FLUENCIA TRANSCULTURAL

Un brindis por los dimisionarios

Escrito por jesusricartmorera 21-01-2009 en General. Comentarios (0)

Ramón Calderón, presidente dimisionario del Real Madrid lo hace pocas horas después de asegurar que no lo haria. Solo dimiten los cobardes y los que tienen algo que ocultar afirmó respaldado por el resto de la junta. Eldijo no ser lo uno ni lo otro. El reflujo posterior a esa primera declaración le daria que pensar. ¿Valía la pena sacrificar la traquilidad, estar bajo la lupa de la sospecha, pasar momentos de tensión para continuar con su cargo? ¿Es tan grave eso de ser cobarde? Ser comparado a una gallina forma parte del discurso lesivo, pero las gallinas vuelan, saben dormir sosteniéndose en un palo horizontal, hacen una vida apacible, son verdaderas máquinas de reciclaje de granos y de lo que caiga por el suelo , ponen huevos proteicos y por si fiuera poco dejan que los gallos (los de pelea) se desplumen para satisfacer la perversión de espectadores que hacen apuestas por el  que creen que va a ser el vencedor.

Dimisión o cobardía, interesante equivalencia. Los que juran cargos, los que se comprometen a cumplir con su función no pueden tirar la toalla al primer revés. De ser así no habría ni un solo presidente de gibierno que no tuviera motivos para dimitir a partir de su primer acto público dada la concurrencia de críticos opoentes, difamadores, burladores o escarnecedores. Dimitir es renunciar a cumplir co una función para la que en pricipio se estaba preparado o  se era el único cadidato válido para ejercerla. Pero ¿hasta donde llevar la responsabilidad? ¿Es que existe todavía alguna causa por la que padecer insomnio, gastritis o úlceras, enfrentamaientos agotadores con las posiciones opuestas y jaquecas? La responsabilidad de un cargo no está exenta de ambición. Los individuos ajustan sus programas a sus propios egos y ambiciones. ¿Amor al madridismo del susodicho?, bueo, aceptemoslo. Las declaraciones de amor son dificiles de desmentir. Lo interesante del mundo deportivo, es decir de sus resonancias que ocupan primeras noticias es que pueden compartir las iformacioens de al lado que hablan de masacres terrbiles. Si algo nos ha eseñado la sociedad mediática es que podemos reir, llorar, sufrir, padecer, alegrarnos, brindar, sucumbir, enaltecer u ociar en muy pocos intervalso de tiempo entre ua emoción y la siguiente. El mudo corre tan rápido, las informaciones se suceden tan pronto, que la actualidad de la tarde desbaca lo que se sabía por la mañana. La misma mediática tiene el antídoto para cada notición proporcionando platós para reirse de todo o para evadirse de todo no comentádolo. El deporte, en particular el futbol con sus cotinuas alusiones viene siedo la forma de soportar el mundo por lo que se refiere a sus políticas mas desastradas. Puedes sentir la masacre de Gaza, pero todo el mundo –y en particualr el periodístico-  sabe que dentro de 30 dias tras el cese del ataque eso será historia pasada. La historia es algo incierto de lo que supuestamente ha derivado lecciones para aprender a vivir el futuro. No es cierto. Esas lecciones deben estar escritas pero no incorporadas a los coductas. Los supesos en historiografia es una epidemia internacional. Cada generación necesita superar en errores a la generación anterior. Cada dia que pasa hay menos humanidad aunque haya más humanos.

