Actitudes y Objetivos (notas)

Escrito por jesusricartmorera 03-12-2012 en General. Comentarios (0)

  Actitudes y Objetivos. JesRicart

Cada vez que se usa el dinero oficial circulante para costear cualquier clase de transacción desde las relacionadas con el consumo más elemental (comprar una barra de pan o pagar un té o cargar el depósito de combustible) se está consolidando un sistema monético que al menos en Europa demostró ser un disparador del encarecimiento de los precios y aliado de un sistema financiero que consiste en acumular capitales para no reinvertirlos socialmente (dada la evidente y aun no del todo informada fuga de capitales).  Sabiendo esto muchas personas estamos apostando por formas alternativas de transacciones sin usar el dinero oficial. Unas pasan por los intercambios directos (lo que tambien implicaría la evolución de la praxis de siempre de los antiguos favores), otros pasan por el uso de documentos alternativos (ecos, lets  o tickets de tiempo de trabajo).

                                                               o

Actualmente hay una sensibilidad receptiva a iniciativas que quieren ser alternativas al uso del dinero. La hay en varios países. Hay una dilución de miles de personas entre varios países dispuestas a participar de una praxis de transacciones extramonéticas. Este conjunto de personas no se reconocen las unas a las otras y quedan diluidas dentro de las tendencias dominantes de pagar dinero oficial por los consumos ordinarios de cada dia y los pagos mensuales o pagos aplazados de cuantías mayores. El proceso previsible para acabar con el dinero y en particular con las especulaciones que se originar en su entorno, todavía está lejos de un plan de ruta de futuro para superarlo. Es más realista pensar en la coexistencia de su uso con la praxis alternativa del no uso de dinero. ¿Cómo? Creando una red de adhesión y de identificación con un macroproyecto de transacciones no dinerarias. Habría que pensar un nombre de impacto para ello, una etiqueta, tal vez noMoney. Esta red seria tanto más eficaz cuanto más creciera numéricamente. Cuantos más consumidores crean en que es posible participar de la obtención de las cosas que necesitan sin pagar por ellas a cambio del débito contraído de pagar por ellas indirectamente en forma de otras ofertas y tiempos de trabajo; más probabilidad habrá para la coexistencia de un factor embrionario de otro modelo económico de coexistencia con el vigente. Esta propuesta solo puede funcionar con el principio de honestidad y de confianza mutua. De otro modo el mecanismo de control y de verificación para que funcionara generaría un plus de gastos y de gestión parasitaria que encarecería las transacciones. 

                                                              o

Supongamos que un conjunto numérico n de personas adeptas a este sistema tiene coincidencias regulares con concurso cuando menos semanal de transacciones concretas. Cada una de esas transacciones quedaría guardada en la memoria contable de un programa o un site para su seguimiento. El requisito para participar en la red seria desde el superávit es decir contribuyendo con un número mínimo de unidad de aportación (en tiempo trabajo) y a partir de aquí establecer una ratio entre superávit y crédito con el resto de la red. Cuanto más compleja y variable fuera está contando con toda clase de oficios y de profesionales, tanto más extenso sería el campo de transacciones.  

                                                                o

 

No nos discutiremos por si es una segunda transición la que hace falta en la España postfranquista o concluir la primera transición. Comparativamente 2012 está bastante más atrás de las perspectivas de futuro que se ofrecieron en 1976. Por aquel entonces implícitamente se consideró que la transición terminaba con la fallida golpista del 23f de 1981. En realidad desde la muerte de Franco a la neutralización de Tejero y Armada se puso a prueba la correlación de fuerzas de aquella etapa histórica. Los violentos armados enseñaron sus dientes (y sus armas de fuego) y la cultura prodemocrática consiguió sacar adelante una nueva realidad de pluralismo político pero no una transición consecuente con una democracia integral. El problema era y sigue siendo que una democracia integral no existe en ninguna parte y mucho menos en ninguno de los países que más pinchan y cortan en el coyunturama mundial. Estamos pues al principio aún de un proceso hipotético y pendiente para crear una realidad democrática íntegra, es decir real. Como que este concepto es mas voluntarista que demostrativo tendremos que inventarnos un proceso transicional a él del que podemos conjeturar que nos implicará el resto de nuestras vidas. Como somos distintas generaciones las que estamos detrás de esta idea, hablar del resto de nuestras vidas supone muchas  más décadas de las que alguna de ellas vivirá. La transición a una democracia de verdad pasa (pasará/pasaría) por un proceso constituyente elaborador de la ética social y convivencial para vivir cívicamente la diversidad ideológica y cívica del futuro. No nos espera un futuro ni homogéneo ni homologado de acuerdo a criterios ideologistas únicos sino una diversidad heterogénea de sensibilidades y comportamientos que tendrá que encontrar las claves para vivir en armonía y paz.

