualquiera de los triunfalismos que venden  modelos sociales o personales que en sí mismos no pueden ser alternativos para nadie. El modelo es inspirativo en tanto es admitido corpuscularmente como antimodelo al margen de la demanda social que pide un elenco de normas y nombres, de formas y figuras, de referencias y certificados ante los que ponerse en formación y aplaudir. A diferencia de lo que sostiene Verdú para con la novela[5] , la poesía tiene mucho que contar no porque tenga una plataforma infraestructural de apoyo sino por la pulsión extendida de incontables personas que no encuentran otras vías de expresión de sus tormentos y verificación de sus opciones.

La falta de modelo preestablecido en lugar de ser una desventaja tiene el valor de incitar a la creación. Un modelo estable lleva a la uniformidad.Los cuadros parecen salidos de la misma mano porque pertenecen a una escuela, también los estilos o los eslóganes. El modelo interiorizado como un ideal expresivo recrea y remodela continuamente.En la forma de la expresión poética se está poniendo de relieve la forma de estar en el mundo y de participar en los juegos del vivir.con Austin sabemos que somos también lo que decimos[6] .

La poesía de la búsqueda continua más allá de la oda o el ensalzamiento a gestas determinadas incita a un plus de razonamiento que no queda expuesto en el texto. su sinopsis deliberada, su sincretismo y secretismo se basan en una inducción deliberada o no a que el poema sea concluido en la mente de cada cual. Balash habla del orfelinato en el que estaría nuestra cultura sin la inducción socrática[7]  a lo que añado la infraestima mental en la que estaríamos entrampados si la teoría no contara con la pasión poética. La teoría en general a través de las distintas líneas ensayísticas de elaboración se mantiene dentro del dastellung, la función expositiva, cuando el lenguaje coparticipa de varias dimensiones en el mismo momento en que es manejado, tal como sostiene Buhler[8]  .El  lenguaje poético utiliza el no-modelo como  pretexto para hablar del tema en sí, del yo en el mundo y de rescatar la yoicidad de su degradación ególatra para conectarla al múltiple universo de los unos que comparten el destino de los límites y la tragedia en medio del caos y del todo.  No tener el donde exacto hacía donde dirigirnos, el modelo al que seguir o el becerro al que adorar tiene como ventaja meternos en la indagación de la deidad de cada cual en el reto de formar parte de un proceso creativo universal.

 



[1] Su obra fue abundante y variada.Comenzó siendo surrealista, materialista y nerudiano, según los modelos de la preguerra, y  luego viró hacía  el existencialismo, y más allá, hacía la poesía social.

[2] escribió un poema a Pablo Iglesias como hombre modelo.

[3]c Creo que fue a Lopez Raimundo pero  tambien pudo ser a Manuel Camacho.

[4] Louis Ferdinand Céline. Escritor.Viaje al final de la noche..Se trató de un hombre desesperado  de un pesimismo total, pero que a la vez le daba una fueza increíble  según contó su viuda Lucette Destouches,afirmando que no era un hombre al servicio de nadie,siendo intransigente con todos. Cayó en el error como otros intelectuales, de perpetrar escritos antisemitas aunque luego se horrorizara ante el holocausto nazi.

[5] Verdú,Vicente. (Elche 1942-)China superestar  el país-aguilar. Escritor y periodista. Afirmó que la novela occidental no tiende nada que contar.

[6] Austin. Su tesis es de que hacemos algo diciendo algola cual tiene un reverso: al ejecutar un acto de habla se dice también lo que hacemos (Habermas).Entiende la fuerza ilocucionaria como la parte irracional del acto de habla mientras que lo racional quedaría contenido en su parte enunciativa.

[7] Balasch,Manuel., helenista, que sostiene que incluso la lengua griega es sólo un instrumento.Y a la vez que sin la inducción socrática el hombre occidental aún estaría infradesarrollado culturalmente. Josep Pla habia manifestado su gran deseo de conocerle dado el oficio de sacerdote de Balasch y su atrevimiento como traductor del disolvente Aristófanes. La aspiración de su vida era de que pudiera ser leido Platón integramente en catalán.