El dilema del ahora expresidente del Real Madrid nos puede servir a todos ante las distintas renuncias que hacemos a lo largo de la vida: la de dejar de luchar, la de no enfrentarse contra los poderes, la de no esclarecer las verdades, la de abadonar los barcos que se hunden en lugar de achicar agua, la de dejar a la sociedad a su suerte dada la mayoría que vota esto en forma de  conformismo, atraso, hiperproducción, tradiciones, energías peligrosas. La perspectiva es la de energía de fusión y energía solar. Vivimos en una época en la que estamos desprovistos de héroes. Si hay alguno es por azar y porque reaccionó sin pensárselo dos veces. Lo más que tenemos son estándares. La cobardia es lo más estandarizado que existe. Talvez un cargo público importante entre en contradicción al no estar a la altura de su propio deseo heroico o ni siquiera pueda sostenerla durante una semana, pero quienquiera que lo desee desacreditar por esto (tirandole la primera piedra, tomatazo u opinión negativa) que se lo repiense. Quien no sea cobarde en este mundo que de el primer paso. En el lugar de los herores reales quedan los personajes de papel que tuvieron poderosos ideales para los que no estuvieron a su altura. Eso, en lugar de producir una literatura de la desesperación, produjo otra: la de la autoinmolación.  No es tan grave dimitir de un puesto. No hay organización (ni familia) sin sus trapos sucios. Su misma actividad geera suciedad, pero mientras hay roles que no son renunciables (el de padre, hijo o hermano), otros a los que se ha optado por elección como el de una presidencia, sí lo son. ¿por qué no? El ataque al honor así como no poder responder a deudas es motivo para algunos para quitarse de en medio.  Dimitir o luchar no deja de ser un dilema secudario. Detrás de todos los dilemas menores prevalece uno central: vivir o no vivir. Puestos a vivir se terminan por probar muchas historias y  nos vemos envueltos en muchas tesituras.  Lo curioso de la vida es que cambian los escenarios y los personajes, los títulos y los temas, pero se repiten alarmatemente las escenas. Tras el enfrentamiento por repetido a una misma clase de situaciones se termina por abandonar. El abandono no deja de ser una estrategia supervivencial y una readaptación a la existencia sin menos humos seguroamente pero con más eficacia.

Atravesamos un momento histórico en el que el abadono de antiguas coductas pasa a serun criterio de estrategia para propoer un futuro más pacifico. La reducción de todo: niveles de consumo y niveles de producción en un marco de simplificación mas que de austeridad y miseria ayudará a reaprender a la geeración que está naciendo ahora el valor de las cosas y el valor del planning.Los dimisionarios son muchos mas que los señalados por la prensa en espectaculos mediaticos de entretenimiento. ¿Dentro de cada empleado del sistema acaso no hay un dimisionario de sus sueños? El dmisionario público solo encara algo que late en la verdad social de la mayoría:renuciar a la lucha permanente por el honor o por la verdad dejado que venza mentiras o tergiversaciones si ese es el deseo hegemónico. Un brindis sí por los dimisionarios que en resumen no es mas que un brindis por nosotros mismos.

La conciencia social y sus ritos

Escrito por jesusricartmorera 21-01-2009 en General. Comentarios (0)

 

Una tesis de la que obtuve soporte personal y que me resultaba convincente  fue la que sostenía –todavía sostiene- que el movimiento es la base de todo. Si no hay acción no hay resultados, si no te mueves no consigues nada, si no reclamas no te dan. El movimiento se demostraba andando y la acción era lo que tenía –sigue teniendo- los mayores elogios y virtudes. Se decía que más valía un paso de movimiento real que varios programas. La teoría todavía está envuelta de un halo críptico de inaccesibilidad, el lugar de los eruditos, el antro de los conspiradores  metafísicos.

Durante siglos se estuvo creyendo que la conciencia social pasaba por la interacción, por las friegas sociales. Las protestas demostraba tenerla y el silencio de reivindicaciones contrariamente indicaba el conformismo, la apatía, la negación de la lucha. Después de haber acudido a cientos o miles de manifestaciones el manifestante que se manifiesta por todo o casi termina por cuestionarse este rito como un indicador de varias evidencias y no solo de la necesidad de la lucha. Los estados democráticos cuentan permiten la libertad de expresión llevada a la calle e forma de manifestación. Saben que es un rito catártico que periódicamente cumple una función de descarga pero que o siempre, invariablemente, constituyen fuerzas reales de presión y mucho menos alternativas de cambio. El hecho de que miles de obreros excluidos del trabajo por el cierre de una empresa protesten por la perdida de sus empleos no significa que toda esa energia crítica se convierta e una alternativa para la re-gestión en forma de cooperativa o con la modalidad que sea para rehabilitar aquella empresa reinsertándola en el mercado. A menudo el rito de la protesta (en particular la de las manifestaciones economicistas, salariales y sindicales) suena -a escala miltidimensionada- como el lloro del bebé que pide a la mamá nutricia la succión de sus mamas de las que cerró la válvula de paso. Por si fuera poco lo que se grita en una manifestación no se grita en otro, predominando el interés particular de los manifestantes de cada uno generalmente preservando sus puestos de trabajo, es decir sus propiedades privadas de derecho a ese trabajo.

