¿De quién es la culpa de todo?

Escrito por jesusricartmorera 07-09-2012 en General. Comentarios (0)

¿De quién es la culpa de todo?  words:JesRICART

El analisis de los orígenes de los males centrado en las propias conductas y no solo en las conductas de los demás y de los más poderosos está en la buena dirección ya que significa pasar de la critica a lo de afuera  a la autocrítica de lo de adentro, y entender que para construir soluciones generales solo será posible cambiando radicalmente las actitudes particulares. La perspectiva de un postcapitalismo que sea la panacea social es más utópica ahora que en el primer siglo del capitalismo salvaje en el que el crecimiento industrial pasó por intensas jornadas de explotación y la falta de los derechos laborales más mínimos. Y es más utópica ahora porque una gran parte de  las clases asalariadas le han cogido gusto esto de vivir dentro del capitalismo alcanzando niveles de vida jamás soñados por su bisabuelos con o sin revoluciones de por medio. El capitalismo sigue hiriendonos en lo mas profundo de la dignifidad humana pero cada herida abierta ha necesitado al menos un cómplice dentro de la misma masa explotada.

La gran paradoja en estos momentos de los combates sociales por un futuro alternativo es que las criticas no se limitan a los grandes tesoreros del reino o a los grandes desfalcadores de los bancos sino a todo tipo de actitud que encierre la más minima probabilidad de vovler a consolidar una sociedad de oprobio y de mentiras. 

De todas las injusticias, desigualdades y miserias tenemos que distinguir las que son genuinas y degterminadas por la estructura del capitalismo y las que están y se segregan en él pero también podrian estar y de hecho han estado en otros sistemas anteriores. Lo que hace justa a la sociedad no es un simple reparto aritmético de bienes en el dividndo por numero de habirantes en el divisor sino la capacidad ética individual, impostergable e irrevocable de cada individuo que asuma tanto lo que le corresponde en cuanto derechos y débitos lo mismo que lo que le corresponda a los demás.

Dentro de los movimientos reinvindicativos circulan eslóganes de tal simplismo que hacen pensar antes en una falta de conciencia y una falta de inteligencia que en una capacidad para crear soluciones. De hecho, según van eclosionando los distintos escenarios de controversia pueden darse tantas diferencias dentro de un heterogeneo movimiento social como las que hay entre este y el sistema o statu quo al que está cuestionando y el régimen con el que pretende terminar.

Si el sistema por boca de su estado sigue sin renunciar a sus prerrogativas de recortes y al desmantelamiento de una  parte del sistema del  bienestar (que desde su principio ya tenia bastante de  ficticio porque lo era para unos y no para todos y se sustentaba sobre filigranas numéricas de una economía condenada a petar) es porque le consta que la eclosion del movimiento social de protestas por mucho que se cuente con cientos de miles de personas no sabe a donde va. A más de un año de convocatorias desde la indignación pero no desde una planificación política  ese novomovimiento de quejas se viene a añadir a un estilo no tan diferente del  clásico movimiento de jornadismo sindicalista o convocado por las grandes siglas que ha venido sirviendo para descargas emocionales y para enseñar los dientes pero poco más.

Las convocatorias testimonialistas y rodear el congreso con los brazos no lo sería menos que el circuito topìco por el centro de la capital con banderolas monocoloristas sirven para eso: para dejar testimonio de la protesta y del malestar, no para indicar soluciones, a no ser que se vaya con ellas, lo cual querria decir que ya se estarian divulgando.

Constitucionalmente existe la posibilidad de forzar modificaciones importantes. En el articulo 87 punto 3 del cap.II del Título 3 que habla de las Cortes generales de la consti de 1978 (por deficitaria que sea y necesitada de una alternativa despues de sus 34 años de vigencia) refire la posibilidad de la iniciativa popular con 500mil firmas acreditadas para proposiciones de ley. Las ILP han sido vias muertas en algunas ocasiones pero han fijado la atención programatica en objetivos concretos.

En la actual coyuntura de penuria hay muchos objetivos por los que luchar relativos a facilitar el reingreso a las condiciones dignas de vida y de trabajo a todo el mundo y especialmente a los millones de personas que peor lo están pasando.

La via de la protesta es importante pero no deja de ser un medio para levantar acta de lavoluntad colectiva y tal voluntad siempre es porcentual. A la tesitura que se enfrenta cada multitud que protesta es a convertir en un programa practico su ahinco de lucha y sus denuncias legítimas. Mas allá de la accion de tomar por la fuerza una calle o un edificio hay que explicar como salir de esta y hacerlo lleva/rá inevitablemente al cambio de los comportamientos individuales. No habrá un postcapitalismo socialmente igualitarista y justo sin multitudes preparadas, persona a persona, en una educación no individualista, ni ególatra ni codiciosa.

 ¿De quien es la culpa de todo? evidentemente de todas y todos. La totalidad es algo demasiado complejo como para creer que unas docenas o cientos de personas son las responsables de todas las servidumbres humanas. Por mucho que se quiera culpar a un amo siempre tiene uno o mas esclavos serviles que optan por seguirlo sustentando.

Lo que se puede y debe dictaminar es la cuota de responsabilidad individual en cada evento y las consecuencias derivadas. Esa responsabilidad es tanto mas alta y mas medible, evidentemente,  cuanto más  poder economico y politico se tenga en los juegos de realidad lo que no libra de toda culpa a quienes no tenemos el menor poder o no participamos de las ambiciones de conseguirlo.