FLUENCIA TRANSCULTURAL

Crítica al boicot a Catalunya (dos notas)

Escrito por jesusricartmorera 03-12-2012 en General. Comentarios (0)

Boicot de productos para fustigar la libertad de autodeterminación.

Una nota sobre el boicot a Catalunya.

Las actitudes de boicot a los productos fabricados y exportados de una región o país lo que están buscando es la extensión del mal económico a esa región o país –obvio- lo cual significa a sus gentes y residentes. Es un planteamiento sumamente inquietante ya que en términos de estrategia es como apuntar con los cañones a toda una población porque no se sabe acertar a un edificio en concreto o a su arsenal peligroso. La propuesta de boicot a toda una economía es el boicot a toda la sociedad que hace esa economía y de la que depende. Estados Unidos promovió el boicot a Irak (condenando a millones de personas  a pasarlo muy mal)  y el bloqueo a Cuba también a Francia cuando no se supeditó a su dirigismo. Lo está promoviendo el españolismo de una patria única e indivisible contra una Catalunya independiente. Pues bien, si alguien a la hora de comprar un artículo tiene en cuenta el origen de un producto en lugar de su calidad está demostrando que prioriza la ideología a la cosa en si misma aceptando comprar algo peor a algo mejor si ese es el caso. Además con esta actitud está apoyando indirectamente a las razones de aquellos que quieren la independencia. ¿Cómo aceptar por conciudadanos aquellos que promueven el boicot comercial antes  que aceptar la discusión civilizada y el desenlace de la libertad diferenciada?

Mi tesis es que la mejor contribución al nacionalismo catalán la viene haciendo el nazionalismo (con zeta) españolista pero mi percepción puede ser sesgada porque he vivido a fondo distintas culturas de la no mi madre patria (un apátrida sentimental no lleva cromos en su cartera ni adhesivos de banderolas en su auto) y me he sentido cómodo en cada una de ellas hasta justo el momento que una tribu ha tratado de imponerse como dominante a otra, lo mismo puedo decir del resto de geografía europea y extraeuropea hasta donde la he visitado y vivido.  Cada vez que el nazionalismo español arremete contra uno u otro de los nacionalismos periféricos lo que hace es recordar lo duro que es tener por vecinos dominantes a una mentalidad tan fundamentalista y oscura. Sucede que la aventura españolista de cinco siglos de una unidad forzada empieza prever que no le va a durar un siglo más y está engrasando la artillería para atacar con la ley en la mano sí pero con la fuerza impositiva para aplastar las disidencias. Defender la idea de no comprar productos catalanes aun siendo (los que lo son o lo sean) mejores es la actitud del consumista poco lúcido. Como actitud tiene su punto de interés estratégico porque la extensión de este boicot puede arrojar datos reales acerca de lo poco o mucho que cale. Avisa también a las factorías de producción catalanas a que se abran más  a mercados internacionales y dejen de contar tanto con sus vecinos geográficos inmediatos a su sur y a su oeste.

La dirección política catalana no es la mejor que Catalunya debería tener para avanzar hacia la construcción de su estado propio y se equivoca de pleno pidiendo en concepto de crédito con un no bajo interés  lo que le debe el estado central  cuando viene aportando al fisco central mucho más de lo que recibe. Doble error porque podría pedir sus préstamos a un interés menos al BCE o incluso al Banco Central de China. Lo que todavía no se cree la Generalitat de CiU es lo que está proclamando, ni se atreve a hablar de Referéndum con esta palabra ni tampoco de Independencia para una sociedad de nuevo cuño con una economía social de cooperación.

 

 

Ante la propuesta circulante que pide el boicot a los productos catalanes.

Es necesario advertir a quienes quiera que sean que estén detrás de ese plan de agitación contra los productos catalanes de las siguientes consideraciones.