Hubo un tiempo en que no me perdía la asistencia a ninguna manifestación entendiendo que era necesaria una presencia de apoyo solidario y ciertamente muchas conquistas e lo material y también en lo político fueron el resultado del movimiento masivo, constatado y fortalecido, pero no siempre es así, hay gritos históricos que se siguen renovando en muchas manifestaciones una década tras otro. Hay luchas políticas a favor de la transparencia que toca hacerlas bajo todos los gobiernos. La conciencia social ha sido una denominación demasiadas veces expresada a la ligera confundiéndola con acción y compromiso. La conciencia es el resultado directo de la reflexión e indirecto de la experiencia.  No por repetir muchas veces la misma experiencia se obtiene más conciencia. De hecho, el mismo rito puede obstaculizarla y la manifestación ritualizada pierde de vista el oremus globalista de cada acto.

Para calmar tal vez ansias y ganas manifestantes, en plena recesión  Celestino Corbacho, ministro de trabajo e inmigración, plantea subir el salario mínimo a los 800e para el 2012. Muy bien, al final de todo siempre hay una cifra que nos espera como si eso nos cubriera todos los agujeros. Se ha dicho que no hay quien no tenga un precio, otro asunto es la capacidad de auto-reventa que conserva cada individuo. La vida se paga con dineros, tal vez por esto, las mejores conquistas se sigan midiendo con sueldos aumentados y con ventajas materiales concretas. La conciencia social es útil no tanto demostrándola en los ritos de protesta como en la articulación de alterativas para una  vida mejor: modernos trueques organizados (los bancos de horas, de tiempo o de intercambios), reducción del consumo superfluo, reciclajes inteligentes, desespeculación monetaria y trabajo en función de las necesidades no en función de la acumulación o del lucro.

La sociedad española está suficientemente fisurada como para no apostar con firmeza por nada ni por nadie. Los jueces se plantean una próxima huelga. Es como si el gobierno entero dimitiera porque el país está hecho un asco. El agravio contra Ibarretxe y el caso judicial contra los demás patriotas vascos  es archivado, algo que va en contra del menor sentido de la justicia y de todo el encausamiento que había levantado tanta polémica y expectativas  desde hacía más de un año.  Si la acusación no podía seguir adelante por la sola acusación de un partido contrario, el PP, estoy ya se sabia desde antes de la presentación del circo con lo cual no tenia porque haber sido sumarialmente preparado. Anunciar un cese del juicio oral no significa que no se haya hecho ya ese juicio al sentar en el banquillo de los acusados e insultarlos asi a representates del pueblo vasco en distintos niveles de representación. Cada vez que un juicio no sigue adelante por falta de protocolo habría que denunciar a todos y cada uno de los responsables que permitieron la formación de esa mascarada. Lo extraño es que los encausados no hagan un frente común para denunciar a sus denunciantes y de paso al sistema judicial para permitir toda la falsedad. La razón por la cual un juicio de este tipo no fue permitido fue porque habría sido una plataforma de divulgación del mismo nacionalismo vasco y habría fortalecido las figuras de sus líderes. Políticamente no hubiera dejado un buen saldo para el sistema.

Mientras la realidad política es lo que mas perturba la sensibilidad pública en el mundo del arte todavía podemos encotrar el consuelo de imágenes dinámicas donde la estética del espectáculo está por encima de las derramas de la vida cotidiana. Tina Turner con 69 años en su gira que empezara  en Koln se mueve y exhibe la energia de siempre en el escenario. La agilidad y la convicción vencen la edad biográfica.