[8] Buhler,Karl., Dastellung (la función expositiva) es sólo una de las tres funciones  co-originarias del lenguaje:las oraciones empleadas comunicacionalmente sirven a la par para  1/la expresión de una intencionalidad o vivencia en el sí del hablante 2/exhibir un estado situacional y 3/para entablar una relación puntual o introductora a establecerla con el escuchante.

La poesía vehicular

Escrito por jesusricartmorera 01-12-2008 en General. Comentarios (0)

La poesía vehicular de lo social.

Una critica tradicional emanada del izquierdismo más radical contra el arte lo había  sido por su sello, o supuesto sello de clase, vinculado a la clase dominante.  Una visión duramente perversa del tema deslizaría las preguntas brutales: ¿quien podía dedicarse al arte sino aquellos que no tenían necesidades perentorias? ¿quien podía cantar sino quienes ya tenían resueltos sus temas supervivenciales básicos? ¿quien podría practicar el bell canto  o ir a los auditorios de ópera sino la burguesía más consolidada? El arte ni siquiera sería considerado como trabajo salvo aquel que tuviera una función propagandismo para el construccionismo de una nueva sociedad.Cualquier otro arte tendría necesariamente el marchamo de pequeño burgués e individualista.

Esa diatriba no tendría futuro pero lastimó seriamente las sensibilidades de los que sólo sabían expresarse desde sus imaginarios y no entendían de políticas, que escribían poemas pero eran incapaces de guionizar las proclamas asamblearias, que no pintaban puños u hoces y martillos pero grafiterian los muros con las gargantas secas del pueblo doliente.

El arte en general ha anunciado su muerte campo a capo, época tras época porque ha sido el lugar de refugio de generaciones de marginados.Ha sido el gran furgón de cola de una sociedad corriendo despiadada hacía su fracaso. Pero el arte viene de antiguo.Se nos ha puesto al corriente del rupestre y de las cerámicas ensalzando figuras y atributos humanos. Ha sido ensalzado por el nihilismo como la gran alternativa y sigue siendo la tábola salvatora para poder sobrevivir en un sistema que prepara predominantemente una  salida industrial en serie para sus habitantes.  

Ha sido también centro de espectáculo y palanca de difusión de  grandes ideas. Evtuchenko llenando auditorios o Miguel Hernández hablando a las tropas republicanas son imágenes que pueden reforzar la palabra no política desde la fuerza sentimental. Y ciertamente cada campo artístico ha ido aglutinando entes preclaras que no se dejaron persuadir por el espejismo social. El arte por definición es una escapada.Es una anti-realidad. Por eso dividirlo en revolucionario o no revolucionario es una clasificación que no pudo hacer fortuna. Rastreando sus distintas expresiones a lo largo de la historia encontramos formulaciones de crítica y denuncias de las verdades colectivas al desnudo. El teatro de Lope de Vega en la corrala o el cine de Roman Polanski biografiando al pianista polaco W.Spilzman son expresiones artísticas desde su limpieza intelectual y su descomunal fuerza de retratar verdades.  El arte apologista nunca tuvo demasiada suerte.Sigue sin tenerla en el teatro alternativo que prioriza el slogan a la técnica o incluso el informe al no texto. De hecho ¿quien puede dar un mensaje hoy a alguien? Lo más que nos es dado es crear inquietudes en el seno de lo ajeno. Proyectarnos en nuestros deseos y creaciones, también en nuestros límites y miserias a la interioridad ajena para que nos complete y genere un encadenamiento de significantes sobre  el destino social y humano.