  1. El boicot a los productos de una zona o de un país no se limitan a perjudicar al empresariado y fabricantes que mayor tajada puedan sacar de ellos y de su comercialización sino a toda la población, incluyendo pues dado el alto nivel de inmigración en todas partes a gentes procedentes de otras partes. Los países saboteados por el bocio internacional (Irán, Cuba,…) condujeron en su momento a extender la desgracia entre sus poblaciones y sectores más débiles.
  2. La confusión de Catalunya con su presidente institucional  en funciones es totalmente surrealista. Quien quiera que sea que confunde un país con su presidente de turno no ha usado la inteligencia para analizar las correlaciones y las fuerzas que se mueven dentro de ese  país.
  3. Proponer un boicot, como es el caso,  para impedir que siga la discusión sobre nacionalismo y, mucho más, la perspectiva de un referéndum de consulta es un favor inesperado para reclamar aun más esta perspectiva ya que nos podemos fiarnos de nuestros vecinos con los que compartimos lengua e historia
  4.  Las iniciativas privadas a favor de los boicots no suelen prosperar, ni siquiera se dejan notar en las estadísticas de consumo más allá de algunos episodios anecdóticos. Mientras no sea el estado el que organice ese boicot sus apologistas seguirán haciendo el peor de los ridículos.
  5. Dentro de un comportamiento por el boicot por el hecho del origen geográfico o étnico de un producto pero no por su falta de calidad hay una psicología de una personalidad trastornada y rencorosa.
  6. La demanda específica en España de que se saboteen los productos catalanes es la gran razón que necesita Catalunya para dirigirse más a la Europa extra española y dejar de contar con España para sinergias difíciles de garantizar.

En forma de boicot se enmascara una xenofobia difícil de desmentir. Si  se rechaza lo que se produce en un país para castigar a su población trabajadora y a su economía  se está acudiendo a una medida de fuerza económica para doblegarla a unos intereses de dominio. Otro asunto es rechazar productos por antiecológicos, por ser producidos bajo condiciones de esclavitud o por ser peligrosos para la salud y para la integridad pero hacerlo exclusivamente en razón a sus orígenes es tan racista como rechazar a las gentes por el color de su piel, su idioma o su origen. La campaña  españolista por el boicot de los productos catalanes que no es la primera ni será la última viene a añadirse a la ya larga lista de razones por las cuales Catalunya no puede confiar en España.

Puesto que la lucha por un nuevo orden de vida ha de pasar por la reducción del consumismo, objetivamente un boicot a un determinado tipo de empresas ya iría a favor de la simplificación de las relaciones del mercado.

Imaginemos una situación absolutamente peliculera y majadera: tu saboteas mis productos porque soy de una etnia distinta a la tuya y yo saboteo los tuyos por idéntica razón, pues bien jamás habríamos salido ni tú de tu isla o territorio ni yo del mío, los Fenicios no habrían venido jamás al mediterráneo hispano ni los españoles ávidos de violar a  nativas y de ir a robar a los indígenas americanos jamás se habrían embarcado para españolizar las Américas, cosa que mirado en retrospectiva 500 años después hubiera ido mejor al menos para los nativos y tambien para muchos que vivimos en la España de las mentiras que aun nos avergonzamos de las fechorías de nuestros antepasados.

¿Boicot a una determinada región porque quiere emanciparse del resto de España? Bueno, bueno, calma, no dejes que se vean los ases que escondes en tu manga. Sí, ya sabemos que hay padres de esos furibundos (a la postre con mucha camisa azul nostálgica en sus armarios) que cuando sus hijos quieren irse de casa o ir a estudiar al extranjero les dicen que no vuelvan nunca más y que para ellos han muerto. ¡Por burros que no sea!

¿Qué es lo que explica la reacción anti Catalunya y vale la pena hacer esa precisión más que anti Catalanista de estos últimos meses? Pues que Catalunya es la gallina de los huevos de oro y antes de dejar que se vaya se prefiere destruirla.

De todos modos admitiré que mis productos me los sabotee alguien en contra de Catalunya por el hecho de ser catalanes o hechos en Catalunya  a saber que son consumidos por alguien no merecedor de ellos.

Esta discusión debería estar superada por las circunstancias. Si aun la continuamos es porque aun estamos en párvulos y los pocos que vienen faltan a clase teniéndoles que repetir los mismos mensajes una y otra vez.

La cosa es al revés de lo que creéis: no se llega a la consigna de malababa del boicot a los productos catalanes porque en Catalunya vuelven a soplar vientos de libertad sino en Catalunya se habla de independencia porque el boicot y la incomprensión de Catalunya es sistemática desde hace centurias.

Unidad y Emancipación (notas de debate)

Escrito por jesusricartmorera 03-12-2012 en General. Comentarios (0)

La separación y el conjunto. Unidad y Emancipación.