 

Los/las denunciantes imperdonables

Escrito por jesusricartmorera 13-01-2009 en General. Comentarios (0)

 

A estas alturas no hace falta jurar que uno de los enemigos públicos declarados de la sociedad es el sistema jurídico y todo el entramado que lo acompaña de profesionales y allegados. Echemos una ojeada a ese salto vertiginoso de la ley: ha pasado de ser lo mejor que había podido destilar la historia social para convertirse en arma arrojadiza de unos humanos contra otros. Desde, cabe suponer, antes del código de Hamurabi, las civilizaciones humanas o aún sin ser tratadas como tales, las tribus humanas, necesitaban dotarse de criterios y prácticas consensuadas para sobrevivir. El paso de las tradiciones orales, de los códigos usados por tantos, transmitidos de padres a hijos, a su escrituración y su referencialidad necesitó del proceso cualitativo que va de la voz a la grafía. Una vez establecida ésta, la referencia documental que proporcionaba, permití a mantener al corriente los pagos de los tributos o la atestiguación de los tesoros del estado. También el recordatorio  para  todos de sus  obligaciones –probablemente los derechos llegaron después-.

La historia de la ley es la historia de quienes han estado más interesados en instaurarla. Ley, no obstante, es una palabra controvertida  que puede referir tanto a un código justo como a uno injusto y desde luego a la mixtura de todos: un conjunto de formulaciones en las que hay cosas buenas, cosas malas, otras perores e inaceptables. A menudo, el problema de la ley, o de muchas leyes es que no se cumple, otras veces que el celo de su cumplimiento las convierte en algo totalmente contrario al espíritu con que fueron redactadas. Popularmente es muy extendida la idea de quela ley no deja fuera la trampa con que manejarla. Sigue siendo cierto que quien acude a ella en busca de protección también coincide en el mismo despacho de quien acude a ella como forma manipulativa para conseguir indemnizaciones, privilegios o beneficios. La ley por el lado de los profesionales que se dedican a ella: a estudiarla, a aplicarla, a  hacerla cumplir,  están al corriente de que toda su escenografía es juego teatral y que toda su superlativa imagen en el fondo no se corresponde con sus grandes principios de ecuanimidad y justicia. Los magistrados se visten con unos atuendos especiales para impresionar, lo mismo que determinados animales se hinchan o se colorean para impresionar a sus adversarios o para ponerlos en fuga.  Quien conoce un poco el medio sabe que puede utilizar el engranaje judicial para lo que sea. Repito, para lo que sea. Técnicamente es posible hundir a una persona completamente inocente. Basta que dos individuos dedicados a la extorsión se pongan de acuerdo para empurarlo. Uno puede hacer de denunciante y otro de testigo. Aún sin pruebas, la habilidad escénica de estos puede hundir y dañar muy lesivamente al denunciado con menos habilidad escénica. Todo eso se sabe y ha sido estudiado sin embargo la estructura no cambia. El descrédito  de la institución judicial sigue y los manipuladores acuden a sus salas con total descaro y sin ningún problema. Un lector, a propósito del tema de la violencia de género y de la  rentable explotación  que se viene haciendo de ella, escribió a propósito de su propia tragedia al ser denunciado por una empleada como su acosador. Llegado el momento de los chequeos sobre la verdad de uno y la mentira intencionada de la otra parte, el único contraste era palabra contra palabra. Siempre hay un hipersensible tribunalesco dispuesto a creer a uno y a rechazar la versión de  otro. Tras conocer el medio  el ciudadano aprende, no sin pérdidas de mucho tiempo tensiones y dinero si se ha puesto en manos de abogados no necesariamente efectivos pero siempre diletantes porque  tienen mucho trabajo (una, profesión sin duda de éxito en este mundo nuestro), que lo peor que le ha podido pasar es haber sido denunciado fraudulentamente porque se da cuenta del desamparo y vacio legal que existe. Desde el lado del/de la  falsa denunciante  hay una mayor ventaja en cuanto a preparar el escenario. El sistema falla porque no demuestra las cosas o no entra en la demostración como precisa antes de emitir veredicto. La cosa es tan grave que con el pretexto del moobing y de la violencia de género cualquiera que ve ahí un filón de beneficios puede apelar a la defensa institucional fabricando una acusación falsa pero bien trabada. Los profesionales caen de pies en el asunto con todo su tinglado e imputan, solo por la declaración unilateral, a otra persona arruinándolo o creándole problemas durante años. Si el objetivo es conseguir dinero de una ex (esposa, amante) resentida, no cabe la menor duda que lo conseguirá. Esta no hace más que poner de su lado, en su prerrogativa extorsionadora a todo el sistema judicial.  