 

                                                             o

 

 

El objetivo de un mundo mejor lleva consigo el deseo de un mundo en el que se hable también mejor. La credibilidad del propagandismo de la lucha por un futuro de calidad va a la baja cuanto más se use el lenguaje desde la imprecisión deliberada por no decir desde la inconsciencia. Sabemos que las reuniones con unas cuantas docenas de personas de distintas inserciones geográficas que van detrás de una idea como es la de abrir un proceso constituyente no son todavía asambleas potentes ni mucho menos representativas de sus marcos sociales, a lo sumo son grupos de trabajo intentándolo. Si es así hablar antes de que se realice de una I asamblea estatal de asambleas ciudadanas constituyentes que se iba a celebrar en Cádiz es un doble engaño, primero por nombrar a una reunión interprovincial pero no completamente estatal de tal y segundo por afirmar que se trataba de una representación de asambleas ciudadanas constituyentes. Estas no existirán hasta que se cumplan dos condiciones 1: convocatoria de amplio seguimiento ciudadana para constituirlas y 2. Sus sesiones vertebradas en torno a la superación de todos y cada uno de los artículos de la constitución vigente por otros para ser discutidos ampliamente por toda la sociedad interesada en ello.

 

                                                                o

Precisiones terminológicas (propuestas definicionales para utilizar un background común en los usos lingüísticos de la militancia organizada).

Grupo de trabajo: es un equipo más técnico que se ocupa de temas de logística, coordinación y campañas de extensión propagandística.

Gestora proconstitucionalista: Es un acuerdo impulsado por un GdT o varios que confluyan en una zona desde el interés por este tema y desde el mapa asociativo, que estén de acuerdo en la creación de una asamblea local protoconstucionalista.

Asamblea Ciudadana Constituyente: es un encuentro de máxima amplitud ciudadana para discutir en un itinerario de sesiones, nuevos enunciados, títulos y articulado para un nuevo documento magno.

Ni un GdT colateral se puede atribuir la paternidad de todo el proceso, ni la creación de cada una de esas Gestoras va a ser fácil dada la multitud de partidos y grupos que comparten la realidad asociativa, ni una Asamblea va a tener una sola ideología presente ni una sola clase de propuestas. La heterogeneidad está y estará antes y después en esos tres niveles de encuentro con el debate y la planificación de futuro.

 

                                                                o

 

 

Los foros sociales por su propia naturaleza de catalizadores y espacios de acogida de una parte activa del mapa asociativo luchador y reivindicativo pueden cumplir un gran rol de coordinación multitemática y multientidades. Los distintos foros vertebrados en torno a demarcaciones geográficos se pueden nutrir y pueden nutrir a marcos mayores. Pueden hacer de fondos de recogida y debate de multitud de propuestas que están en curso de implementación en la realidad. Todas las propuestas son divisibles entre aquellas que dependen de factores externos por reunir (multitudes aliadas para objetivos políticos muy precisos: nueva constitución, asambleas constituyentes, alternativa a la estructura actual de estado,…) y aquellas otras que dependen de las iniciativas de grupos emprendedores para llevarlas a término en estas coyunturas: nuevas formas de autoorganización residencial, consumista y productiva.