Se había discutido mucho sobre forma y mensaje y el artista que se preciara-o precie-debía -o debe- vehicular un trasfondo para la sensibilización pública. Es así que hay libros de poesía social o de agitaciones de lo concreto inadmisible y otros en los que no es ni siquiera mencionado el mundo de la explotación o de las grandes patronales. Sin embargo es inconcebible el acto poético sin la referencia al otro, sea el gran otro de lo social o el pequeño otro de la particularidad transformada en objeto:una relación amorosa o el canto a una fragancia.Tratar de explicar la poesía se hace tan difícil como tratar de presentar una obra de autor como algo acabado erigiéndose en experto de la misma.  Francis Ponge habla de su irritabilidad frente a quienes quieren explicarlo y a veces a lo más su capacidad para dejar hacer sin importarle demasiado[1] . También tratar de hacer la diferencia entre poesía social y no social desmarcándola de la personalista y la sentimental resulta meterse en una división tan artificiosa como aquella en lo que es y no es revolucionario. La historia del arte, la literatura y la poesía está llena de actos sociales implícitos que quedan fuera de esta denominación. En todo caso lo sentimental nos une a todos. La condición humana de la racionalidad se va construyendo a partir de su bagaje sentimental. sea cual se la inserción en el mundo y en la historia la  gente está hecha de sentimientos, ideas y actos. Ni siquiera se puede pensar en que los verdugos carezcan de ellos. La raza humana es un fenómeno prodigioso de la naturaleza en que es capaz de las más grandes gestas y a la vez de las peores atrocidades. Presuponerla en un solo cometido de progreso es mucho suponer atendiendo a las evidencias de sus incongruencias.En su caos histórico algunas gentes han venido tratando de ordenarlo  en forma de teorías y palabras. Si todo estuviera resuelto ya no sería necesario continuar hablándolo. La poesía nace del déficit lo mismo que la acción valiente por transformar el mundo nace de la constatación de que el mundo fraterno aún está por hacer.  La poesía vehicular de lo social es inevitable e inherente a los panoramas que nos toca tener por paisaje biográfico permanente. Es imposible hablar del yo sin hablar del otro, es imposible hablar del mi sin considerar el nuestro, es inevitable ligar el futuro sentimental de uno al futuro social de todos. En el texto del desgarro particular queda al descubierto el estropicio mental por una falta de cultura integradora.  Jean Cocteau, pone al desnudo la psicodependencia por abandono de pareja en un monólogo que representaría Anna Magnani[2]  y con ello toda la explosión de la alienación del ser humano en torno al amor y rabia como coordenadas en las que vive.  Cocteau también escribió el texto-versión de Edipo rey  que sirvió de base a Stravinsky para su  musicación. donde una de las tramas principales de la psicobiologización de cada ser humano queda resuelto cuando  es acogido en una triangulación humana que choca contra los límites culturales.

Desde el surrealismo la poesía se ha ido haciendo compleja y críptica.tratamos de decir quiénes somos a pesar nuestro. La poesía de denuncia de los crímenes y de los criminales es infinitamente menos dura que la de revelar los demonios internos y el asesinato de las pasiones además de los suicidios desde el inconsciente de la prerrogativa de libertad.

No cabe esperar una época de esplendor en que se premie lo poético puesto que, por definición, se opondrá a los intereses estatuarios. Lo poético canta lo imposible.es un viaje parsimonioso a la utopia en un territorio de lo indescifrable.En este sentido puede apuntar retratos y odas a gestas pero nunca soluciones. Es el toque de gracia para el principio o fin de un capítulo, el acompañamiento a un regalo, el texto de un epitafio, la estrofa de un himno o la declaración a alguien amado.No es nada y con todo, te puede estar acompañando toda la vida como una constante que no cesa de reordenar sus palabras. Lo poético es social no tanto por mencionar el sistema, las circunstancias o el entorno de prohibiciones como por expresar  el universo personal castigado, traicionado o interdicto. Mientras haya alguien que sufre por no poder vivir en paz el problema es de todos. Mientras siga  habiendo un ser encarcelado la libertad aun es una hipótesis. En la poesía hay héroes y villanos, ilusionarios y culpables.Es algo que no queda en el soporte papel ni en el psiquismo controvertible de quien la escriba. Se proyecta más allá de su individualidad.Se hace tiempo y cultura. Ojalá el poeta hablara sólo de culpables de papel como mencionara Vázquez Montalbán[3] . Habla de su compromiso con la fatalidad misma. Por eso el poeta es vehicular de los intereses de lo colectivo cuando se reconoce como parte del dolor universal y como agente para buscar suertes para todos.