Claro que esta persona ha llegado a esa resolución porque hay toda una lista de jurisprudencia practica de miles o cientos de miles de casos que demuestran que eso funciona. A la lista de los denunciantes toca poner no solo a quienes denuncian con demostraciones de hechos reales (agresiones o robos) sino a los que denuncian como utilitaristas. Es muy, muy curioso que el sistema judicial no los detecte antes del procedimiento y que no haga nada con ellos cuando los ha detectado después. A los falsos denunciantes se les deja impunes aunque se sospeche esta hipótesis de ellos. ¿Por qué? Una línea de respuesta es porque como fenómeno no deja de consolidar el recurso al sistema. El falso denunciante no deja de ser un cliente que retroalimenta el proceso jurídico y lo permanentiza como una necesidad social garantizada. El lucro de quienes viven de ese sistema es muy superior a las pequeñas reyertas de los demás que van a pelearse en sus salas o a recorrer con andares frenéticos sus pasillos. La casuística antiética añadida a todo eso es de tal envergadura que vale la pena reflexionar sobre dos puntos: uno: como neutralizar a los falsos testigos y como ponerlos en evidencia. Dos: no acudir al sistema judicial para nada. Cada vez que menciono el verbo denunciar  me doy cuenta que estoy ante otra versión del fracaso humano con su comunicación. Cada vez que he denunciado he comprobado que he hecho el ridículo contando con  unos aparatos (el judicial y el policial) que están ahí para aparentar per o que no hacen nada, porque no hay la voluntad de hacerlo. Cada vez que he sido denunciado he experimentado la vulnerabilidad total ante dictámenes nada ponderados. Después de tener unas cuantas historietas en este terreno el ciudadano sabe que no puede hacer nada contra el otro agresor, que lo ha victimizado, que ha asalto su casa, que lo ha violado, que le ha destruido la vida. Lo ideal es eludir todo esto. No pasar por esa experiencia, no tener que contarla, no tener que buscar protección ajena. En cuanto se busca uno se da cuenta que todo aquello que tenia entendido sobre el sistema es falso. Ni las leyes ni los agentes que las hacen cumplir sirven de ayuda. En cuanto al/ a la falso/a denunciante aceptada a trámite el sistema se presta a que la violencia siga post proceso sumarial por las venganzas posteriores que eso pueda generar. Mientras no haya protocolos de intermediación en los que haya una investigación para saber el estado de una situación interpersonal, las declaraciones tomadas unilateralmente sirven de bien poco. Si hay muchas atrocidades del comportamiento la de lso falsos denunciantes es una de las más mezquinas. A la vista está que hay humanos que pueden vivir con eso: mentir acerca de los demás para conseguir jugosas  indemnizaciones de ellos. ¿Qué hacer con ellos, perdonarlos, olvidarlos, …? La solución seria contradenunciar al denunciante por falsa denuncia pero el descredito de la objetividad del sistema de arbitraje es tal que raramente hay quien le queden ganas de seguir con eso e integra la injusticia en su biografía como una accidente inevitable. Técnicamente sería/es posible que un ex denunciante sea denunciado  por su imputado, ¿por qué entonces no hay casuística destacable de eso?

 

 

El nuevo perfil profesional

Escrito por jesusricartmorera 13-01-2009 en General. Comentarios (1)

 La  contraposición entre Especialización y Vastedad de conocimientos  viene de lejos. Mientras los rigores sociales acaban imponiendo y aumentando el panorama de las especializaciones, la naturaleza individual de cada ser humana se abre paso para brindar su heterogeneidad y su poliplastia.El mundo de ahora es concebible por el fenómeno de las especialidades y de los especialistas, pero al mismo tiempo la crisis económica y la desestructuración del mercado lleva al fenómeno de la migración por varias ocupaciones, de no pocos candidatos a la búsqueda del empleo fijo (es decir de la especialidad).Exceptuando algunos países(Japón)en que el cambio de empresa y de trabajo es poco menos que una afrenta moral y una crisis profesional definitiva, la tendencia dominante va en la orientación de una nueva configuración de perfil profesional.Las EET y las contrataciones a tiempo parcial contribuyen a ello.Cualquier buscador de colocación puede acabar trabajando en una multiplicidad de cosas y distintas entre sí, antes de hacerse con una profesión que domine y de la que no migre.Esto crea la categoría de un nuevo perfil profesional,en el que el sujeto tiene capacidad de adaptación de distintos temas concretos.De los cuales, bastantes su especialización no requiere demasiado tiempo de inversión.