 

Separación y unidad no son procesos antagónicos sino complementarios. La naturaleza da ejemplos continuos de ellos. Analicemos el significado de andar, el del desplazamiento a pie. Un simple paso es una combinación de separaciones. Si no separas un pie del otro no das un paso. Analicemos el crecimiento psicológico de un adolescente, si no lo despegas de tus faldas a ver mundo lo debilitas psicológicamente. Analicemos el comportamiento de una osa y su osezno, a partir de cierta edad se separan para incrementar las oportunidades de capturar focas. ¿Seguimos? La separación no es lo grave  sino un concepto perverso de lo que es la unidad. El concepto fundamental de unión está lejos de la territorialidad (o coordenadas geográficas) donde se ejerza esa unidad. Estamos unidos como seres humanos a nuestra especie nos guste o no y evidentemente sin haberlo elegido. Estamos unidos por influencias y formación a la cultura a la que nacemos y donde se nos cría. Estamos unidos al planeta tierra en tanto que terrícolas todavía en sus balbuceos por preparar packs vacacionales en estaciones espaciales. Estamos unidos tambien a aquellos que quieren separarnos de nosotros, que se van de casa o del país, porque hay nexos sentimentales y relaciones. La unidad de verdad no es la política (toda política es finalmente una convención) sino la de las ideas, la de los sentimientos, la de la cultura y la de la sangre. Unos padres autoritarios no pueden retener sus hijos en casa, un estado tampoco puede tratar de retener una parte del país que históricamente no ha dejado de tener conflictos y manifestaciones diferencias con su nacionalidad dominante y que nunca ha cesado su aspiracionismo independentista. La cuestión es que una nueva nación independiente no dejará un agujero en el suelo ni dejará de actuar como zona de producción y de consumo además de ser cantera de ideas, de gentes y de creaciones. Teniendo en cuenta que en el mundo todo está muy internacionalizado y que las distancias geográficas no son limitantes para los accesos comunicativos lo que más nos importa de los demás y de todo es la conexión sinérgica, el intercambio de energías y de ayudas. Estar dentro del mismo PIB o bajo la misma bandera es en la actualidad, ya, totalmente irrelevante. 

 

                                                                   o

 

Como hicieron con Ibarretxe y con Carod Rovira que en distintas coyunturas los demonizaran para minar sus bases de apoyo tanto del uno como del otro de sus respectivos partidos ahora ya hay los primeros indicios de hacerlo con Más. Debemos prepararnos para asistir  a peroratas de mucho más contra Más. Esta forma de no debate y de participar en la vida oral pública con enunciados verbales que suenan a intimidación y amenaza no pasa de seguir un principio conocido de lucha política de la mala que incluso sale en los tebeos: la del divide y vencerás. Indica también que el estado central, la derecha en general y una particular socialdemocracia que no se entera de la idiosincrasia plurinacional  infravalora la voz social del pueblo y como que no puede impugnar a los catalanas y catalanes en general, entre otras razones porque es un porcentaje alto de la población hispana (alrededor de su sexta parte) van por los derroteros de la descalificación (que no de la crítica) y de otros agravios.

¿Necesitamos una Catalunya independiente y después de conseguirla  ya decidirá si federarse y cómo con vecinos  contiguos y no vecinos? Evidentemente que sí y esa evidencia viene de siglos atrás. ¿Que una parte de la población española no lo entenderá? Evidentemente que no lo entenderá, los siglos posteriores ya se lo irán explicando. ¿Que el resto de España no puede decidir por una de sus naciones emblemáticas y específicas? claro que no puede aunque sí opinar todo lo que quiera. ¿Que de haber habido una autonomía mas avanzada respetando la dignidad catalana tal vez no se hubiera llegado a este punto? Probablemente, pero ya es tarde para ir atrás y hace retro especulación histórica. Todoas quienes residen en Catalunya estamos convocados a informarnos de todos los puntos y a saber lo que nos jugamos cuando se nos convoque para una independencia de España, nos sobran motivos y razones económicas para hacerlo.

                  

                                                          o

 

 

 

 

Felip Puig y en general los mandos que se responsabilizan del orden interior de un país o un territorio experimentan una densidad superficial de la epidermis de sus caras remodelando sus rostros directamente proporcional al cinismo del poder.  No podrían sobrellevar sus cargos sino se creyeran lo que dicen o lo disimularan tan bien que encima tuviéramos que perdonarlos por tenerlos que desempeñar no pudiendo hacer otra cosa mejor en sus vidas. Por lo general al mismo tiempo que son preguntados y responden negando evidencias las imágenes que pasan de los represores bajo su dirección están haciendo justamente lo contrario. ¿Cómo reconducir la conversación ante un perfil cínico que niega la evidencia? El referido fue increpado en un restaurante mientras estaba comiendo con su familia a propósito de la carga policial tan discutida y denunciada por la sociedad del 27 de mayo del 2011, a un chaval que estaba ahí la valerosa interviniente lo dejo claro afirmando que su padre era una asesino. Bueno, cuando menos el juego democrático ya no deja detrás de cristales blindados a los represores del pueblo y cualquier puede abordarles en el momento más inesperado y en cualquier sitio publico de coincidencia para que experimenten el odio generalizado que desprenden. Tienen una paga con extras que cubre el efecto colateral del odio social como gajes del oficio y tienen como apoyo logístico la clase a la que defienden que sin duda le confirman y reafirman en su puesto. Para ese hombre, recogidas docenas de miles de firmas para su destitución, no conseguirla fue una campaña derrotada de la sociedad civil. También para investigar los hechos. A nadie que ha golpeado a otra persona solo por ofrecer resistencia pasiva y pacifica o por hablar se le ha expedientado.