 

 

 

 



[1] Ponge,Francis. La rabia de la expresión. Icaria Ed. barcelona 2001.  p.137

[2] En El amor  de Roberto Rossellini.

[3] Mis culpables son de papel, pertenecen al informe que entrego a mis clientes.” “

El Derecho a la Escritura

Escrito por jesusricartmorera 01-12-2008 en General. Comentarios (0)

 

A todo hablante se le supone un pensar y a todo escritor, un plus de reflexión. Lo escrito pierde la vivacidad espontanea de lo hablado, que es el verdadero lenguaje según Saramago. El lenguaje hablado puede ser modificado sobre la marcha, escenificado, reforzado, facilita su imaginación.El/lo escrito convoca a una invención mayor.Es la sede de la estilística, la recreación y el magma del paroxismo. El peor hablante[1]  puede ser un inmejorable escritor. Y el peor escritor puede ser un buen hablante. Dejarlo en este punto es sugerir un cierto compendio del azar.No es así.Existe un nexo entre la privacía de los pensamientos, el aislamiento comunicacional, la falta de ejercicio del habla directa y la producción escrita. No en vano la escritura es un campo de la creación en la que abundan asociales, locos  y esquizofrénicos, tres palabras estas para las que reivindico una consideración y un reciclaje digno, ya que ni la asocialidad es indigna, ni la locura como inadaptación a los amos de la realidad es inaceptables cuando genera la genialidad de lo original, ni la esquizofrenia es una psicosis de la perversión desde la que emana un peligro permanente,especialmente cuando su gradiente es polifacético y extenso dando señales de esquizotipias, que en mayor o menos grado alcanzan y atormentan a los pensantes escindidos entre sus conciencias del ser y sus praxis en el deser.Y al revés: el habla épica  y pública  reduce lo escrito. No en vano  unos autores escriben sobre otros que a su vez no tuvieron tiempo de escribir sobre sí mismos o volcar íntegramente sus universos  íntimos y secretaires de escritorio. La escritura no ha sido (de acuerdo, sigue siendo) tan solo uno de los indicadores de la cultura, del saber y progreso humanos, generando verdaderas campañas de alfabetización[2]  que fueron bases de revoluciones incluidas;sino que ha estado relacionada con una categoría mental superior. Las letras en tanto que signos crípticos han sido vistas como lenguajes de dioses, como esoteras  de altos vuelos comunicacionales de los que quedaba fuera y en la ignorancia quiénes no sabían traducirlos. Todo los procesos básicos de aprendizaje en las fases iniciales es una aprendizaje iniciático con la sígnica, con las letras, con la escritura. aprehendidos los procedimientos y rudimentos luego unos los emplean como instrumental compartido para expresar lo propio, y otros -una mayoría todavía- lo emplean para entender los textos que le llegan de otros[3] . Para el escriba  de cada momento, como figura que toma nota de lo que observa, por encargo del poder o por iniciativa propia, escribir es levantar acta de los acontecimientos:los propios subjetivizados e incluso muy difíciles de transmitir y los llamados objetivos, los de afuera, los que la realidad volcánica exterioriza en un panorama de millones de representaciones.Para lo uno y para lo otro, el derecho a la escritura es tanto como el derecho a la palabra y a la libertad de expresión: es un derecho visceral,anatómico y físico-intelectual emparentado con los derechos básicos de la condición humana. La negación a la escritura es altamente lesiva[4] .Y su uso, incluso con pautas y técnicas terapéuticas, es altamente reconstructiva de la estructura de personalidad. El derecho a escribir es en el plano simbólico un derecho a constatar los advenimientos externos así como  las experiencias emocionales. Es, en el plano  práctico, una maneras de vivir al menos dos veces la vida:la de los actos y la de su repensamiento.Es, en el plano teórico,  una manera de contribuir a un saber general de especie ante las incertidumbres de la continuidad de la razón.Y es, en el plano artístico, una manera de crear y de saborear el ludismo en la toma de cada una de las representaciones de la circunstancias y gentes envolventes.