 

Ese nuevo profesional adaptable tiene como ventaja curricular el de las habilidades y recursos técnicos en la ejecución de distintas tareas. también tiene como ventaja psicológica la capacidad en desenvolverse en distintos ambientes de interacción social.Y tiene como desventaja notoria los límites para desarrollar en profundidad cualquiera de los campos en los que se mueve. Se trata de un doble proceso subjetivo: uno que va a favor de la autoafirmación y de la flexibilidad adaptativa, otro que va en detrimento de la identidad y de la ubicación del lugar propio en la interacción colectiva.Aspecto éste que conecta de pleno con la visión popular tradicional  sobre las dificultades de rentabilidad para todo exceso de dispersión cognitiva o motora.  Sin embargo  el trabajador de muchos oficios que antiguamente era casi leído como un individuo de poco crédito y de poca fe, lejos de extinguirse rebrota como figura moderna importante.

 

En una hipotética sociedad de mercado de trueque, seria el profesional de perfil múltiple el que podría ofrecer más servicios a la comunidad y por lo tanto estar en mas condiciones para trabajar a full time.En una próxima y tangible sociedad de mercado desarrollo y especialísimo (Alemania occidental)los profesionales adaptativos, de bricolaje y reparaciones domésticas,son tan escasos que constituyen una figura privilegiado dentro de los mecanismos de las ofertas y de las demandas.

 

Desde otro punto de vista,la apología del especialismo ha ocasionado el incremento de una cierta inutilización de la capacidad creativa del individuo-consumista que ya no opta por ponerla a prueba ante cualquier desajuste casero,recurriendo inmediatamente a la guía de servicios del anuario más próximo.El especialista (sabio en lo suyo)deviene mojigatamente en poco menos que un inútil en aquello que no es de su competencia. Pero éste es otro tema.

 

 Lo fundamental queda relevado en el fenómeno estructural de la migración profesional  junto a la versatilidad de cada  trabajador potencial en ofrecer una multitud de dominios, especializaciones  y cuasiespecializaciones. Una nueva forma de elaboración de los currículums está surgiendo.Junto a los enunciados genéricos de títulos y de historia laboral,pasa a ocupar el capítulo más significativo, el de los ítems concretos de posibilidades prácticas y de trabajos a hacer, en función de  las experiencias de cada cual. Basta recurrir retrospectivamente al fondo caudal de las experiencias acumuladas para reconocer objetivamente y serenamente que  toda persona tiene algo aprendido que puede transmitir y un potencial creativo y energético enorme, que puede intercambiar para mejorar su posición individual y ayudar a la mejora de las condiciones sociales.

Calidad de consumo y consumismo.

Escrito por jesusricartmorera 13-01-2009 en General. Comentarios (0)

 