 

                                                              o

 

 

Votar a Artur Mas o cualquier otro candidato de CiU es una severa regresión. No es CiU quien ha abanderado ni vanguardiza el omovimiento independentista en Catalunya aunque sus speechs o sus referencias sean las que más suenen fuera del territorio catalán. Artur Mas era, es y será la expresión meliflua de una catalanidad cobarde y no comprometido con los objetivos para otros históricos e irrenunciables de Catalunya. El hecho de que este hombre salga más veces en pantalla o sus palabras llenen los titulares no significa que represente a la totalidad de la sociedad catalana.

 

                                                             o

 

Salgamos de dudas de una vez y organicemos un referéndum para preguntar a la sociedad catalana lo que quiere. Será mucho más honesto participar de un debate entre los argumentos a favor  y los argumentos  en contra de la independencia desde las distintas formulaciones que se presenten que seguir con ese gota a gota donde la espiral españolista sigue con sus vueltas de tuerca. La independencia catalana influirá poderosamente en la nueva realidad configurada desmontando la España tal como la conocemos. La aventura españolista (como otras aventuras imperiales) tiene que admitir que el paso de los siglos y de las generaciones (una 20 desde la cacareada unidad española) no acaban ni con la memoria histórica ni mucho menos con las idiosincrasias particulares. Mientras en España, los españoles, no se enteren que su país es un conglomerado de naciones muy diferentes, las tensiones y visceralidades no cesarán. Como ventaja de toda la perspectiva recién abierta es que el mundo entero sabe que existe Catalunya, como desde España sabemos que existe Kosovo, Flandes o el Sáhara occidental. Y el nacionalismo españolista contribuye al nacionalismo catalán de manera impagable ya que cada vez que habla de Catalunya y de los catalanes habla de “ellos” diferenciándolos pues como una realidad aparte.

 

 

 

 

 

                                                           o

En No es un dia cualquiera, el hilo telefónico en directo de libre participación de radioyentes, permite a diario un sondeo sobre la mentalidad y las ideas del país. Permite también una muestra gratuita de opinantes, en principio espontáneos, que además de hacerlo por voz lo hacen on line situándonos ante la sensibilidad pública ante los temas de coyuntura. A propósito de la cuestión catalana la mayoría de intervenciones son en contra del planteamiento de su independencia. Son sumamente interesantes las posiciones esgrimidas y su sistematicidad de una falacia argumentista. Grosso modo; Catalunya, esa tierra siempre objetada durante siglos por sus rarezas (idiosincrasia), por su economía (mayor nivel social y seriedad empresarial), por su lengua materna (“que raro hablan estos catalanes”) y  por su mayor proximidad a Europa, en cuanto menciona levemente la posibilidad de preguntar (solo preguntar, nadie ha hablado de construir una fosa con cocodrilos en los límites geográficos con el resto de España) genera una reacción encadenada en contra. Pero ¡bueno! Si la condición catalana resulta tan intratable e intragable por –supongamos- una mayoría del país, ¿por qué seguirla teniendo en casa? Cuando la unidad es tensa y desagradable lo que procede es la separación.

En un análisis ordenado de las razones que se esgrimen en contra de un referéndum (para el cual no hay fecha y quienes más hablan de él son quienes se oponen con l  cual le hacen un estimable propagandismo gratis) son replicas o ecos de loro de lo que dicen las autoridades gubernamentales o los dirigentes del partido de gobierno.

1-      La inconstitucionalidad de un referéndum regional convocado por el gobierno de la comunidad autónoma  porque es solo competencia hacerlo del gobierno central.

2-      Personalizar y criminalizar a unas cabezas visibles institucionales como se trata del presidente del gobierno en lugar de impugnar el acto de autoafirmación de millón y medio de personas el 11de septiembre del 2012.

3-     La demonización del concepto de separatismo.