 



[1] Leopoldo maría Panero habla con la saliva más que con la lengua que  convertida en el chup-chup proporcionado por las bocanadas de humo dan por producto  el anti-discurso gregario, ante el que hay que reunir esfuerzos para poderle seguir y entender, lo que no impide el reconocimiento de su memoria poética y  de sus bellos versos. De caso clínico  ha pasado a ser un caso lírico excepcional en la historia de las letras de los últimos tiempos, sin menoscabo de su impresentabilidad absoluta en público, la cual tampoco impide estar presente en sus apariciones.

 

[2] Tal es como la promovido por la nueva república´ china en los cincuenta en un país predominantemente analfabeto.

 

[3] Hay quien no pasa de su lecturas de fichas técnicas para aprender a manejar la lavadora o el microondas y de las obligas de la literatura en sus tiempos escolarizados.

 

[4] Imaginemos las condiciones carcelarias de determinadas situaciones presidiarias en las que no están permitidos ni siquiera papel o lápiz ni un libro, o no hay condiciones lumínicas para su uso.Recuerdo que la experiencia de  paso por una de las celdas de una comisaría me las arreglé para sustraer al registro pre_encierro el control de un bolígrafo y papeles impresos, sobre los que pude escribir un par de cartas personales y un poema (el ángel caído).Solo eso consiguió reducirme  el dolor  por ser tratado como un animal o /y un peligroso sociales quitándome la libertad  impunemente. 

Los espacios literarios

Escrito por jesusricartmorera 01-12-2008 en General. Comentarios (0)

Espacios literarios: la otra dimensión subversiva

 

La eclosión de múltiples  tertulias de debate en general y de tertulias literarias en particular en la estepa cultural está dando cuenta de una vitalidad enorme que dista mucho de aquellas otras épocas de desertidad intelectual. Los espacios literarios en tanto que convites a los viajes imaginarios compartidos, es un fenómeno peculiar que merece una atención especial. La cita de letratocados  en sus fibras sensibles en torno a reuniones periódicas en las que hablar de autores y textos,  de trabajos desconocidos  y los propios textos, entre desconocidos y anónimos, constituye una confluencia  de intereses diversos  que comparten el deseo puntual común de una alternativa experiencial frente a la realidad. Si lo literario es  el agigantamiento del lenguaje y este es la expansión del mundo conocido, los espacios de correligionarios en el contubernio de las palabras constituyen -incluso sin quererlo- la otra dimensión subversiva desde la que trastocar los valores reinantes de la sociedad.  Escribir es poner por escrito el arte. Escribir es trasladar a la grafía y a la sígnica una interpretación esotérica del mundo dado a interpretar, en su doble dimensión: la que es visible y la que no. Escribir, en tanto que arte, es realización de lo personal en una escapada sublime de la realidad perentoria. Y si el arte para ser lo que es, basa sus estilos en la prédica de otros modos de concebir la vida, con auxilio de la imaginación dando por fruto espantajos o paraísos a conveniencia del momento; el que hace de lo escrito glorificación de los sentidos, ensueño del momento y empatía con autorías debería de tener los máximos premios.