Una curiosidad de los procesos productivos de objetos seriados es la de ponerlos en circulación para que duren poco. No se puede concebir ningún objeto que sea eterno pero sí que dure para su función prometida o anunciada. Hay un aspecto poco contemplado en la crítica al consumismo y es la escasa calidad de los consumos. Habría incluso una justificación remota de aquel por la falta de presencia de ésta. Cuanta menos calidad tenga un objeto más razones hay para substituirlo por otro. Las cosas son fabricadas para no durar, envasadas si certificar su contenido, vendidas si pasarlas por bancos de pruebas, entregadas sin verificarlas. Todo eso contribuye desagradablemente a la desconfianza en el producto comercial y por extensión con el comercio que la ha facilitado. El comerciante es alguien más que un distribuidor, es un garante de aquello que distribuye. La diferencia entre un profesional honesto del comercio y uno que no lo es pasa por asumir los errores o fallos que vienen con los productos que vende. Atribuir los errores a sus fabricantes y no querer devolver el importe del producto desacredita totalmente la imagen del vendedor.  Una de las batallas intercomerciales pasa por confiar en el criterio de sus clientes e la perspectiva de consolidar una clientela fiel. Aceptan la devolución de los productos que no satisfacen al consumidor tras probarlos durante quince días. Es un detalle importante. Eso, además de ser una opción de marketing tendría que estar instituido por ley. El comprador no siempre advierte los fallos de un objeto, en no importa que envergadura o tamaño (sea un bolígrafo, unos jeans, una cámara, un ordenador, un vehículo o una casa) en el momento de su compra y advierte las taras o los errores una vez ha tenido tiempo de examinarla al detalle. Hay muchos errores que pasan desadvertidos a la primera vista (errores de los que el comerciante experto está o debería estar al corriente por tener trato con el producto desde mucho más tiempo atrás) y que son descubiertos en el sosiego apropiado o cuando se tratan. En una ocasión compré un ordenador portátil que no me puse a usarlo inmediatamente después de adquirirlo (craso error), para cuando lo hice u tiempo después encontré varias complicaciones. En mi condición de usuario informático no he parado de pasarlo mal desde el principio. He sufrido pérdidas considerables de textos originales a causa de ordenadores en mal estado o que han destruido información almacenada espontáneamente por conflictos de soft para los que nuca llegué del todo a encontrar explicaciones razonables. En mi rol de consumidor fui admitiendo como una verdad incontestable el hecho de la pérdida connatural a los objetos con los que uno se rodea. Cuanto más sofisticados son mas probabilidades hay para no poder enfrentar su reparación o las recuperaciones de lo que contienen.

La primera discusión a hacer a la sociedad de amplios consumos o de prácticas consumistas que tienden a maximizarse no es tanto la codicia de un coleccionismo o de un volumen de cosas como la baja calidad de las cosas compradas. Hay objetos que toca mirar y remirar antes de darlos por buenos. La ropa es permitida ser probada ates de comprada pero no así otros objetos electrónicos más sofisticados en la mayoría de establecimientos. Cuando unos días o unos meses despues de tenerlos deja de funcionar el comerciante siempre atribuirá al usuario el error y no al fabricante, ni siquiera en el supuesto confirmado de una remesa de ejemplares de aquel mismo producto que fueron producidos y entregados al comercio en mal estado. De tarde en tarde el gobierno de la cualidad industrial obliga a la devolución o reparación gratuita de determinados productos o máquinas en circulación que fueron vendidas en condiciones erróneas de uso. Al final resultará que el estado será inextinguible porque la sociedad jamás podrá prescindir de una autoridad aceptada que la vigile en todos sus detalles habida cuenta de la falta de ética general en hacer trabajos de calidad y presentar resultados impecables. Un tipo de un almacén de piezas para mecánica del automóvil me hizo un presupuesto de un reparación con la palabra garantizado (fue en Saint Louis, Sn). ¿Pero cómo es que hay una reparación que no sea garantizada? Que significa un presupuesto de un trabajo garantizado de otro que no lo sea, sino que e el segundo caso o hay trabajo terminado. Así pues hay quien puede trabajar el mismo problema de dos maneras distintas, uno para arreglarlo y otro para no arreglarlo. ¿Acaso en el segundo caso es posible hablar de un trabajo hecho? Es interesante hablar con una gente y con otra de este planeta para medir hasta donde llega la astucia humana y toda su detallesca de curiosidades de insania mental y de malversación de la palabra dada.