En eso está metida la sociedad institucional que no para de favorecer o de estimular los concursos y los encuentros entre los llamados jóvenes o nuevos valores. Algunos de ellos, por cierto, han ido pasando sus años de juventud escribiendo sus originales sin que el mundo se enterara de ellos. Posiblemente porque a este no le hacía falta y aquél tampoco.  El escritor en bruto o el escritor édito, está por debajo del lector o del que sueña en voz alta. Aquel puede ser corruptible por la profesión, por la determinación de los estilos, por los libros de editor encargados a priori (lo mismo que los cuadros de salón). Este es el dragón de cientos de cabezas que aguarda impertérrito en la sala tal como lo describiera García Lorca[1], es quien finalmente elige o no, compra o no, divulga o no, hace suyas o no las palabras puestas en circulación.

Los espacios de palabra, sean en cafés, aulas de centros culturales, patios de letras en las facultades, el césped de los campus, en el hall de una librería o en la parada de una estación son hitos del saber que sigue dentellando en silencio sin morder el polvo de las atrocidades  mundanas.

A diferencia de los espacios académicos y reglados, de las convocatorias  montadas en  las pedanterías de la seriedad y de las órdenes de tipo regulacionista, los espacios literarios permiten y admiten  la relación entre  diversos perfiles curriculares y diversas tentaciones creativas. Sólo eso los convierte ya en espacios sinápticos, provistos de maderas para las sinopsis de lo que vaya concurriendo: desde los poemas improvisados a los cuentos para niños o para adultos. Todo ello sin la pretensión de la proclama o del programa político o de la agitación científica, pero ¿quién puede negar el valor conspirativo de los que imaginan juntos? ¿Acaso hablar desde registros distintos de los aconteceres apretados en consignas estrechas no es ya una conspiración inequívoca? Hubo un tiempo en que estar más de tres personas paradas en la calle hablando podía ser sospechoso de asociación ilícita. Hemos pasado por humillaciones tan extremas que para reunirnos y hablar, incluso para celebrar festejos familiares o aniversarios se ha debido pedir autorización gubernamental a partir de un cierto numero de componentes. Con la lasitud de las formas represivas los espacios de habla se pueden celebrar como oasis en sí mismos. Son aguas frescas que nutren la desertidad de siglos. Quien puede hablar no acude a actos extremos de violencias o fanatismos[2]. Quien puede hablar es que tiene al menos un cómplice. El espacio de habla es la continuación de la antigua ágora. Curiosamente los espacios de habla más interesantes no tienen porque ser los más públicos ni tienen porque espejarse en él mas público de todos :el parlamentario donde unos y otros en lugar de obedecer a razonamientos obedecen a consignas de partido desacreditando el noble ejercicio de la palabra y colocando la oratoria en una de las artes mas ridiculizadas. La palabra compartida y colectiva es un viaje coimaginario.

 Ese co-imaginar es la antesala de otras exploraciones por otros mundos. También es una forma de sonoridad y de cautivación. Hay actores que digan lo que digan seducen con su timbre de voz[3] y otras personas que con su simple compañía silenciosa dan un apoyo considerable. El espacio tertuliano tiene varios planos comunicativos. Son planos sensacionales y registros informantes.

El valor de su conspiración no está, desde luego que no, en planes para tomar ningún poder político sino en ejercer su poder  impresionante que no por minúsculo deja de serlo y así como el agua que es lo más suave que hay puede horadar las rocas más duras de los acantilados también las palabras cuya onda vibracional es inocua puede llenar de significados alternativos la historia de lo humano.



[1] En su ocnferencia de presentación de ”un poeta en New York” antes de la edición del libro.

[2] De tarde en tarde noticias increíbles como la de Timothy McVeigh  ponen al descubierto la falta de canales para el diálogo. Recuérdese:  el 19 de abril de 1995 asesinó a 168 personas en Oklahoma city,como un acto de protesta contra el gobierno federal americano por su incumplimiento de la ley. Su proceso escapa al diagnóstico superficial del psicópata social y asesino múltiple.Es un producto neto de la escala de violencia estructural de la sociedad  yanquee.

 

[3] Como lo hacía Paco Rabal.Actor-epopeya autodidacao y de izquierdas con una voz extraordinariamente cautivadora que todavia resuena como vigente decía “Este país todavía huele a Franco