La sociedad de las discordias y las desigualdades tiende a aumentar sus escaparates y sus clientelas tras toda clase de productos maqueados que le estimulen los sentidos y sus ambiciones para poseerlas. Todo el mundo sabe, en los países ricos que la 9/10 parte de las cosas que posee os las usa o no las usa habitualmente. Vive pues al 10 por cierto de sustancias por una sola razón porque no dispone de tantas condiciones de sujeto o posibilidades subjetivas para manejarlas todas. Sin embargo sigue adquiriendo más y más. Todo queda como una especie de silo de recursos para el futuro y un dia u otro supuestamente irá gastando o usando aquello que tiene en reserva. Sin embargo hay cosas que basta dejarlas guardadas para que se deterioren por falta de uso (pasa con las modernas baterías de litio pero también con las tejas de la casa de campo a la que no se va y que los elementos atmosféricos echan abajo). Hay algo del consumismo nefasto no tanto por el tener más sino por el usar menos o poco o nada lo que se tiene. Es así que la discusión no es por la cantidad e términos de cifra monetaria de lo gastado o la cantidad de objetos comprados sino por el valor, la función y la calidad de la cosa misma. No son comparables las cifras por si mismas. Tal vez quien ha gastado 1000 de golpe ha hecho una compra más inteligente que quien ha gastado 100 en el mismo capítulo de gastos.

Admiro a la gente que adquiere objetos sin atender a su forma ni a su precio, ni siquiera a su marca dado pro seguro que aquello que dicen que es lo es. El acto de compra pasa por una decisión compleja e la que o siempre interviene la voluntad y el raciocinio (el análisis) del comprador  haciendo una actuación rutinaria  ante el objeto con el que se encuentra. Desde la experiencia de mi poder adquisitivo lo que más detesto de mi mismo es caer en compras de objetos que olvido o no uso, no en la acumulación o tenencia de ellas. Algunos, no pocos, pasan al desván (e sentido metafórico, el desván es cualquier rincón, un estante, un cajón) sin ser usados por años o ya nuca más porque desde el principio de la compra no están a la altura de lo anunciado o no servían. Me ha pasado con objetos simples y baratos, pero también con objetos completos y caros. En mi condición de consumidor me he sentido traicionado un incontable y cuantioso número de veces por adquirir cosas que fallaban o no servían e absoluto. Eso me ha pasado con ropa, con comida, con objetos electrónicos, con vehículos, incluso con apartamentos. No se trata de la mala suerte personal (vector de auto flagelo que tampoco he descartado) sino a una conducta pandémica de la sociedad en la que prioriza el lucro al beneficio. Debe quedar poca gente que trabaje por amor al servicio ajeno y por cualificar la vida, la vida en general y la vida personal suya en particular.

Las discusión sobre los grandes números del desarrollo y los grandes debates sobre las aéreas geoeconómicas y políticas (Guillermo de la Dehesa dijo algo interesante. Pensar que Asia sólo puede desarrollarse a costa de Europa y los USA es una majadería” “La recuperación de la confianza no va a ser fácil por problemas culturales y estructurales”[1]  que se podria aplicar a otros sectores que se les quiera condenar a la dependencia total de otros) no puede quitar el examen del campo de lo concreto de la relación de cada usuario y década fabricante con los objetos que maneja. Tan pronto una empresa trata de abaratar costes ofreciendo materiales de mala calidad esta contribuyendo a la desconfianza general y a usar el planeta como un estercolero. Desde el punto de vista del usuario si solo prioriza las cosas pro su precio bajo si estimar su calidad está haciendo otro tanto al comprar cosas que no le servirán y tendrá que substituir. El equilibrio es trabajar en la doble perspectiva de la fabricación y del consumo con objetos de calidad. Ese plus de calidad reduciría el consumismo en lugar de incrementarlo. La gente podria comprar objetos para toda la vida y no solo para la temporada en curso, sino en todos ellos sí e bastantes (obviamente hay tecnologías que se renuevan de año e año y la modificación se hace inevitables). No me preocupa tanto tener que cambiar de ordenador cada dos años (para mi el ordenador portátil es una herramienta indispensable de trabajo diario) tras haberlo usado unos miles de horas que tener que prescindir de el porque lo compro en mal estado o viene con defectos de fabricación (algo que me ha pasado con ordenadores y otros objetos). Desde el punto de vista del desarrollismo industrial el futuro y también sus beneficios serán/serían mayores con la aplicación de criterios éticos de trabajo usando materiales y métodos de alta calidad que no aprovechándose de la confianza del público. El cliente contento con un producto y una marca vuelve a ella, el descontento la  recuerda para el futuro para no caer en la trampa de repetir el mismo error adquiriéndola de nuevo.

 

 



[1] El riesgo moral del fdo monetario,El pais 170498